Anís y salud estomacal: ¿cómo se relacionan?

Paula Aroca·
18 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
18 Enero, 2021
¿Sabías que, además de ayudarnos a combatir el estrés y a calmar los nervios, la infusión de anís puede ayudar a mejorar nuestras digestiones? Para ello, la tomaremos antes de las comidas

El anís es una planta que se le atribuyen, principalmente, propiedades carminativas. Por esto mismo, no resulta extraño que se incluya con frecuencia en la lista de remedios caseros para diversas molestias estomacales comunes, incluyendo la digestión pesada y el alivio de los gases.

Es interesante saber que ha sido una planta utilizada por diferentes civilizaciones y culturas. Entre ellas, podemos destacar a los egipcios, hindúes, chinos, romanos y griegos.

En la actualidad, sigue siendo una de las plantas más populares y utilizadas en el tratamiento de diferentes trastornos leves, además de los ya mencionados. Esto se debe, sobre todo, a que aporta una gran cantidad de beneficios para la salud.

Ante todo, debemos aclarar que existen dos tipos diferentes, el anís verde o convencional y el anís estrellado, que proviene de una familia botánica diferente. Cabe destacar que la principal diferencia radica en el sabor como tal, ya que sus propiedades son muy parecidas, pues tienen el mismo principio activo. 

El anís estrellado
El anís estrellado se conoce por sus aplicaciones en la gastronomía y en la medicina natural.

Por lo general, del anís se suelen aprovechar su aceite y semillas. Sin embargo, sus hojas y raíz también se han aprovechado a menudo para obtener los siguientes beneficios:

  • Aumento de la energía sexual.
  • Alivio de dolores estomacales.
  • Catalizador de la menstruación en las mujeres.
  • Equilibrio del apetito. Tal y como señala este artículo de la Universidad de Cuenca, Ecuador, antiguamente se utilizaba para abrir o estimular el apetito.

Los frutos del anís se preparan en infusiones, que generalmente se deben tomar antes de cada comida. Esto permitirá expulsar gases, a la par que aliviar molestias y dolores en el sistema intestinal.

Si bien es cierto que los beneficios pueden ser variados, el anís está especialmente indicado como remedio para el estómago. Esto es, en gran parte, porque se le atribuyen propiedades medicinales que benefician especialmente esta parte del cuerpo después de una comida pesada, un episodio de cólicos o gases acumulados.

La relación del anís con el sistema digestivo

Al ser un sedante, antiespasmódico y carminativo natural, el anís se utiliza con regularidad para combatir diversos problemas digestivos, como los ya mencionados. Incluso, hay quienes mezclan la clásica infusión de manzanilla con un toque de anís para obtener el alivio de molestias en el área estomacal.

Asimismo, su propiedad sedante puede utilizarse para combatir la acidez. También sería de ayuda (si el médico lo autoriza) en casos de gastritis y diversos problemas estomacales provenientes de alteraciones nerviosas.

En líneas generales, el anís ayuda a realizar la digestión con mayor rapidez y puede disminuir los dolores abdominales generales.

Por si esto fuera poco, esta peculiar planta contribuye al sano equilibrio del apetito. Lo aumenta en aquellas personas que tienen inapetencia. Todo ello se señala en este estudio científico publicada en ISRN pharmaceutics sobre las propiedades químicas y farmacológicas del anís.

Taza anís estrellado.
El anís se puede preparar en infusión. Sin embargo, también puede incluirse en diversas preparaciones culinarias.

Otros aportes

En el ámbito popular se dice que el anís que tiene propiedades sedantes y que por ello ayuda a calmar los nervios, el estrés y la neurastenia, aunque no hay muestras científicas al respecto que pueda confirmar esto.

La neurastenia es un trastorno neurótico que se detecta por sentir un cansancio inexplicable después de realizar alguna actividad psíquica o física. En este caso, lo mejor sería preparar una infusión a base de semillas de anís.

Las personas que padecen de tos, bronquitis, asma o gripe, pueden mejorarse gracias a su consumo. ¿Por qué razón? Porque esta planta posee propiedades antiinflamatorias y expectorantes, permitiendo liberar los bronquios de fluidos indeseables. Para obtener estos beneficios, prepárate infusiones con las semillas secas. Tómala de dos a tres veces al día para conseguir óptimos resultados.

Como dijimos al comienzo, el anís puede ayudar a equilibrar la menstruación. Podría ser un gran aliado para aquellas mujeres que padecen algún trastorno. Todo ello aparece evidenciado en el artículo que se ha mencionado anteriormente sobre las propiedades del anís.

Además, como se considera un afrodisíaco en el ámbito popular, se dice que podría aumentar la libido, aunque no hay evidencias científicas al respecto.

Como ves, esta planta tan conocida posee propiedades verdaderamente fabulosas para nuestra salud. ¡Recuerda tenerla siempre a mano para beneficiarte de ella!