8 consejos para atraer luciérnagas al jardín

¿Sabes que hay insectos de provecho para tu jardín? Se trata de las luciérnagas; cautivadoras por su luminiscencia y colaboradoras en el control de ciertas plagas.
8 consejos para atraer luciérnagas al jardín

Última actualización: 03 diciembre, 2021

Más allá de crear un espectáculo de luces, atraer luciérnagas al jardín es una forma de ayudar al medio ambiente. Según datos de Firefly Conservation & Research, el 100 % de la energía de estos insectos nocturnos se emite en luz, mientras que una bombilla incandescente proyecta 10 % de luz y el resto es calor.

La misma organización resalta que las luciérnagas almacenan en su cola luciferasa y luciferina, útiles en el estudio de enfermedades. Por su parte, el periódico ambiental EcoWatch agrega que la luciferasa sirve en la investigación científica de pruebas alimentarias y en análisis forenses.

En la actualidad, algunas especies de estos bichos relámpagos ven amenazada su supervivencia por la contaminación, el uso de pesticidas y la intervención de su hábitat.

Recomendaciones para atraer luciérnagas al jardín

Si los espacios que por naturaleza ocupan estos animalitos son destruidos, ellos desaparecen. Cuando atraes luciérnagas al jardín de tu casa las salvas. A continuación te enseñamos a llamarlas.

1. Transforma tu jardín en su campo preferido

Los escarabajos nocturnos (otro de sus nombres) se sienten protegidos entre hierbas altas. Las hembras se mantienen cerca del césped, descansando por el día. Así que para su comodidad, retrasa la poda.

De acuerdo con el Manual de biodiversidad de la Asociación Reforesta, contar con un pedazo de jardín salvaje es tener un pequeño ecosistema que beneficia a la flora y la fauna.

Patio con pasto corto.
Los patios con el pasto muy corto no atraen a las luciérnagas, ya que ellas prefieren las matas más altas.

2. Propicia la oscuridad

Las luces exteriores eclipsan la luminiscencia de las luciérnagas, que es necesaria para alejar a sus depredadores y para que los machos emitan patrones que atraigan a las hembras para aparearse.

Como soluciones para iluminar el terreno se plantean las bombillas LED y levantar un seto que bordee el césped, evitando el encandilamiento de automóviles que transitan cerca.

3. Déjales bocadillos

Para atraer luciérnagas al jardín déjales alimento. ¿Qué les gusta a estos insectos? Las babosas son comida de su agrado.

No elimines los moluscos terrestres. Deja que en su etapa larvaria los escarabajos de la noche los aprovechen como presa.

4. Amontona leña

Los bichos relámpagos se refugian y ponen huevos en pilas de madera o en medio de la maleza. Ubica un lote de palos en el borde del jardín. Incluso descompuestos, los troncos funcionan.



5. Siembra muchas plantas y flores

Las luciérnagas buscan sitios con vegetación y humedad. Si la zona cuenta con varios árboles y plantas ornamentales altas, estos insectos estarán ahí porque necesitan una buena cortina que tape la luz artificial. Complementa sembrando flores para que los bichitos gocen de variedad de polen.

6. Elimina las especies invasoras

Hay que separar las especies invasoras, es decir, la vegetación que pudiera afectar la red de alimentación de los insectos. Son indicadas para atraer luciérnagas las plantas locales, definidas por la Sociedad de Plantas Nativas de California como aquellas que evolucionaron a partir de las condiciones climáticas y el suelo de un lugar específico.

7. Construye un estanque

Es común hallar escarabajos nocturnos en los alrededores de piscinas, arroyos, fuentes, charcos o áreas pantanosas, debido a que les gusta la humedad. Construir un pequeño estanque brindará un aspecto decorativo al jardín y es atractivo para las luciérnagas.

8. Simula el código de comunicación

La Revista Mexicana de Biodiversidad expone la existencia de múltiples especies de la familia Lampyridae en todo el mundo. Cada una posee códigos propios de comunicación, basados en destellos para llamar a sus pares.

Un método para hacer que las luciérnagas se acerquen a tu jardín es emular su parpadeo. Con una pequeña linterna LED imita los rayos sutiles, incluso midiendo con un cronómetro el intervalo.



¿Qué no hacer para atraer luciérnagas al jardín?

La llegada de luciérnagas a tu jardín será efectiva si evitas los siguientes errores:

  • Rastrillar las hojas: cuando rastrillas las hojarascas, las larvas de las luciérnagas pierden un sitio seguro.
  • Atraparlas: no es correcto encerrar los bichitos en un frasco de vidrio para mirarlos brillar. Esta acción les corta el oxígeno a los escarabajos relámpagos, les debilitas las alas y acelera su muerte.
  • Rociar químicos: los insecticidas esparcidos al aire libre para erradicar plagas acaban con los escarabajos relámpagos. Saca provecho de los pesticidas ecológicos.
  • Limpiar el lodo: no quites el barro inmediatamente que se forme, ya que es una trampa beneficiosa para que las luciérnagas cacen a sus presas.
  • Encender muchas luces: la idea no es que vivas en penumbra, pero sí alumbrar poco por las noches.
Cultivo masivo elimina las luciérnagas.
El cultivo intensivo y el uso de insecticidas con componentes químicos potentes ha mermado la población de luciérnagas en el mundo.

Beneficio extra de tener luciérnagas en tu patio o jardín

Aparte de las babosas, los escarabajos nocturnos se alimentan de caracoles, gusanos y alimañas que suelen atacar a las plantas. En tanto haya luciérnagas en tu jardín, tendrás un depredador que no es venenoso, no es transmisor de enfermedades y tampoco muerde.

Sin embargo, llamar esta clase de insectos demanda precaución. Si apilarás leña, evita los perímetros propensos a incendios y está atento a la emisión de hedores cuando comience a descomponerse. En cuanto al agua estancada, establece el tiempo para cambiarla.

Te podría interesar...
Tipos de árboles para el jardín y sus características
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Tipos de árboles para el jardín y sus características

Conoce los mejores árboles para el jardín y cuáles son sus características, para que los cultives y disfrutes de su belleza, frutas y flores.