¿Cómo arreglar el pomo de una puerta?

Cuando el pomo de una puerta presenta algún tipo de falla, lo mejor es cambiarlo de inmediato. Uno de los aspectos más importantes es tener en cuenta que se debe comprar una perilla de características similares.
¿Cómo arreglar el pomo de una puerta?

Escrito por Nicolas Forero Sabogal, 09 junio, 2021

Última actualización: 09 junio, 2021

Las manijas se pueden deteriorar de manera paulatina a causa del uso constante o la falta de mantenimiento. Esta afección ocasiona que los portones tengan que ser forcejados y las chapas luzcan sueltas, por lo que es fundamental cambiarlos con urgencia. ¡Descubre en este artículo cómo arreglar el pomo de una puerta!

Los agarradores siempre deben estar en buen estado porque le aportan seguridad y estética a las puertas. Así, para evitar daños mayores, el cambio de los pomos se debe realizar cuando se detecten las primeras fallas. Además, es posible que los mismos habitantes realicen el proceso y se ahorren el costo de la mano de obra.

¿Qué se necesita para arreglar el pomo de una puerta?

Para arreglar el pomo de una puerta se necesita tener las herramientas correspondientes para desmontar cada parte que sostiene a ese elemento. De esa manera, es imprescindible el uso de un destornillador que se ajuste al tamaño y tipo de tornillos que estén presentes en las chapas.

Un lubricante de cerraduras es otro de los recursos esenciales, pues ayuda a aflojar el pomo con mayor facilidad. Adicional a ello, se debe tener a la mano la nueva perilla que se vaya a instalar.

Paso a paso para arreglar el pomo de una puerta

Arreglar el pomo de una puerta es un proceso que se puede llevar a cabo si se cuenta con la información precisa. A continuación se indica el paso a paso exacto para cambiar con éxito las manijas averiadas.

Limpiar pomo de una puerta.
Al limpiar el pomo de una puerta podemos notar si está roto o necesita cambio. Es un buen momento para detectar fallas.

1. Soltar los tornillos que ajustan el pomo

En primera medida, lo correspondiente es desajustar todos los tornillos que están asegurando el pomo que se necesita sacar. Este paso se tiene que realizar tanto en el exterior como en el interior de la puerta para que se puedan retirar las dos perillas involucradas.

La finalidad de esta primera fase es quitar el embellecedor, es decir, el enchapado que cubre a la manija y le proporciona la estética. De ese modo, el pomo comienza a quedar libre y sin su mayor capa de seguridad.

Es importante que la persona memorice la posición de cada tornillo para que no tenga problemas al momento de colocar el picaporte nuevo.

2. Aplicar lubricante de cerradura en el pomo

Lo mas recomendable es rociar este líquido utilizando un spray que ayude a que todas las partes restantes del pomo queden lubricadas. La intención es remover las suciedades adheridas para que ninguna pieza quede atascada y se puedan mover con facilidad.

Asimismo, este producto es necesario porque evita que se acumulen excesos de polvo. Y se encarga de proteger el nuevo pomo que se decida colocar.

3. Sacar la bola y el agarrador que conforman el pomo

Después de quitar el embellecedor se puede visualizar que el pomo posee un botón que se denomina tetón. Este elemento es el que se encarga de prensar la bola y el agarrador para que las dos partes queden compactas y se sostengan entre sí.

Aquel botón tiene que ser presionado para desenganchar las dos piezas y proceder a quitarlas. De esa manera, lo que se necesita hacer es mantener el tetón oprimido en todo momento y halar hacia afuera ambas partes del pomo con ayuda del destornillador.

Posterior a ello, el tetón también se tiene que girar para que comience a salir poco a poco y se termine de desmontar la totalidad del pomo. El proceso se debe realizar de igual manera en la parte exterior e interior de la puerta.

4. Colocar el pomo nuevo

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el nuevo pomo debe ser de características similares al anterior para que pueda encajar sin inconvenientes.

La primera pieza que se debe instalar es el pestillo. Tiene que quedar bien atornillado, debido a que es la base que le brinda estabilidad y aseguramiento al pomo.

Luego es el momento de colocar el pomo principal. Para ello, alrededor del hueco de la puerta se tiene que atornillar el embellecedor e introducir la barra de la perilla por esas dos cavidades. Además, hay que enganchar la manija y asegurarla con el tetón para que no se vaya a soltar.

Como paso final, se tiene que colocar el pomo que se sitúa al otro lado de la puerta. De esta manera, se debe instalar el otro embellecedor, ajustar la segunda perilla a la barra que sostiene el pomo principal, añadir el agarrador y vincular el tetón correspondiente.

Usos de las manijas de las puertas.
Las manijas de las puertas no se usan solo para abrir y cerrar. Son otros empleos los que desgastan el material.

¿Cómo ampliar el tiempo de vida útil del pomo de una puerta?

Los pomos de las puertas están expuestos a inclemencias climáticas y suciedad. Por ello, es importante realizarles mantenimiento al menos una vez al mes. Se debe aplicar un lubricante de cerradura que se encargue de eliminar los grumos y permita que todas las piezas del picaporte tengan una movilidad óptima.

Es importante que las puertas se traten con el mayor de los cuidados al abrir o cerrar, pues las malas fuerzas pueden deformar los materiales. Además, los pomos se pueden limpiar al menos una vez a la semana con vinagre o una mezcla de amoniaco y agua para que conserven su brillo original.

Te podría interesar...
Ideas que harán de tu hogar un lugar más acogedor
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ideas que harán de tu hogar un lugar más acogedor

Crear un hogar más acogedor no implica un enorme desembolso de dinero, tan sólo necesitas un poco de creatividad. Descubre aquí nuestras ideas.



  • Campbell D. Arreglos para el hogar [Internet]. Buenos Aires: Editorial Albatros; 2006. [citado 01 de junio de 2021]
  • Heras E. Cerrajería práctica [Internet]. Barcelona: Manuales Soler; (S.F). [citado 01 de junio de 2021]