Qué puedo comer mientras tengo dolor de garganta

Para no dañar la zona de la faringe, que estará más sensible mientras tenemos dolor de garganta, deberemos optar por alimentos suaves. Conoce las mejores opciones aquí.
Qué puedo comer mientras tengo dolor de garganta
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 04 marzo, 2022

Cuando sufrimos dolor de garganta, el malestar es tan grande que no queremos probar alimentos sólidos y toleramos muy pocos líquidos. Sin embargo, la hidratación y la alimentación son vitales, aunque nos duela tragar.

El acto de deglutir puede ser un poco difícil, pero debemos hacer lo posible por comer durante el transcurso de la enfermedad. Por este motivo, en este artículo te contamos qué puedes ingerir cuando tienes inflamación de la faringe.

¿Por qué se produce el dolor de garganta?

Antes de pasar a la lista de alimentos permitidos cuando nos duele la garganta, sería bueno conocer las principales causas de este trastrorno. Esta dolencia afecta a millones de personas cada año, sobre todo en las épocas frías.

Infecciones bacterianas

Las infecciones bacterianas pueden provocar pus e inflamación en la faringe. Además, para su tratamiento hay que consumir los antibióticos oportunos recetados por un profesional.

La amigdalitis y la faringitis son dos de las condiciones más frecuentes causadas por bacterias. Por lo tanto, este es el primer origen a considerar.



Virus

Los virus son otra de las causas más comunes de dolor de garganta. Las patologías dentro de este grupo son varias y entre ellas destaca la gripe y la mononucleosis.

Los virus, además, provocan aumento de la mucosidad, fiebre, estornudos y malestar general. Todos estos síntomas suelen aparecer juntos.

Alergias

La reacción a un alérgeno trae como consecuencia molestias en la garganta al tragar. También puede comportar dificultades respiratorias.

Los alérgenos más habituales son el polen y el polvo. Se puede considerar una subdivisión aquí si consideramos a los irritantes externos que no son parte de las reacciones alérgicas, como el humo del cigarrillo o el aire acondicionado.

Los antihistamínicos son los remedios usados para tratar las alergias. El médico será quien realizará el diagnóstico y prescribirá el fármaco adecuado.

Humo del cigarrillo causa irritación de garganta.
El humo del cigarrillo es un irritante poderoso de las vías respiratorias altas.

¿Qué comer cuando me duele la garganta?

Para empezar, el abanico de posibilidades culinarias es un tanto reducido para comer cuando tenemos dolor de garganta. Nuestra sensación es que cualquier cosa que la atraviese nos aumentará las molestias.

Incluso eso sucede con el agua, el té y las sopas. Además de llevar una dieta nutritiva durante la enfermedad, presta atención a estos consejos para mejorar tu bienestar y acompañar la curación.

Alimentos blandos y a trozos

Elige comidas blandas y suaves. Este es el primer consejo para comer de forma adecuada cuando te duele la garganta. Mejor si optas por menús que incluyan productos cremosos.

Algunas sugerencias útiles son las siguientes:

  • Remoja los alimentos: puedes hacer que los sólidos sean más blandos si están remojados en un caldo, por ejemplo. De todos modos, estos líquidos no pueden estar muy calientes, si no irritarán aún más la zona. Aplica esto en el desayuno, por ejemplo, con una leche tibia.
  • Corta la comida en pequeños trozos: ya sea carne, verduras o cereales, corta todo bien fino.
  • Elige verduras y frutas cocidas: aunque las verduras crudas conservan más nutrientes, pueden tener una textura desagradable al pasar por la garganta. Hierve las zanahorias, el apio o la manzana durante estos días.

Alimentos fríos y sin condimentar

Consume alimentos fríos. El helado, la gelatina o el yogur se pueden comer para aliviar el dolor de garganta. A diferencia de lo que se cree de manera popular, no están contraindicados los productos con baja temperatura durante la inflamación de la faringe. De hecho, funcionan como antiinflamatorios naturales.

Por otro lado, evita la comida muy condimentada. Pueden irritar la zona y ser dolorosos para tragar. Esto aplica con la misma explicación para los cítricos y los tomates.

Otros alimentos que debes evitar comer cuando te duele la garganta son los crujientes o los ásperos, tales como las patatas fritas y los rebozados. Si somos sinceros con nosotros mismos, se trata de ultraprocesados que no deberíamos ingerir en ningún momento. Pero mucho menos ante una inflamación de la faringe.

Hidratación

Por último, hidrátate más que de costumbre. Si sueles beber poca agua, este es el momento de empezar a cambiar tus hábitos.

En el caso de que seas un bebedor de líquidos nato, también sería bueno que aumentases la cantidad. Recuerda que cuando estamos enfermos necesitamos reponer lo que se pierde con la sudoración y la fiebre.

Fiebre y dolor de garganta.
La fiebre que acompaña a algunas faringitis causa deshidratación, por lo que la reposición de líquidos es clave.

Alimentos permitidos cuando nos duele la garganta

Ya te hemos dado algunas pistas sobre qué puedes comer cuando sientes dolor de garganta. La lista es mayor y puedes combinar ingredientes. Como te adelantamos, no cuentas con disponibilidad de todos los productos que se pueden ingerir en condiciones normales, así que la creatividad te debe ayudar a sobreponerte.

Mira este listado para armar un menú que te acompañe en esta dolencia:

  • Caldo de verduras o sopas tibias con verduras picadas muy finas.
  • Puré de zanahoria o calabacín (o mezclados entre sí).
  • Arroz blanco y pasta bien fina y cocida (de preferencia pasta fresca).
  • Pescado al vapor sin espinas (por ejemplo, merluza o rape). También pollo al vapor o hervido y desmenuzado.
  • Quesos suaves. Por ejemplo, de untar, cremoso o requesón.
  • Postres suaves o remojados: yogur, gelatina, flan, helado de crema.
  • Té de hierbas con limón, miel y jengibre.


Remedios caseros para el dolor de garganta

Para acelerar el proceso de una faringitis o un resfrío que curse con dolor de garganta, es posible valernos de algunos remedios naturales y caseros. Nunca pueden ser la primera opción y solo sirven como acompañamiento de la terapéutica que recomendó el médico.

Entre los de uso más habitual tenemos a los siguientes:

  • Gárgaras con agua tibia: puedes añadir un poco de sal o bicarbonato de sodio y repetir varias veces al día. El agua hidratará la garganta y la sal o el bicarbonato actuarán como antiinflamatorios.
  • Caramelos: pueden ser de miel, de menta o de eucalipto. La idea es que optes solo por aquellos que tienen estos sabores y no por cualquier dulce que aporte azúcares simples y no contribuya de verdad a calmarte las molestias.
  • Miel: la miel es un excelente antiséptico que se puede consumir a cucharadas. Para evitar el ardor al tragar te recomendamos que no esté cristalizada.

Así que ya sabes cómo acompañar con alimentos este mal momento y comer sano mientras tienes dolor de garganta. Recuerda efectuar una consulta médica si los síntomas no ceden o se complica tu cuadro con el paso de los días.

Te podría interesar...
6 formas de saber si hay placa en la garganta
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 formas de saber si hay placa en la garganta

La placa en la garganta es un síntoma incómodo que se produce por la infección bacteriana que se aloja en esta zona. Descubre más a continuación.



  • Perry, M. (2007). Management of sore throat. Practice Nurse. https://doi.org/10.1001/jama.1978.03290090021002
  • Nanda, M. S., Mittal, S. P., & Gupta, V. (2017). Role of honey as adjuvant therapy in patients with sore throat. National Journal of Physiology, Pharmacy and Pharmacology. https://doi.org/10.5455/njppp.2017.7.1233125122016
  • Herrera, Roberto González, Julio Rómulus Calvet, and JOSÉ M. Sanfiz Vila. "Diagnóstico y tratamiento de la mononucleosis infecciosa." Revista Cubana de Medicina 5.4 (2019).
  • Angeletti, Eros Miguel. "Eficacia de la miel para el tratamiento de la tos aguda en niños atendidos en forma ambulatoria." Evidencia, actualizacion en la práctica ambulatoria 23.4 (2020): e002075-e002075.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.