8 ideas originales para catering en las bodas

El catering en las bodas es uno de los mayores gastos que tenemos en la celebración. Pero si somos originales y tenemos buenas ideas, podemos reducir el gasto considerablemente.
8 ideas originales para catering en las bodas

Escrito por Yamila Papa Pintor, 07 agosto, 2018

Última actualización: 16 marzo, 2021

El catering de la boda es una de las cosas que hay que planificar con suficiente antelación, sabiendo mantener un buen equilibrio entre el presupuesto, las preferencias de la pareja y los invitados.

Los organizadores de bodas suelen ofrecer diversas ideas para ayudar a lograr dicho objetivo. En los últimos años, la comida tipo bufé, con estaciones de autoservicio han sido una de las opciones más elegidas, ya que facilita en gran medida la dinámica del evento. No obstante, dependiendo del tipo de boda, es posible que esta no sea la opción que se elija, sino más bien una de servicio completo.

¿Estás planeando el catering para el día de tu boda? Si es así, no te inquietes y ten en cuenta que siempre puedes combinar alternativas para tu comodidad. 

En el siguiente artículo te daremos algunas opciones muy interesantes para el catering en las bodas. ¡No hace falta “caer” en el típico banquete!

1. Hacer un picnic, una de las ideas más originales para un catering

Si la idea es organizar una boda al aire libre al mejor estilo campestre… ¡Qué mejor idea que compartir un picnic! Cestas llenas de frutas, manteles en el suelo, cojines para estar más cómodos, zumos de frutas, bocadillos, pasteles y todo lo que se te ocurra que puede comerse sin cubiertos y sin mesa. ¡Será más que divertido!

Para proteger tu piel del sol puedes consumir frutos rojos.
Lo bueno de estos alimentos es que pueden combinarse en recetas deliciosas.

2. Menú degustación

Es una de las tendencias en catering en las bodas, ya que permite probar de muchos platillos sin quedarnos con apetito. La idea es la siguiente: colocar una gran mesa como si fuese un bufé con “muestras” de comidas: sushi, pulpo a la gallega, ensaladas, langostinos, pollo, carne, pizzas, etc.

Esta variedad de opciones es una idea más que original que además se convierte en una apuesta segura cuando los invitados son de varias edades o gustos diferentes. ¡Se puede elegir lo que a cada uno le agrada! Y el menú será mucho más variado.

3. Comida internacional

Si son una pareja que ha viajado mucho por el mundo, para su boda pueden aprovechar y ofrecer platillos de todos (o varios) los países que han visitado. Por ejemplo, un stand de comida mexicana con tacos y guacamole; uno de comida italiana con pasta y pizza; uno de comida argentina con asado y empanadas o uno de comida japonesa con sushi y sake.

También pueden hacer algo similar con la mesa de postres o dulces: tartas alemanas, créme brulé francesa, helados italianos, turrón español, etc.

4. Comida temática

Similar a lo anterior, otra opción para el catering en las bodas que tiene bastante aceptación. La idea es la siguiente: organizar una fiesta cuyo tema sea por ejemplo un país, una cultura o una película. Y basar luego el menú en esa temática.

Si han elegido hacer una boda bien española, entonces que no falte la paella, los chipirones y el gazpacho. Si les gusta mucho la cultura oriental pueden ofrecer chao mián o pai thai. En el caso de que hayan escogido una película, busquen qué platillos se servían en la cinta o decoren los platos haciendo alusión a ella.

5. Menú personalizado

Está muy de moda recibir presentes acordes a nuestros gustos específicos y eso también se ha trasladado a las bodas. Además de que los invitados se lleven un recuerdo relacionado a sí mismos, les podemos ofrecer un menú 100 % propio.

¿Cómo? Es tan sencillo como colocar el nombre de cada uno en un muffin y dárselo de souvenir o bien que elijan previamente el menú que desean comer (entre un puñado de opciones disponibles). También se pueden hacer entrantes decorados con gustos personales: música, deportes, cine, literatura, viajes, etc.

6. Menú informal

Otra idea para el catering en las bodas al aire libre y de día. Sin dudas, esto gustará a todos ya que el menú será “internacional” o mejor dicho, conocido por cada invitado. Hamburguesas, minipizzas, patatas fritas, bocadillos… todo servido en bandejas.

Puedes dejarlas preparadas en las mesas o bien contratar camareros para que se encarguen de distribuir la comida entre los invitados. La idea es que las raciones sean pequeñas, como si fuesen tapas, para que puedan degustarlas de pie y sin cubiertos.

7. Cocina en vivo, otra opción de catering y entretenimiento

Cuando organizamos una boda, muchas veces los espectáculos o conciertos en vivo quedan fuera por falta de presupuesto. Entonces, una buena idea es que el servicio de comida incluya alguna demostración.

No es necesario que haya cinco chefs cocinando diferentes platillos, pero capaz sí el encargado del plato principal o de los postres. Las opciones más llamativas son los cocineros preparando salteados, panqueques, comida japonesa, carne asada o tacos mexicanos.

8. Platos preferidos

Ideas para el catering en una boda.

La boda debería girar en torno a los gustos de los novios, aunque a veces nos empeñamos por agradar a los demás. Por eso, una buena idea para el catering en las bodas es elegir las comidas favoritas de quienes se casan… y ofrecerlas para el almuerzo o la cena.

Quizás a la novia le gusta la pasta con crema de champiñones y al novio la carne con patatas al horno. ¡Perfecto! Ya tienen dos opciones para ofrecer ese día. Hagan lo mismo con los postres. En la simpleza está el éxito.

Como hemos podido ver, aunque durante muchos años se eligieron ciertos menúes en las bodas porque “quedaban bien” o porque se consideraban tradicionales y clásicos, esto ha cambiado mucho con los años y las modas.

No le des más vuelta al catering de tu boda, hazlo bonito, sabroso y sencillo. ¡No te cortes solo por el miedo al no les va a gustar! Parece imposible, pero no lo es. Todo depende del tipo de evento que organices, la época del año en que se celebre, la hora del día, los gustos personales de los novios y el presupuesto.