Sedación consciente en odontología: aplicaciones y ventajas

La sedación consciente es una alternativa que ofrece la odontología para que las personas con miedo al dentista puedan tener experiencias más agradables durante los tratamientos. Descubre las ventajas de este procedimiento.
Sedación consciente en odontología: aplicaciones y ventajas
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 10 noviembre, 2022

El miedo al dentista es uno de los motivos que lleva a las personas a evitar las consultas dentales, posponer los tratamientos y descuidar sus bocas. Para contrarrestar las sensaciones de temor o incomodidad se puede recurrir a la sedación consciente en odontología.

Son muchos quienes, por temor, no acuden a sus revisiones dentales de manera periódica. De esta manera, los odontólogos no pueden detectar las problemáticas en sus estadios iniciales.

Cuando llegan al consultorio, porque el dolor o la incapacidad de usar la boca con normalidad los obliga a buscar ayuda, las patologías suelen estar muy avanzadas. En estas fases de las lesiones, los tratamientos para recuperar la salud son mucho más complejos, largos, incómodos y costosos.

Para evitar llegar a estos extremos, los pacientes pueden recurrir a la sedación consciente en odontología. Te contamos todo lo que debes saber sobre este procedimiento que permite experiencias más agradables y menos incómodas cuando visitas al dentista.

¿Qué es la sedación consciente en odontología?

La sedación consciente que se utiliza en odontología es una técnica que consiste en aplicar ciertos fármacos al paciente para que se relaje. Se utiliza en personas que sienten un alto nivel de miedo, estrés y ansiedad cuando tienen que acudir al dentista.

Como el nombre lo indica, este tipo de sedación permite que la persona se mantenga consciente mientras se realiza el tratamiento dental.  Sin embargo, podrá estar relajada y sentir bienestar y tranquilidad, evitando las preocupaciones por el procedimiento.

Al estar despierto, el paciente puede responder a los distintos estímulos y pedidos del odontólogo, colaborando cuando sea necesario. De todos modos, los reflejos estarán disminuidos y se sentirá un estado de adormecimiento y relajación.

Además, la sedación consciente que se utiliza en odontología tiene la particularidad de producir cierta amnesia. Esto hace que la persona tenga mínimos recuerdos de la intervención que se le realizó.

Por otro lado, también consigue reducir los movimientos involuntarios durante el tratamiento. De esta manera, facilita y agiliza el trabajo del profesional en la boca.

Es así que el beneficio no solo es para el paciente, sino también para el dentista que puede trabajar con mayor comodidad. Su uso no provoca cambios significativos en las funciones cardiacas ni respiratorias.

¿Cuál es la diferencia entre la sedación consciente y la anestesia?

En el campo de la odontología existen múltiples procedimientos que ayudan a que los pacientes no sientan dolor y estén más cómodos durante los tratamientos. Es importante no confundir la sedación consciente con otras formas de conseguir el bienestar y la relajación en los consultorios dentales.

La anestesia local es uno de los procedimientos que se utiliza de manera habitual en las intervenciones odontológicas y que debemos diferenciar de la sedación consciente. Esta técnica consigue la pérdida temporal del dolor y la sensibilidad del área del cuerpo donde se la coloca.

Se trata de la clásica inyección que pone el odontólogo para insensibilizar la zona de la boca sobre la que va a trabajar. De esta manera, se pueden realizar empastes, endodoncias, extracciones y otras cirugías sin que el paciente sienta dolor.

La sedación consciente, en cambio, consiste en calmar y dar bienestar a la persona mientras se le realiza el tratamiento. Dado que los objetivos que persiguen estas dos técnicas son distintos, se utilizan de manera complementaria: el dentista aplica la sedación para tranquilizar al paciente y la anestesia para evitar el dolor.

Anestesia para el dolor en odontología.
La anestesia local para el dolor odontológico se aplica en forma de inyección, dentro de la boca.

Descubre las diferencias entre Anestesia y analgesia dental en odontología


¿Cómo se aplica la sedación consciente en odontología?

Para conseguir la relajación y el bienestar del paciente durante la atención odontológica se pueden utilizar diferentes medicamentos. Dependiendo de la duración del tratamiento, las características del paciente y su nivel de ansiedad, se elige la mejor opción para cada caso.

Uno de los fármacos que más se utiliza es el triazolam. Se trata de un benzodiacepina que comienza a hacer efecto a los 15 minutos de su aplicación y alanza su pico de efectividad a los 60 minutos. Este medicamento produce una amnesia anterógrada, que hace que el paciente no recuerde lo que sucede antes y durante la intervención.

Otros fármacos usados para lograr la sedación consciente en odontología son el diazepam, el lorazepán, el midazolam y el propofol. Dependiendo del caso, se utilizará un solo medicamento o varios combinados.

La administración de la medicación puede ser de manera oral o por vía intravenosa. Ambas son seguras y alcanzan los mismos efectos.

Sedación consciente por vía oral

La medicación ingresa al organismo a través de la deglución del fármaco sedante bajo la forma de un comprimido. En algunos casos, es preferible colocar la pastilla debajo de la lengua, sin tragarla, para que sea absorbida por vía sublingual.

Este tipo de administración tiene la ventaja de lograr los efectos esperados más deprisa que la vía digestiva.

Administrar la sedación consciente por la boca tiene la ventaja de evitar las punciones y no requerir la presencia de un anestesiólogo. Esto hace que el proceso sea más simple, cómodo y barato para el paciente.

En oposición, la vía oral se caracteriza por no tener un efecto inmediato, por lo que se debe contar con un tiempo de espera previo a la intervención. Además, la dosis no se puede modificar durante el proceso.

Sedación consciente por vía intravenosa

Esta técnica utiliza los fármacos sedantes, inoculándolos al cuerpo por vía intravenosa, es decir, inyectándolos de manera directa a la circulación. Esto la transforma en un procedimiento con efectos inmediatos.

Exige la presencia de un anestesista que administre y controle la profundidad de la sedación. Esto permite adecuar la dosis y colocar otro tipo de medicamentos, según las necesidades del paciente y los requisitos del tratamiento.

Esta técnica es más costosa en comparación a la vía oral.

¿Cuáles son las ventajas de la sedación consciente en odontología?

El miedo al dentista puede llevar a que las personas pospongan sus controles odontológicos y solo acudan al profesional cuando el dolor o las molestias los obligan. La falta de atención deteriora la salud bucodental y predispone a estos pacientes a requerir tratamientos complicados, largos y costosos.

Acudir al dentista con miedo hace que el paciente presente un estado de tensión y de alerta constantes. Con esto, no solo experimenta un momento desagradable, sino que también aumenta el riesgo de moverse durante el tratamiento por su nerviosismo y ocasionar complicaciones indeseadas.

La sedación consciente en odontología ayuda a los pacientes temerosos a relajarse y a tranquilizarse durante las consultas dentales. Además, otorga otros beneficios, como los siguientes:

  • Disminuye la ansiedad y el temor.
  • Aporta seguridad durante los tratamientos.
  • Permite una mejor recuperación y posoperatorio.
  • Disminuye los recuerdos estresantes y negativos de la intervención.
  • Mejora las experiencias odontológicas, disminuyendo el rechazo a las futuras prácticas.
  • Permite agrupar la realización de varias intervenciones en una misma sesión de trabajo.
  • Evita el cansancio en los tratamientos largos, permitiendo resolver situaciones complicadas en una sola cita.
  • Facilita la colaboración durante los tratamientos, agilizando los procedimientos que llevará adelante el profesional.
  • En los casos en los que interviene el anestesista, aumenta la seguridad del paciente durante el tratamiento, gracias a su monitorización.

¿En qué tratamientos dentales se utiliza la sedación consciente?

La sedación consciente en odontología se utiliza en aquellas personas que tienen un alto grado de ansiedad y temor ante los procedimientos odontológicos. Por más simple que sea la intervención a realizar, para algunos pacientes puede significar una situación de mucho estrés y nerviosismo.

Además, algunos tratamientos de por sí pueden ocasionar sensaciones de temor. Para estos casos, la sedación consciente es una ayuda que permite enfrentar el problema y recibir la atención odontológica necesaria.

En general, se recomienda el uso de sedación consciente en las siguientes situaciones:

  • Tratamientos complejos, como cirugías para colocarse implantes o extracciones de cordales.
  • Pacientes con alguna discapacidad que les impida relajarse o colaborar con el odontólogo.
  • Intervenciones largas, que se prolongarán en el tiempo.
  • Personas con odontofobia o mucho temor al dentista.
  • Cualquier persona que desee tener una mejor experiencia.

Clínicas preparadas

A la hora de realizar una sedación consciente en odontología, los consultorios deben poseer ciertas características que otorguen seguridad al paciente. Si bien la técnica por vía oral es más simple, es conveniente contar con un gabinete y profesionales especializados para preservar la salud de la persona.

Los consultorios que ofrecen este tipo de servicio han de contar con un equipo para monitorizar las constantes vitales, pulsioxímetro para medir la saturación de oxígeno y esfigmomanómetro para medir la presión arterial. Además, se requiere la disposición de flujo constante de oxígeno con gafas nasales, equipos de reanimación con desfibrilador semiautomático y medicación intravenosa para reanimación.

Más allá de las instalaciones, se debe contar con los profesionales idóneos para la realización de este tipo de intervención. Como te contamos, si se utiliza sedación consciente por vía intravenosa, es imprescindible la presencia de un médico anestesista durante todo el tratamiento dental.

Requisitos previos

La sedación consciente puede ser utilizada tanto en personas adultas como en niños. En primer lugar, es importante que se realice una valoración del paciente para determinar si es apto para recibir este tipo de procedimiento.

Evaluar la salud general del paciente, la medicación que utiliza de manera habitual y considerar la interconsulta con el médico de cabecera son pasos que ayudan a decidir si es posible realizar la sedación. También se requerirán algunas pruebas complementarias, como el electrocardiograma o un laboratorio que analice la coagulación.

El odontólogo o el anestesista, según el caso, analizarán dicha información. Si es posible realizar la sedación, se planifica el tratamiento. En el momento de la práctica, el paciente debe estar monitoreado en todo momento.

Monitor de signos vitales para sedación consciente en odontología.
El uso de anestesia intravenosa requiere que el consultorio disponga de dispositivios para evaluar los signos vitales.

¿Cómo es el posoperatorio?

Una vez finalizada la intervención odontológica bajo sedación, el paciente seguirá consciente, podrá mantenerse en pie y andar por espacios reducidos. Su tensión arterial y su función respiratoria no sufrirán modificaciones.

De todos modos, la recuperación tomará un tiempo y hay algunos aspectos que se deben considerar. Es recomendable que el paciente esté acompañado por alguien en las horas siguientes a la intervención y que no conduzca vehículos por 24 horas.

La sedación consciente en odontopediatría

La sedación consciente en odontología se puede aplicar tanto en pacientes adultos como en niños. En este último caso, el procedimiento ayuda a que los pequeños tengan experiencias dentales más placenteras y evita miedos en el futuro.

Con la sedación farmacológica se disminuye la intensidad en la percepción del dolor. Se suprime la ansiedad y el miedo, logrando que los niños colaboren durante las intervenciones y elaboren un recuerdo agradable de las visitas dentales.

El pequeño suele permanecer relajado por un lapso de 2 o 3 horas, que se aprovechan para realizar todas las intervenciones necesarias en su boca en una sola sesión. Al igual que en los adultos, el menor debe estar monitoreado por un médico anestesista durante todo el procedimiento.

En el año 2019, la American Academy of Pediatrics (AAP) y la American Academy of Pediatric Dentistry (AAPD) publicaron nuevas pautas para aplicar de manera segura la sedación o anestesia a los niños. Los dentistas que realicen tratamientos dentales en infantes bajo sedación profunda deben acatar estas normas para garantizar la seguridad de sus pacientes.

La sedación en odontopediatría es de utilidad cuando los pequeños son muy inquietos, temerosos, no colaboran, tienen necesidades especiales o requieren muchas intervenciones complicadas o largas.



La sedación consciente en odontología es una alternativa a considerar

La sedación consciente en odontología implica solo un momento más del tratamiento dental. A cambio, otorga una sensación de bienestar y tranquilidad durante toda la intervención.

Es cierto que se requieren la valoración y los estudios previos y está la necesidad de acudir acompañado a la consulta. Pero los demás aspectos del tratamiento odontológico serán los mismos que en una práctica habitual.

Ahora ya conoces los beneficios de la sedación consciente en odontología. Si sueles acudir a las consultas dentales con miedo o ansiedad, puedes contar con este procedimiento para tus próximas citas.

Te podría interesar...
9 beneficios de visitar al dentista periódicamente
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
9 beneficios de visitar al dentista periódicamente

Visitar al dentista es una parte fundamental del cuidado de la boca. Pero además aporta otros beneficios y aquí te los contamos.



  • Álvarez Herrera, T. A., & Gutiérrez Ortiz, T. C. (2018). Recomendaciones para el uso de la sedación consciente en procedimientos odontológicos del 2005 al 2017. Revisión sistemática.
  • Mora Parra, J. E. (2022). Sedacción en odontología. Una revisión bibliográfica.
  • Coté, C. J., Wilson, S., American Academy of Pediatrics, & American Academy of Pediatric Dentistry. (2019). Guidelines for monitoring and management of pediatric patients before, during, and after sedation for diagnostic and therapeutic procedures. Pediatrics143(6).
  • Velasquez Vasquez, F. R. (2018). Sedación consciente en odontología pediátrica.
  • Guerrero Ortiz, F., Sanchis Fores, C., Onrubia Fuertes, X., & Aspiazu Hinostroza, K. (2020). Sedación consciente, inhalatoria y farmacológica, su efectividad en la reconducción de la conducta del paciente pediátrico en la consulta dental: estudio observacional de corte transversal. Avances en Odontoestomatología36(4), 180-185.
  • Vivanco Morales, M. G. (2019). Técnica de sedación consciente para disminuir el temor y la ansiedad en pacientes odontopediátricos (Bachelor's thesis, Universidad Nacional de Chimborazo, 2019).
  • Nese, J. P. C., Luzardo, C. F., & Arismendi, C. (2016). Sedación consciente: una alternativa en el manejo del dolor y la ansiedad en Odontología. Actas Odontológicas2(1), 15-24.
  • Álvarez, A. M., & Álvarez, M. (2006). Sedación oral: fundamentos clínicos para su aplicación en odontología. Revista CES Odontología19(2), 61-73.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.