Dieta depurativa para el hígado

Al igual que es importante incluir alimentos beneficiosos para el hígado también debemos evitar aquellos que puedan dificultar su trabajo o entorpecer sus funciones depurativas.
Dieta depurativa para el hígado
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Escrito por Okairy Zuñiga

Última actualización: 02 septiembre, 2022

En el día de hoy te vamos a presentar una dieta depurativa para el hígado. Este órgano está implicado en el metabolismo y en la detoxificación del organismo. En el caso de que no funcione de forma adecuada podrías sufrir problemas que afectarían tu salud y calidad de vida.

Resulta importante cuidar al organismo en general y al hígado en particular. Para garantizar su función es necesario aportar alimentos que produzcan un efecto antioxidante y antiinflamatorio. Además es fundamental tener cuidado con las sustancias que pueden ponerlo en riesgo, como son el alcohol o los azúcares simples.

A continuación te contamos todos los detalles de la dieta depurativa para cuidar este órgano.

¿Cuál es la función del hígado?

El hígado es un órgano que se encuentra debajo de la caja torácica y el abdomen. Es muy importante para el cuerpo pues se encarga de realizar múltiples tareas.

Su principal función es la eliminación de sustancias que pueden ser dañinas para el cuerpo (medicamentos, drogas o alcohol) y de deshechos y residuos del organismo (como por ejemplo algunas hormonas).

Por ello, un funcionamiento deficiente de este órgano se ha relacionado con problemas de acné y de síndrome premenstrual doloroso.

Los niveles de azúcar en sangre se equilibran gracias al hígado. Cuando su función falla, este no se puede mantener en niveles adecuados y podría llegar a aparecer diabetes tipo 2 (en casos severos).

Otra de las funciones de este órgano es la secreción de bilis que ayuda a absorber las grasas a nivel intestinal. También favorece la eliminación del colesterol y participa en la digestión.  

Además se encarga de sintetizar proteínas y de almacenar glucosa (en forma de glucógeno) y las vitaminas A, E, D y K. Asimismo participa en la coagulación de la sangre y el normal funcionamiento de sistema inmune.

¿Por qué hace falta cuidar el hígado?

Como se acaba de exponer, el hígado es un órgano que se encarga de realizar múltiples funciones y de un gran alcance. Por esto es necesario velar para que funcione de forma correcta y evitar todo aquello que le sea perjudicial.

En muchas ocasiones un problema de hígado puede no dar lugar a ningún tipo de síntoma o señales reconocibles de forma fácil. Pero cuando aparecen algunas enfermedades (cirrosis, hígado graso o hepatitis por ejemplo) su función se ve afectada de forma clara y pueden aparecer problemas de salud más graves.

Del mismo modo qutenemos en cuenta cómo el estilo de vida afecta el sistema cardiovascular, los riñones o el cerebro; deberíamos hacer lo mismo con el hígado.

Esto pasa por evitar al máximo el contacto con sus potenciales tóxicos (alcohol, tabaco, medicamentos, productos químicos, etc) y aportando alimentos y nutrientes que lo protejan.

El consumo de alcohol y de azúcares simples son los hábitos que más le afectan a la salud hepática. Tal y como afirma un estudio publicado en la revista World Journal of Gastroenterology, el consumo regular de alcohol se asocia con en desarrollo de enfermedades hepáticas que pueden llegar a condicionar su función.

La dieta resulta, por lo tanto, en uno de los principales puntales en los que se debe soportar un estilo de vida sano para el hígado. A continuación descubrimos cuáles son sus principales características.

Dieta depurativa para el hígado

La dieta depurativa para el hígado incluye las frutas
Son muchos los alimentos que pueden incluirse en la dieta para mejorar la salud del hígado.

Como señalan desde el Instituto Nacional de Diabetes, Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos, es posible prevenir las afecciones más comunes del hígado con una dieta saludable, con unas porciones adecuadas y acompañada de otras medidas apropiadas.

Verduras verdes

Los radicales libres son uno de los compuestos que resultan dañinos para el hígado. Por este motivo aportar vegetales con un gran contenido de antioxidantes es crucial en su protección.  

Además estas verduras contienen fibra, vitaminas y otros nutrientes muy positivos. Las mejores son las espinacas, el brócoli, las coles de Bruselas, las coles, las alcachofas, la la lombarda, la coliflor, los berros, etc. 

Frutas

Como pasa con las verduras, las frutas son alimentos muy saludables en general y no pueden faltar en una dieta protectora hepática. 

Cualquiera de ellas resulta saludable y la variedad siempre es deseable para aportar un mayor número de compuestos protectores. Los cítricos, las bayas (fresas, arándanos o frambuesas) y las uvas son de especial interés.

Aceite de oliva

El aceite de oliva para cocinar y para aliñar es una de las mejores grasas para el hígado. Sobre todo cuando su uso sustituye algunas fuentes menos aconsejables de grasas saturadas e hidrogenadas.

Aunque quizás es positivo mantener su consumo en cantidades moderadas, no hay que olvidar que los lípidos también son necesarios. Los frutos secos, las semillas o el pescado azul son otros de los alimentos adecuados. 

Cereales integrales y legumbres

Garbanzos, lentejas, copos de avena, arroz o pan integrales. Se trata de alimentos que aportan carbohidratos y fibra, y representan una fuente de energía de inestimable valor.

Pero además estos tienen un índice glucémico bajo o moderado, se digieren de forma más lenta y esto se traduce en aumentos de glucosa en sangre controlados.

Fuentes de proteína magra

Tanto la carne blanca, como el pescado y los huevos son de fácil digestión y contienen cantidades moderadas de grasas saturadas. Es muy conveniente combinarlas con fuentes de origen vegetal como las legumbres, el tofu o el tempeh.

Agua como bebida principal

La dieta depurativa para el hígado también incluye el consumo de agua
Es importante nunca descuidar el estado de hidratación, por lo que el consumo regular de agua es fundamental.

Asegúrate de beber al menos ocho vasos de agua al día para mantener una correcta hidratación y favorecer una función hepática apropiada. Esto debería incluir agua purificada, filtrada o embotellada.  

Alimentos a evitar en una dieta depurativa para el hígado

Así como existen alimentos que se deben potenciar por sus efectos positivos, existen otros que es mejor evitar o moderar al máximo:

  • Alimentos con una alta cantidad de azúcares simples y de azúcar añadido: dulces, repostería, algunos postres lácteos, zumos de frutas, bebidas azucaradas, etc. La fructosa puede ser un sustituto del azúcar bastante perjudicial. De hecho la evidencia científica asocia un consumo excesivo de fructosa con un mayor riesgo de acumular grasa en el hígado, con carácter patológico.
  • Grasas saturadas e hidrogenadas: bollería, comida rápida, platos preparados, mantequilla, margarina, nata, quesos muy grasos, etc.
  • Carne roja, embutidos y todo tipo de carne procesada.
  • Alimentos con alto contenido en sal.
  • Pescado y marisco crudos o poco cocinados.
  • Alcohol.

Qué más se puede hacer para cuidar el hígado

Aplicar cambios en el estilo de vida es la principal recomendación de todos los expertos cuando de trata de mantener el hígado sano.

Estos son una estrategia adecuada tanto para evitar posibles problemas como para frenar la progresión y el daño hepático de las enfermedades incipientes.

Ahora bien, es necesario tener en cuenta que cuando se diagnostica alguna patología (hepatitis, hígado graso o cirrosis por ejemplo) algunas características de la dieta pueden cambiar. Por este motivo es necesario seguir las indicaciones del médico en este sentido.

Estas son algunas de las prácticas que deberían acompañar la dieta:

  • Mantener un peso saludable y practicar ejercicio físico con regularidad y tener una vida activa.
  • Evitar el contacto con posibles tóxicos. Más allá del alcohol se encuentra el tabaco, los pesticidas y otros producto químicos. Además, es necesario no abusar de los medicamentos de venta libre.
  • Para impedir posibles infecciones es recomendable vacunarse ante un elevado riesgo de contraer hepatitis, no compartir productos de higiene personal y evitar las conductas sexuales de riesgo.
  • Tener cuidado con las dietas limpiadoras o planes detox para el hígado. Existe muy poca evidencia científica que las respalde y algunas podrían tener incluso efectos no deseados.

Una dieta equilibrada mejora la salud del hígado

Como puedes ver, esta dieta depurativa para el hígado es bastante sencilla y te da varias opciones para comer bien sin esfuerzos.

La base de la alimentación es la variedad, por eso te aconsejamos que introduzcas alimentos de distintos tipos con regularidad en la dieta. De este modo podrás garantizar un aporte correcto de nutrientes, lo cual facilitará la función hepática.

Te podría interesar...
9 alimentos que cuidan tu hígado
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
9 alimentos que cuidan tu hígado

Por sus propiedades depurativas y antioxidantes, algunos alimentos son idóneos para cuidar la salud de tu hígado. ¿Quieres conocer los más recomend...



  • Cichoz-Lach H, Michalak A. Oxidative stress as a crucial factor in liver diseases. World Journal of Gastroenterology. Julio 2014. 20 (25): 8082-8091.
  • Horst KW., Serlie MJ., Fructose consumption, lipogenesis and non alcoholic fatty liver disease. Nutrients, 2017.
  • Klein A. V, Kiat H. Detox diets for toxin elimination and weight management: a critical review of the evidence. Journal of Human Nutrition and Dietetics. Diciembre 2015. 28 (6): 675-86.
  • Lamas Paz A., Hao F., Nelson LJ., Vázquez MT., et al., Alcoholic liver disease: utility of animal models. World J Gastroenterol, 2018. 24 (45): 5063-5075.
  • Liver Foundation. Liver disease diets. Marzo 2021.
  • Mayo Clinic. Enfermedad hepática. Abril 2022.
  • National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Eating, diet and nutrition in NAFLD & NASH. Abril 2021. U. S. Department of Health and Human Services.
  • National Institutes of Health. Luchar contra el hígado graso. Noviembre 2021. U. S. Department of Health and Human Services.