¿Qué se debe comer para cuidar la salud del corazón?

Mantener el colesterol bajo control es una de las mejores maneras de cuidar la salud cardiovascular. Descubre otros consejos en este artículo.
¿Qué se debe comer para cuidar la salud del corazón?
Maricela Jiménez López

Escrito y verificado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 24 enero, 2022

Una correcta selección de los alimentos y distribución en las comidas diarias podría ayudar significativamente a cuidar la salud del corazón. No en vano se hace tanto énfasis en la importancia de llevar una nutrición apropiada para poder tener una buena calidad de vida.

Las proporciones de los alimentos que se consumen deben estar perfectamente equilibradas: no deben ser ni demasiado copiosas ni demasiado escasas. Por supuesto, para conseguirlo, es necesario estar al tanto de sus propiedades nutricionales , las cantidades que deben tomarse, así como también los métodos de cocción que mantienen las propiedades.

Además de llevar una alimentación balanceada es necesario combinarla con otros buenos hábitos de vida, tales como la hidratación y el ejercicio regular. ¿Estás al tanto de todo esto?

¿Cuál es la cantidad correcta?

El número de veces que comes durante el día no es tan determinante como las cantidades de las porciones que ingieres. Las porciones son las que verdaderamente importan a la hora de determinar el riesgo de sufrir de sobrepeso, por ejemplo, así como las consecuencias que esta condición puede provocar en la salud cardiovascular.

buena alimentación

Para poder lograr una adecuada y correcta distribución de los alimentos que vas a consumir durante el día es necesario aprender a repartir las calorías. Hay que recordar que no se deben saltar comidas, ya que esto podria afectar la salud a mediano y largo plazo. En lugar de ello, hay que asegurarse de realizar, por lo menos, las tres comidas principales.

Al saltarte una comida, vas a tener mucha más hambre en la siguiente y, entonces, tenderás que comer más de lo que realmente necesitas. Esta situación podría provocar un desequilibrio en el organismo y entorpecer la correcta digestión. Dichos desequilibrios podrían afectar, incluso, la salud del corazón.

Trucos para controlar las porciones

Para controlar las porciones, puedes utilizar algunos trucos muy sencillos de realizar, incluso desde casa. Algunos de ellos son:

  • Durante la preparación de tus comidas, presta atención a las medidas indicadas en las recetas y procura respetarlas. Incluso si es necesario realizar sustituciones.
  • En cuanto a la cantidad de carbohidratos que debes consumir al día, esta debe ser equivalente a tu puño (cerrado). En cambio, la cantidad de vegetales que se debe consumir, debe ser de dos puños.
  • Al comer fuera de casa, procura evitar las golosinas, las bebidas gaseosas, las frituras y los alimentos afines sin ningún valor nutricional.
  • Si al comer fuera la cantidad de comida que te sirven es demasiado copiosa, debes recordar que no tienes por qué consumirla por completo. Puedes compartirla o, bien, comer hasta saciar tu apetito, sin caer en excesos.
  • También, puedes recurrir a un truco muy fácil para engañar al cerebro: en lugar de servir tus comidas en platos grandes, utiliza platos pequeños; de esta manera, no verás espacios vacíos y no sentirás que estás comiendo poco.

¿Qué deberías comer?

Como es bien sabido, hay que comer de todo en su justa medida. Por supuesto, lo ideal es aumentar la cantidad de vegetales, frutas y hortalizas y disminuir la cantidad de golosinas y frituras.

En este sentido, sería recomendable evitar los alimentos que contribuyen a aumentar los niveles de colesterol malo, los triglicéridos, la presión arterial y el peso corporal. Por este motivo, es importante aprender a reconocerlos.

Por ejemplo, según un artículo publicado en  Journal of the American Heart Association, el colesterol LDL alto se asocia a un mayor riesgo de padecer aterosclerosis, una afección que se produce cuando la placa se acumula en las arterias, se endurece y, por ende, dificulta el flujo de sangre oxigenada.

Lo más indicado para cuidar la salud del corazón sería elegir alimentos con grasas de origen vegetal, tales como: los aceites, las semillas, los frutos secos, la palta o aguacate, los pescados como el salmón, el arenque, la caballa, las sardinas y el atún, ya que estos alimentos son fuentes de grasas saludables omega 3.

Recientemente, un artículo publicado por Harvard University señaló que ingerir diariamente suplementos de omega 3 reduciría el riesgo de padecer diferentes enfermedades cardíacas.

Otros alimentos recomendables para la salud cardiovascular serían las nueces, el brócoli, el chocolate negro, las fresas, el curry, el té verde y las legumbres. La American Heart Association resume lo anteriormente explicado en las siguientes recomendaciones:

  • Incluye en tu dieta más vegetales y frutas.
  • Elige cereales integrales como buena fuente de fibra.
  • Reduce la ingesta de grasas saturadas y trans.
  • Escoge fuentes de proteínas con un contenido bajo en grasa.
  • Reduce el consumo de sal.

Finalmente, no hay que dejar de recordar que eres responsables por tu salud. Por ende, deberías prestar atención a todos los hábitos de vida que mantienes y cómo te benefician a corto y largo plazo.

¿Cómo proteger la salud del corazón?

Lo que comes a diario puede beneficiarte o bien, perjudicarte. Por ello, es importante aprender a controlar los impulsos por comer todo aquello que, en apariencia, tiene un aspecto delicioso, pero que en realidad no le hace ningún bien al organismo.

Cuidar la salud del corazón es mucho más sencillo de lo que parece. Con paciencia y constancia, lograrás mantener un estilo de vida adecuado, capaz de brindarte los beneficios necesarios para que tu organismo esté saludable.