Mitos y curiosidades sobre el protector solar

20 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Es importante proteger la piel de los daños ultravioleta. Para hacerlo bien, hay que verificar la información. ¿Quieres saber qué mitos se esconden detrás del protector solar?

El uso adecuado de protector solar es la mejor forma de proteger la piel de los daños producidos por las radiaciones ultravioleta. La finalidad de este producto no es que la persona permanezca más tiempo al sol, sino que esté mejor protegida durante el tiempo expuesta.

Existen dos tipos de radiación ultravioleta: los rayos UVA y los UVB. Los cuales dañan la dermis y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Por este motivo, es importante utilizar un fotoprotector que proteja frente a las radiaciones UVB, indicada en el envase como FPS.

También debe protegerte frente a los rayos UVA, indicada con las siglas UVA enmarcadas en un circulo. ¿Quieres saber más? Te lo contamos en el siguiente artículo.

Mitos y curiosidades sobre el protector solar

Existen algunas creencias populares que han ido traspasándose de generación en generación. Y, cuando se trata de algo tan serio como la salud de la piel, es crucial avalar bien cada detalle.

chica en la playa de espaldas
Hay algunos mitos y curiosidades sobre el protector solar que es importante conocer para darle un adecuado uso.

Por este motivo, a continuación te hablamos sobre una serie de mitos y curiosidades sobre el protector solar.

1. Estar bronceado es sano

El estar bronceado no es sinónimo de salud ni de belleza. Según varios investigadores de la Universidad Nueva Delhi (India), es un mecanismo de defensa de la piel frente a la agresión externa de la radiación ultravioleta.

En esta línea, las pieles morenas también son susceptibles a quemarse y sufrir los daños producidos por la radiación solar.

2. Para sintetizar vitamina D es necesario ponerse moreno

Esta afirmación es falsa. Aunque es cierto que la síntesis de vitamina D se obtiene a través de la exposición al sol, llega un momento en el que ya no se estimula más.

Por este motivo, una investigación publicada por The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism sugiere no necesitas tomar el sol durante horas. Con 10 minutos al día, tres días a la semana, es suficiente.

Descubre:12 cosas que experimentas debido a la deficiencia de vitamina D

3. El protector solar tarda 30 minutos en hacer efecto

Este mito va ligado a la creencia de que hay que ponerse el protector solar media hora antes de llegar al lugar de exposición solar.

Sin embargo, debes saber que el fotoprotector es efectivo desde el mismo momento de su aplicación (aunque no se estabiliza hasta los 10 minutos).

4. Los protectores solares son todos iguales

No todos son iguales. En este sentido, los farmacéuticos Antonieta Garrote y Ramón Bonet insisten en la diferencia entre algunos de los siguientes factores:

  • La estabilidad de sus filtros.
  • Su protección frente a las diferentes radiaciones ultravioleta.
  • La adherencia del protector solar a la piel.
  • Textura del producto, en función de los gustos de cada persona.

5. El factor de protección indica el tiempo de protección

Esto no es cierto, el SPF refleja cuantas veces más puedes estar expuesto al sol para producir el mismo efecto de eritema o enrojecimiento que si no hubieras aplicado el protector solar.

Protector solar.
No existen protectores solares que bloqueen al 100 % las radiaciones solares. Sin embargo, es conveniente emplear los que tienen mayor factor de protección.

Este índice se refiere solo a la protección frente a los rayos UVB. No obstante, lo cierto es que ningún protector solar bloquea el 100 % de las radiaciones solares. Y tampoco suman su actividad la aplicación de dos protectores solares.

6. No necesitas más de una aplicación diaria

La permanencia en la piel de un protector solar es, como máximo, de 2 horas. Por esta razón, es necesario volver a aplicar el producto solar transcurrido este tiempo. Asimismo, también debes reaplicarlo después de baños de más de 20 minutos, o si existe sudoración excesiva.

No te olvides de que en invierno y en los días nublados también es necesario aplicarlo; ya que la radiación solar atraviesa las nubes.

7. No te bronceas si te aplicas protector solar

Aunque utilices protector solar, una cantidad de la radiación solar incide en la piel; activando el sistema de protección natural del cuerpo, es decir, la producción de melanina.

Si estás moreno, significa que la dermis está siendo agredida por la radiación solar y está fabricando melanina para intentar protegerse.

También te interesa: ¿Qué es la melanina?¿Para qué sirve?

8. Si utilizo un protector solar resistente al agua, no necesito volver a aplicarlo

Hoy en día, la especialista Leire Azcona Barbed especifica que los fotoprotectores aguantan al menos un baño de 20 minutos. Sin embargo, algunos duran más tiempo y lo indican en los envases de la siguiente forma:

  • Water resistant: eficaces después de un baño de 40 minutos.
  • Waterproof o very water resistant: aquellos que continúan siendo eficaces tras un baño de 80 minutos.

Un buen uso marcará la diferencia

Si empleas de forma habitual el protector solar, protegerás la dermis del fotoenvejecimiento, del riesgo de desarrollar cáncer de piel y de otros enemigos.

Asimismo, recuerda que no es valido de un año para otro; ya que los filtros pierden estabilidad. Una vez abierto, se rige por el PAO (Periodo After Opening), que es el tiempo después de apertura en el que el producto mantiene sus características.

  • Antonieta Garrote & Ramón Bonet (2008). Fotoprotección. Factores de protección y filtros solares Revista Offarm. Vol. 27. Nº5. Educación Sanitaria. https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-fotoproteccion-factores-proteccion-filtros-solares-13120520
  • Azcona Barbed, Leire (2003). Protección solar- Actualización. Farmacia Profesional. Vol, 17. https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-proteccion-solar-actualizacion-13047981
  • Bennett, M. F., Robinson, M. K., Baron, E. D., & Cooper, K. D. (2008). Skin immune systems and inflammation: Protector of the skin or promoter of aging? In Journal of Investigative Dermatology Symposium Proceedings. https://doi.org/10.1038/jidsymp.2008.3
  • Binkley, N., Novotny, R., Krueger, D., Kawahara, T., Daida, YG, Lensmeyer, G., Hollis, BW y Drezner, MK (2007). Estado bajo de vitamina D a pesar de la abundante exposición al sol. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 92 (6), 2130-2135. https://doi.org/10.1210/jc.2006-2250
  • Dinkova-Kostova, A. T., Jenkins, S. N., Fahey, J. W., Ye, L., Wehage, S. L., Liby, K. T., … Talalay, P. (2006). Protection against UV-light-induced skin carcinogenesis in SKH-1 high-risk mice by sulforaphane-containing broccoli sprout extracts. Cancer Letters. https://doi.org/10.1016/j.canlet.2005.09.012
  • Gilaberte, Y., Coscojuela, C., Sáenz de Santamaría, M. C., & González, S. (2003). Fotoprotección. Actas Dermo-Sifiliograficas.
  • Mohania, D., Chandel, S., Kumar, P., Verma, V., Digvijay, K., Tripathi, D., … Shah, D. (2017). Ultraviolet radiations: Skin defense-damage mechanism. In Advances in Experimental Medicine and Biology (Vol. 996, pp. 71–87). Springer New York LLC.