¿Cómo proteger a los niños del sol del verano?

Los días de verano son muy importantes para los más pequeños de la casa porque son sinónimo de vacaciones. Dado que las temperaturas pueden ser muy altas, es fundamental tomar las previsiones necesarias.
¿Cómo proteger a los niños del sol del verano?
Mario Benedetti Arzuza

Escrito y verificado por el médico Mario Benedetti Arzuza.

Última actualización: 22 septiembre, 2022

La época del verano es la más esperada por los pequeños de la casa. Son los días ideales, de sol y buen tiempo, para ir a la playa, visitar los parques y jugar en el jardín. Sin embargo, al tratarse de la estación de más calor, es necesario proteger a los niños del sol de verano.

Ahora bien, los padres son los encargados de proteger a los niños del sol en estos meses y, poco a poco, según su edad, enseñarles a hacerlo por sí mismos. Por supuesto, aunque aprendan a cuidarse, siempre será necesaria la supervisión. A continuación, mostramos algunas recomendaciones para esto. ¡Toma nota!

Recomendaciones para proteger a los niños del sol del verano

Niños jugando en el parque.

1. Utilizar protector solar

Una hora antes de iniciar los juegos en el jardín, en la piscina o salir de compras, es importante tener al alcance los productos necesarios para proteger al pequeño. Para esto, se recomienda colocar protector solar, tanto en la cara como en el cuerpo, sobre todo en las zonas que van a estar más expuestas.

El protector debe ser de un factor bastante alto y debe retocarse varias veces, sobre todo, si hay contacto con el agua o el niño ha sudado demasiado.

Por otra parte, siempre es recomendable evitar las horas de mayor radiación solar, ya que es cuando los rayos solares son más intensos y pueden causar quemaduras más graves, incluso usando protección. Lo mejor es evitar exponerse al sol entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

Características de un buen protector solar

La piel de los niños es mucho más sensible que la de los adultos, por lo que no se debe aplicar cualquier protector solar. Los bloqueadores solares para niños deben cumplir con ciertas características específicas, dentro de las cuales destacan las siguientes:

  • Protector infantil: el producto debe estar diseñado especialmente para su uso en niños. Aunque es posible usar productos para adultos, no debe hacerse de forma regular.
  • Filtros físicos: estos componentes del protector impedirán que el cuerpo absorva la radiación solar. A pesar de que son difíciles de extender, brindarán más protección al pequeño.
  • Amplio espectro: el bloqueador deberá brindar protección contra los rayos UVA y UVB.
  • Mayor factor de protección: lo ideal es que cuente al menos con 50 SPF.
  • Textura grasa: permite una mayor penetración en la piel, lo que brinda mayor protección.


2. Vestimenta adecuada

Es conveniente vestir a los niños con prendas frescas y ligeras, preferiblemente de algodón, ya que este tipo de tejido permite la transpiración de la piel y ayuda a mantener al niño a buena temperatura. Por el contrario, las telas sintéticas son las menos recomendadas porque dificultan la transpiración en gran medida y, además, acumulan el calor.

Por su parte, los gorros y las prendas que cubren grandes extensiones del cuerpo, como las franelas manga larga, y el uso de protector solar en las zonas que quedan expuestas, pueden evitar que los niños sufran de insolación.

3. Hidratación y alimentación saludable

Para proteger a los niños del sol del verano hay que comer sangría
La sandía es excelente para contribuir con la hidratación diaria de los más pequeños del hogar.

La hidratación es imprescindible todos los días para proteger a los niños del sol del verano. Aunque el pequeño puede no manifestar el deseo de beber agua, se le deben suministrar pequeñas cantidades cada dos horas, aproximadamente.

Además, es recomendable evitar los refrescos o gaseosas, debido a que contienen azúcar. Al respecto, una publicación de WebMD señala que un nivel alto de azúcar en la sangre hace que las personas orinen más y puedan sufrir de deshidratación.

En cuanto a los alimentos, se sugieren las frutas, las ensaladas y las sopas frías. Es importante tener en casa frutas de temporada como:

  • Sandía.
  • Banana.
  • Fresas.
  • Cerezas.
  • Tomates.
  • Zanahoria.

4. Controlar la temperatura corporal

Para evitar un choque térmico en el organismo, es importante duchar al niño con agua templada, ya que, si se hace con agua muy fría se puede producir un efecto rebote y sentirá un calor más fuerte después de bañarse. Otra opción es rociar agua templada en los pies, las manos y la nuca, o en las partes que van a estar expuestas al sol.

5. Ambientar el interior de la casa

Crear un ambiente fresco dentro de la casa también es necesario para proteger a los niños del sol o, mejor dicho, de las altas temperaturas. Una buena idea es mantener las persianas y cortinas abajo en los momentos de calor intenso. Además, se puede evitar abrir las ventanas, en caso de que se presenten una oleada de calor en el exterior.

Al activar electrodomésticos como el aire acondicionado y los ventiladores para refrescar la casa, es necesario controlar la temperatura del ambiente, porque, al momento de salir, el cambio brusco de temperatura puede resultar perjudicial para la salud.



6. Usar ropa anti-UV

Existen múltiples prendas que ofrecen protección contra los rayos UV como gorras, franelas, pantalones y bodys. Lo mejor de todo es que crean una barrera física, por lo que son ideales para proteger a los niños del sol del verano.

La efectividad de estas prendas está comprobada, ya que son capaces de bloquear hasta el 98 % de los rayos UVB y el 95 % de los UVA. Por si fuera poco, son ligeras, transpirables, se pueden mojar y se secan de forma rápida.

7. Comprar gafas de sol

Las gafas de sol son uno de los accesorios más necesarios durante el verano, ya que evitarán que los ojos sufran daños por los rayos UV. Las principales características que deben cumplir es que cubran los ojos en su totalidad y que tengan un índice de protección 3 o 4.

El completo aislamiento no es la solución

Hay que tener presente que el sol es la principal fuente de vitamina D y esta ayuda a la absorción y fijación del calcio en los huesos. Por tanto, se recomienda no esconderse completamente de la luz solar. Lo ideal, es evitar el contacto directo, haciendo uso de barreras físicas, como sombrillas y gorras.

Por último, es  importante que los niños aprendan a disfrutar de los beneficios del sol de forma segura. Para ello, se pueden poner en práctica las recomendaciones antes mencionadas y así garantizar su bienestar y salud.



  • Nguyen R, Clare IM, Gamage N, Alvares GA et al. Developing an Online Tool to Promote Safe Sun Behaviors With Young Teenagers as Co-researchers. Front Digit Health. 2021 Mar 23;3:626606.
  • Gorman S, Black LJ, Feelisch M, Hart PH, Weller R. Can skin exposure to sunlight prevent liver inflammation? Nutrients. 2015 May 5;7(5):3219-39.
  • Buller DB, Reynolds KD, Berteletti J, Massie K et al. Accuracy of Principal and Teacher Knowledge of School District Policies on Sun Protection in California Elementary Schools. Prev Chronic Dis. 2018 Jan 18;15:E07.
  • Fleury N, Geldenhuys S, Gorman S. Sun Exposure and Its Effects on Human Health: Mechanisms through Which Sun Exposure Could Reduce the Risk of Developing Obesity and Cardiometabolic Dysfunction. Int J Environ Res Public Health. 2016 Oct 11;13(10):999.
  • Rueter K, Jones AP, Siafarikas A, Chivers P et al. The Influence of Sunlight Exposure and Sun Protecting Behaviours on Allergic Outcomes in Early Childhood. Int J Environ Res Public Health. 2021 May 19;18(10):5429.