¿Qué es la estética en filosofía y qué estudia?

La estética es una disciplina filosófica que estudia la noción de belleza y su percepción. ¿Qué es bello y qué es feo?
¿Qué es la estética en filosofía y qué estudia?
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 11 junio, 2022

La estética es la rama de la filosofía que estudia la naturaleza y percepción de la belleza. Por lo que guarda una estrecha relación con el arte.

En este sentido, dicha disciplina no solo se pregunta qué es lo bello, sino que también estudia las experiencias y los juicios estéticos que surgen en nosotros cuando percibimos un objeto. Que bien puede ser la naturaleza, otras personas o una obra creada por el hombre. Esto nos permite catalogar algo como atractivo, feo, sublime, elegante, etc.

En otras palabras, uno de los objetivos principales de la estética es el estudio de las experiencias y los juicios que nos suceden en la vida cotidiana cuando percibimos el mundo. Intenta responder por qué algunos objetos nos resultan atractivos y otros no.

Además, lo que puede ser estéticamente agradable para una persona no tiene por qué serlo para otra. Incluso, si hacemos un recorrido por la historia, veremos cómo los movimientos artísticos han respondido a un ideal de belleza propio de su época. Por lo tanto, la subjetividad y la relatividad de lo que se considera estéticamente bello es uno de los grandes tópicos de esta disciplina.

Historia de la estética como disciplina de la filosofía

La estética como disciplina de estudio surge durante el siglo XIII de la mano del filósofo alemán Alexander Gottlieb Baumgarten, quien acuñó el término en su obra Reflexiones filosóficas en torno al poema (1735). Allí describe que la estética es la ciencia de lo sensible, así como de las relaciones que existen entre el arte y la belleza.

Sin embargo, esto no significa que los filósofos que precedieron a Baumgarten no se hayan dedicado a este tema. De hecho, el concepto es aplicable a los estudios que pensadores anteriores han puesto en marcha en torno a lo bello.

Cabe destacar que el término estética proviene de la palabra griega aisthesis, que significa “sensibilidad” o “sensación”.

Antigua Grecia

En la Antigua Grecia, Platón teorizó sobre la belleza y el arte en obras como El banquete y La república. Allí afirmó que la belleza es una idea eterna, intangible e inmutable que solo se puede entender desde el alma y que se refleja en la capacidad que posee el ser humano para crear objetos.

Por su parte, Aristóteles haría lo propio en obras como Arte poética o Retórica y Política. Pero dejó a un lado el idealismo platónico para centrarse en un enfoque material. De esta forma, afirmó que aquello que fuese considerado bello debía tener una composición simétrica y ordenada.

Filósofos griegos y la estética.
Quizás no siempre con la palabra precisa que usamos actualmente, pero ya la filosofía griega abordó la estética.


Edad Media

En la Edad Media, en cambio, la estética estuvo relacionada con el arte religioso, por lo que su función se limitó a exponer las revelaciones cristianas. Durante esta época, filósofos como San Agustín de Hipona y Santo Tomás de Aquino reflexionaron sobre la belleza.

Por ejemplo, para San Agustín,la belleza estaba compuesta por la armonía de los elementos que hacen de la belleza física algo divino. Mientras que para Santo Tomás, el objeto se exhibe a través de la forma (esencia) y el sujeto puede percibir su belleza a través de la sensibilidad.

Edad Moderna

Ahora bien, después de que Baumgarten creara formalmente la estética como disciplina, surgieron una variedad de filósofos que abordaron este tema. Uno de los más reconocidos fue Immanuel Kant, quien se enfocó en la subjetividad de los sentimientos sobre lo que se considera bello.

Kant consideró que la belleza no es medible porque deriva de un sentimiento. Por lo tanto, está cargada de subjetividad. De allí que propuso el término estética trascendental.

En otras palabras, para Kant la sensibilidad está condicionada por una serie de experiencias previas que nos ayudan a determinar la estética y la belleza de los objetos.

Edad Contemporánea

Por último, en la Edad Contemporánea han surgido diversas maneras de interpretar el sentido de la estética, su sensibilidad y representación. De hecho, surgió lo que se conoce como antiestética, que sugiere el rechazo de la estética establecida, entendiendo a esta última como la moda o la imagen personal.

En este caso, el arte contemporáneo asume que lo verdaderamente importante no es lo que siente el autor, sino lo que este hace sentir al receptor de su obra. No busca la belleza serena o pintoresca, sino también lo desagradable o melancólico, con el fin de provocar ansiedad u otras sensaciones intensas en los espectadores.

Pinturas en la estética de la filosofía.
Las nuevas corrientes del pensamiento se concentran en estudiar más el efecto de lo estético en los receptores de las obras.

La idea de belleza a lo largo de la historia

La concepción de lo bello cambia de una época a otra. De manera que lo que hoy consideramos atractivo o hermoso, no lo fue en otros momentos y puede que en algunas décadas más ya no lo sea.

Ahora bien, con el fin de comprender cómo ha variado la concepción de lo bello, a continuación presentamos una idea general de la mutación de esta noción:

  • Estética en la filosofía clásica. Para la Antigua Grecia y el Imperio romano, lo bello, lo bueno y lo verdadero correspondía a una sola cosa y su naturaleza se relacionaba con la mesura, la armonía, la justicia y la adecuación al ideal de la época.
  • Estética medieval. Durante el medioevo, el concepto de belleza tenía que ver con los valores fundamentales cristianos: la fe en Dios, el sacrificio, la pasión y la pureza. Por tanto, la belleza moral tenía un peso mayor que la apariencia.
  • Estética moderna. El renacimiento rompió con el esquema cristiano y reivindicó las reflexiones clásicas dentro del marco de las ideas del humanismo y la Ilustración. En este sentido, la idea de belleza se atribuía a lo planificado, lo estructurado, lo simétrico y lo armónico.
  • Estética contemporánea. En esta época, la idea de belleza está relacionada con el arte abstracto, lo bello conceptual y la belleza del sentido de las cosas, más que el cumplimiento de un canon que distinga entre lo estético y lo mundano. Incluso, lo horrible, lo cotidiano y lo incomprensible han sido considerados como modelos de lo bello.


Reflexiones finales

La estética es una disciplina de la filosofía que aborda la naturaleza de la belleza y los elementos que intervienen en nuestra sensibilidad para que cataloguemos algo como bello, feo, atractivo, desagradable, etc.

Por lo tanto, se cuestiona qué es la belleza en sí y reflexiona si esta cualidad existe objetivamente o es una sensación completamente subjetiva.

Te podría interesar...
Cómo se puede aplicar la filosofía en la vida cotidiana
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo se puede aplicar la filosofía en la vida cotidiana

Todos aplicamos la filosofía en la vida cotidiana, pero la mayoría no es consciente de ello. Entra y conoce en qué situaciones se concreta.