Cómo limpiar una freidora de aire de forma correcta

La freidora de aire se ha convertido en un artefacto que está cada vez más presente en las cocinas de todo el mundo. Repasemos de qué manera podemos limpiarla para conservarla por más tiempo.
Cómo limpiar una freidora de aire de forma correcta

Última actualización: 18 mayo, 2022

La tendencia hacia una alimentación saludable contribuyó a que surjan nuevos artefactos para cocinar sin tener que utilizar tanta materia grasa. Tal es el caso de las freidoras de aire que han llegado para quedarse. Aunque la cantidad de aceite que se usa es mucho menor, siempre quedan restos de comida. Por eso, compartimos contigo algunos consejos sobre cómo limpiar una freidora de aire sin dañar sus componentes.

La realidad es que cuando hacemos unas papas fritas, al no haber empleado tanto aceite, nos da la impresión de que no ha quedado sucia. Sin embargo, los restos de grasa y comida están presentes. Si no los quitamos, podríamos estropear o disminuir la efectividad de la freidora. Veamos, entonces, cuáles son nuestras sugerencias de limpieza.

Cómo limpiar una freidora de aire: paso a paso

Cómo limpiar una freidora de aire de forma correcta
Sigue las instrucciones del fabricante para mantener limpia tu freidora de aire.

Existen diferentes formas de limpiar este artefacto; la elección de una u otra dependerá del uso que le demos a la freidora. Vamos a repasar tres métodos de limpieza que van desde uno convencional hasta una limpieza profunda.

Forma tradicional: después de cada uso

Lo primero que vamos a hacer en cada caso es desconectarla apenas terminamos de cocinar. Una vez que la freidora se haya enfriado, quitamos las partes desmontables como la cesta, la bandeja y la sartén de la unidad principal. Aunque hay muchos modelos disponibles, todos funcionan más o menos de la misma manera.

A continuación, lavaremos con agua tibia, jabón neutro o un detergente suave y una esponja no abrasiva cada una de estas partes. Si hay suciedad que se encuentra más adherida, podemos ayudarnos con un cepillo de cerdas blandas.

Asimismo, podríamos dejar las partes en remojo con agua caliente y detergente unos 15 minutos. Luego de que la grasa se haya ablandado, podremos quitarla con una esponja con más facilidad.

Mientras aguardamos a que se sequen las piezas antes de volver a armar la freidora de aire, limpiaremos el interior y el exterior. Para ello, usaremos un paño húmedo con detergente y, para finalizar, quitaremos los restos de jabón con otro paño humedecido.



Forma rápida: cuando el tiempo apremia

Es posible que no siempre dispongamos del tiempo necesario para limpiarla como hemos indicado en el punto anterior y necesitemos higienizar nuestra freidora de forma rápida. Para esta alternativa, colocaremos agua con jabón en la cesta y encendemos para que la freidora trabaje a una temperatura elevada durante unos 10 minutos.

De esta manera, los restos de grasa y comida se terminarán por disolver. Cuando se termine el programa, retiramos la cesta, la enjuagamos y la dejamos secar. Si bien no es un método de limpieza que se aconseja para todas las ocasiones en que utilicemos la freidora, nos puede sacar de apuro más de una vez.

Limpieza profunda

Bajo la rejilla de la freidora de aire, suelen quedar restos de alimentos que deben eliminarse sin elementos abrasivos.

Es recomendable que cada tanto le realicemos una limpieza profunda para conservar en excelente estado nuestra freidora. Lo primero que haremos será sumergir la cesta en agua caliente y detergente desengrasante durante unos minutos.

Una vez que hemos comprobado que la grasa se ha ablandado, usaremos un cepillo o esponja suaves y jabón para retirar los restos de suciedad. Enjuagamos, después, con abundante agua para que no queden restos de jabón ni detergente.

Si el modelo de freidora lo permite, vamos a retirar la parte que cubre la parrilla para poder limpiar esta con una esponja o cepillo. Es común que caigan trozos de comida sobre la parrilla y no es algo que limpiemos luego de cada uso. Por ello, hemos incluido su limpieza dentro de este punto.

En el caso de los modelos que no dejan a la vista la parrilla, podemos probar poner la freidora boca abajo y quizás así tengamos acceso a esta parte. De cualquier forma, podemos ayudarnos de un cepillo para llegar a la zona de la parrilla y poder, así, higienizarla cada tanto.



Cómo limpiar una freidora de aire: últimos consejos para su mantenimiento

Queremos hacer hincapié en que cada uno de estos tres métodos de limpieza son útiles y, además, necesarios para que la freidora funcione correctamente. Si quedan restos de comida adheridos en algún sector de la freidora, esta se podría dañar.

De igual modo, la suciedad acumulada podría producir gérmenes, el uso del artefacto será más lento y el consumo energético, mayor. Finalmente, dejamos estos consejos de mantenimiento:

  • Cada tanto, podemos colocar agua con limón o vinagre en la cesta y poner la freidora en funcionamiento.
  • Nunca se deben emplear utensilios de metal o con punta mientras cocinas.
  • No debemos utilizar elementos abrasivos como esponjas de alambre.
  • Se deben evitar elementos desinfectantes porque puede que no sean aptos para aplicar en superficies que luego entran en contacto con los alimentos.
  • Lo más importante es seguir las instrucciones del fabricante y revisar toda la información incluida en el manual de uso.
Te podría interesar...
¿Cómo limpiar la campana extractora de la cocina? Pasos y consejos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo limpiar la campana extractora de la cocina? Pasos y consejos

Preparas una rica comida, todos quedan felices, menos la campana de la cocina. Descubre cómo limpiar la campana extractora.



  • Monje, M. (2015). Limpiadores de cocina: la marca de fabricante a la cabeza del lineal. Revista alimarket, (297), 245-253. Urbina, D. G. B., & Bocanegra, S. P. A. (2021). Nuevas tecnologías de freído para reducir el contenido de grasa en alimentos fritos.
  • NUEVAS, L. D. (2016). NOVEDADES TÉCNICAS. Afinidad73(575), 243.
  • Zalbidea Muñoz, M. A. (2019). Limpieza mediante gomas y esponjas.
  • Perejil, D. (2004). Productos de limpieza de cocina: la clave, los desengrasantes. Revista alimarket, (177), 183-191.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.