9 factores que pueden reducir el deseo sexual

Tener una vida sexual saludable es sinónimo de bienestar. Por eso hay que reconocer los factores que están disminuyendo el deseo sexual para tomar cartas en el asunto.
9 factores que pueden reducir el deseo sexual
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 23 Diciembre, 2020.

Escrito por Patricia Sofia Jimenez Blanco, 29 Diciembre, 2020

Última actualización: 29 Diciembre, 2020

La mayoría de las personas suelen asociar la libido con una sensación espontánea. Surgiría de pronto y llevaría a las parejas a mantener relaciones caracterizadas por la pasión. Pero resulta que hay factores más crónicos que pueden reducir el deseo sexual.

Debido a dicha confusión, hay parejas que con el pasar del tiempo comienzan a desarrollar problemas e inseguridades en su intimidad. Por eso, es importante aprender a distinguir cuándo hay ausencia de deseo o si hay factores que estén influyendo en la reducción del mismo. A continuación, te hablaremos sobre los 9 principales.

1. Estrés

Tener una vida sexual saludable y plena es sinónimo de bienestar. Sin embargo, hay muchas personas que atraviesan dificultades antes de conseguirlo. En este sentido, pueden estar influyendo una serie de factores que, en principio, no se toman en consideración.

Tal es el caso del estrés. Esta es una de las problemáticas que más afecta, pero a la que la mayoría no le presta suficiente atención. Presentar altos niveles de estrés hace que se incremente la producción de cortisol y se reduzca la testosterona.

Como consecuencia, las ganas de tener sexo pueden disminuir. Las actividades rutinarias, como ir al trabajo, reuniones, tráfico, deberes del hogar, cuidar a los niños u otras tareas provocan altos niveles de estrés. Esto deriva en que la persona se sienta cansada y solo quiera dormir, lo que muchas veces afecta las relaciones sexuales.

2. Consumo de algunos medicamentos

Cuando se está atravesando un tratamiento médico potente, como por ejemplo la quimioterapia del cáncer, es común que se produzcan efectos secundarios desagradables. Algunos de los más comunes son el cansancio, las náuseas e incluso la fatiga, lo que puede derivar en una disminución de la libido.

Cabe destacar que también suelen desencadenar preocupaciones relacionadas al autoestima, debido a que se producen cambios físicos y desequilibrios hormonales.

Otro caso muy común es el consumo de pastillas anticonceptivas, ya que estas se asocian, sobre todo al inicio del uso, con una reducción de la libido. De todas maneras, el efecto desaparece con la continuidad de la ingesta.

Lo mismo ocurre con algunos antihistamínicos o antidepresivos tricíclicos. Por ello, si se detectan inconvenientes en esa área lo más recomendable es consultar con el médico e identificar si los tratamientos están causando dicho efecto secundario.

Los anticonceptivos que reducen el deseo sexual al inicio.
El uso de anticonceptivos está muy difundido entre las mujeres y uno de sus efectos secundarios iniciales puede ser la reducción de la libido.

3. Traumas por malas experiencias

Pasar por experiencias desagradables también es un factor bastante común que hace que se reduzca el deseo sexual. Esto suele suceder cuando no te sientes del todo cómodo con tu pareja o hubo alguna acción que te pareció insatisfactoria. También si viviste una mala experiencia en la intimidad.

Por ello, si estás con una pareja con la que sientes confianza, la mejor solución es mantener comunicación y conseguir entre ambos un equilibrio. Recuerda que una mala vivencia no debe transformarse en un problema definitivo.

4. Problemas de autoestima y seguridad

La salud mental también es un pilar fundamental en cualquier ser humano, debido a que influye en su forma de relacionarse con otros o en su autovaloración. Si alguien está atravesando problemas de autoestima y seguridad es posible que sienta reducir el deseo sexual.

En este sentido, aquellas personas que no aceptan su propio cuerpo y que tienen autoestima baja pueden padecer la ausencia total del deseo sexual. Esto quiere decir que, alguien que tenga una mala percepción de sí mismo, se sentirá incapaz de satisfacer a su pareja o incluso de gozar la experiencia a plenitud.

Si se detectan estas señales es importante tomar acciones, ya que a la larga suelen empeorar. Como consecuencia, se pueden generar disfunciones sexuales.

5. Excesos, alcohol y drogas

Llevar una vida de excesos y abuso de sustancias, como el alcohol y las drogas, también influye en cuanto a reducir el deseo sexual se refiere. A pesar de que, en principio, estas sustancias pueden impulsar las ganas de tener relaciones, en cantidades moderadas provocan cansancio e incluso disfunción eréctil.

Santiago Frago, director médico del Instituto de Sexología y Psicoterapia Amaltea, comenta que es un mito que el alcohol es afrodisíaco. La realidad es que el deseo erótico no equivale a orgasmo y este último se ve problematizado por la sustancia tóxica. Del mismo modo, la cantidad de consumo influye, pues no es lo mismo una copa ocasional que un problema de ingesta desmedida.

6. Falta de sueño

Las consecuencias de no tener un buen descanso son fatales para el cuerpo, por lo que es vital asegurarse de cumplir con el ciclo de sueño diario. Cuando una persona duerme poco presenta síntomas como cansancio, ansiedad o estrés.

Todos esos factores influyen en los conflictos entre parejas, lo que se puede trasladar hacia la vida sexual, generando contratiempos. Asimismo, la falta de un buen descanso hace que las personas sean menos sensibles a estímulos como las caricias, lo que reduce el deseo sexual.

7. Mala alimentación

Tal vez este punto no es tan evidente como los demás, pero la alimentación influye cuando se trata de mantener el deseo sexual con tu pareja. Si no consumes alimentos balanceados o llevas una dieta reducida en proteínas, tu nivel de testosterona baja.

Aparte de eso, cuando hay poca presencia de minerales y vitaminas en las comidas se pueden evidenciar padecimientos como fatiga o cansancio. Por eso es esencial llevar una dieta sana y balanceada en tu día a día.

8. Monotonía

En el momento en que se está iniciando una relación todo resulta novedoso, por lo que la pasión y la emoción se mantienen presentes. Esto también aplica para la intimidad sexual. Pero esta etapa eufórica disminuye con el pasar del tiempo, convirtiéndose en rutina.

En esos escenarios lo ideal es ir variando y experimentando en la intimidad. Así, siempre tendrán algo nuevo que conocer del otro y disfrutar. Dedica tiempo a tu pareja, mantén una comunicación activa y nunca caerán en la monotonía.

Comunicación en la pareja.
En una pareja, la monotonía puede llevar a una falta de comunicación que influya en el deseo sexual, reduciéndolo con el tiempo.

9. Problemas de comunicación con la pareja

Como mencionábamos con anterioridad, la monotonía es uno de los principales factores que hacen que el deseo sexual se reduzca con el tiempo. De allí viene la importancia de tener una efectiva comunicación con tu pareja, de forma que puedan encontrar un punto medio de satisfacción para ambos.

Sumado a eso, es necesario mencionar que la presencia de problemas de pareja que no se discuten a tiempo también interfieren para reducir el deseo sexual, debido a que generan bloqueos de parte y parte. Un estudio publicado en Journal of Sexual Medicine y guiado por la doctora Ana Alexandra Carvalheira, en colaboración con las universidades de Oslo y de Zagreb, dejó en evidencia que el cansancio, los conflictos de pareja y el estrés en el trabajo son causas importantes de falta de libido en la población masculina.

Lo recomendable es que siempre se mantenga la intención de conversar y hablar de todo aquello que los aqueja. De esta forma, se mantendrá el bienestar sexual para ambos.

Consejos para que el deseo perdure

Mantener buenos estándares de deseo sexual con la pareja es un aspecto fundamental en las relaciones. Sin embargo, a veces se complica por varios factores como el estilo de vida, la falta de creatividad y los problemas personales.

Si quieres librarte de todo eso o reducir las posibilidades de caer en problemas de falta de deseo sexual por parte de tu pareja hay una serie de útiles consejos que te ayudarán a que la pasión perdure.

En líneas generales, todo radica en enfocarse en los pequeños detalles que van más allá del acto sexual como tal. Es decir, hay que prestar especial atención a otras áreas fuera del encuentro erótico, como las muestras de cariño inesperadas. La psicóloga y sexóloga en el Centro TAP, Diana Lozano, indica que no es tanto el encuentro erótico como tal, sino los códigos y el erotismo que va más allá del cuerpo.

En conclusión, si quieres evitar reducir el deseo sexual con tu pareja, recuerda que es primordial enfocarse en las muestras de afecto y el contacto físico que suelen dejarse en segundo plano. Estas claves pueden generar sorprendentes reacciones y mantener viva la libido.

Te podría interesar...
6 hábitos que te ayudan a mejorar tu vida sexual
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 hábitos que te ayudan a mejorar tu vida sexual

Para mejorar tu vida sexual puedes tener en cuenta algunos hábitos saludables que te ayudarán a mejorar la libido. ¡Descúbrelos!



  • Carvalheira A, Pereira N. Portuguese version of Cues for Sexual Desire Scale: The influence of relationship duration. Journal of Sexual Medicine (2011).
  • Neyra, Lidia Cruz. "Alimentos funcionales." Biotempo 7 (2007): 46-54.
  • Pfaus J, Scepkowski L. The biologic basis for libido. Current Sexual Health Reports (2005).
  • Gutiérrez B. La respuesta sexual humana. Actualización en Medicina de Familia (2010).
  • Burrows L, Basha M, Goldstein A. The effects of Hormonal Contraceptives on Female Sexuality: A Review. Journal of Sexual Medicine (2012).