Scrotox: bótox en el escroto. ¿Salud o estética?

El scrotox, práctica que consiste en inyectar bótox en la zona del escroto, se ha convertido en una nueva moda. Sigue leyendo y entérate de qué se trata.
Scrotox: bótox en el escroto. ¿Salud o estética?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 19 enero, 2021.

Escrito por Rafael Victorino Muñoz, 19 enero, 2021

Última actualización: 19 enero, 2021

Cuando creíamos haber escuchado todo sobre nuevas tendencias, siempre llega algo nuevo. El scrotox es lo último en procedimientos estéticos.

El escroto es una bolsa o saco de piel dentro del que se encuentran los testículos. Si unimos esta palabra con bótox tenemos scrotox, un compuesto o amalgama de ambos términos.

Este es un novedoso procedimiento en el que se inyecta toxina botulínica en el escroto con el fin de reducir las arrugas y dar una sensación o aspecto de mayor tamaño. Se dice que comenzó en Europa, pero que ha cobrado gran fama en los Estados Unidos. ¿Es realmente necesario? ¿Funciona? ¿Es doloroso? Si quieres saber las respuestas continúa leyendo.

¿Qué posibles beneficios tiene el scrotox?

Las arrugas del escroto tienen una función: el tejido está abundantemente irrigado y es más extenso de lo que parece, para ayudar a mantener la temperatura y proteger los testículos. Por eso se estira y encoge, según la necesidad.

Ahora bien, el scrotox comenzó como un procedimiento con fines médicos. Se practicaba para reducir inflamación y dolor crónico asociado con las venas de la zona (varicocele) y el cordón espermático.

Por otra parte, los hombres que tienen el escroto más apretado y experimentan dolor cuando hay bajas temperaturas, al contraerse la piel alrededor, así como aquellos con sudoración excesiva (hiperhidrosis), han encontrado también en el bótox una solución a tales problemas.

Pero, en realidad, se ha popularizado la práctica del scrotox por sus fines o resultados estéticos. Al reducir las arrugas, el escroto parece más grande o más lleno, aún en estado de relajación. También cambia la textura.

Se afirma que el scrotox puede ayudar a mejorar la actividad sexual. Sin embargo, no se han realizado estudios al respecto que otorguen validez científica a estas afirmaciones, las que se basan en el testimonio de médicos o pacientes sometidos al tratamiento.

Sí hay investigaciones sobre el uso del bótox en estas zonas, pero no se habla de la parte sexual. Por ejemplo, en una revisión sobre disfunción eréctil se menciona que la toxina botulínica, inyectada en el cuerpo cavernoso, puede ayudar con el mantenimiento de la erección.

Bótox para mejorar las erecciones.
La ciencia ha comprobado la eficacia del bótox para mejorar la erección, pero en su aplicación en el cuerpo cavernoso del pene.

¿Cómo se realiza el scrotox?

El procedimiento para llevar a cabo el scrotox es, en apariencia, sencillo. El mismo se realiza en tres pasos:

  1. El especialista médico aplica una crema o ungüento con propiedades anestésicas en la zona del escroto.
  2. Una vez que haga efecto el anestésico se inserta una aguja dentro del escroto para introducir la toxina botulínica, repitiendo la inyección varias veces hasta cubrir toda la zona.
  3. Por último, se limpia y desinfecta donde haya sangrado para evitar posibles infecciones.

El procedimiento supone menos de una hora. Incluso, la inyección del bótox puede hacerse en menos de 10 minutos. De hecho, el scrotox se considera ambulatorio. Y, como puede verse, es no invasivo y poco doloroso.

También te puede interesar: La toxina botulínica, un veneno letal.

Cuidados después del scrotox

Así como es el proceso, simple y directo, es breve el período de recuperación en el scrotox. No se requiere convalecencia ni tomar un día libre para hacerlo.

Si no se presentan complicaciones la persona puede retirarse a su casa al poco rato de habérsele practicado e incluso ir a su trabajo. A menos que el mismo involucre una actividad física intensa.

El único detalle, aparte de evitar realizar esfuerzos, sobre todo levantar objetos pesados, es que la persona tiene que abstenerse de la actividad sexual durante al menos 6 semanas. Y esto es todo. Los resultados no se aprecian de inmediato. La duración de la efectividad se prolonga por un espacio de 4 a 6 meses.

¿Cuáles son las contraindicaciones y efectos secundarios?

Toxina botulínica con fines estéticos.
El bótox con fines estéticos lleva mucho tiempo de uso en la medicina, aunque la aplicación en el escroto es reciente.

Las contraindicaciones para el scrotox son las mismas que con el bótox tradicional. Hay que informar al médico cuando se ha estado consumiendo antibióticos o si se tienen problemas neurológicos o musculares, como puede ser el caso de la enfermedad llamada miastenia gravis.

De igual modo, pueden hacerse presentes los efectos secundarios propios de la aplicación de toxina botulínica en cualquier parte del cuerpo. Entre estos tenemos los siguientes:

  • Sensación de parálisis o entumecimiento muscular en el sitio de la inyección.
  • Reacción de hipersensibilidad a la toxina.
  • Hematomas y sangrado.
  • Inflamación con sensación de opresión.
  • Dificultad para tragar.

En general, los efectos secundarios producidos por el scrotox son leves. En cuanto a los riesgos, si el músculo no se contrae como es debido, los testículos pueden quedar expuestos a lesiones.

Por último, es posible que el scrotox tenga un efecto negativo a la larga en el conteo de esperma y en la fertilidad masculina, por el hecho de que el escroto ayuda a regular la temperatura de los testículos. Aunque no se dispone de una investigación amplia respecto a la influencia negativa del scrotox en la reproducción. Solo existe estudio se encontró evidencia a favor de esta hipótesis, pero en ratas.

El tratamiento no está autorizado en todos los países

Como sucede con tantos otros procedimientos estéticos, muchas personas hacen lo que sea para mejorar la apariencia de alguna parte de su cuerpo. Sin embargo, a menudo no miden los riesgos ni las consecuencias.

Y si bien el bótox para uso cosmético está aprobado por algunos organismos, como la Federación de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), en España el uso en el escroto no está autorizado. La toxina botulínica se permite solo para el tratamiento de las arrugas en entrecejo, frente y alrededor de la órbita ocular.

Por otra parte, no se cuenta con investigaciones sobre los beneficios del scrotox en la práctica sexual. Tampoco incide en el aumento del tamaño del pene, si tal cosa llegara a pensarse.

Sí hay algunos beneficios desde el punto de vista médico, como el mejoramiento de la sudoración en la zona o el alivio dolor crónico. Pero en general, es un procedimiento que se hace más bien con fines estéticos.

Te podría interesar...
¿Cómo medir bien el pene?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo medir bien el pene?

¿Quieres saber en qué lugar del ranking de tamaño se encuentra? Aquí te mostramos las medidas promedio y las técnicas para aprender a medir bien el...



  • Breikaa RM, et al. (2014). Adverse testicular effects of Botox in mature rats. Adverse testicular effects of Botox® in mature rats. Toxicology and Applied Pharmacology. 2014; 275(2): 182-188.
  • Beseler-Soto, B., et al. "Efectos adversos de la toxina botulínica en el tratamiento de la espasticidad infantil." Rev Neurol 45 (2007): 318-9.
  • Carruthers J, et al. Overview of botulinum toxin for cosmetic injections. https://www.uptodate.com/contents/overview-of-botulinum-toxin-for-cosmetic-indications?search=Overview%20of%20botulinum%20toxin%20for%20cosmetic%20injections&source=search_result&selectedTitle=1~150&usage_type=default&display_rank=1. Accessed Dec. 26, 2018.
  • Cohen PR. (2018). Scrotal rejuvenation. Cureus. 2018; 10(3): e2316.
  • Donnesberger A, Lesak A. Libro de Laboratorio de Anatomía y Fisiología. Barcelona: Paidrotribo.
  • Khambati A, Lau S, Gordon A, Jarvi KA. OnabotulinumtoxinA (Botox) nerve blocks provide durable pain relief for men with chronic scrotal pain: a pilot open-label trial. J Sex Med. 2014; 11(12): 3072-77.
  • Klein A. Contraindications and complications with the use of botulinum toxin. Clinics in Dermatology. 2004; 22(1): 66-75.
  • Lipham W. Cosmetic and clinical applications of botox and dermal fillers. New Jersey: Slack, 2004.
  • Wilkes J. AAN updates guidelines on the uses of botulinum neurotoxin. Neurology. 2016; 86: 1818.