Remedios naturales para reducir la fiebre

Yamila Papa Pintor·
19 Octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
18 Octubre, 2019
Aunque estos remedios pueden aliviar la fiebre, si es muy alta o persistente, es necesario acudir al médico

Una alta temperatura corporal indica que se está luchando frente a una infección o enfermedad. Lo normal es tener entre 37.1 y 37.3°C, según dónde se mida. Cuando es más elevada, se puede recurrir a ciertos remedios naturales para ayudar reducir la fiebre; te explicamos algunos en el siguiente artículo.

Cómo reducir la fiebre de forma natural

Si bien las siguientes ideas pueden ser útiles, los expertos indican que es fundamental consultar con el médico en caso de que este síntoma persista, o bien si se eleva por encima de los 39° C. En estos casos, seguramente habrá una afección física que se debe tratar.

Por otro lado, otras publicaciones médicas cuestionan la conveniencia de reducir la fiebre, ya que en sí misma no representa un problema y es un mecanismo del cuerpo para combatir infecciones.

Salvo que se indique lo contrario, los siguientes remedios naturales son solo recetas que se han transmitido de generación en generación con el paso del tiempo. Ninguna de ellas puede curar la fiebre por sí sola, aunque podrían probarse como complemento del tratamiento médico o en instancias en las que la fiebre no provoca malestar en el individuo.

Darse un baño de agua tibia

También se puede mojar el cuerpo con una esponja húmeda (en la cabeza, axilas o manos). Esta es una indicación relacionada también a la de taparse con una manta para paliar los escalofríos provocados por la fiebre, como se detalla en este artículo de Mayo Clinic.

Pero hay que tener cuidado, si el agua está fría, el cuerpo reaccionará elevando la temperatura para evitar el enfriamiento, así que no es aconsejable.

Usar una cebolla

Si bien se trata de un remedio natural usado históricamente según reportan estudios, cabe aclarar que no hay suficiente evidencia científica que avale su efectividad.

Si deseas probarlo, corta en rodajas una cebolla y colócala en el suelo. Písala con los pies descalzos para que el zumo penetre en el cuerpo y mantente lo más que puedas en esta posición.

Cebolla para reducir la fiebre

Cocina con más picantes

En la actualidad, se encuentran en investigación las propiedades antimicrobianas del chile, por lo que podría llegar a ser efectivo consumirlo para atacar el problema que ocasiona la fiebre. No obstante, esto todavía no ha sido probado y su efectividad depende de muchos factores, como la causa misma del síntoma, que puede no ser una infección microbiana.

También te puede interesar: Combate la sinusitis con este remedio de rábano picante y vinagre blanco

Beber agua

Hidratarse es un buen remedio para rebajar la fiebre, pero desde el interior del cuerpo. También puede ser un helado o un alimento que esté fresco.

Compresas de arcilla

Aunque esto no tiene evidencias científicas, se ha extendido como un método para aliviar la fiebre en la medicina tradicional. Mezcla en un recipiente un poco de arcilla y unas gotas de agua hasta formar una pasta húmeda. Coloca en la nuca, la frente y el vientre por algunos minutos, para que pueda “absorber” la fiebre.

Lee también: Las mejores hierbas para hacer baños de pies

Compresas con requesón

El requesón o el queso cottage podrían ser buenos aliado para rebajar la fiebre, según creencias populares. Mezcla cinco cucharadas, unas gotas de vinagre de manzana (cuyos beneficios incluyen la contribución a la regulación de la temperatura corporal) y leche, hasta formar una pasta que no quede demasiado espesa.

Moja unos paños de lino en esta preparación y aplica como si fueran compresas en las pantorrillas. Cubre con una bufanda o algo de lana y cambia cada vez que se calienten.

Infusión de tomillo y manzanilla

Realiza una infusión con una cucharada de manzanilla, usada por médicos en siglos pasados de acuerdo con esta publicación académica, y otra de tomillo, ambos secos.

La receta tradicional indica mezclar en una taza con agua hirviendo y dejar reposar cinco minutos. Luego, colar y beber tibio varias veces al día. Según el estudio citado previamente, la manzanilla reduce la inflamación, y al tomillo se le atribuyen propiedades antisépticas.

Manzanilla para rebajar la fiebre

Té de salvia, limón y miel

Haz una infusión con 5 gramos de miel, 25 gramos de hojas frescas de salvia —la cual contribuye a paliar los sofocos de la menopausia, por lo que podría ser útil para disminuir la temperatura corporal— y tres cucharadas de zumo de limón recién exprimido, que se verterán en una taza de agua hirviendo.

Zumo de melón para bajar la fiebre

Pica medio limón sin cáscara y mezcla en la licuadora, sin añadir agua ni leche. En teoría, consumir esta bebida podría ser beneficioso para controlar la temperatura corporal debido a sus propiedades hidratantes.

Té de limón y cebada

En un recipiente coloca un litro de agua hirviendo, dos cucharadas de cebada —con supuestas propiedades antifebriles— y la cáscara de un limón. Tapa y dejar reposar 12 horas (de la noche a la mañana, por ejemplo). Cuela, endulza a gusto, preferible con miel, y bebe.

Infusión de canela y miel

En una taza de agua hirviendo, vierte una cucharadita de canela en polvo; el aceite de este ingrediente, por ejemplo, tiene efectos comprobados por estudios para reducir la fiebre. Tapa, deja refrescar durante tres minutos y cuela. Endulza con una cucharada de miel. Bebe este preparado cada hora.

Infusión de flores

Esta receta proveniente de la medicina tradicional para reducir la fiebre lleva 10 gramos de lavanda y 5 gramos cada una de estas flores: borraja, caléndula,  saúco y malva, además de un litro de agua. Pon a hervir todo en un cazo, tapa, cuela y bebe.

Como dijimos, estos remedios naturales podrían ser efectivos para reducir la fiebre, pero la realidad es que de ningún modo sustituyen al tratamiento médico profesional. Si la fiebre es alta o persistente, sin embargo, acude a tu médico para que te recete un medicamento adecuado.

  • McCullough, L. (2012). Fever in children. In An Introduction to Clinical Emergency Medicine. https://doi.org/10.1017/CBO9780511852091.034
  • Fletcher, T. E., Bleeker-Rovers, C. P., & Beeching, N. J. (2017). Fever. Medicine (United Kingdom). https://doi.org/10.1016/j.mpmed.2016.12.013
  • Wiwanitkit, V. (2010). Dengue fever: Diagnosis and treatment. Expert Review of Anti-Infective Therapy. https://doi.org/10.1586/eri.10.53