Cómo detectar a tiempo que tu tiroides está funcionando mal

Aunque el hipotiroidismo es más frecuente que el hipertiroidismo, lo cierto es que ambas afecciones deben ser tratadas para que no influyan en el desarrollo normal de la vida del paciente.
Cómo detectar a tiempo que tu tiroides está funcionando mal
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 11 julio, 2023

Cuando algo no está del todo bien en el cuerpo, solemos experimentar una serie de molestias (en mayor o menor intensidad) que pueden modificar, e incluso, interrumpir nuestras actividades diarias. Las más recurrentes tienen que ver con la tiroides, cuyas alteraciones desencadenan un malestar general.

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello y es la que se encarga de producir hormonas para regular el crecimiento, el metabolismo, la frecuencia cardíaca y otras funciones vitales. Por ende, cuando no puede cumplir sus funciones correctamente, se experimenta todo tipo de síntomas.

Se estima que un 10 % de la población mundial tiene alguna alteración de la tiroides. Las personas más afectadas son las mujeres, en especial a partir de los 40 años o después del embarazo.

¿Cuándo sospechar del hipertiroidismo?

El hipertiroidismo se produce cuando el organismo segrega más cantidad de hormonas tiroideas de la necesaria, lo cual incrementa la tasa metabólica. Debido a esto, el cuerpo experimenta algunos cambios con relación a su estado normal y el paciente puede presentar los siguientes síntomas:

  • Ojos protuberantes.
  • Temblores.
  • Sensibilidad al calor y sudoración excesiva.
  • Cansancio muscular.
  • Cabello y uñas débiles.
  • Incremento de la presión sanguínea.
  • Dificultades en la visión.
  • Periodos menstruales irregulares.
  • Palpitaciones o aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Evacuaciones intestinales constantes.
  • Nerviosismo, ansiedad e insomnio.
  • Aumento del apetito o pérdida de peso excesiva.

¿Qué nos podría alertar de hipotiroidismo?

Los casos de hipotiroidismo son hasta cuatro veces más frecuentes que los de hipertiroidismo y están causados por la disminución en la producción de las hormonas de la tiroides. Por el desequilibrio que esto implica, las personas padecen síntomas como:

  • Intolerancia al frío.
  • Retención de líquidos.
  • Presión sanguínea alta.
  • Piel fría, seca y áspera.
  • Habla y movimientos lentos.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Decaimiento y somnolencia.
  • Aumento de peso sin razón aparente.
  • Pérdida del apetito y aumento de peso.
  • Irregularidades con el periodo menstrual.
  • Cabello seco, fino y uñas quebradizas.
  • Sensación de debilidad o fatiga crónica.
  • Dificultades de concentración y problemas de la memoria.

¿Cómo se detecta el mal funcionamiento de la tiroides?

Análisis de sangre

Si algo altera la salud de la glándula tiroidea, pueden ocurrir dos condiciones:
  • Hipertiroidismo: cuando la glándula produce hormonas en exceso.
  • Hipotiroidismo: cuando la glándula deja de producir la cantidad necesaria de hormonas.

Los dos casos generan un desequilibrio hormonal en el organismo. El punto de partida para su detección son las anormalidades que presentan los pacientes en su salud física y emocional. Los síntomas varían según el tipo de afección, pero en general, son los que dan lugar a la búsqueda de atención médica.

Tras sospechar de un problema en la tiroides, el médico evalúa a la persona palpándole el cuello. Luego, le realiza un análisis de sangre en el que se determinarán los valores de TSH y hormona tiroidea para corroborar los niveles en que se encuentra. Con el diagnóstico oportuno, se hacen una serie de modificaciones en el estilo de vida y se propone un tratamiento para controlarlo.

¿Cómo detectar en casa un problema en la tiroides?

Además de tener en cuenta los síntomas mencionados en casa caso, existe un sencillo método para detectar una enfermedad de la tiroides en casa.

Chica tocándose la garganta en la altura de la tiroides.

Instrucciones

  • Toma un espejo y concéntrate en la zona frontal inferior del cuello, por encima de las clavículas y debajo de la caja de voz.
  • A continuación, inclina la cabeza hacia atrás, toma un vaso de agua y presta atención mientras la ingieres.
  • Si al tragarla observas un bulto o protuberancia en esta zona, consulta al médico.

Si las molestias de salud persisten y no mejoran con los tratamientos comunes, lo más apropiado es consultar con el especialista. Bajo ninguna circunstancia hay que dejar pasar el chequeo. 

Causas de los problemas en la tiroides

La genética suele tener un papel fundamental en la aparición de los problemas tiroideos. Sin embargo, tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden deberse a una gran cantidad de afecciones diferentes, dentro de las cuales destacan las siguientes:

  • Tiroiditis infecciosa.
  • Enfermedad de Hashimoto.
  • Problemas en la hipófisis o en el hipotálamo.
  • Defectos congénitos.
  • Tratamiento para el cáncer.
  • Algunos fármacos.

Los síntomas no son específicos, muchas veces, y eso complica el diagnóstico. O lo retrasa cuando no está clara la causa. Por eso, la consulta médica es clave.

Te podría interesar...
Cuidar la tiroides: la alimentación que la favorece
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cuidar la tiroides: la alimentación que la favorece

¡Atención! Cuidar la tiroides es posible con un adecuado régimen alimentario. Aquí te explicamos las características que debe tener.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Pineda J, Galofré J, Toni M, Anda E. Hipotiroidismo. Medicine - Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. 2016;12(13):722-730.
  • Faquin WC. The thyroid gland: recurring problems in histologic and cytologic evaluation. Arch Pathol Lab Med. 2008 Apr;132(4):622-32.
  • Stasiak M, Lewiński A. New aspects in the pathogenesis and management of subacute thyroiditis. Rev Endocr Metab Disord. 2021 Dec;22(4):1027-1039.
  • Hubbeling D. Routine testing for thyroid problems. Australas Psychiatry. 2016 Jun;24(3):316.
  • Hoang JK, Sosa JA, Nguyen XV, Galvin PL, Oldan JD. Imaging thyroid disease: updates, imaging approach, and management pearls. Radiol Clin North Am. 2015 Jan;53(1):145-61.
  • Vanderpump MP. The epidemiology of thyroid disease. Br Med Bull. 2011;99:39-51.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.