¿Hay alimentos que causan llagas en la boca?

Hay alimentos que pueden precipitar o empeorar las aftas bucales. Así como existen otras variedades que actúan como protectores. ¡Descúbrelos!
¿Hay alimentos que causan llagas en la boca?
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 20 abril, 2023

Por mucho tiempo se difundió la idea de que algunos alimentos causan llagas en la boca. No obstante, estos no son un detonante directo de esta condición. Lo que ocurre es que algunos aumentan la susceptibilidad a padecerlas, o bien, tienden a empeorar los síntomas cuando ya están presentes. ¿Te interesa saber cuáles son?

Antes que nada, cabe recordar que las llagas también son llamadas ‘aftas’ o ‘úlceras bucales’. Se trata de lesiones de pérdida de la continuidad de la mucosa de la boca. Suelen ser pequeñas, múltiples, recurrentes y, a veces, muy dolorosas.

Su causa exacta no está establecida; a menudo se asocian a la irritación provocada por dientes afilados, aparatos dentales, consumo de alimentos muy calientes y por el tabaco. Aunado a esto, se ha determinado que algunos alimentos suelen exacerbarlas. Estos últimos los detallamos en el siguiente espacio. ¡Sigue la lectura!

¿Qué son las llagas en la boca?

Las llagas en la boca son la pérdida o la erosión del tejido delicado que recubre la boca, también llamado membrana mucosa. Se trata de lesiones de aspecto ulceroso, pequeñas y con el alrededor enrojecido. En un principio aparentan una lesión vesicular pequeña, que luego se rompe de forma precoz.

Suelen causar dolor, pero la mayoría se curan por sí solas en un periodo de dos semanas, sin dejar secuelas. A veces, inician como manchas rojizas que progresan a manchas blanquecinas y luego a úlceras grisáceas dolorosas. Son poco profundas y mantienen un halo rojizo y sobrelevado.

Lo habitual es que la lesión salga en la cara interna de los labios; también puede presentarse en la mucosa bucal, el suelo de la boca o el paladar blando.

De forma característica, además de dolor, hay un aumento de la sensibilidad e inclusive sensación de quemazón. Cuando se acompaña de fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos o tos, hay que sospechar de una posible infección.



Factores que causan llagas en la boca

Aunque no hay una etiología específica que se sepa que causa llagas en la boca, sí hay factores que influyen en la precipitación o el empeoramiento de los brotes. Esto abarca lo siguiente:

  • Estrés emocional (principal factor asociado).
  • Cambios hormonales en la mujer (en etapas premenstruales son más frecuentes).
  • Enfermedades del sistema inmune.
  • Déficits nutricionales.
  • Alergias alimentarias.
  • Alimentos.
  • Reacción ante virus o bacterias.
  • Antecedentes familiares (hay origen genético en los casos recidivantes de aftas bucales).
  • Lesión bucal debido a cuidados dentales o aparatos de ortodoncia.
  • Mala higiene bucal.

¿Hay alimentos que causan llagas en la boca?

En un trabajo de tesis de la Universidad de Santiago de Compostela, los investigadores determinaron que los micronutrientes y los macronutrientes en la dieta no ejercen efectos en la aparición de aftas bucales. En cambio, las bebidas alcohólicas y la cafeína sí parecen elevar el riesgo de esta condición.

De todos modos, no hay estudios que demuestren que concretamente un alimento derive estas lesiones. Por ahora, se han identificado algunas variedades que precipitan o empeoran los síntomas. Las revelamos a continuación.

Frutas ácidas

Tal y como lo detalla un artículo divulgado en National Center for Biotechnology Information, el consumo de frutas ácidas puede irritar aún más el revestimiento inflamado de la boca. Debido a esto, pueden causar más dolor y molestias en caso de llagas. Algunos ejemplos de estas frutas son los siguientes:

  • Piña.
  • Naranja.
  • Limones.
  • Lima.
  • Uvas.
  • Fresas.

Tomate y sus derivados

Los tomates y sus derivados también se caracterizan por tener un nivel de acidez alto. Por tal motivo, se desaconseja su consumo hasta que las lesiones de la boca hayan cicatrizado. Ingerirlos puede empeorar la irritación y el dolor en las mucosas de la boca. Incluso, puede incidir en la aparición de nuevas llagas.

Chocolate

El chocolate contiene un alcaloide llamado obromida que tiende a causar sensibilidad en la boca de algunas personas. Una publicación a través de Valley Ridge Dental Centre explica que el consumo de este alimento puede detonar la aparición de llagas en la lengua y la parte interna de las mejillas de aquellos que tienen alergia leve al alimento.

Cabe aclarar que no es necesario eliminar por completo este alimento de la dieta. Se desaconseja su ingesta mientras las llagas mejoran. También conviene evitarlo si deriva signos de alergia.

Comida picante

La comida picante no causa llagas en la boca, pero sí puede empeorar sus síntomas. Al igual que los alimentos ácidos, alteran el revestimiento interior de la boca y provocan irritación. Se recomienda evitar el curri, las salsas picantes, los jalapeños y cualquier otro picante. 

Comida dura o abrasiva

Los alimentos duros o abrasivos irritan los tejidos blandos de la boca, por lo que empeoran las llagas. En este grupo se encuentran los frutos secos, la zanahoria, el coco, los rábanos, entre otros.

Lácteos

Aunque faltan estudios concluyentes respecto al papel de los lácteos en la aparición de llagas en la boca, se cree que algunas proteínas de estos alimentos derivan una reacción inmunitaria que se manifiesta con este síntoma en algunos pacientes. En general, se sugiere suspender su consumo si hay aftas bucales recurrentes.

En estudios de caso reportados en The Journal of the American Dental Association, los autores describieron la resolución de úlceras aftosas recurrentes después de la eliminación de lácteos.

Otros alimentos asociados a las llagas en la boca

  • Harina y sus derivados. En personas con alergia al gluten puede causar este síntoma.
  • Café y alcohol. Como varios de los alimentos antes mencionados, pueden ser muy ácidos, además de que se suelen tomar en cantidades grandes.
  • Comida muy condimentada. Por su alto contenido de sal pueden resultar disruptivas para la mucosa de la boca.

Deficiencia de vitaminas y minerales que causan llagas en la boca

Para evitar las llagas en la boca no solo es necesario limitar ciertos alimentos. Se recomienda consumir diversos nutrientes esenciales, como el ácido fólico, la vitamina C, la vitamina B, el hierro, el zinc y el calcio.

La deficiencia de estos también se asocia con la aparición de úlceras orales. Para aumentar sus niveles se pueden comer diversos alimentos, como los citados a continuación.

  • Zinc: ostras, cereales integrales y legumbres.
  • Hierro: vegetales verdes, carnes rojas, frijoles y lentejas.
  • Ácido fólico: pan, arroz, garbanzos, frijoles, frutas y verduras.
  • Calcio: col rizada, brócoli y algunos pescados como el salmón.
  • Vitamina B: carnes rojas, levaduras y cereales.
  • Vitamina C: coles, perejil, berros, papaya y coliflor.


¿Qué hay que recordar sobre los alimentos y las llagas en la boca?

Al final, son variados los factores que causan llagas en la boca, pero los alimentos en sí no lo son. En raros casos producen reacciones alérgicas que se manifiestan con este síntoma. Además, algunos precipitan o empeoran las molestias. Por eso, conviene saber cuáles son y, por supuesto, limitar su ingesta ante la presencia de lesiones.

Cabe apuntar que  el tratamiento de las llagas en la boca está dirigido a aliviar los síntomas (con anestésicos o esteroides locales), y a evitar las recurrencias. A menudo, no requieren atención médica. De todos modos, si no mejoran con los días o causan mucho dolor, lo mejor es consultar.

Te podría interesar...
¿Se pueden aliviar las aftas en la boca con remedios naturales?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Se pueden aliviar las aftas en la boca con remedios naturales?

Las aftas o llagas son dolorosas lesiones provocadas por el hongo Candida Albicans. Descubre cómo tratar las aftas de la boca con remedios naturale...


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.