15 cosas que no debes meter en el lavavajillas

Si no eres cuidadoso, puedes perder herramientas de cocina valiosas. Mantén fuera del lavavajillas los cuchillos de alta gama, las sartenes antiadherentes y las tablas de picar.
15 cosas que no debes meter en el lavavajillas

Última actualización: 01 junio, 2022

Sí, sabemos que nos ahorra mucho tiempo. Pese a ello, hay cosas que no debes meter dentro del lavavajillas. De lo contrario, terminarás por arruinarlo.

Es posible que no te guste lavar platos a mano, pero cuando se trata de algunos objetos delicados, es lo más recomendable. Puede que si decides ahorrarte unos minutos en las labores domésticas, tengas que invertir en una vajilla u otros implementos de cocina. O quizás en un electrodoméstico nuevo.

Te dejamos una lista de todas las cosas que no debes meter en el lavavajillas.

1. Ollas y sartenes de hierro fundido esmaltado

¡Cuidado! Aunque puedes meter la mayoría de ollas y sartenes esmaltadas en el lavavajillas, hay algunas que no. ¿Cómo saberlo? Esto dependerá de la marca.

Lo más seguro es leer las instrucciones del fabricante. Sin embargo, si no cuentas con ellas, opta por lavarlas a mano con un estropajo suave. De lo contrario, corres el riesgo de que el esmalte se pique.

Por otro lado, algunos expertos aseguran que para que el hierro fundido conserve sus propiedades (calentar rápido, transmitir y conservar bien el calor), lo recomendable es lavarlo con agua caliente sin jabón, secarlo en el acto y untarlo con un poco de aceite de oliva.



2. Sartenes y ollas antiadherentes

Las superficies antiadherentes son muy delicadas. Por ello, salvo recomendaciones del fabricante, no se deben introducir en máquinas de lavado.

Resulta que los detergentes que se usan en el lavavajillas suelen ser muy fuertes. Esto, junto con los chorros a presión que dispara la máquina, puede hacer que se desprendan pedazos del recubrimiento.

Lo recomendable es usar un estropajo suave y un poco de lavaplatos líquido. El antiadherente es una superficie noble, que no necesita ser tallada con fuerza para garantizar su limpieza. En ocasiones, solo basta con pasarle una toalla de cocina.

Ollas y sartenes que no debes meter en el lavavajillas.
No todas las ollas son aptas para el lavavajillas. Repasa las instrucciones del fabricante.

3. Vasijas de cerámica o arcilla mal barnizadas

Las vasijas de barro, si no están bien selladas, son porosas. Lo que hace que la pieza pueda fracturarse tras su incursión en el lavavajillas.

Los chorros a presión de agua caliente desgastan el recubrimiento de las vasijas. Esto las hace propensas a que incuben patógenos.

Ten en cuenta que la situación se agrava si se usan a altas temperaturas y en ambientes húmedos. Por ello, se recomienda lavarlas a mano con un detergente suave y secarlas muy bien con un paño limpio.

4. Wok

Los woks son utensilios de cocina útiles para saltear. Pueden estar elaborados de hierro fundido o acero al carbono y un asa de madera; materiales que no se deben meter en el lavavajillas. Además, es casi seguro que debido a su volumen no quepan en las máquinas.

5. Recipientes de plástico blando

Los recipientes de plástico también se pueden arruinar en el lavavajillas. La regla es simple: debes asegurarte que sean aptos para calentar comida en microondas.

Si no lo son, entonces no se pueden lavar a máquina. Busca la imagen de un tenedor con una copa; este es el indicativo de que el plástico es resistente y pueden lavarse con calor.

De lo contrario, puede soltar sustancias tóxicas y desgastarse. Se deformará y envejecerá rápido; antes de lo estipulado por el fabricante.

Lo mismo ocurrirá con cualquier utensilio de cocina de plástico no apto para calentar alimentos.

6. Cuchillos de alta gama

Con los cuchillos convencionales no existe inconveniente alguno. No así con los cuchillos que usan los chefs.

Estos están elaborados de un metal especial que el calor del lavavajillas puede deformar. La herramienta se desafilará y dejará de cortar con efectividad. Por otro lado, el mango también se arruina.

7. Termos

Resulta que los termos están fabricados con una estructura interna que permite mantener los líquidos calientes o fríos durante más tiempo. Por ello, si los introduces en el lavavajillas, el agua a presión podría colarse entre las capas internas del frasco y quedar atrapada. Esto puede resultar en la formación de moho.

8. Tablas para cortar y utensilios de madera

Las condiciones en las que el lavavajillas higieniza los utensilios terminan generando grietas en la madera. Así, cuando estos son usados, los jugos y las salsas de las preparaciones se filtran en el material. Además, la madera tiende a deformarse, acortando su vida útil.

9. Utensilios de aluminio y cobre

La disolución del agua caliente con el jabón fuerte tiende a afectar de forma negativa tanto al aluminio como al cobre, lo que hará que con el tiempo se oxiden. En ese sentido, se recomienda tener prudencia y no meter los artículos elaborados con estos materiales en el lavavajillas.

10. Utensilios sobredimensionados

Los artículos sobredimensionados pueden dañar el lavavajillas y arruinar el utensilio que buscabas lavar. Es que entorpecen el giro del mecanismo de lavado.

Por otro lado, los cortadores de galletas son herramientas delicadas y frágiles que no soportan las condiciones del lavavajillas. De la misma forma sucede con los moldes para tortas y los de bundt cake que tienen muchos relieves.

11. Tapas de olla a presión y sus gomas

Las piezas de los robots de cocina y las gomas en general forman parte de esta lista. Estos accesorios son muy delicados y sus materiales no soportan el agua caliente, ya que se deforman y pierden efectividad.

Las tapas de las ollas a presión constan de una válvula que en su interior lleva una empacadura, la cual puede dañarse si quedan partículas de jabón que terminan obstruyendo el área. El mango es otro elemento que, tras cada lavada, se deteriora y deforma.

12. Artículos con etiquetas o pegamento

La vajilla debe estar libre de restos de comida y los frascos sin etiquetas ni pegamento. Lo recomendable es que retires cualquier suciedad antes de introducir los objetos. De lo contrario, los drenajes, las tuberías y demás artilugios del lavavajillas podrían obstruirse.

13. Cafeteras italianas

Gracias a su estructura, las cafeteras italianas no deben lavarse a máquina. Incluso no es recomendable lavarlas con detergente. Lo más seguro es higienizarlas solo con agua caliente.

Cafetera italiana no se puede lavar en lavavajillas.
Las cafeteras italianas son especiales porque su buen lavado asegura la producción de un café de calidad.

14. Ralladores

Los ralladores constan de filo, al igual que los cuchillos. Al tener contacto con agua caliente, lo pierden.

Por otro lado, debido a la estructura y los recovecos del rallador, lo mejor es lavarlos a mano para garantizar su limpieza absoluta.

15. Copas, vasos y otros artículos de cristal

Nos referimos a los artículos hechos de cristal, no de vidrio. La confusión de ambos términos es algo muy común.

El primero es un material más delicado, por lo que suele ser más costoso. Si se somete a temperaturas elevadas tiende a deformarse e incluso romperse.

Ve por lo seguro y lávalos a mano. Pese a que algunos lavavajillas cuenten con programas para este tipo de material.



Cuidado con las “programaciones especiales” del lavavajillas

Algunos lavavajillas vienen con programaciones especiales que te indican su capacidad para lavar algunos de los utensilios de la lista. Pero lo cierto es que corres el riesgo de que los resultados no sean los deseados y se arruinarán tus preciados artículos.

Sea cual sea la decisión, debes saber que la parte baja del lavaplatos es la que alcanza temperaturas más elevadas. Además, es la zona en la que los utensilios llegan a tener más contacto con el detergente. Así las cosas, se aconseja meter lo frágil en el cajón superior.

Te podría interesar...
Lavavajillas: ventajas y desventajas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Lavavajillas: ventajas y desventajas

Aunque los lavavajillas son de gran ayuda en la cocina, también tienen inconvenientes. Conoce las ventajas y desventajas de este producto.


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.