Tratamiento farmacológico del orzuelo o chalación

Los orzuelos suelen desaparecer sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, si esto no sucediese, debemos evitar a toda costa intentar drenarlo en casa.
Tratamiento farmacológico del orzuelo o chalación
Nelton Abdon Ramos Rojas

Escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 09 julio, 2023

El orzuelo es una infección ocular muy frecuente. No suele ser grave aunque es molesta para quien lo sufre. Se trata de un proceso infeccioso agudo y doloroso del párpado superior o inferior. 

En la mayoría de los casos revierte sin necesidad de tratamiento, aunque puede ser útil tomar medidas para acelerar la curación. Veamos más a continuación.

¿Qué es un orzuelo?

El orzuelo es una infección superficial en forma de absceso que se desarrolla en las glándulas de Zeiss o Moll, estructuras microscópicas en las pestañas. Por lo general está causada por Staphylococcus aureus, una bacteria muy común en la piel.

Los párpados son elementos de protección del globo ocular. Los mismos están formados por músculos cubiertos de piel, por el lado o lámina anterior (externa); y una mucosa llamada conjuntiva, en el lado o lámina posterior (interna). Donde se juntan ambos lados, el borde libre, nacen las pestañas.

En relación con las pestañas, hay dos glándulas: las glándulas de Zeis y de Moll. En la parte posterior de las pestañas hay otras glándulas, llamadas glándulas de Meibomio. Su función es liberar contenido que formará parte de la película lagrimal y que evita que los ojos se resequen.

Tipos de orzuelo

Cuando alguna de las glándulas de los párpados se infecta aparece un orzuelo. En función de la glándula afectada el orzuelo será:

  • Interno: si afecta a las glándulas de Zeiss o de Moll.
  • Externo: si la infección es de una glándula de Meibomio.

Clínica del orzuelo

Si se tiene un orzuelo, los primeros síntomas serán dolor o molestia ocular al parpadear. Cuando avanza la infección, el párpado se enrojece y se inflama.

La infección tiende a presentarse en forma de un pequeño absceso. Es decir, forma una cápsula llena de pus que puede liberarse al exterior.

En general se resuelve al paso de unos días, aunque la infección puede volverse persistente. En estos casos, la inflamación del párpado se hace más llamativa y forma un nódulo llamado chalación.

Tratamiento para el orzuelo

El objetivo del tratamiento es minimizar el dolor que produce. También se busca acelerar que se rompa el absceso y se libere el contenido del orzuelo.

Hay muchas medidas en función de la gravedad y evolución de la infección. Desde las más sencillas, como compresas de agua caliente, hasta una cirugía.

1. Aplicar compresas de agua caliente

Aplicar compresas de agua caliente en el orzuelo
Hay medidas conservadoras muy efectivas para aliviar los síntomas rápidamente, como la aplicación de compresas calientes.

Los orzuelos son infecciones que forman una cápsula. Aplicar calor hace que la cápsula se reblandezca, lo que facilita que el pus se expulse y desaparezca el orzuelo.

Se recomienda mojar compresas en agua tibia y masajear con ellas el párpado afectado durante unos diez minutos. Debe hacerse de dos a cuatro veces al día, para facilitar la resolución del cuadro.



2. Tratamiento farmacológico

Si la infección tarda en resolverse o las molestias son importantes, pueden recetarse pomadas y colirios antibióticos. De este modo se ayuda a combatir la infección.

Las pomadas oftalmológicas, utilizadas en las infecciones oculares, son medicamentos en forma semisólida. Estos se aplican en el borde inferior del ojo. Se separa un poco el párpado mirando hacia arriba y se aplica un poco de pomada.

Aunque parezca complicado, es fácil de aplicar y con el parpadeo el antibiótico se distribuye por toda la superficie ocular. Además de ayudar a combatir la infección, evita que esta se expanda hacia la mucosa que recubre el ojo, la conjuntiva. También es útil en caso de que exista una blefaritis asociada.

El inconveniente de utilizar pomadas es que pueden dificultar la visión después de utilizarlas. Por este motivo se suelen aplicar por la noche.

A veces, para complementar el tratamiento, además de la pomada se prescriben colirios antibióticos durante el día. Los colirios son líquidos y no interfieren en la visión, aunque tienen menos tiempo de contacto con el ojo. Por eso, son complementarios a las pomadas. Los antibióticos más utilizados para los orzuelos son los siguientes:

  • La aureomicina y la neomicina.
  • La tobramicina.
  • El ciprofloxacino.
  • La gentamicina.

En ocasiones, el orzuelo o chalación puede complicarse con una celulitis preseptal. Esto hace que los antimicrobianos tópicos sean ineficaces, por lo que la administración oral de dicloxacilina o eritromicina podría ser útil, según los expertos de Manual MSD.

La Academia Americana de Oftalmología indica que es posible que el médico inyecte esteroides intralesionales en el caso de chalación, ya que son medicamentos desinflamatorios. Esto mejoraría parcialmente los síntomas.

3. Tratamiento quirúrgico del orzuelo

Tratamiento quirúrgico del orzuelo
En casos muy concretos, es posible extirpar un orzuelo o chalación si no mejora con tratamientos convencionales o hay complicaciones.

En casos persistentes, o cuando el orzuelo evoluciona a chalación, puede ser necesaria la extirpación de la glándula afectada. Esta intervención debe llevarla a cabo un profesional tras seguir la evolución.

De acuerdo al Manual MSD: “un chalación (calazio) consiste en el aumento de tamaño de una glándula sebácea (parecido a un grano), situada a cierta profundidad en el párpado, como resultado de la obstrucción del orificio de abertura de la glándula”.

Aunque sea una cirugía menor, debe realizarse por manos expertas. No debemos intentar extirpar los orzuelos en casa, ya que el contenido puede dispersarse por el ojo y empeorar la infección.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.