Curuba o tumbo: propiedades y contraindicaciones

La vitamina C de la curuba puede estimular la síntesis de colágeno, al tiempo que actúa sobre el sistema inmune potenciando sus funciones. Conoce más sobre esta fruta exótica.
Curuba o tumbo: propiedades y contraindicaciones
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 06 enero, 2021.

Última actualización: 06 enero, 2021

La curuba es la fruta de un arbusto trepador que se puede consumir y es capaz de aportar beneficios para la salud. Se trata de un vegetal que crece en la Cordillera de los Andes, por lo que no es muy habitual en el continente europeo. No obstante, es posible encontrarla en tiendas especializadas en productos exóticos.

Es clara la importancia de consumir frutas de manera habitual. Estos alimentos destacan por su contenido en fibra y en fitonutrientes, lo que los convierte en aliados a la hora de luchar contra el desarrollo de patologías crónicas y complejas.

Beneficios de la curuba

A continuación trataremos los principales beneficios del consumo de curuba y lo que opina la ciencia al respecto.

Alto contenido en vitamina C y en antioxidantes

Como comentábamos, la curuba destaca por su contenido en fitonutrientes. Estas sustancias, al igual que la vitamina C, tienen un alto poder antioxidante.

Su consumo regular se asocia con la capacidad de neutralizar la formación de radicales libres, lo que origina un menor riesgo de enfermar. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Current Aging Science, en el que se relaciona la acumulación de especies reactivas de oxígeno con el envejecimiento prematuro.

Vegetales en la dieta con fitonutrientes.
Los alimentos de origen vegetal aportan fitonutrientes, conocidos por sus efectos antioxidantes y de prevención del envejecimiento prematuro.

Mejora la cicatrización

Dicha propiedad depende también del contenido en vitamina C de la fruta. Este nutriente es capaz de incrementar la síntesis de colágeno, una de las proteínas mayoritarias del cuerpo. Se asume que una mejor proporción de este compuesto facilitaría el proceso de cicatrización.

También los carotenos que se encuentran dentro de la curuba son capaces de estimular la cicatrización. No debemos de olvidar que estos se convierten en el organismo en vitamina A, un nutriente indispensable para muchas funciones que tienen que ver con la curación de las heridas.

La curuba mejora la digestión

El contenido en fibra de las frutas impacta sobre la función digestiva. Esta clase de alimentos destacan por la presencia de fibra de tipo soluble, capaz de actuar sobre la microbiota intestinal, mejorando sus funciones.

Se ha demostrado que la ingesta regular de compuestos prebióticos (fibra soluble) consigue reducir el riesgo de desarrollar patologías de tipo digestivo, haciendo más eficiente el metabolismo de los nutrientes.

También te puede interesar: ¿Cómo podemos mejorar la digestión?

Fortalece el sistema inmune

De nuevo hemos de comentar un beneficio derivado del aporte de vitamina C de la curuba. Tal y como evidencia una investigación publicada en la revista American Journal of Lifestlye Medicine, la ingesta regular de este nutriente reduce el riesgo de contraer patologías infecciosas respiratorias de las vías altas (resfrío), al tiempo que mejora el manejo de las mismas, mediante la reducción del tiempo de persistencia de los síntomas.

La curuba disminuye el riesgo de desarrollar problemas renales

Existen evidencias conforme la curuba es una fruta capaz de disminuir la incidencia de los problemas hepáticos y renales. Esto se debe a la presencia de antioxidantes y de flavonoides. Incluso, se comercializan extractos de curuba encaminados a mejorar la eficiencia de dichos órganos.

De todos modos, hay que destacar que la mayoría de los ensayos llevados a cabo han sido realizados en animales. Por este motivo es necesario seguir investigando al respecto para conseguir extrapolar los resultados a los humanos.

Disminuye los dolores de cabeza y el estrés

Las infusiones de curuba se utilizan en todo el mundo para manejar los episodios de estrés, debido a su poder sedante. La medicina tradicional asegura que también resulta útil de cara a prevenir los dolores de cabeza recurrentes.

Se considera una bebida relajante en términos anecdóticos y conseguiría calmar ciertos estados ansiosos. Esto no está certificado por la ciencia y, en los casos más graves, siempre será necesaria medicación, por lo que la curuba solo puede considerarse un adyuvante y no un tratamiento de primera línea.

Cefalea y efecto de la curuba.
El uso de la curuba en cefaleas y estados de estrés es anecdótico y no puede considerarse una primera línea terapéutica.

Contraindicaciones

Actualmente no existen contraindicaciones en el consumo de curuba. En el caso de estar bajo tratamiento con medicamentos o en situación de embarazo, resulta recomendable consultar con el especialista antes de iniciar el consumo de la fruta como tal o de ingerir infusiones de su planta.

La curuba es una fruta exótica beneficiosa

Como has podido comprobar, la curuba es una fruta exótica capaz de aportar beneficios a la salud derivados de su contenido en nutrientes. Cuenta con una gran cantidad de fitonutrientes con capacidad antioxidante, además de vitamina C. Estos compuestos consiguen prevenir el envejecimiento prematuro a partir de la neutralización de los radicales libres.

Ten en cuenta que para aprovechar todas las cualidades de las frutas y evitar sus contraindicaciones, lo mejor es consumirlas tras las comidas. De este modo aseguramos un vaciado gástrico lento que permitirá que la fructosa que contienen se absorba de manera paulatina.

Te podría interesar...
Las frutas más exóticas del mundo y sus propiedades
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Las frutas más exóticas del mundo y sus propiedades

Las frutas exóticas proceden de países con climas cálidos dónde crecen con abundancia. Conocemos 32 de ellas y algunas de sus propieadades.



  • Koltover VK., Free radical timer of aging: from chemistry of free radicals to systems theory of reliability. Curr Aging Sci, 2017. 10 (1): 12-17.
  • Senet, P. "Fisiología de la cicatrización cutánea." EMC-Dermatología 42.1 (2008): 1-10.
  • Sanders ME., Merenstein DJ., Reid G., Gibson GR., et al., Probiotics and prebiotics in intestinal health and disease: from biology to the clinic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol, 2019. 16 (10): 605-616.
  • Bucher A., White N., Vitamin C in the prevention and treatment of the common cold. Am J Lifestyle Med, 2016. 10 (3): 181-183.
  • Nerdy N., Ritarwan K., Hepatoprotective activity and nephroprotective activity of peel extract from three varieties of the passion fruit (passiflora sp) in the albino rat. Open Access Maced J Med Sci, 2019. 7 (4): 536-542.