Tipos de antidepresivos

La depresión es una patología de difícil abordaje. Existen diversos tipos de antidepresivos que se pueden prescribir para su tratamiento; siempre guiado por un profesional. Te los explicamos aquí.
Tipos de antidepresivos
José Padilla

Revisado y aprobado por el psicólogo José Padilla.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 14 noviembre, 2022

Los antidepresivos son un grupo de medicamentos que se prescriben para tratar la depresión. La depresión es uno de los trastornos del estado del ánimo más frecuente y conocido. La ansiedad, seguida de la depresión, son los trastornos del estado de ánimo más frecuentes.

La depresión es una enfermedad que afecta a varias parcelas entre las que están la parte cognitiva, la emocional y la social. Por este motivo, el tratamiento de estas enfermedades se hace de forma multidisciplinar, abarcando especialidades como la psicología y la psiquiatría.

¿Qué es la depresión?

Desde el punto de vista clínico, se considera que una persona sufre depresión cuando experimenta una serie de síntomas que señalan la presencia de un estado de ánimo triste. Sin embargo, en algunos casos pueden manifestarse estados de ánimo irritables, acompañados de falta de motivación, alteraciones del sueño o variación de peso.

Las personas deprimidas, en general, se hallan en un estado de pasividad, experimentan la sensación de no controlar su vida, y sufren desesperanza. Este tipo de pacientes tienen un elevado nivel de negatividad y baja activación mental y física.

El tratamiento de la depresión se lleva a cabo por diferentes tipos de profesionales, empleando diversas terapias psicológicas combinadas con tratamientos farmacológicos. 

depresión como alteracion del estado de ánimo
La depresión es una alteración del estado de ánimo

Tipos de antidepresivos

Los neurotransmisores son unas sustancias químicas del cerebro que están relacionadas con la depresión. Especialmente la serotonina, la norepinefrina y la dopamina. Por esta razón, muchos medicamentos antidepresivos ejercen su efecto actuando sobre estas sustancias de diferentes formas.

Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)

Este grupo de fármacos actúa inhibiendo a la monoaminooxidasa y, generalmente, solo se emplean cuando otros medicamentos no funcionan, ya que este grupo de antidepresivos posee unos efectos secundarios que pueden llegar a revestir gravedad.

Además, el uso de este tipo de antidepresivos requiere que como paciente sigas una dieta estricta, ya que la interacción de estos con algunos alimentos puede llegar a ser peligrosa.

       También te puede interesar: 5 cosas que debes recordar si tomas antidepresivos

Antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos

Estos fármacos son, después de los IMAOS, los más antiguos. Durante mucho tiempo fueron los antidepresivos más empleados. Su mecanismo de acción se basa en impedir la recaptación de los neurotransmisores serotonina y noradrenalina.

Tienen el inconveniente de que su mecanismo de acción no es específico sobre la serotonina y la noradrenalina, sino que afecta a otras hormonas como la acetilcolina, la histamina y la dopamina. Debido a esta acción inespecífica se pueden producir efectos secundarios importantes, llegando incluso a crear adicción a estos fármacos

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)

Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina son el tipo de antidepresivo más empleado actualmente. Constituyen el tratamiento de elección en casos de depresión, ya que sus efectos secundarios son más leves en comparación a los que pueden producir otros tipos de antidepresivos.

La depresión está muy relacionada con la ansiedad y, por el mecanismo de acción de los medicamentos ISRS, se pueden utilizar para tratar ambos trastornos del estado del ánimo. 

Este tipo de antidepresivos actúa inhibiendo específicamente la reabsorción de la serotonina, y no afectan a otros neurotransmisores Pueden producir algunos efectos secundarios que suelen ser leves, como náuseas, vómitos o sedación leve. Se trata de un grupo de medicamentos de los más seguros.

En este grupo farmacológico están, entre otros, los siguientes principios activos:

  • Fluoxetina.
  • Paroxetina.
  • Sertralina.
  • Citalopram.
  • Escitalopram.

Los fármacos antidepresivos intervienen en el metabolismo de los neurotransmisores.

Inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN)

Este tipo de antidepresivos actúa sobre la serotonina y la noradrenalina, la principal diferencia con los antidepresivos tricíclicos es que son específicos, actuando únicamente sobre estos dos neurotransmisores. Los principios activos más conocidos de este grupo farmacológico son la venlafaxina y la duloxetina.

Lee también: Ansiolíticos

Otros antidepresivos: bupropión

El bupropión es un fármaco que actúa inhibiendo de forma selectiva la recaptación de la dopamina y la noradrenalina. Ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la depresión, aunque actualmente es más conocido por los resultados obtenidos en los tratamientos para el abandono del hábito de fumar.

El valor de los antidepresivos

La mayoría de los antidepresivos mejoran la depresión al ejercer su acción sobre alguno de los neurotransmisores. La depresión es una enfermedad complicada y que requiere de terapias combinadas para poder alcanzar el éxito. 

Te podría interesar...
Neurotransmisores
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Neurotransmisores

Los neurotransmisores permiten la comunicación entre una neurona y otra. Descubre en detalle cuáles son los principales neurotransmisores y cómo fu...



  • Heerlein, A. (2002). Tratamientos farmacológicos antidepresivos. Revista Chilena de Neuro-Psiquiatria. https://doi.org/10.4067/s0717-92272002000500003

  • Andrés, Á., Apraez, M., Fernando, M., Calvache, L., Alejandro, A., & Alvarez, Á. (2015). Intoxicación por antidepresivos tricíclicos. Urgentia. Int. Med. Emergencias.

  • Cortajarena García, M. C., Ron Martin, S., Miranda Vicario, E., Ruiz de Vergara Eguino, A., Azpiazu Gomez, P. J., & Lopez Aldana, J. (2016). Antidepresivos en la tercera edad. Semergen. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2015.07.015


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.