6 trucos para acelerar el orgasmo en la mujer

Experimentar el orgasmo puede ser un desafío para algunas mujeres; sin embargo, una adecuada estimulación, probar diferentes posturas y aplicar algunas técnicas contribuye a alcanzarlo.
6 trucos para acelerar el orgasmo en la mujer
Mariel Mendoza

Revisado y aprobado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 14 mayo, 2024

Es importante considerar que no existe una fórmula mágica para acelerar el orgasmo en la mujer. El punto de partida es entender que cada cuerpo es diferente y que entran en juego no solo las preferencias íntimas de cada una, sino distintas técnicas, movimientos, posturas y hasta factores psicológicos.

Más allá de esto, hace falta derribar algunas creencias erróneas respecto al placer femenino y cómo lograr que ellas lleguen al clímax rápido. Si bien es cierto que algunas lo consiguen con la penetración vaginal, la mayoría requiere mucho más que eso. La estimulación del clítoris, los juegos preliminares, la relajación física y mental y hasta el autoconocimiento del cuerpo son vías que no deben pasarse por alto.

Ahora bien, dada su complejidad, es una tarea en la que ambos miembros de la pareja deben estar involucrados. De ahí que la confianza y la comunicación también representen puntos claves. Con esto claro, veamos con más detalle qué debes considerar para hacer acabar a una mujer y elevar al máximo su placer.

1. Ayudarle a relajar con juegos previos

Hay que tener en cuenta que el orgasmo en la mujer está condicionado en gran medida por un componente emocional. Si hay demasiado estrés, problemas en pareja o pensamientos negativos, es difícil alcanzar un grado de excitación que posibilite llegar al clímax. Por ello, lo primero será ayudarle a desconectar.

¿Cómo lograrlo? La respuesta está en los juegos previos. Pero, contrario a lo que algunos piensan, no se trata solo de aquellas acciones previas al coito, como los besos o las caricias; va más allá. Dicho en otras palabras es «encender la chispa», «entrar en terreno» o «contextualizar el acto sexual».

Entonces, en lugar de buscar una excitación rápida durante el encuentro íntimo, es preferible iniciar estos juegos desde horas antes. Esto permite incrementar el deseo sexual, pero también que haya desconexión de pensamientos o tareas que puedan impedir el disfrute. Así pues, vale la pena poner en práctica estos consejos:

  • Buscar acercamiento íntimo: no se trata de ir «directo al grano». Desde mucho antes de tener el encuentro sexual, hay maneras de despertar el deseo en ella y de buscar cercanía e intimidad. Notas apasionantes, mensajes, fotos, velas, flores y música romántica ayudan a que ella se relaje y deje de lado las preocupaciones.
  • Incrementar el deseo: las caricias suaves en las manos, las piernas, el cuello, la espalda y el cabello crean tensión sexual antes de explorar zonas más íntimas. Esto puede ir seguido de besos y masajes mutuos. El fin será elevar al máximo la excitación sexual, que es clave para que ella consiga el orgasmo.
  • Probar el erotismo: la literatura y los materiales de entretenimiento erótico pueden llevar los encuentros íntimos a otro nivel, siempre y cuando ambos lo disfruten. El erotismo también se puede aumentar con juegos, disfraces, ambientación con flores y velas, vino, etcétera.

La finalidad de todo esto es que ella pueda enfocarse en el momento presente y que disfrute de forma plena cada sensación. Al dejar de lado las distracciones, la ansiedad, el estrés y las preocupaciones, su predisposición para alcanzar el orgasmo aumenta de forma significativa.

2. Ir sin prisas

Aunque la idea sea acelerar el orgasmo en la mujer, hay que considerar que ellas toman más tiempo tanto en excitarse como en alcanzar el clímax. Un estudio divulgado a través de International Society for Sexual Medicine informó que, en promedio, ellas tardan hasta 14 minutos en alcanzar el orgasmo tras iniciar la estimulación genital. Este tiempo se reduce a 8 minutos durante la masturbación.

Otra investigación divulgada en The Journal of Sexual Medicine tuvo hallazgos similares; tras utilizar un cronómetro para medir el tiempo desde la excitación hasta el orgasmo, se determinó que la mujer tarda entre 6 y 20 minutos en lograr el orgasmo durante el sexo en pareja, con una media de 13,41 minutos.

Y aunque hay que tener presente que la respuesta sexual de cada mujer difiere, en general conviene dedicar suficiente tiempo a los estímulos. Pero, ¿cómo hacerlo? ¡Evita caer en el error de ir directo a los pezones o el clítoris! Sí, la estimulación de estas zonas es determinante para el orgasmo, pero puede esperar un poco.

Antes que nada, opta por explorar con besos y caricias otras zonas erógenas, como el cuello, las orejas, la espalda, las partes internas de los muslos, el abdomen… en este proceso las señales de excitación serán notorias; entonces, tras notar que sus ganas aumentaron, podrás avanzar al siguiente nivel.

3. Estimular el clítoris

El clítoris también se conoce como «botón del placer»; y no es para menos. La mayoría de las mujeres manifiestan que la adecuada estimulación de este órgano es clave para alcanzar el orgasmo. De hecho, hoy por hoy las evidencias apuntan a que son más comunes las experiencias de orgasmo clitorianas.

Datos informados a través de Socioaffective Neuroscience & Psychology (SNP) sugieren que alrededor del 70 % de las mujeres experimentan orgasmos exclusivamente mediante la estimulación del clítoris. Solo un 26 % tienen orgasmos vaginales sin la estimulación de este órgano.

La parte externa del clítoris es la zona del cuerpo con mayor densidad de terminaciones nerviosas. Al estimularla —sea a través de suaves movimientos circulares, caricias repetitivas o sexo oral— la sensación de placer se intensifica.

Sin embargo, las técnicas, los movimientos y los ritmos de estimulación pueden diferir en cada mujer. Esta es la razón por la que el trabajo debe ser conjunto con la pareja. En este sentido, se recomienda lo siguiente:

  • Practicar en solitario: la masturbación es una forma de reconocer el cuerpo y las preferencias a la hora de tener intimidad. Frotar el clítoris en el sentido de las agujas del reloj, después al contrario, en diagonal y a distintos ritmos le permite a ella saber qué es lo que mejor le funciona para incrementar el placer y alcanzar el orgasmo. Luego, al tener relaciones sexuales, puede orientar a su pareja sobre cómo prefiere.
  • Estimulación con los dedos: se recomienda utilizar los dedos índice y corazón; los movimientos deben ser suaves y en diferentes direcciones. Puedes presionar un poco con la punta de los dedos, sin retirar el capuchón del clítoris.
  • Estimulación con la lengua: empieza por toques y caricias suaves con la lengua. Puedes intensificar las sensaciones dedicando por lo menos 5 minutos al cunnilingus. Este último aumenta hasta un 73 % las probabilidades de que ella llegue al orgasmo.


4. Estimular el punto G

Mucho se ha dicho a lo largo de los años sobre el punto G; que existe, que no, que es una zona ajena a la anatomía de la vagina… Pues bien, hoy se sabe que en realidad es una parte del área del clítoris, que en realidad es mucho más grande de lo que se ve a simple vista.

Se estima que el clítoris alcanza un tamaño de hasta 15 centímetros, pero solo es visible la cabeza, que es lo que podemos ver bajo la capucha del clítoris o cuando está erecto.

Así pues, estimular el punto G en realidad es extender la estimulación del clítoris. Sin embargo, es una región que varía en cada mujer y que puede ser difícil de localizar. Se estima que está ‘a mitad de camino’ de la abertura vaginal al cuello uterino, en la pared anterior de la vagina. 

Si lo que buscas es acelerar el orgasmo en la mujer, es una zona que no debes pasar por alto ni en los preliminares ni durante el acto.

  • Empieza por masajear la abertura de la vagina antes de insertar los dedos o un juguete sexual. Desliza con cuidado, y ve tocando la zona con un movimiento «ven acá». Recuerda que no es un punto específico, sino que debes explorar hasta que sientas que tocas una protuberancia de tacto rugoso.
  • A través de la penetración también se puede estimular esta zona. Sin embargo, hace falta probar varias posturas.

5. Intentar distintas posiciones sexuales

Considerando todo lo anterior, no es difícil deducir que las posturas sexuales favoritas para acelerar el orgasmo en la mujer son aquellas que involucran al clítoris y que también favorecen la cercanía y el romance. Algunas recomendadas son las siguientes:

  • Vaquera: es una postura que favorece la estimulación del clítoris y del punto G. Ella se sitúa encima, ya sea mirando hacia adelante o hacia atrás.
  • Técnica de Alineación Coital (TAC): es una variación del misionero en la que él se desplaza unos centímetros más, de modo que pueda apoyarse en los hombros de ella. Con ello, la base superior del pene consigue estimular el clítoris. Ella, por su parte, puede estirar las piernas en horizontal o elevar una.
  • Sentados: es una postura en la que ella está sentada sobre el regazo, lo que facilita una penetración profunda y una mayor estimulación del clítoris. Como ambos quedan frente a frente, también favorece la complicidad y el romance.
  • Cucharita: esta postura clásica es íntima, además de placentera. Mientras él realiza la penetración desde atrás, también puede frotar suavemente el clítoris.
  • Posturas de sexo oral: en el 69, la mariposa, sexo oral de perrito y muchas otras, es quizá uno de los grandes secretos para acelerar el orgasmo. No dejes de practicarlo en los preliminares y durante el acto.


6. Probar juguetes sexuales

En solitario y en pareja, el uso de juguetes sexuales está relacionado con una mayor satisfacción sexual. Ahora mismo, distintas opciones como los vibradores, los dildos, los juguetes anales, las bolas chinas y muchos otros son elegidos por las parejas para intensificar las sensaciones al tener relaciones sexuales.

Muchos de estos, debido a su diseño y tecnología, facilitan e intensifican la estimulación del clítoris, del punto G y de otras zonas erógenas. Por eso, un sinnúmero de parejas los han convertido en sus aliados para hacer que la mujer tenga orgasmos más intensos y frecuentes.

Comunicación: un punto clave para el orgasmo femenino

Si bien los juegos previos, la estimulación, las posturas y las técnicas son claves para hacer acabar a una mujer al tener relaciones sexuales, nada de esto tiene efecto si no hay una comunicación abierta con la pareja. Que ambos expresen sus deseos, necesidades y fantasías es clave para conseguir el orgasmo.

Un estudio divulgado a través de Journal of Marital and Family Therapy reveló que una mayor cantidad de comunicación sexual se asoció con una mayor frecuencia de orgasmos en las mujeres y una mayor relación y satisfacción sexual en ambos sexos.

Entre otras cosas, expresarse de forma abierta con la pareja incrementa la autoestima sexual y la seguridad en la cama; es la única manera de saber qué funciona para ambos, cuáles son sus preferencias y qué mejorar para que cada encuentro sea satisfactorio.

¡Para recordar!

No hay una sola vía para acelerar el orgasmo en la mujer; tanto la excitación como el placer sexual depende de muchos factores que, a su vez, son variables en cada una. De lo que hay certeza es que hay un componente psicológico y emocional que resulta clave. El acercamiento íntimo, el romance, el erotismo y la comunicación abierta y directa incrementan las probabilidades de que ella llegue al clímax.

Todo esto —por supuesto— sumado a una adecuada estimulación física de las zonas erógenas, y en especial del clítoris y el punto G. Probar distintos movimientos, posturas, juguetes y técnicas posibilita encuentros sexuales más satisfactorios. Es cuestión de dedicarles suficiente tiempo y de que ambos miembros de la pareja tengan la confianza para expresar lo que funciona y lo que no.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.