Errores que causan dolor al practicar sexo anal

Lejos de los tabúes, el sexo anal es una práctica sexual placentera. Descubre qué hacer y qué no para evitar que se convierta en un acto de dolor.
Errores que causan dolor al practicar sexo anal
Isbelia Esther Farías López

Escrito y verificado por la filósofa Isbelia Esther Farías López el 05 mayo, 2021.

Última actualización: 05 mayo, 2021

La sensación de dolor al practicar sexo anal viene dado por una serie de errores que, aún cuando surjan de manera aislada, afectan el encuentro sexual.

Cuando la pareja ya ha caído en estos errores y no ha tenido una experiencia placentera, las probabilidades de que esto modifique la dinámica en la cama y ponga nuevas barreras aumenta. También puede hacer que la pareja evite la espontaneidad y el entusiasmo por explorar nuevos mundos.

Este tipo de situaciones nos indica que, si bien el sexo anal es una práctica común, no todo el mundo la lleva a cabo de la forma correcta. Sin embargo, cuando se sigue una serie de pautas y medidas de higiene, es capaz de brindar una experiencia divertida y placentera

Por el contrario, cuando estas no se siguen -bien sea por desconocimiento o por desidia- es cuando suelen surgir los errores que pueden hacer que esta práctica resulte dolorosa y poco apetecible en el futuro. Veamos a continuación cuáles son, pero primero, repasemos algunos aspectos importantes.

El sexo anal no es una práctica obligatoria para disfrutar de una vida sexual plena ni es para todo el mundo. Muchas parejas disfrutan de encuentros sumamente placenteros sin tener que recurrir a ella en absoluto. Por ende, hay que evitar caer en generalizaciones.

Algunas cuestiones acerca del sexo anal

La cucharita es una de las posturas más recomendadas para evitar el dolor al practicar sexo anal
Hay muchas posturas para hacer esta práctica más placentera.

El sexo anal es una práctica sexual en la que se introduce el pene o un juguete sexual en el ano y en el recto de la pareja con la que se está practicando el coito.

Una de las causas por las que se ha considerado un tema tabú es el hecho de que, a lo largo de los siglos, casi todas las religiones lo han condenado considerándola una “acción antinatural”. Sin embargo, las razones de este rechazo son variadas.

Por ejemplo, se le señala como una de las medidas naturales más utilizadas para controlar la natalidad. Esto no es bien visto en la mayoría de las creencias espirituales que tienen la idea de que solo hay que tener sexo para reproducirse.

Datos de interés

  • El ano es una zona en la que abundan microorganismos. La primera precaución que debe tomarse es el uso de preservativos.
  • Es imprescindible mantener el máximo nivel de higiene en el recto y en el ano antes de efectuar la penetración.
  • Conviene que la limpieza también se realice en el pene o en los juguetes sexuales involucrados.
  • El sexo anal no es una práctica exclusiva de personas homosexuales, los heterosexuales lo disfrutan por igual.

1. Falta de estimulación previa, uno de los errores que causan dolor al practicar sexo anal

Como casi siempre el esfínter se encuentra cerrado, el sexo anal resulta doloroso si no se ha distendido este músculo con antelación. Para conseguir que la práctica sea placentera, la penetración debe ir precedida de la estimulación -mediante un masaje-, que ayuda a que la musculatura anal se relaje.

El masaje debe realizarse de forma lenta y suave, con las manos limpias, las uñas cortas y bien limadas (para que no estén filosas), algo de lubricante y durante un periodo de tiempo prudente. De llevarse a cabo con prisas y sin lubricante, el resultado no será satisfactorio y se lastimará a la pareja, pudiendo llegar a enviarla a la sala de urgencias.

2. Penetración rápida

Lentitud de penetración para evitar el dolor al practicar sexo anal
En estos momentos siempre es mejor ir con calma.

El sexo anal requiere paciencia y delicadeza aunque se esté muy excitado. Por esto, los movimientos bruscos son seguidos de dolor e incluso daños en la zona, como pueden ser las hemorroides.

La mucosa rectal es muy sensible y cumple una labor absorbente, función que puede aumentar ante una penetración fuerte. Además, puede provocar heridas pequeñas y hemorragias. Es importante que el pene entre lentamente hasta que el ano se acostumbre.

3. No usar lubricante

El lubricante para evitar el dolor al practicar sexo anal
Esta herramienta puede convertirse en tu mejor amiga.

A diferencia de la vagina, el ano y el recto no generan lubricación de forma natural, por lo que realizarlo sin un producto lubricante provoca que el roce sea agresivo y genere dolor. Asimismo, los músculos de esta zona no son tan elásticos ni impiden la dilatación. Esto puede ocasionar que, en muchos casos, se produzcan lesiones y desgarros.

Para impedir esto, las parejas deben usar algún de lubricante adecuado, a base de agua, que facilite la inserción del pene. No se recomienda utilizar saliva en ningún caso.

4. Hacerlo sin ganas

Practicar sexo anal solo por complacer a la otra persona es un grave error. Se requiere un interés completo para alcanzar la relajación, de lo contrario, las zonas estarán tensas y serán más susceptibles al sufrimiento.

Así pues, aunque parezca obvio, si la pareja no quiere hacerlo debe ser honesta y comunicarlo explícitamente para no caer en el dolor al practicar sexo anal.

Hazlo sin presiones y sin agobios. En el sexo solo se garantiza el disfrute con el acuerdo de todos los involucrados.

Como hemos podido ver, las prisas, la falta de delicadeza, la falta de estimulación previa y lubricación adecuadas, y hacerlo sin ganas son errores que pueden hacer que el sexo anal sea doloroso, e incluso nada disfrutable. Ahora que ya los conoces, evítalos y disfruta sanamente.

Te podría interesar...
¿El sexo anal duele?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿El sexo anal duele?

Muchas personas creen que la práctica de sexo anal es dolorosa. Por eso hoy queremos explicarte cómo llevarla a cabo para disfrutarla al máximo.