5 maneras de hacer abono orgánico para tus plantas

Algunos residuos de alimentos pueden servir para preparar abonos orgánicos y nutrir los suelos. Te contamos cómo utilizarlos para beneficiar tus plantas.
5 maneras de hacer abono orgánico para tus plantas

Última actualización: 02 febrero, 2023

Hay muchas formas de hacer abono orgánico para fertilizar las plantas del jardín. A pesar de que estos productos se pueden adquirir en múltiples lugares comerciales, hay ingredientes 100 % naturales que aportan un extra de nutrientes para el suelo. Además, se perfilan como una alternativa para reciclar o aprovechar los desechos orgánicos.

En general, existen dos opciones para hacer abono en casa: a través de un compostaje con productos orgánicos y por medio de una granja de lombrices. Este último se conoce como vermicompostaje, y es una alternativa interesante y asequible. Antes de ofrecerte alternativas para tus plantas, repasamos conceptos básicos que debes saber.

El compostaje, el abono orgánico y sus beneficios

Recibe el nombre de compostaje al proceso de carácter aeróbico que transforma agentes orgánicos en un producto rico en nutrientes a través de la descomposición natural. El producto final recibe el nombre de composta, compost o abono; y se caracteriza por ser de color oscuro, con un olor a tierra y de una textura que se puede desmesurar.

El proceso se realiza gracias a los microorganismos. Estos se alimentan de los materiales orgánicos y, bajo las condiciones adecuadas, dan como resultado un producto que se puede utilizar como sustrato complementario para las plantas. El compostaje también lo pueden hacer hongos, protozoos, lombrices, hormigas, babosas, caracoles y otros.

El principal beneficio de hacer compostaje en casa es aprovechar los desechos orgánicos. A través de él se gestionan mejor ciertos residuos en el hogar, de modo que es una alternativa sostenible. También permite ahorrar algo de dinero con respecto al abono comercial,  sin mencionar que en espacios abiertos su uso puede prevenir la erosión del suelo.

Principios para hacer abono orgánico en casa

Para hacer composta en casa requieres de una combinación equilibrada de elementos. En este sentido, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) recomienda lo siguiente:

  • Utilizar materiales ricos en carbono. Estos se perfilan como el alimento para que los microrganismos realicen el proceso de compostaje. Las hojas secas y los tallos de plantas son algunos ejemplos que puedes usar.
  • Utilizar materiales ricos en nitrógeno. Estos crean las condiciones perfectas para acelerar la descomposición. Los restos de comida y los recortes de césped te pueden servir.
  • Garantizar la humedad. Resulta fundamental para que la descomposición se desarrolle.
  • Garantizar el oxígeno. Como ya señalamos, el proceso lo realizan microorganismos y organismo aeróbicos. En ausencia de oxígeno, entonces, el proceso se anula.

Hay cosas que directamente no te sirven para hacer abono orgánico en casa. La lista es muy larga, pero considera que no puedes hacer composta con lo siguiente:

  • productos lácteos;
  • comida cocinada (en grandes cantidades);
  • bolsas compostables comerciales (están diseñadas para contextos industriales);
  • madera pintada o tratada;
  • aceites o grasa;
  • carne y pescado;
  • excremento de las mascotas.

En su lugar, puedes usar la piel de verduras y frutas, café molido; cáscaras de huevo, cartón triturado (sin recubrimientos), astillas de madera naturales, bolsas de té hechas con papel y demás.

Normalmente, los materiales ricos en carbono se catalogan con la etiqueta de «marrones», mientras que los ricos en nitrógeno como «verdes». Estos se deben almacenar por separado antes de proceder a unirlos para hacer el compostaje. Antes de hacer esto, se deben triturar o cortar los compuestos orgánicos en trozos pequeños.

5 formas de hacer abono en casa

La mejor forma de hacer abono en casa es agrupando diferentes compuestos orgánicos. Esta es nuestra recomendación, aunque también elegir hacerlo con desechos específicos. Te dejamos con algunas ideas.

1. Hacer abono orgánico de cáscara de plátano

mascarillas con plátano

La cáscara de plátano es uno de los mejores ingredientes para hacer abono orgánico debido a su contenido de potasio. Este mineral esencial es uno de los nutrientes más importantes para las plantas después del nitrógeno. Interviene en la fotosíntesis y la formación de tejidos resistentes.

Suele ser una de las frutas que más se consumen en casa, de manera que agrupar una buena cantidad de cáscaras no es difícil. Solo debes almacenarlas en un congelador o en el frigorífico. Cuando creas que tienes la cantidad adecuada, procede con lo siguiente:

  • En una zona apartada de tu hogar crea una pila con materiales ricos en carbono. Puedes usar ramitas y astillas de madera, y sitúalas de manera que bajo ellas circule el aire.
  • Luego, añade una capa de cáscaras de plátano cortadas en trozos pequeños. Humedece un poco y, tal y como si hicieras lasaña, ve creando una capa en la que alternas materiales ricos en carbono y materiales ricos el nitrógeno (en este caso, solo cáscaras de banana).
  • Ten en cuenta que el volumen de materiales marrones (hojas secas, ramitas y demás) debe ser entre dos y tres veces mayor al de materiales verdes (cáscaras de plátano).


El proceso para crear abono orgánico en casa tarda como mínimo cuatro semanas. En este tiempo, debes humedecer al composte, sin que esto implique ahogarlo de agua. También debes revolverlo para asegurar la circulación de oxígeno, algo que debes hacer como mínimo una vez a la semana.

2. Hacer abono con cáscaras de huevo

A la hora de hacer un abono orgánico con cáscaras de huevo se suelen emplear otros ingredientes naturales. Sin embargo, también se pueden usar por sí solas. El proceso base es igual al anterior, solo que en este caso puedes moler o triturar por completo las cáscaras para acelerar su descomposición.

Al igual que el caso anterior, debes garantizar la humedad y el oxígeno durante todo el proceso. Puedes usar un contenedor, pero evita que este sea hermético. Si es así, el proceso aeróbico puede inhibirse e incluso detenerse por completo.

3. Abono orgánico de cenizas de madera

Si no quieres utilizar hojas o palitos secos, siempre puedes apelar por el serrín o las virutas de madera. Este será tu material rico en carbono, o lo que es lo mismo tu material «marrón». Como material «verde» puedes combinar los que ya hemos analizado: las cáscaras de huevo y de plátano. Recuerda triturarlas muy bien, humedecer durante todo el proceso y garantizar el oxígeno.



4. Abono orgánico con algas

Uno de los abonos orgánicos que casi nadie conoce son las algas. Este ingrediente natural, que se puede adquirir tanto fresco como seco, contiene poderosos oligoelementos que sirven como alimento para los microbios que habitan en el suelo. De hecho, se usa desde hace un par de años como biofertilizante.

Sigue el proceso tal y como lo hemos indicado en el primer apartado con las cáscaras de plátanos, y en lugar de ellas utiliza algas. Estas suelen agrupar mucha humedad, de manera que debes ser cuidadoso con añadir en exceso agua durante el proceso de descomposición.

5. Abono orgánico con desechos varios del hogar

Ya te advertimos que nuestra recomendación base es utilizar diferentes desechos orgánicos. Puedes usar café molido, cáscaras o pieles de patatas, calabazas, remolachas, manzanas, duraznos y demás. Cualquier agente orgánico te servirá, e incluir variedad te permite atraer diferentes tipos de bacterias y organismos que median en la descomposición.

¿Cómo saber si estás haciendo abono orgánico de forma correcta?

Hacer abono orgánico en casa no supone gran complejidad, pero encontrar el equilibrio perfecto de humedad, oxígeno y compuestos «verdes» y «marrones» requiere práctica. Como diagnóstico, el Departamento de Obras Públicas del Distrito de Columbia recomienda lo siguiente:

  • Si luego de un par de días o semanas el compuesto despide un olor a amoníaco se debe a que has añadido en exceso compuestos con nitrógeno. Debes equilibrar con compuestos de carbono (hojas secas y demás).
  • Se luego de un par de días o semanas el compuesto despide un olor a huevo podrido se debe a que o bien está muy húmedo o no tiene suficiente oxígeno. Lo primer lo resuelves incorporando más materiales, lo segundo al revolver con mayor frecuencia.
  • Si la mezcla atrae muchos insectos puedes cubrir la zona superior con más hojas secas, palitos y ramas (recuerda que esta debe ser la última de la «lasaña»).

Existen contenedores especiales para hacer abono orgánico en casa. Estos te pueden ayudar a evitar que roedores se acerquen a la mezcla, y permiten concentrar la temperatura y otras variables para acelerar la descomposición. Aunque hemos dicho que lo mínimo para fabricarlo son 4 semanas, en realidad el proceso suele completarse en torno a los 3 meses.

Consideraciones finales para hacer abono en casa

Ten en cuenta que el resultado final de hacer abono en casa no se aleja mucho del abono comercial. Esto al menos en cuanto a su textura, de manera que sabrás que ya está listo cuando su apariencia sea similar al de la tierra. Dado que se trata de un proceso lento, puedes destinar todos tus desechos orgánicos a ello e ir creando diferentes lotes de composte.

Por supuesto, esto último depende del espacio disponible que tengas y el uso real que le vayas a dar. Si solo quieres abonar un par de plantas, entonces un solo lote te servirá. También puedes crear una granja de lombrices, como hemos señalado al inicio, las cuales pueden enriquecer el suelo donde crecen tus plantas.

Te podría interesar...
Cómo preparar pesticidas, abonos e insecticidas ecológicos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo preparar pesticidas, abonos e insecticidas ecológicos

¿Tienes muchas plantas en casa? ¿Cultivas verduras? Entonces no te pierdas cómo conseguir los mejores pesticidas, abonos e insecticidas ecológicos.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.