¿Qué es la represión sexual y qué la causa?

La sexualidad forma parte de la naturaleza humana. Por ello, cuando se reprime pueden aparecer consecuencias negativas. Pero, ¿qué causa la represión sexual? Descúbrelo.
¿Qué es la represión sexual y qué la causa?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 28 diciembre, 2022

¿Pensar en sexo, nombrarlo o escuchar hablar del tema te hace sentir incómodo o avergonzado? Los humanos somos seres sexuales; aún así, hay quienes experimentan esas sensaciones desagradables en torno a esta esfera de su identidad. Cuando esto sucede, posiblemente la represión sexual esté haciendo acto de presencia.

Ciertos determinantes sociales y culturales pueden rodear la sexualidad de mitos hasta convertirla en un tema tabú. La vivencia y la expresión sexual comienza a percibirse entonces como algo inaceptable o indeseable, por lo que la persona decide ocultar esos impulsos naturales. ¿Cuáles son las consecuencias? ¿Cómo intervenir?

¿Qué causa la represión sexual?

La represión sexual es la contención de la expresión sexual. Es decir, los pensamientos, las sensaciones y los deseos sexuales se tapan, se ocultan o se ignoran por considerarlos inadecuados y vergonzosos.

Entonces, ¿qué puede llevar a una persona a reprimir esos impulsos naturales? Pues bien, existen múltiples causas que pueden conjugarse para dar origen a este fenómeno. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Los roles tradicionales de género que establecen, culturalmente, que la mujer ha de ser recatada y que el impulso y el deseo sexual son propios del varón.
  • Determinadas corrientes religiosas que postulan la sexualidad como un asunto pecaminoso, vergonzante y digno de ser castigado.
  • La educación recibida desde la familia. Y es que en algunos hogares el sexo es considerado un tema tabú y a los menores se les transmiten informaciones y creencias limitantes.
  • Las experiencias anteriores desempeñan también un papel determinante. Haber experimentado relaciones sexuales abusivas o insatisfactorias puede conducir a la represión sexual.


Posibles consecuencias

Las consecuencias de la represión sexual
La sexualidad es un aspecto fundamental de la vida de cualquier persona. Los problemas asociados pueden tener muchas consecuencias.

La represión sexual puede tener serias consecuencias en la vida de una persona, ya que se está negando una parte fundamental de sí misma. Con frecuencia, la culpa y la vergüenza acompañan este problema, lo que genera un malestar emocional.

Quien lo sufre puede sentirse bastante incómodo ante cualquier pensamiento o deseo sexual (pese a que estos son naturales), y tiende a castigarse mentalmente o a tratar de modificar esa tendencia.

Por lo mismo, puede surgir baja autoestima, estados depresivos y síntomas de ansiedad. Además, las relaciones sociales (sobre todo las de pareja) se ven muy afectadas, ya que la esfera sexual no se aborda de forma adecuada, ni se disfruta.

También es posible experimentar síntomas como tensión muscular, insomnio y diversos trastornos sexuales como la dispaurenia o la anorgasmia. El agravante es que no solo afecta a quien lo padece, sino también a terceros.

Por ejemplo, en algunos casos esos impulsos reprimidos terminan manifestándose en forma de abusos o agresiones sexuales hacia otras personas. Además, puede existir una tendencia a juzgar y condenar a quienes viven una sexualidad más libre y placentera.

¿Cuándo buscar ayuda?

La represión sexual y su tratamiento
Acudir a terapia, ya sea de forma individual o en pareja, es fundamental para afrontar los problemas de represión sexual.

No siempre es sencillo reconocer e identificar que se sufre represión sexual. Es importante diferenciar este término de la asexualidad, la falta de interés en tener relaciones o la insatisfacción sexual.

Es decir, si una persona decide libremente no involucrarse con nadie a nivel sexual hasta tener una relación comprometida es válido. Del mismo modo, tener menos sexo del deseado o no tener interés en probar determinadas prácticas sexuales, no constituyen síntomas de represión.

Entonces, es necesario buscar ayuda cuando las creencias relacionadas con la sexualidad generan malestar significativo o limitan la vida de la persona. Cuando aparecen la culpa y la vergüenza, el rechazo hacia el propio cuerpo o la incapacidad para disfrutar de la sexualidad, a solas o en compañía.

¿Cómo se puede afrontar la represión sexual?

Para abordar la represión sexual suele ser necesario el acompañamiento profesional. Un psicólogo especializado en terapia sexual y de pareja puede acompañarte a descubrir los factores que influyen en el origen y el mantenimiento de la represión.

Mediante el cambio de creencias y el trabajo de la autoestima y de la relación con el cuerpo puede lograrse el desarrollo de una sexualidad más libre y satisfactoria.



Consejos y recomendaciones

Pese a que la intervención psicológica es lo más recomendable, existen ciertos pasos que puedes dar para reducir el impacto de las consecuencias negativas de la represión sexual. Por ejemplo, los siguientes:

  • Infórmate y edúcate acerca de la sexualidad. Lo más recomendable es que pidas orientación a un profesional, pero también puedes recurrir a libros o artículos siempre que la fuente sea confiable. Esto te ayudará a detectar y eliminar los tabúes y las creencias irracionales.
  • Trabaja tu autoestima. Comienza a conocerte, a escucharte y a valorarte de manera incondicional. Explora tus deseos, necesidades y límites para aumentar tu autoconfianza.
  • Mejora la relación con el cuerpo. Conoce las distintas partes de tu anatomía, obsérvate desnudo ante el espejo y comienza a mirarte y hablarte con amor y respeto. Despoja la desnudez de esa connotación vergonzosa y aprende a reconocerla como algo natural.
  • Explora tu sexualidad por ti mismo. Esto te ayudará a sentirte más seguro a la hora de involucrarte en la intimidad con otra persona.

Un problema real que debe detectarse pronto

La represión sexual suele tener un origen muy temprano en la vida. Por ello, es imprescindible que se produzca una psicoeducación sexual adecuada hacia los menores, que se les transmita la idea de la sexualidad como una parte más de la identidad humana, natural y digna de ser disfrutada en libertad.

Si ya de adulto sientes que esa represión sexual está condicionando y limitando tu bienestar, busca ayuda para abordarla.

Te podría interesar...
5 conceptos de Sigmund Freud sobre el sexo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 conceptos de Sigmund Freud sobre el sexo

¿Te gustaría saber qué pensaba Sigmund Freud sobre el sexo? Existen diferentes teorías que escribió el padre del psicoanálisis.



  • Morokoff, P. J. (1985). Effects of sex guilt, repression, sexual" arousability," and sexual experience on female sexual arousal during erotica and fantasy. Journal of Personality and Social Psychology49(1), 177.
  • Limpus, Laurel, "Liberation of women: Sexual repression and the family" (1960). PRISM: Political & Rights Issues & Social Movements. 37. Disponible en: https://stars.library.ucf.edu/prism/37.
  • Climent, G. I. (2009). Entre la represión y los derechos sexuales y reproductivos: socialización de género y enfoques de educación sexual de adolescentes que se embarazaron. La ventana. Revista de estudios de género3(29), 236-275.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.