Flacidez vaginal y sus 5 causas

Muchas mujeres se sienten avergonzadas en la intimidad porque perciben una sensación de incomodidad debido a la flacidez vaginal. Te contamos más sobre sus causas y cómo tratar esta condición.
Flacidez vaginal y sus 5 causas

Última actualización: 08 octubre, 2022

La flacidez vaginal, también conocida como laxitud vaginal, hiperlaxitud vaginal e incluso prolapso vaginal, alude a la sensación de aflojamiento de la vagina. No se trata de una enfermedad o un trastorno médico, aunque recientemente algunos expertos lo han definido como un síndrome.

Desde hace un par de años el término se ha hecho popular debido a las intervenciones quirúrgicas para abordarlo: el rejuvenecimiento vaginal. Hay muchas preocupaciones y dudas en relación con la flacidez vaginal, y es por esto que en las líneas siguiente te indicados sus características y causas.

¿Qué es la flacidez vaginal?

¿Qué es la flacidez vaginal?

La flacidez vaginal no está considerada como una enfermedad, ni tampoco como disfunción o defecto. Es un problema que se produce por la pérdida de tono muscular en la vagina, debido a factores genéticos, cambios hormonales y estilo de vida.

Se estima que entre el 28 % y el 38 % de las mujeres llega a padecerla, aunque no todas lo informan a su médico. Es importante señalar que no se relaciona directamente con el prolapso de los órganos y músculos pélvicos, ya que se puede manifestar con independencia de él.

Tal y como señalan los expertos, la hiperlaxitud vaginal se manifiesta principalmente bajo un trastorno de disfunción sexual. Ciertamente, y al menos en principio, no se asocia con problemas de salud en quienes la desarrollan. Sí puede perturbar las experiencias sexuales, así como el aspecto psicológico.

Síntomas de la laxitud vaginal

El principal síntoma de la laxitud vaginal es la sensación vaginal reducida durante las relaciones sexuales. Se trata de una afección relativamente común, en especial en mujeres mayores de 40 años. Otros de los signos clásicos con los siguientes:

  • Dificultad para alcanzar el orgasmo.
  • Pérdida involuntaria de la orina.
  • Flatulencias vaginales.
  • Estiramiento de los labios mayores y menores.

En función del grado de flacidez la condición puede mediar también en infecciones vaginales. Esto se debe a que la uretra queda más expuesta, lo que aumenta levemente las probabilidades de que patógenos lo invadan. Como ya hemos apuntado, los problemas relacionados con la autoestima y la angustia pueden manifestarse debido a todo esto.

¿Cuáles son las causas de la flacidez vaginal?

No hay una causa exacta para explicar por qué algunas mujeres tienen flacidez vaginal y otras no. Sin embargo, hay varios factores que se relacionan con la tendencia a desarrollar dicha condición. Al parecer, estos son sus principales detonantes.



1. La edad

Cómo ser feliz y saludable durante la menopausia.

El paso de los años es una de las causas principales de flacidez vaginal. Debido a los cambios propios del envejecimiento, el cuerpo empieza a producir menos colágeno, que es el principal responsable de mantener los tejidos firmes.

Y si bien, los signos de la vejez pueden ser bastante evidentes en el rostro, cuello y escote, la zona íntima tampoco se salva de sufrir tales consecuencias. Por todo esto, y a pesar de que las jóvenes pueden desarrollarla, la condición es más frecuente después de los 40 años.

2. Embarazo y parto

Es normal que la vagina pierda un poco de tono después del estiramiento que sufre tras el parto. Inclusive, esa sensación de flacidez aumenta cuando se produjo un desgarro o se emplearon fórceps.

Sin embargo, cuando el bebé nace por cesárea, la mujer también puede desarrollar este síntoma. El embarazo hace que la piel y los músculos de la vagina pierdan firmeza, debido a la presión que se ejerce sobre ellos.



3. Sobrepeso y sedentarismo

El sobrepeso y sedentarismo pueden ser causantes de flacidez vaginal

Los músculos de la vagina se pueden debilitar como consecuencia del sobrepeso y el sedentarismo. Tal y como ocurre con otros grupos musculares, la actividad física es clave para su fortalecimiento.

De hecho, hay varios ejercicios enfocados en el trabajo del suelo pélvico, cuya función es tonificar esta zona y, de paso, prevenir problemas como la incontinencia, la disfunción sexual y la flacidez vaginal.

4. Cambios hormonales

Los trastornos fisiológicos que se producen durante el climaterio y la menopausia pueden ser detonantes de flacidez vaginal. En estos, se produce un desequilibrio hormonal que aumenta la pérdida de firmeza vaginal por los cambios que sufre la mucosa que protege la zona.

5. Prolapso de los órganos pélvicos

Ta y como advierten los investigadores el prolapso de los órganos pélvicos también es un catalizador para la afección. Dicho prolapso, denominado por sus siglas en inglés como POP, alude a la caída de la vagina, el cuello uterino, el útero, la uretra, la vejiga y otros. La cirugía abdominal, la tos crónica, el esfuerzo excesivo, el estreñimiento crónico y tener un hijo a una edad muy temprana puede mediar en su desarrollo.

Consejos para prevenir y combatir la flacidez vaginal

La flacidez vaginal aqueja, en su mayoría, a las mujeres que han tenido por lo menos un parto. Sin embargo, hay varios métodos que podrían ayudar a prevenirla y reducirla sin necesidad de tener que recurrir a la vaginoplastia.

Estos son algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta:

  • Hacer ejercicios de Kegel varias veces a la semana. Su objetivo es estimular los músculos internos y externos de la vagina para tonificar toda el área.
  • Adoptar una rutina de rehabilitación del suelo pélvico. Ideal para recuperar la zona después del parto o ante enfermedades como la incontinencia.
  • Tener relaciones sexuales con más frecuencia. Al parecer, esto sirve para aumentar la elasticidad de la vagina y prevenir la atrofia y la sequedad.
  • Mantener una alimentación saludable. No solo por salud, sino para equilibrar el peso corporal y mantener una buena producción de colágeno.
  • No estirar ni maltratar la zona. Rascarla fuerte cuando hay comezón puede debilitar su piel.
  • Utilizar productos adecuados para su cuidado. No emplear jabones perfumados, duchas vaginales, ni talcos.
  • No hacer demasiada fuerza. Levantar elementos de mucho peso aumenta la susceptibilidad a presiones intra-abdominales que, a su vez, debilitan músculos como los de la vagina.

Otras opciones para tratar la flacidez vaginal

Además de los de la lista anterior, existen otros métodos para eliminar la flacidez vaginal como la cirugía de corrección, no muy recomendada debido a sus posibles complicaciones, y la radiofrecuencia, una opción más moderna que produce el estrechamiento con el uso de calor localizado.

Por último, si tiene esta condición, no tienes de qué avergonzarte. Este síntoma es normal y se podría reducir con las recomendaciones dadas. Además, no tiene por qué ser un impedimento para disfrutar tu vida sexual. ¡Anímate a adoptar estos hábitos!

Te podría interesar...
Los mejores ejercicios para tonificar la vagina y aumentar el placer sexual
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los mejores ejercicios para tonificar la vagina y aumentar el placer sexual

¿Sabías que puedes tonificar la vagina y el suelo pélvico con ejercicios? Descubre sus beneficios para la salud sexual y cómo practicarlos en casa.



  • Dietz HP, Stankiewicz M, Atan IK, Ferreira CW, Socha M. Vaginal laxity: what does this symptom mean? Int Urogynecol J. 2018 May;29(5):723-728.
  • Ertekin, C., Colakoglu, Z., & Altay, B. (1995). Hand and Genital Sympathetic Skin Potentials in Flaccid and Erectile Penile States in Normal Potent Men and Patients With Premature Ejaculation. The Journal of Urology. https://doi.org/10.1097/00005392-199501000-00027
  • Barnhart, K. T., Izquierdo, A., Pretorius, E. S., Shera, D. M., Shabbout, M., & Shaunik, A. (2006). Baseline dimensions of the human vagina. Human Reproduction. https://doi.org/10.1093/humrep/del022
  • Manzini C, Friedman T, Turel F, Dietz HP. Vaginal laxity: which measure of levator ani distensibility is most predictive? Ultrasound Obstet Gynecol. 2020 May;55(5):683-687.
  • M. Weber, A., D. Walters, M., R. Schover, L., & Mitchinson, A. (1995). Vaginal anatomy and sexual function. Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1016/0029-7844(95)00291-X
  • Palacios, S. Vaginal hyperlaxity syndrome: a new concept and challenge. Gynecological Endocrinology. 2018; 34(5): 360-362.
  • Fonti Y, Giordano R, Cacciatore A, Romano M, La Rosa B. Post partum pelvic floor changes. J Prenat Med. 2009;3(4):57–59.
  • Schwenkhagen, A. (2007). Hormonal changes in menopause and implications on sexual health. Journal of Sexual Medicine. https://doi.org/10.1111/j.1743-6109.2007.00448.x
  • Talab S, Al-Badr A, AlKusayer GM, Dawood A, Bazi T. Correlates of vaginal laxity symptoms in women attending a urogynecology clinic in Saudi Arabia. Int J Gynaecol Obstet. 2019 Jun;145(3):278-282.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.