8 consecuencias de la bulimia: físicas y psicológicas

Daniela Echeverri Castro·
27 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte al
28 Noviembre, 2018
La bulimia implica ciertas conductas que atentan contra la salud física y psicológica de quien la presenta. La detección de tales comportamientos es fundamental para evitar las consecuencias que conlleva este trastorno alimentario.

Las consecuencias de la bulimia en la salud física y psicológica pueden ser fatales. Aunque sus efectos en el organismo se conocen con más precisión que hace algunos años, sigue siendo uno de los trastornos de la alimentación más frecuentes, sobre todo entre los jóvenes.

Existen diversos factores que llegan a desencadenar su desarrollo. Sin embargo, uno de los más importantes atiende a la necesidad de lograr cuerpos ‘perfectos’ sin un gramo de grasa. Dicha preocupación se asocia a menudo a ciertas características de la personalidad del individuo, así como a diferentes variables a nivel emocional.

De cara a su diagnóstico resulta clave conocer sus síntomas más relevantes y algunas de las secuelas que ocasiona. Te lo contamos continuación.

¿Qué es la bulimia?

La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por un impulso incontrolable de comer en exceso para, más tarde, purgar el cuerpo mediante métodos inapropiados.

Una persona con este problema sabe que es poco saludable darse atracones de comida y siente culpa por ello. Por eso, con la idea de adelgazar o evitar el aumento de peso, recurre a métodos para eliminar ese excedente de calorías, como inducirse el vómito, hacer ejercicio físico intenso o abusar de los diuréticos y los laxantes.

El aspecto clave a abordar en tales circunstancias es sobre todo la autopercepción, ya que que estos pacientes se preocupan de manera constante por su peso y figura corporal, juzgándose con dureza por aquello que consideran un defecto.

De acuerdo con los doctores Attia y Walsh, “afecta al 1,6% de las mujeres adolescentes y jóvenes y al 0,5% de los hombres de edad comparable”.

Factores de riesgo

Existe varias condiciones que se relacionan con el desarrollo de este trastorno, siendo algunas de ellas las siguientes:

  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Predisposición genética o familiar.
  • Problemas psicológicos y emocionales.
  • Presión social y de los medios de comunicación.
  • Exigencia de mantenerse en un peso determinado para una práctica deportiva o artística.

Síntomas de la bulimia

Trastornos alimenticios: bulimia.

Las personas con bulimia procuran pasar inadvertidas, ya que son conscientes de sus actos y prefieren ocultarlos. A menudo ponen excusas para ausentarse de la mesa y llevar a cabo su método de purga, provocándose a propósito el vómito.

Con todo, algunos de los síntomas principales implican:

  • Hacer un uso inapropiado de laxantes o diuréticos.
  • Preocupación extrema por la figura corporal y peso.
  • Incapacidad para controlar la conducta alimentaria.
  • Comer en exceso hasta el punto de sentir malestar.
  • Inducir el vómito o hacer ejercicio en exceso después de un atracón de comida.
  • Restringir las calorías o eliminar grupos de alimentos entre un atracón y otro.
  • Ingerir suplementos dietéticos o productos para adelgazar.

Lee también: Signos para detectar la anorexia y la bulimia

Consecuencias de la bulimia en la salud física y psicológica

Es habitual que a la familia del paciente con bulimia le resulte difícil identificar los comportamientos propios del trastorno. Es más, el diagnóstico suele darse cuando el problema ya ha causado varias secuelas físicas y psicológicas. Te presentamos algunas de las más comunes.

1. Alteraciones digestivas

Entre las primeras consecuencias de la bulimia figuran aquellas que afectan de forma directa al sistema digestivo. A menudo se producen dificultades para tragar, reflujo y úlceras en el esófago. Estas últimas lesiones se deben al retorno de los ácidos del estómago que ocasiona el vómito.

Tales complicaciones han sido señaladas en un actual trabajo de los profesores Philip S. Mehler y Melanie Rylander Tales (Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado, Estados Unidos).

ulceras-estomacales

2. Problemas respiratorios: otra de las consecuencias de la bulimia

Como también apunta la publicación que acabamos de citar, los daños que sufre el esófago por los vómitos continuos pueden causar ronquera crónica.

Asimismo, los pacientes tienen un sistema inmunitario más débil y es posible que sufran infecciones pulmonares severas por la aspiración de alimentos al vomitar.

3. Problemas cardiovasculares

Al utilizar procedimientos de purga, como el uso de laxantes o diuréticos, es probable que la persona bulímica experimente deshidratación. Este desequilibrio en los niveles de electrolitos se relaciona con alteraciones cardiovasculares en estos pacientes.

En este sentido, una reciente revisión dirigida por un grupo de investigadores de la Universidad de Florida indica que entre tales afecciones tienen lugar el daño de los músculos del corazón, las taquicardias (aceleración del ritmo cardíaco) o la hipotensión (presión arterial baja).

4. Debilidad músculo-esquelética

A su vez, el artículo anterior identifica los efectos que el abuso de laxantes y diuréticos desencadenan sobre el sistema músculo-esquelético. El empleo de estos productos lleva a la deshidratación y a la pérdida de cantidades importantes de potasio, lo que influye sobre el estado de los músculos y huesos.

Tal vez te interese: ¿Qué le sucede a tu cuerpo si sufres deshidratación?

5. Patologías dentales

Los vómitos autoinducidos se relacionan asimismo con dolencias dentales, siendo frecuentes la erosión del esmalte, la sensibilidad en dientes y encías, las caries y la recesión gingival (las encías se retraen y dejan expuestas partes del diente que antes estaban tapadas).

Tales padecimientos, así como la reticencia a ir al dentista son condiciones que se reflejan en una encuesta conducida por la doctora Jenny H. Conviser y su equipo.

Estos autores lo que encuentran es que, debido a la vergüenza y el miedo que sienten, quienes presentan este trastorno evitan las visitas al odontólogo. Sin embargo, esta falta de comunicación lo único que hace es empeorar los síntomas y retrasar el inicio del tratamiento.

6. Imagen corporal distorsionada

Este aspecto es a la vez síntoma y consecuencia de la bulimia, ya que la distorsión de la imagen del propio cuerpo va en aumento conforme avanza el problema. Es decir, aunque la delgadez de estas personas sea evidente a los ojos ajenos, ellas se siguen viendo con sobrepeso cuando se miran al espejo.

Como hemos comentado al principio, esta es con toda seguridad una de las cuestiones que más atención requieren al iniciar una terapia. En la medida en que se trabaje en mejorar la percepción que el paciente tiene de sí mismo, este podrá introducir cambios en otros ámbitos de su vida.

7. La depresión es también una de las consecuencias de la bulimia

Otra de las secuelas de la bulimia a nivel psicológico es el deterioro en el estado de ánimo que experimenta la persona afectada.

Debido a los sentimientos de culpa y la obsesión que se tiene con el peso, los enfermos suelen estar sumidos en una tristeza profunda, la cual llega en ocasiones a albergar pensamientos suicidas.

Mujer con pereza en la cama.

Sigue leyendo: 5 factores que inciden en la depresión

8. Aislamiento social

Según una revisión liderada por el Departamento de Psicología de la Universidad de São Paulo, el distanciamiento en las relaciones interpersonales es también una de las consecuencias habituales de la bulimia.

Con la intención de evadir el problema, el paciente prefiere permanecer solo y dejar de exponerse a encuentros sociales. El enfermo no quiere escuchar opiniones de su cuerpo, ni desea que otros se enteren de las comportamientos que está llevando a cabo.

No obstante, este aislamiento no hace más que privar a la persona del apoyo que podría recibir por parte de familiares y amigos, lo que contribuye tanto al empeoramiento de su estado emocional como al mantenimiento de las conductas de purga.

Reflexiones en torno a estas consecuencias de la bulimia

Con todo, la bulimia se presenta como un trastorno grave que ocasiona daños significativos en el organismo y en la salud mental de quien lo padece.

Ante tales condiciones, el diagnóstico temprano es, por tanto, una herramienta ineludible. Para ello, resulta de vital importancia conocer tanto los síntomas como las consecuencias que se dan en estas situaciones.

Pese a que luego el tratamiento sea distinto en cada caso, la ayuda profesional y el apoyo de la familia serán factores determinantes para abordar las dificultades.

  • Brandt, L. M. T., Fernandes, L. H. F., Aragão, A. S., Luna, T. P. da C., Feliciano, R. M., Auad, S. M., & Cavalcanti, A. L. (2019). Risk behavior for bulimia among adolescents. Revista Paulista de Pediatría, 37(2), 217–224. https://doi.org/10.1590/1984-0462/;2019;37;2;00008
  • Casiero, D., & Frishman, W. H. (2006). Cardiovascular Complications of Eating Disorders. Cardiology in Review, 14(5), 227–231. https://doi.org/10.1097/01.crd.0000216745.96062.7c
  • Conviser, J. H., Fisher, S. D., & Mitchell, K. B. (2014). Oral care behavior after purging in a sample of women with bulimia nervosa. The Journal of the American Dental Association, 145(4), 352–354. https://doi.org/10.14219/jada.2014.5
  • Forney, K. J., Buchman-Schmitt, J. M., Keel, P. K., & Frank, G. K. W. (2016). The medical complications associated with purging. International Journal of Eating Disorders, 49(3), 249–259. https://doi.org/10.1002/eat.22504; texto completo.
  • Leonidas, C., & Santos, M. (2014). Social support networks and eating disorders: an integrative review of the literature. Neuropsychiatric Disease and Treatment, 10, 915-927. https://doi.org/10.2147/ndt.s60735
  • Mehler, P. S., & Rylander, M. (2015). Bulimia Nervosa – medical complications. Journal of Eating Disorders, 3(1). https://doi.org/10.1186/s40337-015-0044-4
  • Sekuła, M., Boniecka, I., & Paśnik, K. (2019). Bulimia nervosa in obese patients qualified for bariatric surgery – clinical picture, background and treatment. Videosurgery and Other Miniinvasive Techniques, 14(3), 408–414. https://doi.org/10.5114/wiitm.2019.81312
  • Sysko, R., Ojserkis, R., Schebendach, J., Evans, S. M., Hildebrandt, T., & Walsh, B. T. (2017). Impulsivity and test meal intake among women with bulimia nervosa. Appetite, 112, 1–8. https://doi.org/10.1016/j.appet.2017.01.005; texto completo
  • Wang, L., Kong, Q.-M., Li, K., Li, X.-N., Zeng, Y.-W., Chen, C., Qian, Y., Feng, S.-J., Li, J.-T., Su, Y., Correll, C. U., Mitchell, P. B., Yan, C.-G., Zhang, D.-R., & Si, T.-M. (2017). Altered intrinsic functional brain architecture in female patients with bulimia nervosa. Journal of Psychiatry & Neuroscience, 42(6), 414–423. https://doi.org/10.1503/jpn.160183; texto completo.