Granos en el pene: ¿a qué se deben?

Los granos en el pene son muy comunes y se hacen presentes en muchos varones. En la mayoría de los casos se ocasionan por causas normales que no necesitan tratamiento. En este artículo te vamos a contar cuáles son los principales causantes y cómo afrontarlos.
Granos en el pene: ¿a qué se deben?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 20 febrero, 2022

Los granos en el pene tienen su pico de presentación en la edad adolescente. Sobre todo se asocian a varones que padecen acné en otras partes del cuerpo. Aun así, hasta los cuarenta años se considera una edad de frecuente aparición.

Se estima que unos ocho de cada diez varones refieren o han referido alguna vez granos en el pene, lo que denota la alta prevalencia de la situación. Además, esto también refleja que es una consulta frecuente entre los hombres.

¿A qué se deben los granos en el pene?

Anatómicamente, el pene se encuentra rodeado por una piel fina y deslizable. La delgadez de esa piel y la capacidad de desplazarse la vuelven muy susceptible a sufrir diferentes lesiones. Este tegumento finaliza en lo que conocemos como prepucio, que sería la parte de piel que recubre el glande.

El glande es una zona que se afecta con los granos del pene. Tiene dos partes: un vértice, donde está el orificio para orinar y eyacular, y una base que se denomina corona del glande. La corona tiene por debajo un surco llamado surco balanoprepucial que está en contacto con el prepucio y con el frenillo. Este último es una pequeña estructura que une la piel del pene con el glande.

En el glande hay glándulas que son visibles a simple vista y que pueden confundirse con granos patológicos cuando agrandan un poco su tamaño. Las más conocidas son las glándulas de Tyson, que no representan peligro para la salud. Según estudios, estas lesiones suelen observarse como pápulas asintomáticas color piel o amarillentas en el prepucio o el frenillo.

Lo que te vamos a enumerar ahora son las causas más frecuentes de granos en el pene para que sepas cuáles son preocupantes y cuáles no necesitan intervención. Estas son las 12 causas más habituales:

1. Espinillas o granos en el pene

La espinilla es el típico grano en el pene. Similar a la que se hace presente en el rostro cuando padecemos acné. Tienden a localizarse en los bordes del glande y se hacen evidentes a la vista cuando movemos el prepucio.

Estos molestos granos o puntos blancos aparecen cuando un poro de la piel se obstruye por la grasa natural denominada sebo. Esta obstrucción favorece a la colonización por bacterias, lo que genera la inflamación y la aparición de pequeños puntos de líquido purulento.

Hay un tipo particular que son los granos de Fordyce. Son puntos pequeños, blancos o amarillos que no duelen y pueden aparecer en múltiples áreas como los labios o el glande del pene. Se trata de glándulas sebáceas inofensivas y que no requieren tratamiento alguno.

Granos en el pene
Los granos en el pene pueden aparecer como unos puntos pequeños y blancos que no generan dolor. En este caso, no es necesario darles un tratamiento.

2. Úlceras peneanas

La úlcera es una lesión, en este caso epitelial. A diferencia del grano típico que sobresale, la úlcera fabrica un sacabocado en la piel. La úlcera en el pene se vincula fuertemente a la enfermedad de transmisión sexual (ETS) del herpes genital.

Cuando se trata de herpes genital, es común que un síntoma sea el dolor intenso, inclusive acompañado de fiebre. Esta patología requiere tratamiento inmediato, por lo que la úlcera debe ser consultada con un médico. Además es una infección contagiosa.

Otras ETS capaces de generar una úlcera en el pene son la sífilis y el chancro blando. Estas úlceras son de tamaño variable y muy parecidas entre sí. Sin embargo, la úlcera del chancro blando suele ser muy dolorosa y con un fondo rojo o rosado, mientras que la de la sífilis es indolora, con un fondo necrótico y desaparece al cabo de unos días.

3. Folículos pilosos como granos en el pene

Los vellos de los testículos y de la base del pene pueden aparentar un grano en la zona donde se insertan en la piel. Es común que generen confusión y consultas médicas porque pueden hacerse evidentes en gran cantidad.

Los folículos pilosos son estructuras anatómicas normales siempre que haya pelo o vello en el cuerpo. No requieren tratamiento de ningún tipo y no son un peligro para la salud; al contrario, son indispensables.

Estas estructuras anatómicas también pueden inflamarse e infectarse, sobre todo después del rasurado. La inflamación de un folículo piloso se conoce como foliculitis y es una afección muy frecuente en los hombres de todas las edades. Por fortuna, los granos en el pene producidos por la foliculitis tienden a desaparecer por sí solos al cabo de unos días. Los vellos encarnados también son otra posible causa asociada a los folículos pilosos.

4. Ampollas

Las ampollas son colecciones de líquido sobre la piel. Aparecen cuando hay quemaduras de segundo grado en adelante o cuando se manifiesta una infección, posiblemente de transmisión sexual si la localización es el pene. Aquí se requiere consulta especializada, en lo posible con algún dermatólogo.

5. Quistes escrotales

El quiste es un grano de un tamaño considerable que contiene en su interior líquido. No es sólido por dentro, ni tampoco tiene la configuración habitual de una ampolla. En general, se trata de un líquido blanco que puede fluctuar hasta que sale al exterior.

Si bien no son muy frecuentes, algunos varones prefieren la extirpación por motivos estéticos. Realmente no representan un riesgo para la salud y no es necesario tratarlos, a menos que crezcan de tamaño lo suficiente para alterar el funcionamiento del pene o de los testículos.

6. Verrugas

Los granos en el pene de color marrón que conservan humedad en su parte superior son sospechosos de verrugas genitales, sobre todo si la forma tiende a parecerse a una coliflor. Es importante reconocerlos porque pueden diagnosticarse como infecciones por el virus del papiloma humano.

Las verrugas son indicativas de enfermedades de transmisión sexual y deben tratarse lo más rápido posible. Cuando se trata del virus del papiloma humano, puede resultar más perjudicada la mujer que mantiene relaciones con el varón infectado que el varón mismo, ya que en el cuello del útero este virus es precursor de cáncer.

La presencia de una verruga también podría tratarse de un simple papiloma cutáneo y no estar asociado a ninguna ETS. Este tipo de protuberancia es bastante común en los hombres de mediana edad y no es razón para preocuparse. No obstante, siempre se recomienda la evaluación por parte de un médico especialista para establecer un diagnóstico adecuado.

Verrugas
La presencia de verrugas en el pene puede ser señal de una infección de transmisión sexual. Por tanto, requieren atención profesional.

7. Ampollas blancas

El liquen plano es una enfermedad poco conocida y difícil de diagnosticar. También se conoce como esclerosis del pene y puede aparecer en el glande, en el prepucio o en el cuerpo del pene, generalmente formando una línea de ampollas blancas.

La enfermedad es autoinmune, es decir que el mismo cuerpo ataca estructuras propias. No es una infección y no se contagia de persona a persona. El liquen plano puede resolverse solo en el transcurso de un año, pero a veces requiere intervención médica.

Si las lesiones viran a un color rojo y una textura de terciopelo deben analizarse de inmediato, porque se vuelven sugestivas de cáncer de pene, tal y como estudiaron médicos del Colegio Mexicano de Urología.

8. Pápulas peneanas o perladas

El 20 % de los varones tienen estos granos en el pene, específicamente alrededor de la base del glande. Algunos estudios identificaron una prevalencia mayor, de hasta cuatro varones de cada diez, menores de veinticinco años, con pápulas perladas

Médicamente esta pápula es un angiofibroma, es decir una formación combinada de vasos sanguíneos diminutos y tejido fibroso. Se evidencian como pequeñas pápulas blanquecinas perladas de hasta 2 milímetros. No son infecciosas, no requiere tratamiento y no pone en riesgo la salud del paciente. No obstante, pueden generar afecciones psicológicas en el paciente y su pareja según algunos estudios.

9. Molusco contagioso

El molusco contagioso es una infección cutánea causada por un virus muy común en los niños. La misma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluido el pene. Esta enfermedad se caracteriza por la presencia de pequeñas protuberancias firmes, las cuales pueden tener un pequeño punto de líquido blanco en el centro.

Cuando las protuberancias aparecen en la región genital se considera una enfermedad de transmisión sexual, sobre todo en los adultos sanos. Por fortuna, las lesiones suelen mejorar por sí solas al cabo de algunos meses, no obstante, también es posible recibir tratamiento médico.

10. Linfocele

Se trata de una afección benigna asociada al sistema linfático que tiende a aparecer por sí sola al cabo de unas horas. Los linfoceles aparecen después de la masturbación o de una relación sexual y se deben a que el sistema linfático es incapaz de drenar la linfa del pene debido a la hinchazón provocada por la erección.

Las lesiones debidas a un linfocele pueden tener un tamaño variable y son alargadas debido a la forma de los vasos linfáticos. Estos granos no se acompañan de dolor y aparecen en el surco balanoprepucial y en el dorso del pene con mayor frecuencia. Esta afección también se conoce como linfangitis no venérea del pene.

11. Enfermedad de Peyronie

Se caracteriza por la presencia de un bulto de tamaño variable en el pene producido por tejido cicatrizal, el cual causa una curvatura significativa y erecciones dolorosas. Por desgracia, se trata de una afección que no posee una cura específica, no obstante, diversos tratamientos médicos pueden mejorar los síntomas.

12. Cáncer de pene

A pesar de ser uno de los tipos de cáncer más raros de todos, el cáncer de pene puede generar múltiples lesiones, incluidos los granos, pápulas o úlceras en el pene. Las lesiones debidas a esta neoplasia maligna pueden aparecer en cualquier zona del pene, aunque son más comunes en el glande.

El cáncer de pene puede aparecer a cualquier edad, siendo más frecuente en hombres fumadores, mayores de 60 años, que posean una higiene genital inadecuada. El tratamiento en estos casos dependerá de la extensión de la enfermedad, combinando el empleo de la cirugía, quimioterapia y radioterapia.

Una patología generalmente benigna

La presencia de granos en el pene es muy común en muchos hombres en todo el mundo. Si bien la mayoría suelen ser inofensivos, algunos pueden requerir de una opinión médica. Lo más aconsejable en caso de duda es consultar con un facultativo y así salir de dudas.

Te podría interesar...
Anatomía del pene
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Anatomía del pene

La anatomía del pene incluye tanto los órganos genitales masculinos internos como externos. Se trata de un conjunto, no solo del miembro genital ex...



  • Enríquez-Merino J, Ramos-Garibay A, López-López AM. Tratamiento quirúrgico del liquen escleroso en genitales masculinos. Rev Cent Dermatol Pascua. 2019;28(1):25-29.
  • Brener KJ, Janeiro SMR, Aldrete VJ, et al. Carcinoma escamoso de pene: comunicación de un caso y revisión de la bibliografía. Bol Col Mex Urol. 2007;22(2):83-90.
  • Gibas A, Matuszewski M, Michajłowski I, Krajka K. Acne inversa of the scrotum and penis - aggressive urological treatment. Cent European J Urol. 2012;65(3):167–169.
  • Kumar P, Das A, Savant SS. Multiple Shiny Papules on the Shaft of the Penis. Indian J Dermatol. 2015;60(3):325.
  • Larrondo Muguercia, Rubén José, et al. "Lesiones en los genitales externos: Enfoque diagnóstico y conducta que debe seguir el Médico de la Familia." Revista Cubana de Medicina General Integral 14.1 (1998): 5-14.
  • Peyrí Rey, E., and O. Arango Toro. "Liquen escleroso y atrófico del pene: lesión preneoplásica." Actas Urológicas Españolas 27.2 (2003): 73-74.
  • Radhakrishnan S, Agarwal DC. Fordyce spots masquerading as penile warts. Med J Armed Forces India. 2016;72(4):384–385.
  • Rivera, Olivia Lugo, and Rosalía Cancela. "Patología cutánea del pene." Revista del Centro Dermatológico Pascua 8.3 (1999): 133-142.