Las 10 frutas más exóticas del mundo y sus propiedades

Mano de buda, guanábana, carambola o rambután son solo algunas de las frutas que llegan a los mercados y llaman nuestra atención.
Las 10 frutas más exóticas del mundo y sus propiedades
Anna Vilarrasa

Escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa.

Última actualización: 22 julio, 2023

Las frutas exóticas provienen de países lejanos o de un clima distinto al de nuestra región. Por este motivo, degustar este tipo de frutos es una forma de viajar a través del sabor, el olor y el color.

Algunas ya son muy conocidas alrededor del mundo, como la piña, el coco o el aguacate. En cambio, existen otras variedades más locales, con formas y texturas curiosas.

¿Quieres conocer algunas de ellas y saber cómo se comen y qué propiedades o nutrientes te aportan? Te contamos más a continuación. 

10 frutas exóticas y curiosas

Como acabamos de ver, el término frutas exóticas se emplea para designar todos aquellos frutos que no suelen ser habituales en los países donde vivimos.

Muchas provienen de países tropicales y subtropicales, puesto que este tipo de climas favorecen el crecimiento de un gran número de especies y variedades diferentes.

Hace unas décadas, solo se podían consumir a nivel local. Por esto, era la población autóctona y los viajeros aquellos que se deleitaban con todos los matices y sorpresas que pueden brindar las frutas exóticas.

Hoy en día, en cambio, gracias al aumento de la demanda y a la expansión del comercio, es más común encontrarlas en mercados de más países. Así que quizá puedas tener la oportunidad de reconocer y probar alguno de los 10 ejemplares que vamos a conocer a continuación.  



1. Carambola

Frutas exóticas
Tal y como advierten desde Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene, las personas con enfermedad renal preexistente deben evitar su ingesta. Ello debido a los posibles episodios de nefrotoxicidad.

Nativa de Indonesia, Malasia y Filipinas, es una de las frutas exóticas más bonitas que podemos encontrar. Su fruto es pequeño, de forma ovalada y color amarillo.

Tiene un sabor entre ácido y dulce y una textura firme y crujiente. Se puede comer entera, aunque, una vez cortada, presenta una linda forma de estrella. Esto la convierte en un elemento decorativo perfecto en ensaladas verdes, guarniciones o macedonias de frutas. 

Gracias a su contenido en carotenos, es una fruta muy adecuada para la salud de la piel. Tal como sugieren Zerres y Stahl, este compuesto posee la capacidad de cuidar su grado de humedad, elasticidad y textura.

2. Jackfruit

La fruta debe utilizarse lo antes posible luego de madurar, ya que puede desarrollar sabores muy fuertes.

También conocida con el nombre de yaca, proviene de Malasia y de la India. En otros países asiáticos, como Sri Lanka y Bangladés, se consume en abundancia y ha sido una importante fuente nutritiva en momentos de escasez.

El árbol del jackfruit produce unos frutos muy grandes, los cuales pueden llegar a pesar más de 20 kilos.

La parte comestible es la pulpa, que va cambiando de color blanco a naranja a medida que va madurando. También adquiere un sabor más dulce, que algunos relacionan con el plátano o el mango.

Pero es gracias a su textura que el consumo de este ejemplar está en auge. Tiene una pulpa consistente y se deshilacha con facilidad, por lo que se está usando en los últimos años como sustituto de la carne en platos vegetarianos.

3. Guanábana

Guanábana fruta exótica
Los principales componentes activos del fruto son la acetogenina, los alcaloides y los flavonoides.

El guanábano es un árbol originario del Caribe y América Central, pero, hoy en día, su cultivo se ha extendido hacia otros territorios.

Sus frutos son de color verde oscuro, de forma ovalada y con una pulpa ácida y aromática. Esta se puede consumir sola o usarla en preparaciones como batidos, postres y helados.

Según datos publicados en Molecules, esta fruta puede ayudar a mejorar los episodios de diarrea. Además, también es adecuada para aquellas personas que sufren gastritis y úlcera gástrica.

4. Mangostán

Mangostán fruta exótica
La pulpa jugosa blanca posee un sabor ligeramente ácido y dulce.

Procedente del árbol Garcinia mangostana, es una de las frutas exóticas más comercializadas como suplemento nutricional. Se puede encontrar en forma de jugos y otros tipos de bebidas.

La presencia de xantonas la ha puesto en el punto de mira de los científicos con el fin de desarrollar nuevos fármacos para enfermedades crónicas y degenerativas. Así se puede leer en un artículo publicado en Food and Chemical Tecnology. 

La fruta fresca tiene un tamaño mediano y su piel es de color púrpura. En el momento de elegirlo, esta última debe ser brillante, firme y sin muchas magulladuras.

Para comerlo, se corta por la mitad con un cuchillo de sierra sin llegar a partirlo del todo. Así, se puede retirar la piel y queda al descubierto el interior, de color blanco. Sus gajos se separan como una naranja y se puede comer solo o añadirlo a jugos y batidos.

5. Kiwano

Kiwano fruta exótica
El sabor de la fruta se ha equiparado con una combinación entre el plátano y el maracuyá.

Este fruto procede de África y pertenece a la misma familia que el pepino y el melón. De hecho, es conocido con los nombres de pepino cornudo o melón africano.

Cuando está maduro tiene la pulpa verde con semillas blancas y su aspecto es algo gelatinoso. Todas sus partes son comestibles, si bien la mayoría de las personas solo consumen el interior.

Tal como se divulga en Processes, el kiwano es interesante por la cantidad de minerales que aporta: potasio, fósforo, magnesio, calcio, hierro y zinc (entre otros).

Se puede usar en ensaladas, macedonias o con yogur. Además, también es habitual sazonarlo con un poco de azúcar. Así preparado, su sabor recuerda a una mezcla de plátano y kiwi. Hay que tener cuidado al pelarlo, pues tiene el exterior cubierto de pequeñas espinas.

6. Mano de Buda

Mano de buda: características y propiedades
Como alimento, la mano de Buda se utiliza en conservas de frutas.

Sin duda alguna, la mano de Buda es una de las frutas exóticas más curiosas del mercado. Es una variedad de los cítricos que tiene los frutos separados en secciones parecidas a los dedos de una mano.

Su uso también es diferente al de la mayoría de frutos, ya que casi no tiene pulpa. En China y Japón, sirve para aromatizar la ropa o las casas y es una de las ofrendas habituales a Buda.

Comparte la composición nutricional de otras plantas del mismo género. Tal y como se puede leer en el Journal of Epidemiology, su ingesta es interesante para la salud, ya que se ha relacionado con una incidencia menor de enfermedades cardiovasculares.

7. Pitaya

Pitaya, la fruta exótica rosa
Los beneficios de las frutas del dragón se atribuyen a las propiedades antioxidantes y a su contenido de fenólicos y betacianinas.

Conocida con los nombres de fruta del dragón o pera fresa, es un fruto muy llamativo, debido a su color rojo brillante. Hoy en día, es bastante fácil encontrarla fresca o congelada en mercados de varios países.

Su composición nutricional destaca por el aporte de diferentes compuestos antioxidantes, como la vitamina C y los polifenoles.

Según apuntan los autores de un artículo aparecido en Frontiers in Pharmacology, las dietas ricas en polifenoles pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer algunas enfermedades. Se trata, sobre todo, de problemas cardiovasculares, neurodegenerativos, cáncer, diabetes y patologías inflamatorias.

La piel de la pitaya es bastante dura, pero en su interior se esconde una pulpa suave, dulce y llena de semillas comestibles. Esta se come con la ayuda de una cuchara (como el kiwi o el aguacate), aunque también se añade en batidos, macedonias y ensaladas.

8. Rambután

Rambután en una canasta.
La fruta se puede comer fresca o puede procesarse en encurtidos y mermeladas.

Originario de Malasia e Indonesia, abunda en los mercados de todo el sudeste asiático. Pertenece a la misma familia que el lichi, otra fruta exótica algo más conocida y también muy saludable.

El rambután es pequeño, con la piel exterior roja, llena de púas y un interior blanco y cremoso. Se prepara de la misma forma que el mangostán y se come como una fruta de mesa o en macedonias. En este caso, hay que retirar las semillas.

Presenta una llamativa cantidad de antioxidantes y se puede considerar una buena fuente de vitamina C (parecida al kiwi o a la naranja).

Según se puede leer en la página del National Institutes of Health, esta vitamina es necesaria para producir colágeno, mejorar la absorción del hierro y para un normal funcionamiento del sistema inmune.

9. Kumquat

El kumquat es un fruto cítrico
Existen muchas variedades de este fruto, como el kumquat de Hong Kong, el meiwa kumquat y el jiangsu kumquat.

Procedente de la China, el kumquat es una pequeña fruta conocida también con el apelativo de naranja china.

Este se puede disfrutar entero, ya que tiene el mismo tamaño que las uvas y su piel es comestible. A diferencia de otras frutas cítricas (grupo al que también pertenece el kumquat), la piel es más bien dulce, en contraste con el interior ácido.

A nivel nutricional destaca por el aporte de vitamina C, carotenos, pectinas y polifenoles. Gracias a todos ellos desempeña una serie de efectos en el organismo que resultan beneficiosos para la salud cardiovascular. Según apuntan los autores Liu, Lou, et al., se trata de:

  • Regulación de la expresión de marcadores antiinflamatorios.
  • Protección de la pared de las arterias.
  • Disminución de la presión arterial.


10. Durián

Durian: ¿qué beneficios tiene comer la fruta más apestosa del mundo?
De las más de 30 especies catalogadas, solo Durio zibethinus es comestible. En muchas partes de Asia se le considera un afrodisíaco.

En el último lugar hemos dejado esta fruta que se ha ganado la fama de ser una de las más malolientes del mundo. Es bastante difícil de encontrar fuera de su región de origen, pero un viaje a Tailandia, Malasia o Singapur quizás merece una pequeña degustación.

Esto sí, la experiencia puede ser solo apta para los más atrevidos. Aunque existen muchas variedades con distintos matices (del más dulce al más amargo) su olor es casi inconfundible. Tanto es así, que empieza a ser habitual prohibir su entrada en el transporte público y algunos hoteles.

¿Conocías estas 10 frutas exóticas?

Es posible que sí, ya que algunas de ellas se pueden encontrar en puntos muy lejanos de su país de origen.

Consumir frutas a diario tiene muchos beneficios para la salud. Son ligeras, diuréticas, aportan fibra y una interesante cantidad de vitaminas y minerales, entre otros nutrientes.

Las frutas exóticas se pueden incluir entre las raciones diarias recomendadas de este grupo. No obstante, hay que recordar que lo más aconsejable es elegir frutas de temporada y de cultivo local o lo más cercano posible.

Esto no quiere decir que no se pueda probar el kumquat, la pitaya, el jackfruit o la guanábana. Pero lo mejor es hacerlo de vez en cuando y aprovechar los viajes para poder degustarlas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Luo, X., Wang, J., Chen, H., Zhou, A., Song, M., Zhong, Q., Chen, H., & Cao, Y. (2020). Identification of Flavoanoids From Finger Citron and Evaluation on Their Antioxidative and Antiaging Activities. Frontiers in nutrition7, 584900. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7649818/
  • Mutakin, M., Fauziati, R., Fadhilah, F. N., Zuhrotun, A., Amalia, R., & Hadisaputri, Y. E. (2022). Pharmacological activities of soursop (Annona muricata Lin). Molecules. 27 (4): 1201. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8878098/
  • National Institutes of Health. Office of Dietary Supplements. (2019, 18 de diciembre). Vitamina Chttps://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-DatosEnEspanol/
  • Ovalle-Magallanes, B., Eugenio-Pérez, D., & Pedraza-Chaverri, J. (2017). Medicinal properties of mangosteen (Garcinia mangostana L.): A comprehensive update. Food and Chemical Toxicology, 109 (1), 102-122. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28842267/
  • Paśko, P., Galanty, A., Zagrodzki, P., Luksirikul, P., Barasch, D., Nemirovski, A., & Gorinstein, S. (2021). Dragon Fruits as a Reservoir of Natural Polyphenolics with Chemopreventive Properties. Molecules (Basel, Switzerland)26(8), 2158. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8070077/
  • Rudrapal, M., Khairnar, S. J., Kahn, J., Bin Dukhyil, A., Azam, Ansari, M., Alomary, M. N., Alshabrmi, F. M., Palai, S., Kumar Deb, P., & Debi, R. (2022). Dietary polyphenols and their role in oxidative stress-induced human disease: insights into protective effects, antioxidant potentials and mechanism(s) of action. Frontiers in Pharmacology. 13. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fphar.2022.806470/full
  • Seregelj, V., Sovljanski, O., Tumbas Saponjac, V., Vulic, J., Cetkovic, G., Markov, S., & Canadanovic-Brunet, J. (2022). Horned melon (Cucumis metuliferus E. Meyer ex. Naudin). Current knowledge on its phytochemicals, biological benefits and potential applications. Processes, 10 (1), 94. https://www.mdpi.com/2227-9717/10/1/94
  • Tsong, J. L., Goh, L. P. W., Gansau, J. A., & How, S. E. (2021). Review of Nephelium lappaceum and Nephelium ramboutan-ake: A High Potential Supplement. Molecules (Basel, Switzerland)26(22), 7005. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8620321/
  • Yamada, T., Hayasaka, S., Shibata Y., Ojima, T., Saegusa, T., Gotoh, T., Ishikawa, S., Nakamura, Y., & Kayaba K. (2011). Frequency of citrus fruit intake is associated with the incidence of cardiovascular disease: the Jichi Medical School Cohort Study. Journal of Epidemiology, 21 (3), 169-75. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21389640/
  • Zerres, S., & Stahl, W. (2020). Carotenoids in human skin. Biochimica et Biophysica Acta (BBA). Molecular and Cell Biology of Lipids, 1865 (11), 158588. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1388198119302392
  • Bhumsaidon A, Chamchong M. Variation of lycopene and beta-carotene contents after harvesting of gac fruit and its prediction. Agricultural and natural resources. Julio 2016. 50(4):257-263.
  • Dreher ML, Davenport AJ. Hass avocado composition and potential health effects. Critical Reviews in Food Science and Nutrition. Mayo 2013. 53(7):738-750.
  • García-Cruz L. et al. Betalains and phenolic compounds profiling and antioxidant capacity of pitaya (Stenocereus spp.) fruit from two species (S. Pruinosus and S. stellatus). Food chemistry. Noviembre 2017. 1;234:111-118.
  • Katibi OS, et al. Ackee Fruit Poisoning in Eight Siblings: Implications for Public Health Awareness. American Journal of Tropical Medicine and Hygiene. Noviembre 2015. 93(5):1122-1123.
  • Raddatz-Mota D, et al. Achiote (Bixa orellana L.): a natural source of pigment and vitamin E. Journal of Food Science and Technology. Mayo 2017.54(6):1729-1741.
  • Ranasinghe RASN, Maduwanthi SDT, Marapana RAUJ. Nutritional and Health Benefits of Jackfruit (Artocarpus heterophyllus Lam.): A Review. International Journal of Food Science. Enero 2019.4327183.
  • Silva Cadena R. A review of the fruit nutritional and biological activities of three Amazonian species: Bacuri (Platonia insignis), murici (Byrsonima spp.), and taperebá (Spondias mombin). Fruits. Octubre 2017. 72(5):317-326
  • Yıldız G, et al. Physical and chemical characteristics of goldenberry fruit (Physalis peruviana L.). Journal of Food Sciences and Technology. Febrero 2015. 52(4):2320-2327.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.