8 consejos de la abuela que te llevarán a ser una mejor persona

Carolina Betancourth·
28 Enero, 2021
Para ser mejor persona debes aprender a cuidarte, a ti y a los que te importan. Deshazte de las compañías tóxicas y comienza a ver el lado positivo de cada cosa que te pasa

Los consejos de nuestra abuela para ser una mejor persona han hecho parte de nuestra vida desde niños, cuando hemos tenido la oportunidad de pasar tiempo con ella. Aunque algunas veces les restamos importancia, pero con el paso del tiempo nos vamos dando cuenta de cuán cierto es todo lo que sus palabras transmiten. La voz de la experiencia cobra sentido y entonces abrimos los ojos.

Por esta razón, hoy queremos dedicar un espacio especial a esos consejos saludables que, sin duda, nos ayudarán a sentirnos mejor. ¡Descúbrelos!

Los años y la experiencia les ha dado tanta sabiduría a las abuelas que nos cuesta trabajo creer que muchas de las cosas que dicen son valiosas. No obstante, cuando aprendemos a aceptarlos y aplicarlos en nuestra vida, mejoramos nuestra manera de ver el mundo y aprendemos la importancia de ser una mejor persona.

Es cierto que cada uno tiene su personalidad y que no todos podemos pensar, actuar y sentir del mismo modo. No obstante, en ocasiones es necesario erradicar aspectos negativos y hacer cambios para sumar bienestar.

1. Resta importancia a lo material

Para empezar, a veces, sin ser conscientes, nos pasamos largos periodos buscando la felicidad entre bienes materiales. No obstante, al final, no nos aportan nada significativo.

Es cierto que muchas veces nos pueden dar alegría y tranquilidad. Sin embargo, nunca serán más importantes que las experiencias, las personas y los detalles simples. 

Mujer acariciando flores de lavanda.

2. Piensa en el futuro y suelta el pasado

Sin importar el momento o lugar en que te encuentres ahora, confía en que el futuro será mejor. Siempre hay muchas oportunidades para lograr nuestros objetivos.

Deja de pensar en los malos momentos del pasado y suelta aquellas cosas que, de manera indirecta, se están volviendo una carga cuando deseas trascender.

Cada experiencia del camino es útil para crecer y ser mejor persona y, aunque por un momento parezca mala, el tiempo te irá demostrando que no es así.

3. Aprende a ver el lado bueno de las cosas

¿Te has puesto a pensar en todo el tiempo que pierdes por pensar que el mundo está en tu contra?

Todas las cosas que te ocurren, sean buenas o malas, al final terminan brindando experiencias que te servirán para ser mejor. Además, la vida te irá llevando por diferentes lugares, te mostrará caminos y, aunque no lo creas, también te curará de los malos ratos.

4. Dedícales tiempo a las personas que amas

El trabajo es un pilar muy importante en la vida de todo individuo, pero no debe ser lo “único”. Para crecer a nivel psicológico y ganar bienestar es fundamental dedicar tiempo suficiente a todas esas personas que hacen que valga la pena vivir.

La familia y los amigos son el combustible que nos permite vivir y ser fuertes ante cada experiencia.

5. Aprende a desprenderte de algunas personas

Por desgracia, aunque muchas veces nos duele, no todos son nuestros amigos y la persona que queremos como pareja no siempre es lo que esperamos. Si bien es difícil controlar los sentimientos y las emociones, lo más saludable para gozar de bienestar y ser mejor persona es aprender a discernir cuándo alejarse de las personas que no aportan nada positivo a nuestra vida, nos sabotean y no promueven -con su actitud y palabras- procesos saludables.

6. La vida puede ser simple

Cuando tenemos muchas obligaciones y tareas que cumplir nos llenamos de estrés y sentimos que la vida es demasiado complicada. Pero… ¿por qué verlo de esta manera?

  • Todo es cuestión de actitud y, un gran número de veces, nos desgatamos sin necesidad alguna.
  • Debemos aprender a hacer las cosas una a una, lo mejor posible para no tener que repetirla. Esto es lo que intenta enseñarnos el mindfulness y todo aquello relacionado con la atención plena.
  • Céntrate en una sola cosa, termínala y pasa a la siguiente.
  • No tienes por qué vivir atado al multitasking y agobiarte porque “todo se te va de las manos”.
  • Procura ser disciplinado con todo, aprovecha al máximo el tiempo y evita aquellos “ladrones de tiempo” innecesarios, como pueden ser las redes sociales, por ejemplo.

Descubre: El camino de la vida consiste en elegir, pero elegir bien

7. Mantén tu mente positiva

radiaciones solares a nuestros ojos

La abuela siempre nos ha dicho que muchas de las cosas que nos ocurren son por la actitud con la que asumimos la vida. ¡Es cierto! Además, solemos complicarnos, ver el lado malo de las cosas y autocriticarnos de una forma tan severa que lo único que logramos es ponernos más dificultades en el camino.

Sonreír, buscar el lado amable de cada cosa y encontrar soluciones antes que quedarnos estancados solamente en la queja nos puede ayudar a ser mejores tanto a nivel individual como social.

Ojo, se vale quejarse. Lo que no resulta beneficioso es quejarse y quejarse y no tomar acciones para cambiar aquello que nos daña o disgusta.

8. Haz lo que amas a menudo si quieres ser una mejor persona

Por último, una y mil veces nos lo han dicho: “haz lo que amas”. No obstante… ¿por qué nos cuesta tanto hacerlo? Estamos tan preocupados por conseguir bienes y hacer dinero que dejamos a un lado nuestras pasiones y sueños. No obstante, la estabilidad económica es necesaria. Por ello mismo, es más que fundamental saber encontrar un equilibrio entre ambas cuestiones.

Tener el valor para hacer lo que de verdad te gusta a menudo no solo te dará un motivo de alegría al momento, sino que te aportará bienestar en líneas generales. También te hará sentir bien contigo mismo, y esto es algo que puede desencadenar una buena reacción en cadena hacia el resto de los ámbitos de tu vida.

  • Si no puedes vivir de tu hobbie preferido, al menos intenta integrarlo regularmente a tu vida.
  • Sigue tus sueños, pero no olvides cuidar también tu estabilidad. Busca el equilibrio entre ambos.
  • Buscar el equilibrio es un ejercicio constante. No te precipites. Aprende con cada paso y sigue adelante.

¿Cuántas de estas cosas aplicas en tu vida? ¿Estás listo para comenzar a darles más atención y maximizar tu bienestar? ¡Anímate!