9 consejos para el cuidado de tu zona íntima

Usar jabones neutros y evitar el exceso de duchas vaginales puede contribuir al cuidado adecuado de la zona íntima. En general, es primordial mantener un balance de su pH natural y de su flora.
9 consejos para el cuidado de tu zona íntima
Sergio Alonso Castrillejo

Revisado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo.

Última actualización: 10 octubre, 2022

Como mujer, es normal que te preocupe el cuidado de tu zona íntima. Esta área delicada requiere un trato muy especial, ya que su pH es diferente al de otras partes del cuerpo y tiende a alterarse con más facilidad. Para evitar esto último debes poner en práctica algunas recomendaciones para el cuidado de tu zona íntima.

En su estado natural cuenta con una flora que permite mantener el equilibrio y al mismo tiempo hacerle frente a los agentes patógenos. Sin embargo, a veces presenta desbalances y esa flora o “barrera protectora” se debilita, lo que da lugar a malos olores e infecciones.

Por eso, además de la higiene habitual que se le da en la ducha, es primordial poner en práctica otras consejos que son determinantes para cuidar su salud. En esta oportunidad queremos compartir las 9 mejores para que las tengas en cuenta desde ahora.

9 consejos para la higiene íntima femenina

Cuando se habla del cuidado de la zona íntima femenina a menudo se presentan dos escenarios: un exceso de higiene que lleva a alterar la estabilidad de la flora vaginal o por el contrario una insuficiencia de esta. A menudo, ambos casos se manifiestan por desconocimiento; aunque por fortuna se pueden revertir de la mano de las siguientes pautas.

1. Usa ropa interior apropiada

Mujer en ropa interior.
Debes empezar por tu ropa interior para cuidar tu zona íntima. Por otro lado, lo ideal es que la ropa interior sea de algodón.

Aunque quizá lo pasas por alto, el tipo de ropa interior que utilizas es clave en la prevención de infecciones vulvovaginales y olores fuertes. Cuando estas prendas están fabricadas con materiales sintéticos, la humedad se retiene y aumenta el crecimiento de bacterias.

Además, dado que no son tejidos “transpirables”, suelen producir un ambiente cálido que también facilita la proliferación de microorganismos. Por lo tanto, para evitar inconvenientes, lo ideal es elegir prendas de algodón o materiales naturales.

Asimismo, es conveniente que evites utilizar prendas demasiado ajustadas, ya que estas también causan desequilibrios en la zona vaginal.



2. Ten buenos hábitos de higiene

Los hábitos de higiene son esenciales en el cuidado de tu zona íntima. También lo es el uso de productos que cuiden el equilibrio de la flora vaginal.

El uso de jabones íntimos para neutralizar el olor y los fluidos es una excelente opción, ya que no alteran el pH y mantienen la correcta higiene de la zona. No causan irritaciones, resequedad ni picazón.

Así pues, en el día a día, mantener una buena higiene no se trata de “esconder” el olor vaginal con cualquier jabón o producto de aseo. Para prevenir irritaciones e infecciones debes lavarte con agua y un jabón indicado para ello. Luego, asegúrate de secarte bien -con delicadeza- para eliminar el exceso de humedad tras la ducha, por ejemplo.

Asimismo, recuerda que después de orinar siempre debes limpiarte de adelante hacia atrás, nunca al revés, ya que así podrías pasar fácilmente la suciedad y las bacterias del ano a la vagina, y causar una infección.

3. Evita las duchas vaginales

Algunas mujeres piensan que las duchas vaginales son las mejores aliadas para eliminar esos malos olores que aparecen en esta zona. No obstante, lejos de producir algún beneficio, ocasionan desbalances en el pH que facilitan el desarrollo de infecciones.

No por lavar más la zona o por rociarte más agua vas a tener la zona “más limpia”. Recuerda que todo en exceso es perjudicial, incluyendo la rociada de agua en la vagina. Descubre más sobre lops riesgos de las duchas vaginales en este artículo.

4. Lleva una vida sexual sana

Mantener una vida sexual sana y responsable también es importante en el cuidado de tu zona íntima. Asegúrate de tomar las medidas de protección adecuadas para reducir el riesgo de contraer infecciones o enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Si utilizas lubricantes íntimos o productos erógenos debes verificar que sean hipoalergénicos, con componentes que no alteren el ambiente vaginal. El aplicar sustancias irritantes puede desencadenar malos olores, comezón y otras molestias.



5. Cambia los tampones y compresas con regularidad

Protector

Los tampones y compresas que se utilizan durante el periodo menstrual se deben cambiar de forma constante, más o menos cada 4 horas. Aunque quizá no lo notes siempre, el sangrado menstrual aumenta los niveles de pH y puede causar malos olores.

Durante la menstruación hay un cambio inevitable en el ambiente vaginal, ya que la sangre es de un pH de 7.4, es decir, mucho más alto que el normal de la vagina. Por eso, para evitar tanto infecciones como irritación y mal olor, se debe hacer un uso apropiado de estos productos de higiene.



6. Controla la humedad para el cuidado de tu zona íntima

Si bien es conveniente controlar la humedad, la vagina no puede estar del todo seca como otras partes del cuerpo (un brazo o una pierna, por ejemplo). Esto es porque requiere cierta cantidad de fluidos para mantenerse lubricada y, por ende, protegida.

Debes cuidarla contra humedades externas (como la de la ducha, la piscina, los trajes de baño y otras prendas de ropa húmedas, etc.), mas no pretender que esté seca como tu brazo. De ser así, notarías muchas molestias.

Debes evitar al máximo llevar prendas íntimas húmedas (por periodos de tiempo prolongados), trajes de baño, así como también ropa interior y pantalones demasiado ajustados.

No vigilar la humedad favorece el crecimiento y aparición de hongos, bacterias y problemas cutáneos como la dermatitis.

7. Evita el uso de esponjas

Esponjas para el cuidado de tu zona íntima.
Las esponjas pueden almacenar microorganismos ofensivos para el cuidado de tu zona íntima.

Las esponjas no son elementos apropiados para el cuidado de tu zona íntima. Aunque pareciera que ayudan a limpiarla mejor, en realidad pueden causar efectos indeseados. Estos elementos son agresivos con la piel y pueden causarle irritación o lesiones.

Además, debido a que absorben humedad, suelen acumular bacterias y hongos que no se pueden ver a simple vista. La forma correcta de facilitar la limpieza íntima es pasando con suavidad los dedos sobre los pliegues de los labios vaginales.

8. Evita los productos de higiene femeninos

Como se ha comentado, la mejor forma de lavar esta zona es con agua sola o bien con agua y un jabón suave. Por esto no está indicada la aplicación de talco, cremas, perfumes o desodorantes. Tampoco es recomendable utilizar aceites perfumados o realizar baños con sales y espumas.

En este caso, como en otras ocasiones, aplicar más productos no es sinónimo de un mejor aseo. Recuerda que con el objetivo de tener una mejor higiene podemos acabar perjudicando su salud y creando un ambiente más propenso a las infecciones.

9. No te automediques

Algunas mujeres cuando detectan la existencia de síntomas como picazón o flujos vaginales anómalos recurren a medicamentos de venta libre sin el consejo médico adecuado. Esta práctica no es aconsejable pues podría incluso empeorar el problema existente.

Cuidado de tu zona íntima es momentos especiales

Los consejos para el cuidado de la zona íntima femenina anteriores son generales. En compañía de ellos, puedes tener en cuenta recomendaciones específicas en momentos especiales. Veamos qué normas de higiene debes aplicar en estos contextos.

1. Durante la menstruación

Como ya hemos estipulado, la vagina está diseñada para limpiarse a sí misma sin necesidad de alguna mediación. No es infrecuente que algunas mujeres intenten lavar el interior de la vagina para eliminar los residuos de la menstruación, con practicas como las ya mencionadas duchas vaginales. Los expertos nunca recomiendan recurrir a ellas por los motivos expuestos.

También es recomendable evitar los productos de higiene menstrual que contengan una fragancia excesiva. Estos pueden alterar el pH vaginal, de manera que opta por aquellos con una fragancia cercana al neutro. Recuerda lavarte las manos antes y después de sustituir o desechar un producto menstrual.

2. Durante el embarazo

Tal y como advierten los expertos el uso de productos de higiene femenina durante el embarazo es muy común. De hecho, en el mercado actual existe un amplio catálogo de alternativas dirigidas específicamente para las embarazadas. Pese a ello, las normativas no difieren de lo comentado en los apartados anteriores: esto es, evitar productos muy aromatizados y con un pH alto.

Téngase en cuenta que existe evidencia de que el uso de gel vaginal puede ser un factor de riesgo para el parto prematuro. Esto se debe a que estos pueden alterar la flora vaginal, la cual media en las complicaciones de una labor de parto prematura. Antes de usar un producto consúltalo con el especialista que evalúa tu gestación.

3. Durante la menopausia

La atrofia vulvovaginal es una de las secuelas más comunes de la menopausia. Aunque en la actualidad se distribuyen diferentes productos para abordar sus síntomas, lo cierto es que los especialistas no están de acuerdo sobre su efectividad. Lo ideal es evitarlos, y consultar con un especialista para considerar tratamientos seguros y aprobados.

Otros consejos acerca del cuidado de tu zona íntima

La región genital externa femenina requiere de estas pautas de aseo y cuidado especiales desde edades tempranas. Por esto es de especial importancia educar a las niñas en la necesidad de tener cuidado de esta zona.

No sólo para adquirir los hábitos a aplicar en el futuro sino también para prevenir algunos problemas que pueden aparecer en la infancia y la adolescencia, como vulvovaginitis o infección por Candida albicans.

Existe una forma sencilla de controlar los posibles problemas que puedan aparecer sin la necesidad de usar cosméticos ni productos específicos: examinar con regularidad la vulva y estar alerta a los posibles cambios en el flujo, su olor o las condiciones de la piel.

Además es recomendable hacer un seguimiento médico regular y consultar en caso de observar irregularidades, experimentar dolor, picor u otros síntomas anormales.

Sigue estas pautas para el cuidado de tu zona íntima a diario

Todas las partes del cuerpo requieren de unos cuidados de aseo especiales. Y las zonas íntimas (tanto de las mujeres como de los hombres) también.

Una buena higiene íntima es la que te permite proteger la flora bacteriana de la vagina. Cualquier hábito que le provoque alteraciones puede ser un detonante de infecciones o molestias en la piel. Por eso, procura aplicar todas estas recomendaciones en tu rutina.

Te podría interesar...
Cómo regular el pH vaginal con remedios caseros
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo regular el pH vaginal con remedios caseros

Conoce cómo puedes regular el pH de la zona íntima con hábitos muy sencillos, así como también con algunos remedios caseros.



  • Alvisi S, Gava G, Orsili I, Giacomelli G, Baldassarre M, Seracchioli R, Meriggiola MC. Vaginal Health in Menopausal Women. Medicina (Kaunas). 2019 Sep 20;55(10):615.
  • Cleveland Clinic. Vulvar care. Marzo 2018.
  • Codina A. Cuidados de la zona íntima femenina. Offarm. Mayo 2004. 23 (5): 78-80.
  • Janssen LE, Verduin RJT, de Groot CJM, Oudijk MA, de Boer MA. The association between vaginal hygiene practices and spontaneous preterm birth: A case-control study. PLoS One. 2022 Jun 30;17(6):e0268248.
  • Kaur R, Kaur K, Kaur R. Menstrual Hygiene, Management, and Waste Disposal: Practices and Challenges Faced by Girls/Women of Developing Countries. J Environ Public Health. 2018 Feb 20;2018:1730964.
  • Lang C, Fisher M, Neisa A, MacKinnon L, Kuchta S, MacPherson S, Probert A, Arbuckle TE. Personal Care Product Use in Pregnancy and the Postpartum Period: Implications for Exposure Assessment. Int J Environ Res Public Health. 2016 Jan 6;13(1):105.
  • Martín R, Soberón N, et al. La microbiota vaginal: composición, papel protector, patología asociada y perspectivas terapéuticas. Enfermedades infecciosas y microbiología clínica. Marzo 2008. 26 (3): 160-167.
  • Mayo Clinic Health System. You don't need fancy products for good feminine hygiene. Noviembre 2016.
  • Mayo Clinic. Dermatitis. Diciembre 2021.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.