Enfermedades del páncreas: cuáles son y cómo prevenirlas

Yamila Papa Pintor·
22 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Diego Pereira al
28 Diciembre, 2020
El alcohol y el tabaco son los principales enemigos del páncreas, por lo que debemos restringir su consumo si queremos mantener o recuperar la salud de este órgano.

Hay muchos órganos vitales que no siempre cuidamos como deberíamos en el día a día porque no nos damos cuenta de que algunas cosas -que tenemos normalizadas y que repetimos habitualmente- pueden perjudicarlos. De hecho, parece que solo cuando aparecen las enfermedades del páncreas es cuando le prestamos atención a este órgano.

A continuación vamos a mencionar las patologías más comunes del páncreas y cómo evitarlas para dejar atrás esa actitud de descuido que, a la larga, no trae beneficios.

¿Qué hay que saber sobre el páncreas?

El páncreas es un órgano que está localizado entre la columna y el estómago. Tiene la tarea de producir los jugos que descomponen los alimentos y las hormonas que permiten nivelar el azúcar en sangre. Por ende, es fundamental para el equilibrio de todo el organismo.

Consejos para cuidar el páncreas.

Para ser más específicos, la literatura científica indica que, “participa de forma fundamental en los procesos digestivos del cuerpo, ya que se encarga de elaborar y secretar al tubo digestivo gran cantidad de enzimas y sustancias necesarias para el proceso de digestión y absorción de los alimentos”.

Aunque las enfermedades del páncreas no son frecuentes, sí pueden manifestarse en algunas circunstancias. Por lo general, lo hacen en la vejez o durante el desarrollo de la persona (feto), aunque también pueden manifestarse en otras etapas si la persona no lleva un estilo de vida saludable.

Las deformaciones y malformaciones en el páncreas ocasionan muchos dolores y molestias.

Pancreatitis: qué es y cuáles son sus causas

La pancreatitis es la inflamación del páncreas y está provocada por la obstrucción de las vías biliares y el desarrollo de cálculos. También puede estar causada por bacterias, daños metabólicos y sustancias tóxicas, como las bebidas alcohólicas. Hay dos tipos de pancreatitis: aguda y crónica.

Pancreatitis aguda

Una de las razones por las que ocurre es porque la secreción de enzimas se altera y en vez de ir hacia el duodeno se dirigen el interior del órgano. Una vez que se resuelve el episodio, el páncreas puede recuperar sus funciones por completo.

El 60 % de los pacientes que padecen pancreatitis aguda es porque no trataron los cálculos o abusan del alcohol. Algunos casos aislados están relacionados con el consumo de medicamentos, genética y traumatismos.

Pancreatitis crónica

La pancreatitis crónica es de formación lenta y altera la morfología del órgano de manera irreversible. El páncreas es incapaz de producir jugo pancreático.

Afecta a los hombres que tienen problemas con el alcohol. Hay personas con predisposición genética e incluso algunos pacientes la sufren por llevar una dieta rica en proteínas.

En ambos casos el síntoma preponderante es el dolor abdominal, que “envuelve” el torso como un cinturón. También son comunes la fiebre, los vómitos y la dificultad para respirar.

Fibrosis quística: qué es y cuáles son sus causas

Fibrosis quística

Esta enfermedad es hereditaria y provoca la acumulación de moco pegajoso en los pulmones, páncreas y otras áreas del cuerpo. También es el resultado de desórdenes pancreáticos y puede ser mortal.

Entre los síntomas más habituales se encuentran estos que enumeramos a continuación:

  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Congestión nasal.
  • Piel de sabor salado.
  • Náuseas e inapetencia.
  • Inflamación repetitiva del páncreas.
  • Ausencia de deposiciones en las primeras horas de vida.
  • Dolor abdominal, estreñimiento grave, heces pálidas.
  • Retraso en el crecimiento y problemas para aumentar de peso en la niñez.

La fibrosis quística está causada por un gen defectuoso y, si bien muchas personas lo tienen, no siempre manifiesta síntomas. Afecta a la raza blanca y es más frecuente en los que tienen ascendientes europeos del norte y centro del continente.

Otras enfermedades del páncreas: cáncer

La patología aparece a partir de los 65 años de edad (no es frecuente en los niños, jóvenes o adultos de hasta 50 años).

Al momento del diagnóstico del cáncer de páncreas, solo el 20 % de los pacientes estarán en condiciones de ser operados debido al estado avanzado en que se encuentran. Una vez que se realiza la intervención quirúrgica la supervivencia es de hasta 20 meses.

Enfermedades del páncreas: cáncer

Hasta ahora no se ha podido determinar a ciencia cierta cuáles son las causas del cáncer de páncreas, pero muchos especialistas indican que los factores que pueden ayudar a que aparezca son los siguientes:

  • Obesidad.
  • Edad (en la vejez).
  • Pancreatitis crónica.
  • Factores genéticos (cambios en el ADN).
  • Raza (mayor en la raza negra que blanca o asiática).
  • Tabaquismo (aumenta en un 30 % la aparición).
  • Sexo (un 30 % más en los hombres que en las mujeres).
  • Alimentación (dieta rica en grasas y carne asciende las posibilidades).

Los síntomas pueden variar entre cada paciente, pero en la mayoría de los casos son los siguientes:

  • Diarrea.
  • Cansancio.
  • Pérdida de peso y anorexia.
  • Vómitos o náuseas, espasmos.
  • Ictericia (color amarilla de la piel y ojos).
  • Dolor en la parte media y superior del abdomen.
  • Molestias que aumentan después de comer o al acostarse.

El 60 % de los casos de cáncer de páncreas se generan en la cabeza de este órgano. El porcentaje restante se divide entre el cuerpo y la cola. Si bien no presenta una prevalencia muy elevada en la población, su mortalidad es bastante alta. Solo en España, por ejemplo, mueren cerca de 4000 personas por causa de esta enfermedad.

Te recomendamos leer: Consejos para depurar y revitalizar tu páncreas

¿Cómo tener un páncreas saludable?

Para evitar la generación de las típicas enfermedades del páncreas es preciso que este órgano se encuentre en buenas condiciones. Entre las recomendaciones se pueden mencionar las siguientes.

Comer de forma saludable

Evita el consumo de carnes rojas, de frituras y de embutidos. A su vez, reduce la ingesta de harinas y azúcares refinados y modera los lácteos.

Ten en cuenta que si bien la clave es mantener una dieta equilibrada, el consumo regular de frutas y verduras es muy adecuado para tener un páncreas saludable.

Llevar una vida sana

Si quieres velar por tu salud y bienestar en general, haz un repaso de estilo de vida y modifica tus hábitos que te puedan estar perjudicando. En general, lo ideal sería que no fumes, hicieras ejercicio y evitaras el sedentarismo. De esta manera te sentirás mejor, no sufrirás sobrepeso ni otras enfermedades.

Tampoco es bueno que bebas alcohol en demasía ni que te excedas con el consumo de medicamentos y comida rápida con regularidad. Como bien dice el proverbio “todo en exceso es perjudicial”.

En definitiva, llevar unos hábitos de vida saludables es esencial para evitar enfermedades del páncreas y otros órganos del cuerpo. Asimismo, es importante acudir al médico ante cualquier síntoma que nos indique un mal funcionamiento de este órgano. Hay que recordar que un diagnósitico precoz eleva las probabilidades de éxito de cualquier tratamiento.

  • Velloni, F. G., Altun, E., Ramalho, M., & Semelka, R. (2017). Pancreas. In Imaging of the Cardiovascular System, Thorax, and Abdomen. https://doi.org/10.1201/b19675
  • Stahl, S. J. (2003). Diseases of the reptile pancreas. Veterinary Clinics of North America – Exotic Animal Practice. https://doi.org/10.1016/S1094-9194(02)00054-3
  • Young, A. P., De La, M. S. D., & Ruffin, M. T. (2016). Diseases of the pancreas. In Family Medicine: Principles and Practice. https://doi.org/10.1007/978-3-319-04414-9_96