¿Qué es la terapia Orthokine y cómo funciona?

La terapia Orthokine es una alternativa muy interesante para tratar los síntomas asociados a lesiones o a artritis. Sin embargo, algunos científicos son partidarios de que este método se aplique con cautela.
¿Qué es la terapia Orthokine y cómo funciona?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 23 septiembre, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 23 septiembre, 2021

Última actualización: 23 septiembre, 2021

La terapia Orthokine es un método innovador para combatir el dolor y la inflamación derivados de lesiones en músculos y tendones o de la osteoartritis. Surgió hace poco más de 10 años y se trata de una técnica biológica muy bien tolerada por los pacientes.

En la terapia Orthokine se emplea un suero que es rico en antiinflamatorios naturales. Este se obtiene de la sangre del mismo paciente, por lo cual no genera rechazos, efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos.

El suero se administra mediante una inyección directa en el área afectada. Se ha establecido que la efectividad de la terapia Orthokine es superior a la de otro tipo de procedimientos no quirúrgicos. Se le cataloga como un tratamiento de «ortopedia molecular».

¿Cómo funciona la terapia Orthokine?

El virus del VIH fue eliminado por completo de la sangre de un paciente británico.
La terapia Orthokine es un método biológico para aliviar el dolor y la inflamación.

Lo primero que se hace en la terapia Orthokine es tomar una muestra de sangre del paciente. Esta se introduce en una incubadora durante un lapso de seis a ocho horas. El objetivo es estimular los glóbulos blancos que son los encargados de producir proteínas antiinflamatorias.

Después se hace una centrifugación de la sangre y, así, se obtiene un suero sin células. Este tiene propiedades antiinflamatorias y contiene factores de crecimiento. Esta sustancia debe ser inyectada en la zona afectada.

Puesto que contiene elevados niveles de antiinflamatorios naturales, el suero actúa inhibiendo la irritación de la raíz nerviosa, la inflamación o la lesión en tendones o músculos. El suero restante se congela para administraciones posteriores.

Lo indicado es que se haga una infiltración semanal por un lapso de entre cuatro y seis semanas. En todo caso, no se recomienda el tratamiento continuo por más de ocho semanas. La mejoría se experimenta desde la primera sesión.

¿Contra qué condiciones se usa?

La terapia Orthokine suele emplearse para tratar casos de osteoartritis. Esta enfermedad provoca cambios degenerativos en las articulaciones e inflamación crónica. La técnica es eficaz, en particular, cuando se aplica en la rodilla.

También se utiliza para el tratamiento de otras afecciones como las siguientes:

  • Desgarro crónico de tendón o ligamento que no responde a otras terapias.
  • Enfermedades ocupacionales asociadas a sobrecarga en el sistema musculoesquelético. Incluye a los atletas profesionales.
  • Lesiones en el cartílago articular.
  • Hernias o lesiones tendinosas.
  • Dolor de espalda por inflamación de raíz nerviosa.
  • Dolor discogénico.
  • Enfermedad degenerativa de la columna.
  • Artritis degenerativa o artrosis, de leve a moderada.

¿Qué beneficios se han visto?

La terapia Orthokine ha evidenciado tener mayor eficacia que otras técnicas. Uno de los aspectos más relevantes es que el efecto de recuperación es más duradero que el de otras terapias. En algunos casos, se obtienen mejorías que duran hasta dos o tres años.



Otros beneficios de este tipo de terapia son los siguientes:

  • El efecto analgésico es pronunciado y de mediano o largo plazo.
  • Detiene el proceso inflamatorio crónico por lapsos considerables.
  • Contribuye a restaurar la movilidad y a ampliar el rango de movimiento de las articulaciones.
  • Es una técnica natural y regenerativa.

Se estima que la terapia Orthokine es eficaz hasta en el 75 % de los casos de osteoartritis. En particular, es operante cuando el tratamiento se aplica sobre la rodilla y la cadera.

Posibles efectos secundarios y riesgos

Artritis en las manos.
Si bien la terapia Orthokine suele ser muy efectiva, también puede presentar efectos secundarios, como la hinchazón.

El efecto secundario más habitual en la terapia Orthokine es la hinchazón y los hematomas en el sitio de la inyección. También es posible que se presente un entumecimiento pasajero por el uso del anestésico.

Hay unas proteínas llamadas citocinas que se liberan cuando hay infección, lesión o alergia. Cuando pasan a la sangre, activan la respuesta inflamatoria. Si hay daño articular, esto contribuye al proceso de reparación de los tejidos.

En algunos casos, lo más indicado es permitir que la inflamación de las articulaciones siga su curso. Si el proceso inflamatorio se detiene, también se suprime la respuesta inmune natural y esto puede llevar a que se acelere el proceso artrítico.

Por lo anterior, una investigación publicada en el Journal of Prolotherapy, avala los beneficios de la terapia Orthokine, pero recomienda aplicarla con cautela. Lo indicado es que esta no dificulte o inhiba las funciones de curación del propio organismo.



La terapia Orthokine, una solución habitualmente eficaz

La terapia Orthokine se considera una vía segura y eficaz para restaurar la función articular. Combinada con un buen programa de rehabilitación, en muchos casos logra impedir que sea necesario realizar una cirugía.

Sin embargo, como ocurre con cualquier terapia, es importante evaluar si esta es la mejor opción en cada caso particular. Asimismo, la eficacia de la terapia Orthokine también dependerá de la capacidad del paciente para seguir los cuidados posteriores al tratamiento.

Te podría interesar...
4 terapias naturales para los síntomas de la artritis
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 terapias naturales para los síntomas de la artritis

Las terapias naturales para los síntomas de la artritis pueden complementar el tratamiento médico para una mejor calidad de vida. ¿En qué consisten...



  • Beltran-Alacreu, H., Navarro-Fernandez, G., San Juan-Burgueño, J., Gonzalez-Sanchez, J. A., Lerma-Lara, S., Rodriguez-Lopez, O., & Muñoz-García, D. (2019). Fiabilidad intra e interevaluador de un sensor inercial para el rango de movimiento de la rodilla en sujetos asintomáticos. Fisioterapia, 41(3), 123-130.
  • Hausser Et. Al., R. (2011). Ligament Injury and Healing: An Overview Of Current Clinical Concepts. Journal of Prolotherapy. https://www.journalofprolotherapy.com/pdfs/issue_12/issue_12_07_ligament_healing.pdf.
  • Rodríguez Barrios, P. Medicina regenerativa en enfermedades músculo-esqueléticas, terapias actuales y visiones de futuro: una revisión sistemática.
  • Ortop Traumatol Rehabil. 2020 Apr 30;22(2):107-119. Evaluation of the Effectiveness of Orthokine Therapy: Retrospective Analysis of 1000 Cases. doi: 10.5604/01.3001.0014.1167.