¿Qué cuidados se deben tener después de una endodoncia?

Luego de un tratamiento de conducto, los tejidos deben recuperarse y pueden aparecer algunas molestias. Entérate aquí los cuidados necesarios para después de una endodoncia.
¿Qué cuidados se deben tener después de una endodoncia?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 02 octubre, 2021.

Última actualización: 02 octubre, 2021

Los tratamientos de conductos permiten revertir el dolor y la infección en un diente, conservando la pieza dentaria en la boca. Para tener una mejor recuperación, hay ciertos cuidados que se deben practicar después de una endodoncia.

Hay algunos síntomas que se presentan con frecuencia luego de este tipo de intervención. Sentir un poco de dolor o incomodidad los días siguientes al tratamiento es bastante habitual.

Seguir las indicaciones del odontólogo que realizó la endodoncia y tener los cuidados necesarios hará que el posoperatorio sea menos incómodo. Sigue leyendo y entérate todo lo que debes saber para recuperarte de un tratamiento de conducto.

¿Qué es una endodoncia?

Una endodoncia o tratamiento de conducto es la práctica odontológica a través de la que se resuelven las problemáticas que ocurren en la pulpa, es decir, en el interior de las piezas dentarias. Permite conservar elementos dentarios con la pulpa inflamada, necrótica o infectada, sin la necesidad de extraerlos.

La endodoncia consiste en eliminar el tejido pulpar dañado y limpiar la zona interna del elemento dentario. El espacio que queda es rellenado con materiales especiales que permiten el sellado de los conductos.

El origen de las lesiones pulpares pueden ser caries avanzadas y profundas, traumatismos o patologías de los tejidos que rodean la pieza dentaria. También los empastes mal realizados o filtrados pueden causar daño en el nervio del diente.

La pulpa es la parte blanda de las piezas dentarias, donde se encuentran los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas. Abarca la zona de la corona y de la raíz del diente. Cuando este tejido está dañado, el paciente comienza a presentar síntomas y molestias.

Estos son algunos de los signos que indican la necesidad de una endodoncia:

  • Sensibilidad al frío y al calor.
  • Dolor: puede localizarse sobre el diente afectado o en las zonas vecinas. El dolor puede ser constante, intermitente, pulsátil, al masticar y con diferentes intensidades.
  • Molestias para ocluir.
  • Cambio del color de la corona dentaria.
  • Aparición de un absceso o fístula.
  • Hinchazón en la zona.

Al aparecer alguno de estos síntomas, lo ideal es consultar al odontólogo lo más pronto posible. De esta manera, se busca una solución inmediata que evita que el proceso avance y aparezcan complicaciones.

Las endodoncias se realizan en dientes definitivos y los materiales que se usan cambian según se trate de piezas adultas o elementos jóvenes que no han completado la formación radicular. En las piezas de leche, los problemas pulpares se solucionan con otros tratamientos específicos.



¿Cómo se hace una endodoncia?

Los tratamientos de conducto se realizan en una o más sesiones, dependiendo de las características del caso. A continuación, mencionamos los pasos necesarios para llevar a cabo este procedimiento:

  1. Anestesia: se insensibiliza el elemento dentario colocando anestesia local. Esto evita que el paciente sienta molestias mientras se realiza la endodoncia.
  2. Aislamiento de la pieza dentaria: con una goma especial se aísla la pieza dentaria sobre la que se trabaja del resto de la boca.
  3. Acceso al espacio pulpar: usando instrumental rotatorio se elimina el tejido enfermo y se hace una apertura profunda que permite llegar a la pulpa.
  4. Limpieza y modelado del conducto: con instrumental manual, rotatorio y líquidos desinfectantes se raspan y lavan las paredes internas del diente para quitar el material orgánico y dar forma cónica a los conductos.
  5. Relleno de los conductos radiculares: una vez que el espacio interno del diente está limpio, se seca y se rellena con un material biocompatible. La opción más usada es la gutapercha caliente, aunque según el caso, se puede elegir entre varias opciones. Se introduce hasta llegar al final de los conductos y se completa hasta ocupar el área de la cámara pulpar.
  6. Radiografías de control: a lo largo del proceso se realizan radiografías para identificar el largo de los conductos y determinar la longitud a la que se debe trabajar. Al finalizar, se toma una placa de control para verificar que el material llegue hasta el final de la raíz sin sobrepasarse.
  7. Reconstrucción de la pieza dentaria: terminada la endodoncia se deben restituir la anatomía y la funcionalidad perdidas al elemento dentario. La cavidad que se ha realizado para limpiar el elemento se rellena con un material provisorio o definitivo, dependiendo del caso clínico.
Endodoncia o tratamiento de conducto.
Una endodoncia se puede realizar en una sola sesión o en varias, con sucesivas citas programadas.

Cómo prepararse para una endodoncia

El tratamiento de conducto no es un procedimiento demasiado complejo. El paciente está anestesiado de manera local, es decir, está consciente, pero no percibe dolor ni molestias en el diente.

Aunque la terapéutica no resulte dolorosa, es bueno saber que requiere un rato largo en el que la boca deberá permanecer abierta. Esto puede resultar agotador para algunas personas.

Una buena práctica es descansar de manera adecuada antes del tratamiento. Esto ayudará a tener fuerzas y energías para colaborar con la apertura bucal.

Además, un buen descanso permite acudir a la cita más tranquilos. Los pacientes con menor ansiedad tienen una mejor recepción y duración de la anestesia y sienten menos dolor durante los procedimientos.

Otro aspecto a considerar es comer algo antes de acudir al consultorio a realizarte una endodoncia. Luego de la práctica, la boca estará anestesiada, lo que hará más difícil la alimentación.

Qué esperar luego de una endodoncia

Una vez finalizado el tratamiento de conducto, la boca permanecerá anestesiada por un tiempo. A medida que la sensibilidad vuelva, se pueden sentir algunas molestias e incluso dolor.

La sensibilidad en la zona donde se realizó la intervención es normal. Se debe al propio trabajo realizado y al proceso de recuperación de los tejidos. De todos modos, el dolor debe ir disminuyendo y desaparecer al cabo de unos días.

El odontólogo indicará tomar antiinflamatorios como parte de los cuidados para después de una endodoncia. En el caso de que haya una infección dental, también prescribirá antibióticos.

Es importante tomar la medicación de la manera recomendada por el profesional para que el posoperatorio sea más cómodo y el tratamiento exitoso.

En el caso de que el dolor sea cada vez más intenso o no calme con la medicación, será necesario acudir al odontólogo. También se debe volver al dentista si la zona próxima al diente o la cara se empiezan a hinchar.

Muchas veces, las endodoncias necesitan algunas sesiones más para terminar de eliminar los restos de pulpa de todos los conductos. Otras veces es preciso usar alguna medicación especial dentro del diente.

Los controles posoperatorios son necesarios para evaluar la respuesta del organismo al tratamiento y el éxito de la terapéutica. En algunos casos, serán necesarias radiografías para observar la recuperación de los tejidos, sobre todo cuando hubo infecciones previas.

Mientras la pieza dentaria esté obturada con un material provisorio, se deben evitar masticar alimentos muy duros. Una vez que haya pasado un tiempo prudencial sin sintomatología, el dentista indicará la reconstrucción definitiva de la pieza dentaria.

Según la cantidad de tejido dentario perdido serán necesarios empastes, incrustaciones o coronas. De esta manera, se le devuelve al diente su forma y aspecto normal para que pueda cumplir sus funciones en la boca.

Cuidados que se deben tener después de una endodoncia

Existen ciertos cuidados que se deben tener después de haberse realizado una endodoncia. Estas prácticas ayudan a que los tejidos se recuperen mejor y el posoperatorio sea menos molesto.

A continuación, mencionamos algunos aspectos a tener en cuenta para favorecer el éxito del tratamiento y un posoperatorio tranquilo:

  • No masticar mientras la boca esté anestesiada: esto evita lesiones por traumatizar la zona de manera accidental.
  • No morder alimentos duros, pegajosos o chicles hasta que no se reconstruya el diente tratado con materiales definitivos. Incluso, es conveniente masticar del lado opuesto para tratar de disminuir el uso de esa pieza dentaria hasta que se le haga el arreglo final.
  • Ser cuidadosos con el hilo dental: mientras el diente esté obturado con material provisorio, se debe tener cuidado de no retirar el relleno al pasar la seda dental. De todos modos, es importante no interrumpir la higiene dental.
  • Usar la medicación según las indicaciones del odontólogo: tomar los remedios que indica el dentista de la manera indicada permite una mejor recuperación y menor sensibilidad posoperatoria.
  • Mantener la higiene dental con el cepillado diario y el uso de hilo dental para evitar el acúmulo de placa bacteriana. De esta manera, se evita que la pieza dentaria se vuelva a enfermar.
  • Considerar la posibilidad de tratamientos estéticos posteriores: al perder la vitalidad, luego de una endodoncia la pieza dentaria puede cambiar de color. Procedimientos odontológicos como blanqueamientos, carillas o coronas pueden ser necesarios para dar un mejor aspecto al diente.
  • Acudir a los controles odontológicos: visitar con frecuencia al dentista y acudir a las citas programadas ayuda a mantener el tratamiento y cuidar el resto de la boca.
Control en una endodoncia.
Los controles posteriores a la endodoncia deben cumplimentarse, de manera que el profesional detecte cualquier inconveniente de manera temprana.

Cuándo llamar al dentista

A pesar de haber tenido los cuidados necesarios después de una endodoncia, muchas veces aparecen complicaciones. Lo ideal es acudir al dentista si se presentan algunas de las siguientes situaciones:

  • Hay dolor constante que no calma con medicación.
  • El diente se siente como apretado o late.
  • Hay dolor crónico.
  • Se presenta sensibilidad con alimentos fríos o calientes.
  • La encía o la cara se hinchan.
  • Aparece una fístula o granito con pus en la encía.
  • La pieza dentaria no ocluye con normalidad.
  • El elemento dentario se mueve.
  • No es posible pasar el hilo dental.
  • La medicación indicada provoca efectos secundarios, como alergia, picor, sarpullidos o malestar.

El profesional evaluará cada caso particular y tomará las medidas necesarias para resolver la situación.



Lo mejor es prevenir

Un tratamiento de conducto puede provocar dolor leve los días siguientes a la intervención. De todos modos, las molestias van desapareciendo por sí solas a medida que los tejidos se recuperan.

Poner en práctica los cuidados necesarios para después de una endodoncia ayuda a que el posoperatorio sea más cómodo y tranquilo. Sin embargo, algunas veces la sintomatología continúa y es necesario que el dentista vuelva a intervenir.

Las endodoncias son tratamientos odontológicos conservadores. Permiten resolver situaciones de dolor o infección en los dientes, evitando que las piezas dentarias sean extraídas. Pero existe la posibilidad de que fracasen.

Si las piezas dentarias no se enferman, este tipo de intervención no es necesaria. Por lo que la mejor recomendación siempre es la prevención con un adecuado cuidado bucodental.

Ocuparse de la salud oral no solo puede evitar la necesidad de este tipo de tratamientos. También te ayudará a tener una boca sana y una sonrisa bonita.

Te podría interesar...
¿Cuáles son las diferencias entre una endodoncia y un empaste?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son las diferencias entre una endodoncia y un empaste?

Existen distintas terapeuticas para tratar un diente dañado. Entérate aquí cuáles son las diferencias entre una endodoncia y un empaste.



  • Esmaeili, H., Malekzadeh, M., Esmaeili, D., & Nikeghbal, F. (2020). Dental anxiety and the effectiveness of local anesthesia. Brazilian Journal of Oral Sciences19, e208127-e208127.
  • Okawa, K., Ichinohe, T., & Kaneko, Y. (2005). Anxiety may enhance pain during dental treatment. The bulletin of tokyo dental college46(3), 51-58.
  • de Endodoncia, A. E. (2020). Recomendaciones de la Asociación Española de Endodoncia sobre el uso de antibióticos en endodoncia. Endodoncia (Madr.), 6-12.
  • Sahli, C. C., & Aguadé, E. B. (Eds.). (2019). Endodoncia: técnicas clínicas y bases científicas. Elsevier.
  • Vera Medina, M. M. (2020). Valoración de éxitos y fracasos en endodoncia (Bachelor's thesis).
  • Vautier, M. I. (2020). Reintervención en endodoncia (Doctoral dissertation, Universidad Nacional de Cuyo. Facultad de Odontología).
  • Olalla Collazo, M. O. (2012). Sintomatología en una endodoncia mal realizada (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • González, Á. C., Tejeda, A. R. B., Campoy, C. E. B., Gutiérrez, O. A., Antillón, M. G. S., Muñoz, L. S. R., ... & Bobadilla, C. G. (2020). Procedimientos clínicos en endodoncia. Editorial Universidad de Guadalajara.
  • Ruiz Rodríguez, P. E. Efecto Antimicrobiano de diversos materiales para la medicación intraconducto en endodoncia.
  • Hilú, R., & Balandrano, F. (2009). El éxito en endodoncia. Endodoncia27(3), 131-138.