¿Carcomas, polillas o termitas en tus muebles de madera? Descubre cómo acabarlas

Tres plagas invasoras y una misma víctima: la madera. Conoce cómo identificar al insecto que está dañando tus muebles y las mejores estrategias para eliminarlo.
¿Carcomas, polillas o termitas en tus muebles de madera? Descubre cómo acabarlas

Escrito por Jonatan Menguez

Última actualización: 14 febrero, 2024

Si encuentras tus muebles de madera con pequeños agujeros, aserrín alrededor o ahuecados en el centro, lo más probable es que sean víctimas de una plaga. Las carcomas, polillas y termitas son los tres insectos más comunes que atacan desde vigas hasta objetos pequeños.

Sin embargo, cada especie tiene sus particularidades, tanto físicas como en la evidencia que dejan. Identificar cuál está dañando tus enseres es esencial para poner manos a la obra en su eliminación. Por ello, te traemos las claves para distinguirlas y las herramientas para erradicarlas.

¿Qué son y cómo identificar carcomas, polillas o termitas en la madera?

Se trata de los insectos de madera más frecuentes, que pueden convertirse en una plaga para el hogar. La carcoma, la polilla y la termita, comparten una única característica: son xilófagos, es decir, que la madera es su fuente principal de alimento.

En su búsqueda, se inmiscuyen de diferentes maneras en vigas, muebles antiguos, piezas restauradas, armarios, listones, paneles y todo tipo de elementos que sean de madera. Pero, existen marcadas diferencias en su aspecto y forma de atacar.

Mientras las carcomas son de tono oscuro y emiten un pequeño ruido, las polillas se asemejan a mariposas y portan color blanquecino. Por su parte, las termitas se parecen a las hormigas y son las más dañinas y difíciles de identificar. Veamos algunas características específicas que ayudan a distinguirlas mejor.



Carcomas

Insecto de la carcoma
Carcoma anóbido, la variante más común en las maderas hogareñas.

Carcoma es la forma de llamar a las larvas de un grupo de escarabajos que se alimentan de la celulosa de la madera. A su paso, dejan los objetos agujereados donde depositan sus larvas y realizan su ciclo de reproducción.

Para identificarlas, es posible divisar perforaciones grandes y bastantes rastros de aserrín en los meses de calor, además de que emiten un leve sonido mientras comen, aunque a veces es difícil de identificarlo. Existen tres especies de carcomas, siendo la más común en el hogar la anóbido.

  • Forma. Escarabajo pequeño.
  • Alas. Puede tener alas, aunque no vuelan.
  • Tamaño. De tres a siete milímetros de largo.
  • Madera favorita. Muebles antiguos y madera seca, de pino o abeto.
  • Color. Tonos oscuros, por lo general en la gama de marrones, rojizos y negros.
  • Rastros. Depositan sus larvas al interior de la madera. Dejan agujeros y restos de polvo. Emiten leves sonidos.

Por su parte, los líctidos, conocidos como carcomas del parqué, son de tamaño algo más grande y prefieren las maderas húmedas, por ejemplo: fresno, roble o nogal. Además de que dejan rastros de aserrín más finos, similares a la harina.

Mientras que la variante cerambícidos, llamada carcoma grande, tiene un color más claro y es la que posee mayor tamaño de las tres especies. Deja orificios más ovalados con dimensiones de seis a 10 milímetros y prefiere la madera recientemente cortada. En su etapa adulta pueden alcanzar un largo de entre 12 a 25 milímetros.

Polillas

La polilla, de color grisáceo y cabeza amarillenta, es un insecto de hábitos nocturnos.
  • Forma. Tipo mariposa.
  • Tamaño. De siete a ocho milímetros de largo.
  • Madera favorita. Viejas, húmedas y antigüedades.
  • Alas. Su distinción principal. Portan alas grandes y vuelan.
  • Color. Tonos claros, de marrón a gris y blanco, a veces con manchas.
  • Rastros. Pequeños granos de polvo y orificios más chicos que los de la carcoma.

Las polillas dejan sus larvas dentro de los objetos de madera. Cuando crecen y salen, quedan agujeros ínfimos que permiten distinguir su presencia. Los mismos son numerosos, dispersos y contienen restos de aserrín a su alrededor. Aparecen, en su mayoría, en las épocas de primavera y verano.

Termitas

Termitas
Las termitas no son peligrosas para los humanos, pero pueden afectar elementos estructurales.
  • Forma. Tipo hormigas.
  • Color. Tonos blancos o crema.
  • Tamaño. Entre cinco y ocho milímetros de longitud.
  • Alas. Existen variantes con alas, pero otras solo poseen antenas rectas y seis patas.
  • Rastros. Las más difíciles de identificar. No hacen ruido y apenas dejan rastros en el objeto, ya que permanecen al interior.
  • Madera favorita. Elementos estructurales, como vigas o columnas. Rara vez atacan objetos móviles. Sin embargo, son voraces y comen cualquier tipo de madera.

Los bichos de la madera más dañinos son las termitas, porque se alimentan del material de forma silenciosa y discreta. Comen la celulosa y avanzan de forma profunda, generando huecos en la parte interna. Existen tres tipos de termitas.

  • Subterráneas. Anidan bajo tierra, avanzan de abajo hacia arriba y salen en primavera. Tienen color blanquecino y cabeza oscura.
  • De madera húmeda. Buscan ambientes blandos y húmedos. Tienen alas, por lo que pueden llegar volando e ingresar en este tipo de maderas. Aparecen en otoño y son de tono más oscuro.
  • De madera seca. También aladas, de color crema y cabeza oscura. Salen entre la primavera y el verano, prefieren los materiales duros y suelen estar presentes en lugares donde se comercializa madera.

Si se deja actuar la plaga de termitas, se diversifica, llegando a afectar el aspecto estructural, debido a la acción en vigas y columnas. Para evitarlo, veamos las formas caseras más efectivas de erradicarlas.

10 métodos caseros para eliminar carcomas, polillas o termitas

Si has descubierto daños en el mobiliario o escuchado la actividad de estos insectos durante la noche, considera los siguientes métodos de erradicación. Ante todo, es importante identificar qué especie está causando el problema, para luego aplicar la solución acorde.

Recuerda que todos los materiales que utilices deben ser manipulados con guantes y/o  mascarillas, pues su uso puede ser tóxico o causar alergias en pieles sensibles.

Para carcomas y termitas

Para eliminar carcomas y termitas, de manera natural, se recomiendan utilizar además de aire frío y caliente, otros métodos caseros que veremos, a continuación.

1. Vinagre, apto para carcomas o termitas

Preparar una mezcla con vinagre y dos cucharadas de alcohol. Embeber el contenido en una brocha y pasarlas por el mueble afectado. Además, si se cuenta con una jeringa, inyectar el vinagre en los agujeros que generaron los insectos.

Esta solución puede aplicarse también a un problema de termitas, aunque es más efectivo con carcomas. Como variante, es posible agregar zumo de limón a la mezcla.

2. Aire caliente para carcomas

Una de las soluciones puntuales para carcomas en madera consiste en tomar un secador de cabello y ventilar la zona dañada. Apuntar el objeto sobre los orificios con la temperatura más elevada posible, ya que los insectos no soportan el calor. Al finalizar, colocar un plástico sobre la madera, durante algunas horas, para contener la temperatura.

3. Luz solar para termitas

Estos insectos prefieren los espacios húmedos y con escasa luz, por lo que una forma de combatirlos es trasladar el mueble dañado a la exposición solar. Esto no aplicaría a un elemento estructural, debido a su dificultad de traslado.

4. Ácido bórico para termitas

Este compuesto químico es muy utilizado como antiséptico e insecticida. En el caso de las termitas, deberás realizar una mezcla con los siguientes productos:

  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de ácido bórico
Una vez tengas los ingredientes listos, debes colocar el preparado en un recipiente pequeño y dejarlo cerca de las termitas para que lo coman y mueran. Se recomienda usar siempre elementos de protección, como guantes y mascarillas, al momento de manipular las mezclas, ya que pueden ocasionar alergias en algunos tipos de piel.

5. Frío extremo para carcomas o termitas

No solo el calor afecta a estos insectos, sino también el frío extremo. Si te encuentras en un sitio con temperaturas muy bajas, lleva el objeto afectado al exterior y cúbrelo con un plástico, durante tres días. Repite el proceso dos o tres veces y, al finalizar, limpia el mueble con vinagre.

6. Bellota para carcomas

Este fruto de diversos árboles es atractivo para las carcomas. Para utilizarlo como cebo, basta con envolver unos cuantos ejemplares frescos en un pañuelo o trapo de tela formando un saquito. Luego, colócalo cerca de la madera, procurando que sea durante los meses de verano, que es el momento de su reproducción.

El insecto se verá atraído por las bellotas y colocará sus huevos allí, por lo que, finalizada la estación cálida, hay que retirar el cebo y destruirlo.

7. Aguarrás y árbol de té para carcomas

Es una de las más usadas para combatir las carcomas en muebles de madera. Para preparar una solución con estos dos componentes, ejecuta los siguientes pasos:

  • Paso 1. Adquirir aceite esencial de árbol de té y aguarrás.
  • Paso 2. Mezcla en un recipiente algunas gotas de aceite de árbol con aguarrás.
  • Paso 3. Toma una jeringa y llénalas con el preparado.
  • Paso 4. Inyecta el producto en los orificios que las carcomas dejan en la madera.

Para polillas

Para erradicar las polillas de tus muebles de madera, se conocen pocos métodos caseros, pero efectivos, que ayudarán a que puedas eliminar esta plaga. Entre ellos se encuentran:

8. Geles para polillas

Se trata de geles colgantes que se instalan cerca del mobiliario para ahuyentar a las polillas. Además, funcionan como producto preventivo y son muy fáciles de conseguir en tiendas de limpieza o supermercados.

9. Mezcla de plantas para polillas

Una solución natural para repeler polillas es mezclar hojas de menta, clavo de olor y ramas de romero en una bolsa pequeña, que podrás colgar cerca del mueble donde rondan estos insectos.

10. Pieles de frutas cítricas

Una de las mejores opciones para eliminar las polillas de tus muebles de madera, es con las pieles de frutas como naranja, mandarina o limón. Para ello deberás retirarlas de las pulpas y dejarlas secar. Luego colocarlas en bolsitas que podrás guardar en cajones o colgar en sitios estratégicos para auyentar estos insectos.



Recurra a asistencia profesional si las carcomas, polillas o termitas no desaparecen

En los casos donde la plaga no se detenga con soluciones caseras, se debe acudir a fumigadores profesionales. Los mismos realizan un trabajo integral con diferentes elementos químicos según la especie y el estado de la plaga. Por ejemplo, las carcomas suelen tratarse con aerosoles insecticidas, señuelos e impregnación de geles específicos.

Por su parte, las polillas se eliminan con una combinación de insecticidas llamados Deltametrina y Fipronil. Estos químicos son peligrosos para la salud humana y solo deben ser manipulados por profesionales. Lo mismo ocurre con los pesticidas para eliminar termitas, como el fluoruro de sulfurilo.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Rebolledo R., Sáez B. P., Klein K. C., Salas E. C., & Aguilera P. A. (2006). Daños en casas de madera ocasionados por coleópteros xilófagos. IX Región, Chile. Bosque, 27 (1), 52–56. ttps://www.mendeley.com/catalogue/379a17d9-7a3e-398b-824e-c19cd19a17e7/

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.