Gemelos en clase: ¿juntos o separados?

Mientras más lejos del cuidado diario se está de unos gemelos, más cerca de la decisión de separarlos. Padres y maestros que mejor los conocen coinciden en que lo recomendable es que estén juntos.
Gemelos en clase: ¿juntos o separados?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Escrito por Ana Núñez

Última actualización: 18 noviembre, 2021

A llegar el momento de la escuela, padres y maestros se preguntan si los gemelos en clase deben estar juntos o separados. La duda es recurrente. Más ahora, que los nacimientos múltiples son frecuentes en comparación con décadas atrás.

Los gemelos, idénticos o fraternos, han estado juntos desde siempre y se sienten o perciben como unidad. Es lo que se conoce como identidad del par.

Como en muchas decisiones difíciles, el sentido común debe prevalecer. Los padres conocen mejor que nadie a los niños y saben qué sería lo ideal para sus hijos. Veamos en el artículo por qué algunos colegios ordenan la separación y atendamos el problema a la luz de la ciencia.

Los colegios frente a la separación de los gemelos en clase

Para los padres, que asistan a la misma escuela es una fórmula económica. Y los gemelos en clase estarían forzosamente juntos si solo hubiera un aula por curso y edad; no así si existiera alternativa o posibilidad de elegir.

En general, los colegios tradicionales consideran recomendable que los gemelos estén separados porque parten de un criterio fijo de la construcción de identidad. Esto plantea que la persona se erige de manera autónoma e individual; algo que contrasta con la unidad que exponen y demuestran los gemelos.

La separación en las escuelas proviene del miedo a que un niño dependa en demasía del otro, hasta el punto de afectar su desarrollo. En algunos, incluso no sugieren, sino que imponen la separación, alegando que juntos compiten y uno busca prevalecer sobre el otro.

Para evitar posibles situaciones conflictivas recurren a ponerlos en aulas separadas; decisión que cada vez está más reñida con las evidencias científicas. Estas apuntan a un perfecto desarrollo si permanecen juntos, por lo que las escuelas se han ido sumando a políticas flexibles acordadas con los padres.

Gemelos en una ecografía.
Los gemelos tienen muchas características en común que se han nombrado como la identidad del par.

¿Qué dice la ciencia?

La ciencia confirma que la separación per se, por regla fija u obligatoria, puede traer problemas. Los gemelos se defienden, apoyan y colaboran estando juntos, condición que sienten de una manera muy especial e intensa. De hecho, se comenta que es la relación más estrecha que pueda existir entre 2 personas.

La complejidad surge porque todo niño al crecer se separa de la unidad con la madre. Pero los gemelos no solo deben lograrlo con respecto a ella, sino en su relación con el hermano. Los gemelos que crecen juntos alcanzan una perfilada identidad porque cada uno se centra en ser diferente.

Con todo, en los primeros años no es conveniente que estén separados. Los datos ratifican este aserto. La separación temprana trae problemas de internalización y más en el caso de monocigóticos que de fraternos o dicigóticos.

De esto se han convencido en especial los maestros antes que los directores. En efecto, maestros y padres coinciden y proponen acordar los términos de permanencia de los gemelos en clase.

Por otro lado, la forma de asumir la identidad-diferenciación pasa por si se habla de gemelos idénticos o fraternos. Estos últimos tendrán comportamientos diferentes a los de los gemelos monocigóticos. A veces, la inclinación a la protección queda reflejada en que la gemela niña jugará a representar el rol de madre, cuidando de su hermano.



Comprar doble a la larga no es lo mejor

Los padres de gemelos tienden a vestir y a comprar enseres dobles. Es práctico y tiene ventajas económicas y estéticas, pues la escena de los niños que se confunden por idénticos tiene gracia y despierta interés y curiosidad. Ahora bien, ello contribuye a afirmar la unicidad dentro de la identidad.

De aquí se deduce que son los padres, antes que los niños, los llamados a hacer un esfuerzo de diferenciación. De hecho, hay padres que les hablan a ambos como si se tratara de uno solo. Les leen a ambos el mismo cuento nocturno y les regalan lo mismo con la intención de que no disputen.

Hacer consciencia de esta actitud ayudará a vencer la inclinación a lo doble por igual para ofrecer a los niños variedad de formas y estímulos que los ayuden a crecer. Que aprendan a elegir por separado y sin presiones de uno sobre el otro sería lo ideal.

Si se visten igual, al mirar a su hermano, el gemelo se estará viendo de continuo como en un espejo. Tardará más su propio reconocimiento. Los gemelos ya grandes, puede que no recuerden esto con agrado.



Socializar antes de la escuela

Desde todo punto de vista, los cambios bruscos y las rupturas imprevistas resultan desfavorables. Para que los gemelos se enfrenten a la novedad de la escuela, es prudente que con anterioridad participen en dinámicas educativas y de socialización libres y lúdicas.

Los niños han estado cerca y solos interactuando en su cotidianidad en la intensa vida familiar. La socialización previa es un buen anticipo de lo que encontrarán en la escuela. Los otros niños y la diversidad fuera de casa amplían sus horizontes de reconocimiento.

Sería genial que participen en experiencias a cargo de tutores por un par de horas, en las que puedan estar solos, compartiendo con un grupo. Es posible que niños de su edad, juguetes y otros atractivos los hagan olvidarse un rato de la atención y la vigilancia de los padres.

Estos ejercicios les permitirán a los niños saber que son distintos. No solo entre sí, sino con respecto a las personas con las que interactúan. El colegio no les será tan extraño y habrán entrenado estrategias de comunicación y relacionamiento.

Grupos de niños socializando.
Las socializaciones distintas al ámbito escolar en sí ayudan a que los gemelos reconozcan otras identidades.

¿Cuándo deben estar separados los gemelos en clase?

Ya hemos dicho que no debe haber una posición fija y taxativa en torno a los gemelos en clase. Pero si estar juntos obstaculiza el desarrollo social de uno, deben separarse.

También, cuando uno de los gemelos se impone sobre el otro de modo ostensible, o si desarrolla más rápido el lenguaje, conviene hacer el cambio. Si la competencia o una retroalimentación negativa los torna irritables y conflictivos no es buena señal.

Por eso es importante que los gemelos hasta los 5 años tengan un nivel de socialización que les permita generar amistades. Salir de casa y frecuentar grupos los ayudará al momento de cualquier separación.

Te podría interesar...
5 errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos

Conoce los errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos. Ya que con cada uno se tendrá una experiencia diferente.