¿Qué es el aniracetam y para qué se usa?

Por regla general, hay que desconfiar de todo fármaco o sustancia que se promocione como solución de primer orden para mejorar la función cognitiva. Esto ha sucedido con el aniracetam.
¿Qué es el aniracetam y para qué se usa?
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza el 29 agosto, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 29 agosto, 2021

Última actualización: 29 agosto, 2021

El aniracetam es un compuesto desarrollado en la década de 1970 por la empresa farmacéutica suiza Hoffmann-La Roche. Se define como un nootrópico, es decir, como una sustancia capaz de mejorar la función cognitiva.

Es importante señalar que no existe evidencia científica que avale las propiedades de este fármaco. De hecho, el aniracetam no está aprobado por la Food and Drugs Administrarion (FDA), pero se comercializa como una sustancia para mejorar el estado de ánimo, la concentración y la memoria.

El aniracetam sí está aprobado en Europa. Sin embargo, persisten las polémicas sobre su eficacia y seguridad.

Efectos y usos del aniracetam

Es importante hacer hincapié en que no existe suficiente evidencia sobre la eficacia y seguridad de este medicamento. Dicho esto, hay quienes emplean el aniracetam para afecciones como las siguientes.

Demencia

Un estudio llevado a cabo en la década de 1990 señaló que un grupo de pacientes con enfermedad de Alzheimer mostraron mejoría en sus funciones cognitivas después de ser tratados con aniracetam. Otra investigación en personas con demencia mostró que el tratamiento con este fármaco mejoró el estado de ánimo y previno el deterioro de la función cognitiva. Tanto este como el anterior se consideran estudios muy pequeños y poco representativos.

Aniracetam para la demencia.
El uso del fármaco para la demencia y para la enfermedad de Alzheimer no tiene suficientes evidencias a favor.

Trastornos del sueño

Un estudio llevado a cabo con ratas propensas a accidentes cerebrovasculares evidenció que el aniracetam fue capaz de restaurar el ciclo de sueño normal en estos animales, tras 5 días de tratamiento. No existen investigaciones similares en humanos.

Depresión

Otra investigación adelantada con ratas envejecidas y con deterioro de la función cerebral mostró que el aniracetam mejoró su estado de ánimo. Se ha sugerido que este fármaco podría aumentar los niveles de serotonina y de dopamina.

Ansiedad

El aniracetam disminuyó la ansiedad en un grupo de ratones, según una investigación al respecto. Los hizo más sociables y mejoraron su rendimiento en las pruebas asociadas. No hay estudios desarrollados con humanos.

Daño cerebral

Gracias a un estudio se detectó que el aniracetam revirtió los efectos del síndrome de alcoholismo fetal en ratas jóvenes. También corrigió algunas conductas en ratas con falta de flujo sanguíneo al cerebro. No hay estudios similares en humanos.

Memoria y enfoque

Otro estudio con ratas comprobó que el aniracetam revirtió la pérdida de memoria en animales viejos. También incrementó esta capacidad en casos de pérdida de memoria por falta de sueño. Así mismo, elevó la atención y redujo el comportamiento distraído.



¿Cómo funciona el aniracetam?

La ciencia ignora el completo mecanismo de funcionamiento de este fármaco. Sin embargo, basados en los estudios celulares y con animales, se cree que su acción se debe a lo siguiente:

  • La unión entre el aniracetam y unos receptores llamados AMPA provoca la liberación de noradrenalina.
  • Una exposición prolongada de los receptores AMPA al glutamato (un aminoácido que facilita la comunicación entre las neuronas) hace que estos respondan con menor eficacia a los neurotransmisores. El aniracetam ralentiza esa desensibilización.
  • El fármaco también se une a otros receptores llamados receptores de kainato. Esto lleva a que se incremente el efecto del glutamato.
  • El aniracetam aumenta la transmisión de acetilcolina en el cerebro. Este es un neurotransmisor. A los medicamentos que tienen esta propiedad se les llama colinérgicos.
  • El fármaco reduce los niveles de dopamina en el hipotálamo y el cuerpo estriado, dos zonas del cerebro. A la vez, aumenta los niveles de serotonina en la corteza y el cuerpo estriado y también los disminuye en el hipotálamo.

Posibles efectos secundarios del aniracetam

Se sabe muy poco acerca de los efectos secundarios de este fármaco. Los datos disponibles sugieren que es bien tolerado hasta por un año, pero se desconoce su impacto a largo plazo.

En general, los efectos conocidos son leves e incluyen los siguientes:

De otro lado, todos los fármacos de este grupo podrían tener efectos anticoagulantes. Esto los hace riesgosos para quienes ya toman medicamentos con este mecanismos. Además, puede tener interacciones con los anticonvulsivos, los antihistamínicos, los antidepresivos, los anestésicos y los opiáceos.



Dosis y recomendaciones

No existe una dosis segura de este fármaco, por las limitaciones que ya se han expuesto. Lo usual es que el aniracetam se comercialice en cápsulas de 750 miligramos. También se adquiere en forma de polvo o como componente de un suplemento.

Se ha señalado que una dosis de hasta 1500 miligramos al día podría considerarse segura. En buena parte de los estudios se han empleado de 25 a 100 miligramos diarios por kilogramo de peso.

Nunca se debe aumentar la dosis que señala la etiqueta del producto. La fatiga notable, el dolor de cabeza, los pensamientos confusos y la extrema irritabilidad son señales de sobredosis.

Ratas para estudios científicos.
La mayoría de los estudios científicos sobre el aniracetam se realizaron con ratas, por lo que hay poca evidencia en humanos.

Precaución frente al aniracetam

Varios fabricantes de nootrópicos, incluyendo al aniracetam, han sido objeto de señalamientos por publicidad sospechosa. A veces adjudican propiedades exageradas a este tipo de fármacos, sin ninguna evidencia que lo respalde.

Aunque el aniracetam tiene ya más de 50 años de creado, la evidencia en torno a su eficacia y seguridad sigue siendo muy débil. Lo mejor es consultar con el médico antes de emplear suplementos con esta sustancia y solicitar su consejo sobre los medios naturales y probados para mejorar la función cerebral.

Te podría interesar...
Potencializa tu memoria y función cognitiva naturalmente
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Potencializa tu memoria y función cognitiva naturalmente

Al ingerir determinados alimentos, proporcionamos energía al cerebro y le ayudamos a potenciar la memoria. Descubre cuáles son y consúmelos a diari...



  • Kimura, M. (2000, junio). Effects of aniracetam on impaired sleep patterns in stroke-prone spontaneously hypertensive rats. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11186092/.
  • Koliaki, C. C. (2012, 18 abril). Clinical efficacy of aniracetam, either as monotherapy or combined with cholinesterase inhibitors, in patients with cognitive impairment: a comparative open study. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22070796/.
  • Nakamura, K. (2001a, mayo 18). Anxiolytic effects of aniracetam in three different mouse models of anxiety and the underlying mechanism. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11412837/.
  • Nakamura, K. (2001b, noviembre). Antidepressant-like effects of aniracetam in aged rats and its mode of action. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11702095/.
  • Senin, U. (1991, 1 diciembre). Aniracetam (Ro 13–5057) in the treatment of senile dementia of Alzheimer type (SDAT): results of a placebo controlled multicentre clinical study. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1822317/.
  • Vaglenova, J. (2008, abril). Aniracetam reversed learning and memory deficits following prenatal ethanol exposure by modulating functions of synaptic AMPA receptors. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17609677/.
  • Ventra, C. (1994, enero). Aniracetam improves behavioural responses and facilitates signal transduction in the rat brain. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22298538/.
  • MejÃa Salas, H. Ã. (2012). Alta pureza potenciador del cerebro de drogas inteligentes ingrediente Nootrópicos comprar Aniracetam. Revista de la Sociedad Boliviana de PediatrÃa, 51(2), 149-155.