10 consejos para enseñar a tu hijo a manejar las burlas

Durante la infancia y la adolescencia, las relaciones interpersonales son hostiles. Enseñarle a tu hijo a manejar las burlas lo protege contra el acoso escolar.
10 consejos para enseñar a tu hijo a manejar las burlas
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo.

Última actualización: 14 noviembre, 2021

Los niños y los adolescentes suelen ser crueles entre sí; esto no quiere decir que serán malas personas cuando crezcan. Durante las primeras etapas del desarrollo, las relaciones interpersonales son difíciles de gestionar. Es importante enseñarle a los jóvenes cómo manejar las burlas para que tengan vínculos sanos con sus semejantes.

Cuando los niños aprenden a relacionarse de forma empática son menos crueles, pero no siempre depende de ellos. Es necesario aprender a comportarse cuando los demás son así con uno. En este artículo veremos algunos consejos para enseñarle a los hijos cómo responder cuando se sienten humillados.

Consejos para enseñar a tu hijo a manejar las burlas

Los niños pueden aprender a comportarse y ser amables con los demás. Sin embargo, también es necesario que aprendan a manejar las burlas de algunos compañeros.

Ahora revisamos un listado con recomendaciones para que los padres doten a sus hijos de seguridad personal y autoestima. Vamos a ello.

Burlas a un niño en la escuela.
Las burlas entre niños y adolescentes son usuales. Aprender la gestión de las mismas es un proceso que requiere acompañamiento de los padres.

1. Diálogo interno

Enseñarle a los hijos que pueden hablar consigo mismos es bueno. Cuando los padres fomentan el diálogo interno en los jóvenes, estos son más capaces de gestionar las frustraciones. Por ejemplo, es buena idea enseñarles frases como “esta burla no me define, no debo caer en esta provocación”.



2. Respuesta selectiva

No todos merecen una respuesta; a veces, lo mejor es ignorar ciertos comentarios. Los hijos deben saber que algunas personas requieren explicaciones y que en otros casos bastará con una simple respuesta. Sin embargo, cuando se trata de burlas, lo mejor es ignorarlas por completo.

3. Límites sanos

Hacer amigos es parte natural de la infancia, pero es importante que existan límites sanos en la amistad. No es saludable que las humillaciones formen parte de la dinámica social.

Cuando los niños pueden diferenciar entre una broma inofensiva y una burla desagradable son capaces de poner límites.

4. Visualización

La imaginación es un recurso que tenemos para lidiar con los problemas. Mediante la visualización positiva, los jóvenes pueden afrontar los retos de la adolescencia.

Por ejemplo, crear una imagen divertida en la mente cuando son objeto de bromas. Esto ayuda a ignorar los comentarios malintencionados.

5. Aceptación personal

Aceptar la realidad de los hechos ayuda a tolerar las burlas. Esto es que, cuando un niño no se siente amenazado por su realidad, es más fuerte.

Si un joven tiene acné y es víctima de burlas, el pensamiento protector sería “sí, tengo acné, pero lo voy a solucionar, esto no será para siempre”.

6. Buscar apoyo

Ningún niño que sea víctima de burlas constantes debe estar solo. Es importante que los jóvenes sepan que pueden contar con los adultos para recibir apoyo.

A veces, los estudiantes no le cuentan a sus maestros que están siendo víctimas de bullying por miedo a ser rechazados. Es deber de los padres romper con ese paradigma.



7. Ser ejemplo de amabilidad

Responder a las burlas con amabilidad rompe con una dinámica desadaptativa. En otras palabras, poder ser amable con quienes intentan herirnos cambia las reglas del juego.

De este modo, demostramos que las burlas no nos afectan. Además, se da ejemplo de cómo debe funcionar la amistad.

8. Tener sentido del humor

El humor es un recurso terapéutico que ayuda a aligerar momentos incómodos. No se trata de hacer chistes crueles sobre los demás. La idea es ver las situaciones desde una perspectiva menos catastrófica y poder bromear al respecto.

9. Pasatiempos

Aunque es necesario contar con amigos, también es importante tener pasatiempos que podamos hacer en soledad. Mostrarle a los niños que pueden divertirse individualmente ayuda a forjar su autoestima. Teniendo buenos pensamientos, los jóvenes no necesitan encajar forzosamente en ningún grupo.

10. Fortalecer el vínculo familiar

Las relaciones familiares son el primer núcleo social que tienen los niños. En este sentido, se entiende la importancia de procurar una buena dinámica familiar.

No se trata de sobreproteger, sino de fortalecer el vínculo. Las actividades divertidas en familia son una buena idea para mejorar estas relaciones.

Familia feliz que enseña a sus hijos a manejar las burlas.
El vínculo familiar es la base sobre la que se asientan las gestiones emocionales de los niños.

¿Qué deben tener en cuenta los padres para aplicar estos consejos?

Es indispensable que los padres o cuidadores tengan una relación sana con sus hijos. Para poder implementar estos consejos, los niños deben ver en sus adultos significativos una figura de confianza.

Los estilos de crianza deben estar basados en el afecto, pero sin perder la autoridad ante los jóvenesDurante la adolescencia es común que los hijos se comporten de forma distante con los padres. Sin embargo, es responsabilidad de los adultos mantener la cercanía y no permitir que ocurra un desprendimiento prematuro de la familia.

Enseñar a tu hijo a manejar las burlas es posible cuando existe confianza.

¿Las burlas siempre son negativas?

Las burlas nunca son inofensivas, por más que lo aparenten. Muchas personas normalizan las humillaciones y las justifican, diciendo que forman parte del sentido del humor.

No obstante, la realidad es que una burla tiene efectos negativos sobre quien las recibe. Se trata de un tipo de agresión verbal y muchas veces psicológica. Enseñar a los hijos a no burlarse de otros también es parte del proceso de crecimiento.

Te podría interesar...
Método KiVa contra el bullying y el acoso escolar
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Método KiVa contra el bullying y el acoso escolar

El método KiVa propone implicar a toda la comunidad educativa para terminar con el acoso escolar. ¡Descubre sus excelentes resultados!



  • Estévez López, E., Martínez Ferrere, B., & Musitu Ochoa, G. (2006). La autoestima en adolescentes agresores y víctimas en la escuela: La perspectiva multidimensional. Psychosocial Intervention15(2), 223-232.
  • Ortega Ruiz, R., Rey Alamillo, R. D., & Casas Bolaños, J. A. (2013). La Convivencia Escolar: clave en la predicción del Bullying. Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa, 6 (2), 91-102.
  • López, F., & Chávez, M. D. C. M. (2011). Las manifestaciones del bullying en adolescentes. Revista de psicología8(17), 19-33.
  • Muñiz, M. J. I., Martínez, J. M. A., González, V. A., & Martínez, B. A. (2009). El tratamiento de las víctimas en la resolución de los casos de bullying. Amazonica2(1), 76-99.