Schisandra: usos, beneficios y precauciones

Se dice que la schisandra es un adaptógeno natural que contribuye a equilibrar las funciones del cuerpo. ¿Hay evidencias? En este espacio lo detallamos.
Schisandra: usos, beneficios y precauciones
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza el 18 septiembre, 2021.

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 18 septiembre, 2021

Última actualización: 18 septiembre, 2021

La schisandra, de nombre científico Schisandra chinensis, es una planta cuyas frutas suelen emplearse con fines culinarios y medicinales. Estas últimas son bayas de color rojo intenso, también conocidas como «frutas de cinco sabores», ya que tienen notas saladas, dulces, ácidas, picantes y amargas. ¿Por qué se recomienda?

De acuerdo con una divulgación en la revista Nutrients, esta planta tiene importantes compuestos activos, como lignanos, triterpenos, ácidos fenólicos, flavonoides, aceites esenciales y polisacáridos. En particular, los lignanos han sido asociados con varios efectos positivos en la salud. ¿Quieres saber más al respecto? A continuación abordamos sus principales propiedades y contraindicaciones.

Usos y beneficios de la schisandra

En la Medicina Tradicional China (MTC), la schisandra se ha catalogado como un «adaptógeno natural». Esto, como lo explica un artículo compartido en Journal of Ethnopharmacology, indica que proporciona un efecto protector contra el estrés causado por una amplia variedad de factores.

Así las cosas, se le atribuyen propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias, inmunomoduladoras, protectoras y desintoxicantes. ¿Para qué se utiliza? En las culturas orientales es un conocido remedio para prevenir y tratar algunas enfermedades. Aún así, las evidencias se consideran limitadas. Veamos en detalle.



Asma

Durante muchos siglos, los extractos de schisandra se han empleado como complemento para calmar los síntomas de varias enfermedades respiratorias, como el asma.

Al respecto, una investigación compartida en Pharmacognosy Magazine determinó que las bayas de esta planta inhiben las inmunoglobulinas que provocan alergias y atenúan la sensibilidad que lleva a la contracción de las vías respiratorias. En consecuencia, la ingesta de este complemento coadyuva a disminuir síntomas de tos e inflamación pulmonar.

Mujer con asma tratada con schisandra.
La inflamación pulmonar del asma y la contracción de las vías respiratorias podrían abordarse con este extracto.

Enfermedad de Alzheimer

Por sus propiedades adaptógenas, los derivados de la schisandra se han postulado como complementos naturales para prevenir la enfermedad de Alzheimer. Una investigación en Journal of Toxicology and Environmental Health, Part A encontró que la esquisandrina B, una sustancia activa de la planta, inhibe la formación del exceso de péptidos beta amiloides en el cerebro.

Dichos efectos son determinantes para reducir el deterioro cognitivo, dado que los péptidos forman una placa amiloide que se relaciona con el alzhéimer. En otro estudio, esta sustancia también se asoció con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson, debido a sus propiedades neuroprotectoras.

Hipertensión arterial

Los complementos a base de schisandra son un conocido remedio para mitigar los síntomas cardiovasculares que suelen presentarse durante la menopausia. En un estudio en animales compartido en Journal of Ethnopharmacology, los extractos orales de esta planta provocaron un efecto vasodilatador que favoreció el control de la presión arterial.

Menopausia

Relacionado al beneficio anterior, este suplemento herbal también coadyuva a la disminución de otras manifestaciones clínicas de la menopausia. A través de la revista Climacteric se informó que el extracto de schisandra contribuye a calmar los sofocos, la sudoración y las palpitaciones.

Enfermedades del hígado

Los flavonoides contenidos en la schisandra, como la quercetina y la hesperetina, ejercen un efecto antioxidante que contribuye al cuidado de la salud hepática. Una investigación en Food and Chemical Toxicology determinó que el polen extraído de Schisandra chinensis disminuye el daño tóxico inducido en el hígado de ratones. 

Depresión

Debido a su capacidad para mejorar la respuesta del cuerpo frente al estrés, se cree que la schisandra también incide de manera positiva en el estado de ánimo, sobre todo en pacientes con depresión. Sobre esto, un estudio en animales compartido por Food & Function determinó que los extractos de estas bayas tienen un efecto antidepresivo. De todos modos, estas cualidades no se han estudiado lo suficiente en humanos.

Posibles riesgos y efectos secundarios de la schisandra

Para la mayoría de adultos sanos, las bayas de schisandra son seguras para el consumo. Incluso, las semillas también se ingieren con el fin de mejorar la digestión. De todos modos, no se recomienda su ingesta en exceso, dado que puede causar los siguientes efectos secundarios:

  • Acidez.
  • Malestar estomacal y dolor abdominal.
  • Disminución del apetito.
  • Picazón y erupciones cutáneas (poco comunes).

Dados estos efectos, su ingesta está contraindicada en personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) o úlceras pépticas. Tampoco se aconseja en mujeres embarazadas, lactantes o en niños. Se desconoce la seguridad en estos casos.

Por otro lado, se advierte que puede tener interacciones con los siguientes medicamentos:

  • Antibióticos.
  • Medicamentos para la diabetes.
  • Diuréticos.
  • Anticonceptivos a base de estrógenos.
  • Fármacos inmunosupresores.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs).
  • Estatinas.

En caso de estar en tratamiento con estos fármacos, lo mejor es informar al médico. Será necesario ajustar la dosis, o bien evitar la toma del suplemento.

Bayas de schisandra.
Es muy difícil encontrar las bayas en el mercado. Es más probable hallar los extractos.

Presentaciones comerciales de la schisandra

En el mercado es difícil conseguir bayas frescas de schisandra. A menudo, los extractos de la planta se venden como cápsulas, tabletas, líquidos y polvos. Las bayas secas también están disponibles en línea y suelen añadirse en diferentes recetas, como tés y bebidas.

Hasta la fecha no se ha establecido una dosis única de estos suplementos. Por ello, no se debe exceder la cantidad recomendada por el fabricante en la etiqueta. En general, las dosis varían de 500 a 2000 miligramos diarios.

¿Qué hay que recordar?

Las bayas de schisandra se emplean en la medicina oriental con el objetivo de promover el bienestar y prevenir enfermedades. Si bien algunos estudios respaldan sus propiedades, por ahora no se consideran un tratamiento de primera elección a la hora de combatir problemas de salud. Lo idóneo es consultar al médico antes de tomar estos suplementos.

Te podría interesar...
Las 6 mejores plantas medicinales con respaldo científico
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las 6 mejores plantas medicinales con respaldo científico

¿Te has preguntado cuáles son las plantas medicinales con respaldo científico? En este espacio detallamos las 6 mejores y sus efectos.



  • Nowak A, Zakłos-Szyda M, Błasiak J, Nowak A, Zhang Z, Zhang B. Potential of Schisandra chinensis (Turcz.) Baill. in Human Health and Nutrition: A Review of Current Knowledge and Therapeutic Perspectives. Nutrients. 2019;11(2):333. Published 2019 Feb 4. doi:10.3390/nu11020333
  • Panossian A, Wikman G. Pharmacology of Schisandra chinensis Bail.: an overview of Russian research and uses in medicine. J Ethnopharmacol. 2008 Jul 23;118(2):183-212. doi: 10.1016/j.jep.2008.04.020. Epub 2008 Apr 24. PMID: 18515024.
  • Kim H, Ahn YT, Kim YS, Cho SI, An WG. Antiasthmatic effects of schizandrae fructus extract in mice with asthma. Pharmacogn Mag. 2014;10(Suppl 1):S80-S85. doi:10.4103/0973-1296.127348
  • Zhang M, Zheng HX, Gao YY, Zheng B, Liu JP, Wang H, Yang ZJ, Zhao ZY. The influence of Schisandrin B on a model of Alzheimer's disease using β-amyloid protein Aβ1-42-mediated damage in SH-SY5Y neuronal cell line and underlying mechanisms. J Toxicol Environ Health A. 2017;80(22):1199-1205. doi: 10.1080/15287394.2017.1367133. Epub 2017 Sep 11. PMID: 28891753.
  • Zeng, K.-W., Zhang, T., Fu, H., Liu, G.-X., & Wang, X.-M. (2012). Schisandrin B exerts anti-neuroinflammatory activity by inhibiting the Toll-like receptor 4-dependent MyD88/IKK/NF-κB signaling pathway in lipopolysaccharide-induced microglia. European Journal of Pharmacology, 692(1–3), 29–37. https://doi.org/10.1016/j.ejphar.2012.05.030
  • Park, J. Y., Shin, H. K., Lee, Y. J., Choi, Y. W., Bae, S. S., & Kim, C. D. (2009). The mechanism of vasorelaxation induced by Schisandra chinensis extract in rat thoracic aorta. Journal of Ethnopharmacology, 121(1), 69–73. https://doi.org/10.1016/j.jep.2008.09.031
  • Park JY, Kim KH. A randomized, double-blind, placebo-controlled trial of Schisandra chinensis for menopausal symptoms. Climacteric. 2016 Dec;19(6):574-580. doi: 10.1080/13697137.2016.1238453. Epub 2016 Oct 20. PMID: 27763802.
  • Cheng N, Ren N, Gao H, Lei X, Zheng J, Cao W. Antioxidant and hepatoprotective effects of Schisandra chinensis pollen extract on CCl4-induced acute liver damage in mice. Food Chem Toxicol. 2013 May;55:234-40. doi: 10.1016/j.fct.2012.11.022. Epub 2012 Nov 28. PMID: 23201450.
  • Yan T, Xu M, Wu B, Liao Z, Liu Z, Zhao X, Bi K, Jia Y. The effect of Schisandra chinensis extracts on depression by noradrenergic, dopaminergic, GABAergic and glutamatergic systems in the forced swim test in mice. Food Funct. 2016 Jun 15;7(6):2811-9. doi: 10.1039/c6fo00328a. Epub 2016 May 26. PMID: 27225351.