9 alimentos que debes incluir en tu dieta para mejorar la rosácea

Para mejorar la rosácea es fundamental conocer qué alimentos funcionan como desencadenantes y eliminarlos de nuestra dieta.
9 alimentos que debes incluir en tu dieta para mejorar la rosácea
Sofía Quintana Alonso

Revisado y aprobado por la fisioterapeuta Sofía Quintana Alonso.

Última actualización: 22 septiembre, 2022

Para atenuar los signos de este problema no solo contamos con la ayuda de los cosméticos. También, podemos darle un impulso a través de la mejora de nuestra alimentación, incluyendo alimentos que ayudan a mejorar la rosácea.

La rosácea es una enfermedad que afecta la piel, sobre todo la de la cara y, en algunos casos, también los ojos. Esta condición provoca hinchazón, enrojecimiento y lesiones cutáneas parecidas a las que produce el acné.

Si bien no existe una dieta específica o curativa, ciertos alimentos pueden mejorar los brotes y los síntomas que estos causan. Conocemos más a continuación.

Qué es la rosácea y cuáles son sus síntomas

La rosácea es una afección común de la piel. Puede afectar a cualquier persona pero su incidencia es más elevada en mujeres, de más de 20 años, con piel clara o que se quema con facilidad por el sol.

Se trata de un tipo de dermatosis crónica. No suele tener repercusiones en la salud de las personas que la padecen pero sí que puede tener consecuencias emocionales a causa de sus signos externos.

Su causa es desconocida pero se sabe que podría estar provocada por un sistema inmunitario hiperactivo, factores genéticos, aspectos del entorno o una combinación de todos ellos.

Los principales signos de la rosácea incluyen:

  • Enrojecimiento facial.
  • Venas visibles en la nariz y las mejillas.
  • Aparición de granos o protuberancias parecidas al acné. Estos pueden contener pus.
  • Sensación de ardor, piel caliente y sensible.
  • En algunos casos pueden darse problemas oculares: ojos o párpados secos, hinchados o irritados. Estos síntomas pueden aparecer incluso antes que los cutáneos.

Si estos son persistentes es aconsejable consultar con el médico o dermatólogo a fin de obtener un diagnóstico y aplicar el tratamiento adecuado.

La rosácea no tiene cura

Rosácea en la piel de la mejilla
La rosácea tiende a localizarse en el rostro en mujeres mayores de 30 años

En la actualidad, la rosácea aún no tiene cura, por lo que su tratamiento se centra en aliviar sus síntomas. En algunos casos se recetan ciertas medicinas, pero en otros es necesario la cirugía.

De hecho, la Dra. Jonette E. Keri explica que: “el tratamiento inicial de la rosácea involucra evitar los factores desencadenantes (incluido el uso de protector solar).

Pueden utilizarse antibióticos o ácido azelaico para la enfermedad inflamatoria. El objetivo del tratamiento es el control de los síntomas, no la cura de la enfermedad”.

La rosácea se exterioriza a través de brotes que suelen desencadenarse por elementos como la alimentación. De hecho, ciertos productos tienen la capacidad de agravar los síntomas de esta afección.

En este sentido, es imprescindible conocer en detalle cuáles son los alimentos que pueden perjudicar a tu piel.

¿Cuál es la dieta óptima para mejorar la rosácea?

Para mejorar la rosácea necesitas cumplir con una dieta que sea equilibrada y balanceada. Sin embargo, existen infinitas variedades de regímenes dietéticos.

Diferentes expertos aseguran que la composición nutricional de ciertos alimentos está relacionada con la aparición de los brotes de la rosácea. Por este motivo se recomienda que cada paciente aprenda a reconocer los productos que le favorecen.

Hoy descubriremos algunos que podemos empezar a introducir en nuestra dieta, si no lo hacíamos antes, que pueden ayudarnos a mejorar y controlar esta condición.



Alimentos para mejorar la rosácea

No existe un modelo de dieta en concreto para la rosácea, sin embargo, sí existen planes de alimentación recomendables, a modo de guía, como la dieta mediterránea y el plato de Harvard. También algunos alimentos que, dadas sus características, pueden ser más beneficiosos.

1. Hortalizas

Igual que las recomendaciones para la población en general, en la dieta de las personas con rosácea no deberían faltar las hortalizas. Estas aportan múltiples vitaminas y fibra al organismo.

La fibra puede ser de gran ayuda para mantener una flora intestinal sana. Esto parece ser básico ya que diversos autores relacionan el estado de la microbiota con la aparición de algunos problemas de piel como la rosácea.

2. Pescado azul

Los alimentos que aportan omega 3 ejercen una función antiinflamatoria que favorece la disminución de la hinchazón. Se pueden elegir sardinas, salmón, caballa o arenques. En los alimentos vegetales estos ácidos grasos están presentes en las nueces o las semillas de lino.

3. Bayas

Por su contenido de antioxidantes, se dice que los arándanos, cerezas y moras ejercen en el cuerpo una acción vasoconstrictora. Esta es beneficiosa en el momento de disminuir la inflamación de los vasos sanguíneos que se encuentran debajo de la piel. A su vez, reducen el enrojecimiento.

4. Naranjas

Una de las frutas que más vitamina C aporta, junto con la piña, los kiwis, las mandarinas o las fresas. Esta también tiene una gran capacidad antioxidante aparte de ser una vitamina muy adecuada para una buena salud de la piel.

5. Huevos

Estos contienen dos minerales que podrían ser beneficiosos para la piel cuando se padece rosácea. Se trata del selenio y el zinc. Además representan una buena fuente de proteínas que permite disminuir la presencia de las carnes grasas.

El zinc es el que cuenta con más evidencia científica, si bien no existen datos concluyentes. Pero se sabe que este mineral es esencial para llevar a cabo algunas funciones inmunes y actúa como antioxidante y antiinflamatorio.

6. Yogur

Muchos estudios respaldan la idea de que los probióticos son positivos en el tratamiento de las afecciones inflamatorias crónicas, como la rosácea.

Los yogures y el kéfir son dos de los alimentos que podrían ayudar a mejorar la rosácea. Asimismo también se pueden probar el chucrut, el tempeh o el miso.

7. Alimentos que aportan vitamina A y carotenos

Esta vitamina es esencial para el bienestar de nuestra piel. De forma directa se puede encontrar en algunos alimentos de origen animal como el huevo, el pescado y los lácteos.

Por otro lado los carotenos son pigmentos que actúan como pro vitamina A en el organismo. Estos abundan en vegetales amarillos, naranjas y rojos: melón, batatas, calabazas, zanahorias o pimientos.

8. Avellanas y almendras

Ambos frutos secos se encuentran entre los que contienen dosis más elevadas de vitamina E. Esta también ejerce funciones antiinflamatorias y antioxidantes, lo que podría ayudar a prevenir enfermedades relacionadas con ambas condiciones (la inflamación y el estrés oxidativo).

9. Agua

Para lograr una correcta hidratación de la piel lo ideal es elegir el agua como bebida prioritaria. Esta también se puede ingerir como infusiones o sopas, vigilando la temperatura que no debe ser muy caliente.



Alimentos que no ayudan a mejorar la rosácea

El alcohol es perjudicial para la salud renal
Las bebidas alcohólicas incrementan la carga sobre los riñones y aumentan el estrés. En consecuencia, pueden complicarse las enfermedades.

Ahora que ya sabes los alimentos beneficiosos para la rosácea, también debes saber evitar aquellos que pueden empeorarla:

  • Café.
  • Chocolate, tomate y canela. Por la presencia de cinamaldehídos, que podrían ser perjudiciales.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Zumos, aguas saborizadas, tés y otras bebidas industriales.
  • Alimentos condimentados o muy picantes como pimienta, chile, adobo, jengibre, soja, mostaza, así como otras especias o salsas.
  • Carnes de res y todos aquellos productos que contengan grasas trans.
  • Comestibles a base de grasas, azúcar y harinas refinadas, tales como bizcochos, pasteles, bollería, dulces y patatas fritas.

Otros hábitos positivos

La dieta puede mejorar la salud de la piel, mejorar el estado inflamatorio y evitar la aparición de brotes o su agravamiento. Sin embargo no es el único factor relacionado con esta enfermedad.

Por lo tanto existen otras medidas complementarias que pueden ser de gran ayuda:

  • En primer lugar es básico volver a destacar que todos los alimentos o bebidas que produzcan brotes o malestar a nivel individual deben ser eliminados o restringidos al máximo.
  • Es necesario proteger la piel de la cara con un factor solar adecuado. Si se usan medicamentos tópicos estos deben ser aplicados antes que la crema solar.
  • Además también se debe preservar de las temperaturas extremas y el viento.
  • No es aconsejable frotar o rascar la piel y tampoco tocarla muy a menudo. Se puede limpiar con productos no jabonosos, sin perfume y sin otros compuestos que pudieran ser irritables.
  • Un suave masaje facial podría mejorar el enrojecimiento y la hinchazón. Este se realiza moviendo los dedos en sentido circular desde el interior hacia las orejas.
  • El estrés puede ser unos de los factores desencadenantes así que es imprescindible mantener una vida lo más relajada posible.

Introduce en tu dieta estos alimentos para mejorar la rosácea

La alimentación adecuada no puede curar esta enfermedad cutánea, sin embargo puede ayudar a reducir los síntomas o espacias los brotes.

Para ello es esencial llevar una dieta saludable, dando prioridad a aquellos alimentos positivos y evitando todos aquellos susceptibles de causar brotes.

Ante cualquier duda, lo mejor es consultar con un médico. Recuerda que no todos los organismos son iguales y que, lo que le puede resultar bien a una persona, a ti te puede perjudicar.

Te podría interesar...
6 cambios que debes hacer en tu dieta para cuidar la piel
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 cambios que debes hacer en tu dieta para cuidar la piel

Para cuidar la piel adecuadamente y lucir un aspecto radiante, debes realizar algunos cambios en tu dieta. A continuación, te los comentamos con de...



  • Bhargava, R., Chandra, M., Bansal, U., Singh, D., Ranjan, S., & Sharma, S. (2016). A Randomized Controlled Trial of Omega 3 Fatty Acids in Rosacea Patients with Dry Eye Symptoms. Current Eye Research.
  • Clinica Mayo. Rosácea. Diciembre 2021.
  • Gil Díaz, M. J., Boixeda de Miguel, J. P., Truchuelo Díez, M., & Morais-Cardoso, P. (2011). Rosácea: revisión y nuevas alternativas terapéuticas. Semergen. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2010.08.004.
  • Katta R, Kramer M. J. Skin and diet: an update on the role of dietary changes as a treatment strategy for skin disease. Skin Therapy Letters. Enero 2018. 23 (1): 1-5.
  • Keri J. Rosácea. Manual MSD. Febrero 2022. https://doi.org/10.3109/02713683.2015.1122810.
  • Kober M. M, Bowe W. The effect of probiotics on immune regulation, acne and photoaging. International Journal of Women's Dermatology. Abril 2015. 1 (2): 85-89.
  • National Institutes of Health. Office of Dietary Supplement. Vitamin E. U. S. Department of Health and Human Services. Marzo 2021.
  • Prassad A. Zinc: role in immunity, oxidative stress and chronic inflammation. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. Noviembre 2009. 12 (6): 646-52.
  • Ramírez, V. G., Hernández, A. T., Rojas, R. F., Inés, J., & Rueda, V. (2011). Rosácea: enfoque dermatológico y oftalmológico. Med UNAB.
  • Troielli P, González Otero F. M, et al. Actualización y recomendaciones para el diagnóstico y tratamiento de la rosácea en Latinoamérica. Medicina Cutánea Ibero-Latino-Americana. 2016. 44 (S1): S7-S26.
  • Weiss E, Katta R. Diet and rosácea: the role of dietary change in management of rosacea. Dermatology Practical and Conceptual. Octubre 2017. 7 (4): 31-37.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.