Receta de alitas en salsa BBQ

Con esta receta de alas en salsa BBQ quedarás muy bien con los comensales. Además, es deliciosa y muy sencilla de hacer. ¡Anímate a sacar adelante esta preparación!
Receta de alitas en salsa BBQ

Escrito por Jose Popoff

Última actualización: 30 enero, 2023

Las alitas en salsa BBQ (o barbacoa) son una buena opción para deleitar el paladar en una ocasión especial, en familia o una celebración con amigos. Esta parte del pollo suele gustar a todo el mundo; ya que es tierna, sabrosa y muy fácil de comer con los dedos. Además, con la salsa barbacoa se obtiene una mezcla explosiva de sabores imposible de olvidar.

Pero, ¿qué tal si mejor las preparas en casa? De esta forma, les darás un toque personal y distintivo. No tengas dudas, con la receta que tenemos para ti tus alitas en salsa BBQ tendrán ese sabor delicioso al que estás acostumbrado.

¿Por qué elegir pollo?

La carne de pollo, y otras carnes blancas como el conejo o el pavo, son preferibles a la carne roja, según sugiere un informe de la Organización Mundial de la Salud recogido por la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria. De esta última, conviene hacer un consumo moderado y, por lo tanto, es preferible optar por las primeras.

El pollo es una de las carnes magras por excelencia. Se consume en muchas casas de todo el mundo, aunque por norma general las partes más elegidas suelen ser los muslos y las pechugas. Sin embargo, las alitas también pueden ser una buena opción muy saludable, siempre que las prepares de la forma adecuada.

“El valor calórico del pollo no es muy elevado, aproximadamente 234 kcal por una ración de 200 g. Una característica que posee el pollo es que, prácticamente, toda su grasa es visible y puede retirarse. Así, si se eliminan esta, el valor calórico de la pieza será menor. Su grasa es mayoritariamente monoinsaturada, constituida principalmente por ácido graso oleico. Aporta en un 20 % proteínas de alto valor biológico”.

Fundación Española de Nutrición (FEN)

Alitas de pollo: saludables y muy versátiles

El mayor problema asociado al consumo de alitas de pollo se relaciona con la manera de cocinarlas. Para que constituyan una opción sana para toda la familia, es necesario retirarles la piel, cocerlas a la plancha o al horno y evitar los rebozados, los fritos y las salsas con mucho azúcar y grasas.

Ahora bien, de forma excepcional, nada impide disfrutar de vez en cuando de platos deliciosos como las alitas con salsa BBQ que te enseñamos a preparar a continuación.

A nivel nutricional, tal y como respaldan los datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, son una fuente de proteína por excelencia. Además, si se descarta la piel, su contenido en grasas es más bajo. En cuanto a micronutrientes, aporta fósforo y vitaminas del grupo B.

También cabe destacar que son un alimento accesible, fácil de encontrar y muy digestivo. En esta línea, se recomienda su consumo en la «Guía para principiantes para una mejor digestión: vencer la hinchazón», publicada en 2018 por la Revista de Medicina Alternativa.

Estas se pueden introducir entre 3 y 4 veces a la semana y combinarlas con otras fuentes proteicas de calidad, como las legumbres, los huevos y el pescado.

Receta para hacer unas deliciosas alitas en salsa BBQ

Según recoge el Atlas de Cultura Popular en el Noreste de los Estados Unidos , las alitas en salsa BBQ son originarias de Estados Unidos. En concreto, de la ciudad de Buffalo, de donde toman su nombre popular: Buffalo wings.

La receta tradicional se compone de dos elementos básicos: margarina o mantequilla para cocinar las alitas y una salsa picante (a base de vinagre y cayena) para mojarlas.

pollo sriracha

En realidad, la combinación de sabores es mucho más completa debido a la gran variedad de ingredientes que componen la salsa. Por esta razón, son perfectas para los amantes de lo dulce, lo ácido, lo picante y lo ahumado.

Se conocen en todo el mundo porque tienen un sabor delicioso y, de hecho, es fácil encontrar salsas barbacoa ya preparadas. Sin embargo, en esta ocasión te vamos a enseñar a preparar en casa una de las recetas clásicas de entre las diferentes múltiples salsas para carne posibles.

Ingredientes

  • 1 kilo de alitas de pollo.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (20 mililitros).
  • 250 gramos de ketchup.
  • 4 cucharadas de vinagre de manzana (60 mililitros).
  • 1 cucharada de miel (15 mililitros).
  • 2 cucharadas de mostaza (20 gramos).
  • 2 cucharadas de azúcar moreno (30 gramos).
  • 2 cucharadas de salsa inglesa o salsa Perrins (30 mililitros).
  • Especias: media cucharadita (2,5 gramos) de ajo en polvo, cayena y pimentón agridulce.
  • Cebollino fresco para decorar.

Paso a paso

  • Para empezar la elaboración de la receta, prepara el pollo. Para ello, tienes que salpimentarlo al gusto, untarlo con aceite de oliva y colocarlo en una bandeja para horno.
  • A continuación, ásalo a 180 grados (con el horno precalentado). Tiene que quedar dorado y cocido por completo. El tiempo final puede variar según el aparato y el tamaño de las piezas. Cuenta unos 25 o 30 minutos.
  • Mientras, prosigue con la preparación de la salsa. Vierte todos los ingredientes en una olla: el ketchup, el vinagre, la mostaza, la salsa inglesa, la miel, el azúcar, la mostaza y las especias. Puedes corregir la cantidad de estas últimas al gusto.
  • Cocina durante 20 minutos hasta que reduzca y espese. Reserva hasta que las alitas estén en su punto.
  • Llegado este momento, retira el pollo del horno y vierte la salsa con la ayuda de una brocha de cocina. Acto seguido, introdúcelo de nuevo en el horno durante unos 10 minutos para que se termine de asar todo junto. Si te gusta que quede más crujiente, los últimos 5 minutos puedes usar la función de gratinado.
  • Una vez servido, decora con un poco de cebollino picado por encima.


Cómo hacer alitas de pollo con salsa BBQ sin horno

Alitas de pollo con salsa y lechuga.

A veces, no se tiene un horno disponible o tan solo es preferible elegir otra forma de cocinar el pollo. La verdad es que no es un problema; ya que la receta se puede preparar en una sartén y el sabor que se obtiene es muy similar.

Ingredientes

  • Para hacer esta versión, se necesitan los mismos ingredientes y en las cantidades exactas que en la preparación anterior.
  • Aceite de oliva: vas a necesitar más si lo que quieres es freír las alitas en aceite abundante para que queden más crujientes.

Paso a paso

  • Pon a calentar el aceite de oliva en una sartén a temperatura baja. Si quieres que queden más crujientes, añade más cantidad de aceite para que cubra del todo la carne.
  • Sazona las alitas de pollo con sal y pimienta al gusto. Ponlas al fuego y déjalas unos minutos hasta que estén bien doradas y casi en su punto.
  • Te recomendamos preparar la salsa BBQ en otra sartén u olla pequeña, y seguir los pasos de la receta anterior. Una vez estén a punto las dos preparaciones, vierte la salsa por encima del pollo.
  • Deja cocinar 5 minutos más a fuego medio hasta que la salsa se adhiera a las alitas.

¡Ya está tu receta! De hecho, esta parece la forma más sencilla, ¿verdad? Bien, algunos estarán de acuerdo con que hornearlas les da un gusto diferente. Esta alternativa se presta más si tienes mucha prisa y los comensales van a llegar en cualquier momento.


¿Quieres conocer más? Alitas de pollo agridulce


Algunas sugerencias para disfrutar de las alitas en salsa BBQ

Las alitas en salsa BBQ, originales de la ciudad de Buffalo, se suelen servir acompañadas de apio crudo y salsa de queso azul para mojar. Sin embargo, hoy en día son un plato presente en la carta de muchos restaurantes de comida rápida. Por lo tanto, puede ser habitual que se sirvan con patatas fritas.

En casa puedes elegir una de estas dos guarniciones o bien optar por otros acompañamientos más ligeros:

De esta forma, tienes un plato completo (más o menos ligero) que puede servir para un almuerzo o una cena. Asimismo, las alitas de pollo en salsa BBQ pueden formar parte de una comida informal con diferentes platos para picar como hummus, croquetas, patatas bravas, buñuelos de bacalao o quiche de verduras.

Por último, recuerda que se trata de un plato con un contenido calórico más elevado que otras recetas de pollo. Es por este motivo por el que se recomienda consumirlas con moderación.

Trucos prácticos para obtener unas alitas en salsa BBQ de 10

Lo primero que tienes que saber para tener el éxito asegurado es que el resultado de una receta depende de la calidad de los ingredientes. Así que te recomendamos adquirir el pollo, el aceite, las especias y demás ingredientes en tiendas de confianza donde te ofrezcan productos frescos y buenos.

En el momento de hacer el plato, uno de los puntos clave es la salsa. Para obtener la textura adecuada debes dejar cocer a fuego lento y permitir que se vuelva espesa, tal y como aconseja la reconocida cocinera Ángela Landa en su libro A fuego lento (1992). Asimismo, al integrarla en el tramo final de la preparación (y no en la mesa para mojar) se consigue que toda la carne quede empapada con este sabor.

Para que la carne quede en su punto justo de cocción y de manera uniforme, debes colocarla en una sola capa y no asar las alitas unas encima de las otras (ni en el horno ni en la sartén).

Lo mejor para disfrutar de este plato en todo su esplendor es hacerlas al momento. No obstante, se puede avanzar algo de trabajo si se prepara la salsa con antelación y se tiene el pollo listo (lavado y cortado).

Disfruta de estas deliciosas alitas de pollo con salsa BBQ

Si te gusta el pollo, puedes preparar de vez en cuando esta receta que te aporta un delicioso sabor. Es ideal para el almuerzo, la cena, un aperitivo con amigos o para picar en una comida informal. ¿Y tú? ¿Te animas a ponerte manos a la obra? 

Te podría interesar...
4 recetas para una parrillada en familia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 recetas para una parrillada en familia

Si deseas preparar una parrillada en familia que sea deliciosa, sana y deje a todos felices, es tiempo de conocer estas 4 recetas que tenemos para ...




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.