Cirugía con bolsa en J: procedimiento y cuidados

La cirugía con bolsa es J es un procedimiento quirúrgico que permite tratar patologías inflamatorias y eliminar sus síntomas. Los riesgos son pocos y los resultados son favorecedores.
Cirugía con bolsa en J: procedimiento y cuidados
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 12 mayo, 2022

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un síndrome que involucra múltiples patologías, como la colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn. El tratamiento de estas afecciones suele ser complejo y el éxito no siempre está garantizado. Por fortuna, existen opciones quirúrgicas como la cirugía con bolsa en J, capaces de mejorar la calidad de vida de las personas.

La colitis ulcerativa es una afección común, cuya incidencia se encuentra en ascenso, según algunos estudios. Los síntomas de esta y otras afecciones relacionadas con la EII suelen ser muy molestos y afectan a quienes las padecen en múltiples aspectos.

El tratamiento médico y farmacológico siempre será la primera opción a la hora de combatir este tipo de patologías. Sin embargo, cuando estas opciones fallan, existen procedimientos como la cirugía con bolsa en J.

¿Qué es la cirugía con bolsa en J?

La cirugía con bolsa en J o cirugía de anastomosis ileoanal con bolsa en J es un procedimiento empleado en los casos de colitis ulcerativa severa. En términos generales, se trata de una cirugía que permite eliminar los desechos de forma normal luego de extirpar el recto y el colon.

El equipo médico creará un depósito especial para las heces con el intestino delgado, el cual será similar a la letra J. Esta operación solo estará indicada cuando el tratamiento farmacológico ya no sea eficaz, debido al carácter invasivo del procedimiento.

¿Cuándo se realiza?

Se trata del procedimiento más usado para tratar la colitis ulcerativa en los casos severos, sin embargo, la anastomosis ileoanal con bolsa en J también es de gran utilidad en múltiples afecciones. Dentro de las condiciones de salud que se pueden tratar con este procedimiento destacan las siguientes:

  • Megacolon tóxico.
  • Poliposis adenomatosa hereditaria.
  • Formas hereditarias de cáncer de colon.
  • Hemorragia digestiva masiva y sin causa aparente.
Cáncer de colon tratado con bolsa en J.
La bolsa en J también se emplea en casos de cáncer colorrectal que requirieron extirpación masiva del intestino.


Preparación para la cirugía

Al tratarse de un procedimiento tan invasivo, la preparación previa debe ser muy rigurosa. En este sentido, lo ideal es conversar con el especialista para que indique todos los cuidados.

En muchos casos, las personas deberán estar hospitalizadas entre 5 y 7 días antes. La finalidad es realizar todos los exámenes necesarios y monitorear el estado de salud antes.

Los pacientes mantendrán una dieta líquida entre 1 y 2 días antes de la cirugía, generalmente proporcionada a través de una vía endovenosa. Por su parte, se debe evitar la ingesta de cafeína y de alcohol, así como el consumo de tabaco.

Pocas horas antes de realizarse la cirugía con bolsa en J, un miembro del equipo de salud deberá marcar en el abdomen el sitio donde se encontrará la ileostomía. Esta decisión debe tomarse teniendo en cuenta múltiples factores, como la forma en que la piel se dobla, los músculos abdominales y las cicatrices anteriores.

¿Cómo es la cirugía con bolsa en J?

La cirugía con bolsa en J es un procedimiento bastante complejo que deberá realizarse en etapas. Los especialistas suelen realizar la operación en 2 pasos para minimizar el riesgo de infección. La etapa 3 es para casos severos.

Etapa 1

Esta etapa suele ser una de las más largas y dura entre 2 y 4 horas. Durante ella, los especialistas extirparán el recto y el colon en su totalidad. El ano y el esfínter externo se mantendrán intactos.

Una vez extirpado el intestino grueso, el equipo médico tomará una porción del intestino delgado llamada íleon y formarán una especie de depósito, con forma de J, para las heces. También existen bolsas en forma de D y de W, según narran estudios.

Por último, los especialistas harán una ileostomía para permitir que la bolsa creada sane de forma adecuada. Una ileostomía no es más que la comunicación del intestino delgado con la parte externa del abdomen. Esta apertura se conectará a una bolsa externa para permitir el depósito de las heces.

Etapa 2

La etapa 2 de la cirugía con bolsa en J debe realizarse después de que el depósito interno haya sanado por completo, lo que puede tomar entre 8 y 12 semanas. Por fortuna, este nuevo procedimiento suele ser más rápido e involucra menos riesgos que la etapa 1.

El médico deberá remover la ileostomía temporal y conectar el segmento del intestino delgado al depósito creado con anterioridad. La bolsa en J deberá estar conectada al ano, lo que le permitirá al organismo eliminar las heces de forma natural con el peristaltismo.

Algunos cirujanos deciden realizar el procedimiento en una sola intervención. No obstante, este hecho es poco frecuente, ya que aumenta la probabilidad de padecer infecciones posoperatorias.

Etapa 3

La tercera etapa de la operación es opcional y solo se reserva para los casos más delicados, los cuales necesitan un mayor tiempo de recuperación entre las cirugías. Los cirujanos realizarán la ileostomía temporal y removerán el colon.

Luego, en una segunda operación, se extirpará el recto y se formará la bolsa en J con el intestino delgado. Por último, una vez la bolsa haya sanado, se concreta una tercera cirugía para eliminar la ileostomía y conectar el intestino al depósito.

Las personas que ameritan 3 cirugías suelen tener alguna de las siguientes afecciones:

  • Consumo de altas dosis de corticosteroides.
  • Condiciones de salud adicionales.
  • Megacolon tóxico.
  • Sangrado masivo.


Recuperación

El proceso de recuperación posterior a una cirugía con bolsa en J suele ser largo y puede tomar hasta 3 meses. De hecho, las personas deberán permanecer hospitalizadas un tiempo prudencial para evitar la aparición de infecciones y para controlar el dolor.

Las algias son uno de los síntomas referidos con mayor frecuencia durante el periodo posoperatorio. Sin embargo, la intensidad del mismo puede variar, dependiendo del umbral de cada persona.

Por su parte, también es posible presentar otros síntomas durante el proceso de recuperación. La mayoría son autolimitados y desaparecen por sí solos al cabo de unas pocas semanas. Dentro de las principales afecciones destacan las siguientes:

  • Incontinencia fecal nocturna.
  • Expulsión de moco a través del ano.
  • Irritación de la piel que rodea al ano.
  • Aumento del peristaltismo intestinal.
  • Irregularidades en el ciclo menstrual.
Recuperación en el hospital tras la cirugía con bolsa en J.
La recuperación es larga en operaciones de este tipo. La primera parte transcurre en el hospital.

Riesgos y complicaciones de la cirugía con bolsa en J

Como se dijo con anterioridad, la cirugía con bolsa en J es un procedimiento quirúrgico mayor, por lo que posee todos los riesgos propios de estas operaciones. En este sentido, es posible que las personas presenten sangrados excesivos, infecciones y efectos secundarios de la anestesia general.

Además, la operación tiene múltiples complicaciones específicas, como la reservoritis. Esta es la inflamación de la bolsa en J creada. Por fortuna, es una afección que se puede controlar con antibióticos en la mayoría de los casos.

Otras complicaciones frecuentes son las siguientes:

  • Fístulas.
  • Disfunción sexual.
  • Abscesos pélvicos.
  • Obstrucción intestinal.
  • Infertilidad en las mujeres.
  • Falla en la unión con la bolsa en J.

Un procedimiento con múltiples beneficios

La cirugía con bolsa en J es un procedimiento quirúrgico empleado como última opción en enfermedades como la colitis ulcerosa. Permite la extracción total del colon y mantiene los hábitos de defecación, sin necesidad de una ileostomía permanente.

La mayoría de los pacientes que se someten a este tipo de cirugía se encuentran satisfechos con los resultados. Todos ellos son capaces de continuar con su vida diaria sin ningún tipo de limitantes.

Te podría interesar...
10 mitos sobre la enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
10 mitos sobre la enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

La enfermedad inflamatoria intestinal es una afección frecuente a nivel mundial, por lo que te contamos algunos de los mitos más comunes.



  • Du L, Ha C. Epidemiology and Pathogenesis of Ulcerative Colitis. Gastroenterol Clin North Am. 2020 Dec;49(4):643-654.
  • Zhang Y, Hu H, Jiang C, Qian Q, Ding Z. D-pouch: a modified ileal J-pouch for patients with ulcerative colitis and familial adenomatous polyposis. Tech Coloproctol. 2021 Nov;25(11):1209-1215.
  • Corbière L, Desfourneaux V, Merdrignac A. Ileal-J-Pouch Volvulus After Restorative Proctocolectomy. J Gastrointest Surg. 2021 Jan;25(1):325-326.
  • Brown SR. One more addition to the alphabet of pouch surgery; why the D pouch should come before the J. Tech Coloproctol. 2021 Nov;25(11):1177-1178.
  • Maggiori L, Michelassi F. Ileal J-pouch construction. J Gastrointest Surg. 2013 Feb;17(2):408-15.
  • Sellers MM, Elnekaveh BM, Hahn SJ, Hirten RP, Greenstein AJ. Surgical solutions for refractory J-pouch inlet obstruction. Colorectal Dis. 2019 Jun;21(6):679-683.