11 síntomas de desequilibrio hormonal que debes atender cuanto antes

Si bien pueden responder a otras causas, el desequilibrio hormonal es un desencadenante bastante frecuente de estas afecciones. No obstante, con una correcta atención médica podremos atenderlo adecuadamente.
11 síntomas de desequilibrio hormonal que debes atender cuanto antes
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 26 febrero, 2022

La actividad hormonal desempeña un papel muy importante en la salud de todo el organismo, e interviene tanto en el aspecto físico como el mental. Por ello, sufrir un desequilibrio hormonal trae consigo trastornos que afectan la calidad de vida, de una forma u otra.

Hay que recordar que las hormonas son las encargadas de regular los procesos corporales en las distintas etapas del ciclo vital. Por ejemplo, intervienen en el desarrollo de funciones vitales como el metabolismo, el crecimiento, la fertilidad y el deseo sexual. Entre otras cosas, determinan el estado de ánimo, peso corporal y una amplia variedad de procesos que contribuyen con el bienestar.

Los síntomas de un desequilibrio hormonal pueden confundirse con afecciones comunes, de allí parte de la importancia de acudir al médico, realizarse un chequeo completo y obtener un diagnóstico acorde. A continuación, repasaremos 11 síntomas que pueden indicar un trastorno hormonal.

Síntomas de desequilibrio hormonal que debes conocer

Como lo detalla una publicación en el portal de Northwell Health, un 80 % de las mujeres llegan a tener un desequilibrio hormonal. A menudo, estos desequilibrios se presentan por dos hormonas en particular: estrógeno y progesterona. Sin embargo, muchos trastornos frecuentes también están asociados al cortisol.

Es muy importante saber que la presencia de estos síntomas no siempre indican un problema de origen hormonal. Algunas veces, pueden ser la señal de otras enfermedades subyacentes. Por lo tanto, siempre que se tenga uno o varios, lo mejor es acudir al médico para recibir un diagnóstico más preciso.

1. Acné persistente

Mujer con acné

Algunas mujeres sufren de brotes de acné antes del periodo menstrual a causa de los cambios hormonales que se producen en ese ciclo. No obstante, el acné puede persistir más allá de la etapa premenstrual. Si esto sucede es probable que exista un trastorno de los andrógenos.

Este grupo de hormonas sexuales son predominantemente masculinas, si bien son segregadas también por las mujeres en menor medida. Estimulan el exceso de producción de grasa. Este puede quedar atrapado en los poros de la piel y formar pequeños comedones.

2. Trastornos del sueño

La disminución en los niveles de progesterona justo antes del periodo menstrual hace que las mujeres tengan dificultades para conciliar el sueño. Esta alteración suele producirse también tras dar a luz, aunque muchas veces el insomnio se achaque a las responsabilidades propias de la maternidad.

La progesterona tiene una función relajante. Por tanto, la disminución de su nivel en sangre puede hacer que te sientas más inquieta y estresada.

3. Constante sensación de hambre

El continuo deseo de comer es un obstáculo para perder peso. En ocasiones, esta constante sensación de hambre tiene su origen en un desorden hormonal. Tal parece que, debido a la privación del sueño, aumentan los niveles de grelina, hormona que produce la sensación de hambre.

Asimismo, el insomnio disminuye la producción de la hormona leptina, encargada de regular el apetito. Por tanto, demasiada ansiedad por comer puede ser la consecuencia de un desequilibrio hormonal causado por un mal dormir. 

4. Cambios de humor y depresión

Gran parte de la población femenina experimenta cambios en su estado de ánimo justo antes del periodo menstrual, durante el embarazo y en la menopausia.

Las alteraciones hormonales que se producen en estos periodos aumentan el estrés, la depresión y otras emociones negativas que, en otras situaciones, serían manejadas con más ecuanimidad.

5. Dolores de cabeza y migraña

mujer con dolor de cabeza

En determinados momentos del ciclo menstrual, los cambios hormonales pueden provocar molestos dolores de cabeza y episodios de migraña. Si ambos problemas persisten, lo más conveniente será consultar al médico para investigar su origen.

6. Sequedad vaginal

La sequedad vaginal es un indicio inequívoco del desequilibrio en los niveles de estrógeno que se producen al llegar a la menopausia. Este síntoma aumenta el riesgo de infecciones vaginales y perjudica la vida sexual.

7. Problemas digestivos

Dolor de estómago

El cortisol, hormona relacionada con el estrés, puede llegar a ocasionar diversas reacciones físicas dependiendo de cada organismo. Así, algunas personas podrán sentir que su tensión muscular aumenta y que les duele la cabeza. Otras, en cambio, solo estarán de mal humor.

Sin embargo, algunos podrían sufrir problemas digestivos como inflamación y dolores de estómago, así como estreñimiento. Dentro de estas personas, se encuentran los pacientes con síndrome de intestino irritable, que poseen niveles anormales de serotonina.

8. Fatiga constante

El cansancio es común cuando hay una sobrecarga laboral, alguna preocupación o demasiada actividad física. No obstante, la fatiga, entendida como cansancio crónico, puede ser consecuencia de un desequilibrio hormonal y, en concreto, el hipotiroidismo. Es decir, el trastorno asociado a la falta de hormonas tiroideas. Esta afección puede conducir al aumento repentino de peso, dado que estas hormonas regulan el metabolismo.

9. Cambios en las mamas

Los niveles altos de estrógeno incrementan la sensibilidad y el dolor en las mamas. Además, en algunos casos dan lugar a la formación de tumores, fibromas y quistes. De ahí que sea esencial examinar periódicamente las mamas. Practicarse el autoexamen es otra importante recomendación con vistas a la detección precoz de bultos o de cualquier otra irregularidad.

10. Pérdida de la libido

Un desequilibrio hormonal puede ser la causa de la disminución del deseo sexual en las mujeres. Por lo general, la pérdida de la libido ocurre en la menopausia, debido a los bajos niveles de estrógeno.

11. Síndrome de ovario poliquístico

Se trata de un trastorno metabólico muy común en la mujer provocado por niveles elevados de hormonas (andrógenos). Sus signos son visibles en adolescentes o mujeres en edad reproductiva cuando aparece hirsutismo o problemas cutáneos asociados al hiperandrogenismo, como acné o alopecia.

Se manifiesta también con irregularidades en la menstruación y obesidad, infertilidad y aumento de pequeños quistes en los ovarios.

Cuando la mujer padece este síndrome los óvulos maduros no son liberados y permanecen en los ovarios. Por tanto, sus ciclos de ovulación no se dan cada mes, dando pie a procesos de infertilidad. Se diagnostica en mujeres de 20 a 30 años, pero puede afectar a adolescentes, en especial si hay madres o hermanas con síntomas similares.

En definitiva

Hay muchos signos que pueden derivarse de una alteración en la actividad hormonal. Por ejemplo, la cara hinchada, la frecuencia cardíaca irregular, presentar infertilidad o dolor en las articulaciones, entre otras afecciones, pueden también ser indicios de que existe un desequilibrio con las hormonas.

Si bien muchos se regulan sin necesidad de tratamiento, en otros casos es necesaria la intervención médica. Por lo tanto, si son severos o persistentes, debe buscarse atención profesional.

Te podría interesar...
7 hábitos “inocentes” que causan desequilibrios hormonales
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 hábitos “inocentes” que causan desequilibrios hormonales

La práctica continua de algunos hábitos está relacionada con el riesgo de desarrollar desequilibrios hormonales. ¡Descúbrelos!



  • AlAwlaqi A, Amor H, Hammadeh ME. Role of hormones in hypoactive sexual desire disorder and current treatment. J Turk Ger Gynecol Assoc. 2017;18(4):210–218. doi:10.4274/jtgga.2017.0071
  • Andersen, M., A. Bittencourt, L., Antunes, I., & Tufik, S. (2006). Effects of Progesterone on Sleep: A Possible Pharmacological Treatment for Sleep-Breathing Disorders? Current Medicinal Chemistry13(29), 3575–3582. https://doi.org/10.2174/092986706779026200
  • Austin J, Marks D. Hormonal regulators of appetite. Int J Pediatr Endocrinol. 2009;2009:141753. doi:10.1155/2009/141753
  • Davydov, D. M., Shapiro, D., Goldstein, I. B., & Chicz-DeMet, A. (2005). Moods in everyday situations: Effects of menstrual cycle, work, and stress hormones. Journal of Psychosomatic Research58(4), 343–349. https://doi.org/10.1016/j.jpsychores.2004.11.003
  • Iftikhar U, Choudhry N. Serum levels of androgens in acne & their role in acne severity. Pak J Med Sci. 2019;35(1):146–150. doi:10.12669/pjms.35.1.131
  • Marcus, D. A. (2004). Sex Hormones and Headache. In Principles of Gender-Specific Medicine (Vol. 1, pp. 129–136). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-012440905-7/50279-6
  • Schurman, L., Gonzalez, C., Leiderman, S. M., Calvar, C. E., Curriá, M. I., Fernández, G. I., ... & Llano, M. (2016). Hiperandrogenismo. Revista argentina de endocrinología y metabolismo, 53.
  • Winnykamien, I., Dalibón, A., & Knoblovits, P. (2017). Síndrome de ovario poliquístico. Rev Hosp Ital B Aires, 37(1), 10-20.
  • Yaghjyan L, Colditz GA. Estrogens in the breast tissue: a systematic review. Cancer Causes Control. 2011;22(4):529–540. doi:10.1007/s10552-011-9729-4
  • Zouboulis, C. C., Chen, W. C., Thornton, M. J., Qin, K., & Rosenfield, R. (2007). Sexual hormones in human skin. Hormone and Metabolic Research. https://doi.org/10.1055/s-2007-961807