El cáncer de mama: todo lo que debes saber

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
El cáncer de mama es uno de los cánceres que no solo afecta a la mujer sino también al hombre. A continuación te comentamos más al respecto.

El cáncer de mama es una patología que se origina cuando las células del tejido mamario comienzan a crecer de forma descontrolada. Estas van formando un conglomerado de células que recibe el nombre de ‘tumor’ y que puede ser benigno o maligno.

Si las células continúan creciendo y consiguen diseminarse hacia otras partes del cuerpo, se produce un tumor maligno.

Tipos de cáncer de mama

Cáncer de mama, ilustración anatómica.
El cáncer de mama es una enfermedad que no solo afecta a las mujeres, sino también a los hombres.

El cáncer de mama puede desarrollarse de forma invasiva o no invasiva. La forma invasiva es aquella que se disemina a los tejidos adyacentes, mientras que la no invasiva solo se desarrolla en los conductos de la leche y lobulillos de la mama. Teniendo en cuenta la zona del seno donde se forma el tumor, podemos distinguir los siguientes tipos de cáncer de mama.

Carcinoma ductal

Es el tipo de cáncer de mama más frecuente. Se origina en las células que recubren la parte interna de los conductos de la leche. Si se ubica únicamente en el conducto, se conoce como carcinoma ductal in situ (DCIS). Por otra parte, si el cáncer se disemina fuera del conducto, se llama carcinoma ductal invasivo.

Lee: Los 9 síntomas de cáncer de mama que toda mujer debe conocer

Carcinoma lobular y otros tipos

El carcinoma lobular es un tipo de cáncer que, tal y como su nombre lo indica, se origina en los lóbulos mamarios. En algunos casos, cuando su incidencia es considerablemente menor respecto a los mencionados antes, el cáncer de mama puede ser: medular, mucinoso, tubular, metaplástico o cáncer de mama papilar.

Causas del cáncer de mama

Al igual que ocurre con otros tipos de cáncer, las causas vienen de la mano de mutaciones producidas en determinados factores genéticos imprescindibles para el correcto funcionamiento del ciclo celular: los oncogenes y los protoncogenes.

Por otra parte, es importante destacar que el riesgo de padecer cáncer de mama se incrementa a partir de los 50 años de edad, en especial si existen antecedentes familiares de cáncer de ovario y menopausia tardía.

De acuerdo con los expertos de breastcancer.org, los factores de riesgo comúnmente relacionados son:

  • Edad.
  • Obesidad.
  • Tabaquismo.
  • Alcoholismo.
  • Sedentarismo.
  • Uso de terapia hormonal sustitutiva.
  • Exposición a radiaciones ionizantes antes de los 30 años.
  • Aparición temprana de la primera menstruación, entre otros.

Síntomas del cáncer de mama

En la mayoría de los casos, este tipo de cáncer no se manifiesta con síntomas contundentes en sus etapas iniciales.

Debido a ello, es primordial realizarse chequeos ginecológicos de forma periódica y procurar examinar de forma regular las mamas, tanto en casa (autoexamen) como con ayuda de un profesional.

Conforme el cáncer avanza, los síntomas que pueden presentarse son:

  • Tumoración dura en la axila, con bordes irregulares, e indolora.
  • Cambios en el tamaño, forma o textura de las mamas o el pezón.
  • Aparición de un bulto o nódulo palpable, que generalmente no produce dolor.
  • Líquido maloliente que sale del pezón, que puede ser sanguinolento, amarillento o verdoso.

En el caso de los hombres, el cáncer puede provocar dolor y sensibilidad en las mamas, además de la aparición de bultos.

Los síntomas del cáncer de mama avanzado incluyen:

  • Úlceras cutáneas.
  • Dolor en los huesos.
  • Dolor en las mamas.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso notoria.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en la axila.

Diagnóstico del cáncer de mama

Para poder realizar el diagnóstico es necesario hacer una exploración física. Esta incluye la revisión de ambas mamas, las axilas y la zona del cuello y el tórax. Se recomienda que las mujeres se realicen un autoexamen de mama todos los meses para detectar posibles anomalías.

médico observa mamografía

Si hay sospechas de la enfermedad, o si la paciente tiene factores de riesgo importantes, el especialista puede realizar una serie de pruebas que ayudan a confirmar el cáncer. Estas pueden incluir:

  • Mamografía. Para detectar, mediante rayos X, zonas anómalas de la mama.
  • Resonancia magnética de las mamas. Consiste en una exploración radiológica que utiliza la acción de un campo electromagnético para obtener imágenes, y su objetivo es identificar con más precisión el tumor o evaluar un cambio anormal de la mamografía.
  • Ecografía de las mamas. Estas son pruebas complementarias de la mamografía y permiten distinguir si el tumor es líquido o sólido.
  • Biopsia de mama. Usando métodos como biopsia aspirativa, guiada por ecografía, estereotáctica o abierta.
  • Tomografía computarizada. Esta sirve para saber si el cáncer se ha diseminado por fuera del tejido mamario.
  • Biopsia de ganglio linfático centinela. Se objetivo es identificar si las células cancerígenas se han diseminado a los ganglios linfáticos.

Los expertos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) aclaran que, en el caso de los hombres el diagnóstico se realiza de la misma forma que en las mujeres. Este es un punto importante a tener en cuenta.

Descubre: Pruebas de detección del cáncer de mama

Tratamiento del cáncer de mama

El tratamiento de cáncer de mama se pauta teniendo en cuenta factores como: el tipo y el estadio de cáncer, la sensibilidad del cáncer a ciertas hormonas y si el cáncer produce en exceso o no una proteína llamada HER2.

Algunos de los tratamientos más comunes son:

  • Quimioterapia. Método en el que se usan medicinas para destruir las células cancerosas.
  • Radioterapia. Su objetivo es destruir el tejido canceroso.
  • Cirugía para extirpar el tejido canceroso. Puede ser tumorectomía si se extirpa la tumoración mamaria, o mastectomía si se extirpa toda la mama y posiblemente algunas estructuras cercanas.
  • Tratamiento dirigido. La terapia hormonal es uno de los ejemplos. Sirve para bloquear algunas hormonas que estimulan la proliferación de las células malignas. Emplea medicina para atacar los cambios en los genes en las células cancerosas.
Conservación de medicamentos
Para una adecuada conservación de los medicamentos es importante prestar atención a aspectos como la temperatura y el tipo de fármaco.

Después de recibir el tratamiento más oportuno, algunas personas deben continuar tomando medicinas durante un tiempo. Todos los pacientes deben seguir en controles médicos para realizar las pruebas pertinentes para monitorear el regreso del cáncer o el desarrollo de otro cáncer de mama.

Nota: para saber más sobre los tratamientos del cáncer de mama, así como otros aspectos de la enfermedad, puedes acceder al portal de la Asociación Española Contra el Cáncer.