¿Cómo deshacernos de los granos ciegos?

Aunque se conocen comúnmente como "granos ciegos", en realidad se trata de lesiones enquistadas o internas. A continuación te contamos más sobre ellos y cómo tratarlos.
¿Cómo deshacernos de los granos ciegos?
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 05 enero, 2023

Se conocen como granos ciegos a lesiones inflamatorias típicas del acné en las que no hay abertura del contenido hacia la superficie de la piel. Suelen ser abultamientos de tamaño variable y muy sensibles al tacto, provocando dolor y malestar emocional en quien los padece.

Acudir a un dermatólogo para tratar la enfermedad es fundamental, especialmente si los brotes son recurrentes o intensos. Los cuidados en el hogar son importantes, ya que la enfermedad puede complicarse con lesiones más extensas y hasta cicatrices permanentes. Te enseñamos lo que debes saber para controlarlos.

¿Por qué se producen los granos ciegos?

Según una publicación del Manual MSD, existen varios tipos de acné. En grandes rasgos, estos son el acné no inflamatorio y el inflamatorio. El primer caso se caracteriza por presentar comedones, que son tapones sebáceos que obstruyen los poros (que incluyen los famosos puntos negros) sin una infección asociada.

El acné inflamatorio es una condición mucho más grave. Puede llegar a generar pápulas, nódulos y quistes, siendo todas estas lesiones cerradas (sin abertura hacia la superficie cutánea), dolorosas, de tamaño variable y en ocasiones difíciles de tratar. Estas lesiones son las que se conocen como granos ciegos.

Un artículo de investigación revela que el origen del acné se relaciona con la infección por Cutibacterium acnes, una bacteria antes conocida como Propionibacterium acnes. Esta se encuentra normalmente en la piel, pero en combinación con ciertos factores (como la producción exagerada de sebo debido a cambios hormonales) se favorece la infección de la unidad pilosebácea.

Esta termina por obstruirse y, debido al proceso infeccioso que ocurre en su interior, puede existir una marcada producción de pus (supuración) o un exudado inflamatorio que tiende a acumularse debajo de la piel. De hecho, el pus no es más que bacterias muertas, suero, leucocitos y algunas macromoléculas.

Tratamiento para los granos ciegos

Si bien las lesiones aisladas no se complican con facilidad, ante el menor indicio de acné inflamatorio es conveniente acudir al dermatólogo. Este suele indicar una combinación de medidas básicas como el aseo personal en conjunto con medicamentos tópicos o sistémicos. Te explicamos algunos de los tratamientos más utilizados.

1. Lavar el rostro

Los granos ciegos aparecen en cualquier persona
La higiene diaria con agua y jabón especial para cada tipo de piel es fundamental en el control del acné.

Para comenzar el tratamiento de los granos ciegos es fundamental lavar el rostro con agua y un buen jabón antibacterial. De esta manera se eliminará todo tipo de suciedades externas de la piel, como el sudor, los excesos de grasa e, incluso, ciertas bacterias.

Los productos que se apliquen dependen mucho del tipo de piel. Hay estudios que indican que la piel grasa es especialmente propensa a presentar acné (por la marcada producción de sebo), por lo que hay que usar jabones con bajo porcentaje de grasa, preferiblemente geles hidroalcohólicos, y aplicar mañana y noche con abundante agua.

2. Aprovecha el vapor de agua

Los expertos de Cleveland Clinic explican que el vapor de agua tiene múltiples beneficios para la piel. Este permite desinflamar, “suavizar la piel” y dilatar los poros, lo que favorecería el drenaje del material sebáceo acumulado en su interior.

Por eso es un paso obligado en centros de estética dermatológica antes de extraer comedones o aplicar productos durante una limpieza facial. Al aumentar la permeabilidad cutánea, muchas sustancias penetrarán en las células con mayor facilidad. Hay varias formas de lograrlo:

  • Si deseas hacerlo en casa, hierve agua en una olla, acércala a tu rostro a una distancia prudente y utiliza una toalla sobre la cabeza.
  • También se puede abrir el poro con ayuda de un vaporizador. Por lo general, en los centros estéticos y dermatológicos ofrecen el uso de este aparato que arroja vapor caliente al rostro durante un tiempo determinado.

Es preferible aplicar progresivamente sesiones de calor y vapor cortas que intentar acelerar el proceso y conseguir solo el maltrato de la piel.

3. Aplica una compresa tibia

Siguiendo el mismo principio que la aplicación de vapor de agua, la aplicación de compresas tibias sobre la piel puede ayudar a desinflamar las lesiones. Además, suele ser útil para disminuir el dolor en las lesiones noduloquísticas más severas.

Se aconseja aplicar una compresa tibia sobre la región afectada durante 10 a 15 minutos, de 2 a 3 veces al día. Por otro lado, debemos asegurarnos de que la compresa no esté muy caliente, ya que podría lesionar aún más la piel al causar una quemadura.

4. Realizar una exfoliación

Una vez que la cabeza del grano esté bien formada, no hay que apretarlo para que salga. Con ayuda del vapor debería salir por sí solo. Por supuesto, la limpieza de los residuos debe realizarse apenas el poro supure, ya que así se evitará que se vuelva a taponar. Preferiblemente utiliza una gasa estéril y recuerda lavarte bien las manos antes de tocarla.

Una vez el poro haya sido limpiado, se puede proceder a realizar una exfoliación suave. Esto ayudará a eliminar las impurezas y las células muertas de la piel.



5. Emplea un antibiótico tópico

Los granos ciegos y su tratamiento
Hay muchas preparaciones farmacéuticas en forma de cremas con antibióticos para controlar el acné.

Los antibióticos tópicos son una opción de tratamiento muy útil para combatir los gérmenes involucrados en la aparición de los granos ciegos. Estos suelen aplicarse únicamente en el sitio de la lesión (no en toda la cara) y deben ser prescritos por el especialista en dermatología.

Algunas investigaciones sugieren que los más apropiados son la clindamicina y eritromicina. Pueden usarse solos o combinados con otros tratamientos, algo que puede resultar útil debido a los problemas de resistencia bacteriana de C. acnes.

6. Ponte una compresa con hielo

Una vez extraídos los granos ciegos, aplica una compresa con hielo para ayudar a combatir la inflamación. Recuerda envolverla en un paño o tela fina para evitar que la piel se lesione más con el contacto.

Se recomienda aplicar la compresa durante unos 10 minutos (de forma intermitente si existe mucha sensibilidad) y luego descansar unos 20 minutos antes de volver a aplicarla sobre los granos ciegos. De esta manera, evitaremos sobreexponer la zona al frío.

Mascarilla para los granos ciegos

Si bien no es conveniente aplicar demasiados productos durante un brote de acné, hay algunos remedios naturales en forma de mascarillas que podrían ser útiles. Te explicamos cómo hacer y aplicar una mascarilla de aceite de árbol de té, pero sugerimos que consultes con tu dermatólogo.

Melaleuca alternifolia es un arbusto muy abundante en Australia cuyo aceite esencial es ampliamente utilizado con fines terapéuticos.

Un estudio indica que tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, mientras que los autores de una investigación sugieren que su uso como terapia alternativa contra el acné vulgar tiene bajo nivel de evidencia. Por lo tanto, suele tener una efectividad anecdótica, por lo que dependerá de cada caso.

Ingredientes

  • ½ pepino.
  • ¼ de taza de cilantro picado.
  • 2 cucharadas de aceite de árbol de té.
  • Agua fresca (cantidad suficiente).

Procedimiento

  • Lava y corta en rodajas medio pepino.
  • A continuación, coloca las rodajas de pepino en la licuadora junto con un poco de agua fresca. También añade 2 cucharadas de aceite de árbol de té y cilantro.
  • Licúa todo durante un par de minutos hasta obtener una especie de pasta homogénea, sin grumos.
  • Vierte en una jarra la pasta y llega al refrigerador durante 1 hora aproximadamente.
  • Aplica directamente sobre la piel y déjala actuar durante 20 minutos. 
  • Enjuaga con un jabón antibacterial y agua fría.


Recuerda acudir con el especialista

La alta prevalencia del acné ha hecho que muchos subestimen su verdadera importancia. Se trata de la enfermedad infecciosa de la piel más frecuente, y cuando aparecen lesiones inflamatorias conviene recibir tratamiento médico especializado.

Si sigues alguno de estos consejos y no encuentras mejoría, acude tempranamente al dermatólogo para valorar opciones de tratamiento más especializadas.

Te podría interesar...
6 mitos sobre el acné que no te ayudarán a superarlo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 mitos sobre el acné que no te ayudarán a superarlo

Hay una serie de mitos sobre el acné que si los acoges como verdades, tu piel pasará más tiempo del debido con esta condición. Conoce seis de estos...




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.