Grasa visceral: ¿qué es, cuáles son sus causas y cómo se combate?

¿Sabes qué es la grasa visceral y cuáles son los riesgos de que se deposite en nuestros órganos? Sigue leyendo y te contamos por qué se acumula y cómo hacer para combatirla.
Grasa visceral: ¿qué es, cuáles son sus causas y cómo se combate?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 17 marzo, 2022

La grasa visceral es aquella que se encuentra en la cavidad abdominal, pero muy por debajo de la piel. Por lo general se deposita en y alrededor de órganos como el hígado, la vesícula o el páncreas.

Las causas por las que se acumula están asociadas con el estilo de vida (mala alimentación y sedentarismo), así como con otros factores genéticos y hormonales. Incluso con el estrés.

No obstante, el exceso de grasa visceral se puede combatir y prevenir introduciendo cambios en relación con la dieta y el ejercicio. A continuación te contamos.

¿Qué es la grasa visceral?

En el cuerpo hay distintos tipos de grasa. Estas son las siguientes:

  • Blanca: es la que se acumula bajo la piel. Si bien funciona como una reserva, su impacto metabólico también puede ser negativo, sobre todo en aquellas personas con obesidad.
  • Marrón o parda: su función es ayudar a mantener la temperatura en un nivel óptimo.
  • Beige: se trata de las mismas células grasas blancas que se comportan eventualmente como marrones, debido a la acción de algunos estímulos.

Por otra parte, tenemos la llamada grasa visceral, que se localiza de manera específica en la cavidad abdominal, entre y alrededor de los órganos. Los involucrados son el hígado, la vesícula, el páncreas y los intestinos, entre otros.

Entonces, el problema con la llamada panza no es solo un asunto de estética, sino que puede degenerar en una mayor presencia de grasa visceral. Ambos factores están correlacionados. Es decir, a mayor circunferencia abdominal, mayor posibilidad de tener grasa visceral acumulada.

No obstante, según las investigaciones, el 85 % del tejido adiposo total es subcutáneo. Mientras que el restante es intraabdominal.

Para diagnosticar de manera precisa la grasa visceral se requiere una tomografía o una resonancia magnética. Aunque también se suele medir la circunferencia de la cintura para verificar si hay un exceso e intuirla indirectamente.



Causas por las que se acumula la grasa visceral

La acumulación de la grasa visceral puede deberse a una variedad de factores. Veamos cuáles son.

Alimentación

Entre los primeros factores están aquellos relacionados con estilos de vida poco saludables. Por ejemplo, una dieta alta en grasas trans, harinas refinadas y carbohidratos contribuye en gran medida con la acumulación de tejido adiposo.

Grasas trans.
Las grasas trans en los alimentos inciden en el estado de salud de manera negativa.

Sedentarismo

Si además de esta dieta ya mencionada, no se realiza mucha actividad física, los carbohidratos no son aprovechados como fuente de energía, sino que se acumulan. Y no lo hacen solo de manera subcutánea, sino como grasa visceral.

Edad y metabolismo

La edad es otro de los factores relacionados. A medida que envejecemos perdemos masa muscular y ganamos tejido adiposo. A esto también se suma el hecho de que cambia el metabolismo y la forma en como el cuerpo quema calorías.

Cambios hormonales

Las hormonas pueden estar relacionadas con la edad, aunque no necesariamente. En el caso de las mujeres posmenopáusicas, los cambios hormonales tienen un papel particularmente destacado. Esto se explica por la disminución del nivel de estrógenos.

Otros factores

Aparte de los ya mencionados, otros factores que favorecen la acumulación de grasa visceral son los siguientes:

  • Calidad del sueño: según los estudios, evidencias recientes apuntan a que existe una relación entre cantidad y calidad de sueño y propensión al sobrepeso y obesidad.
  • Altos niveles de cortisol: esta hormona guarda relación con las concentraciones de azúcar y el metabolismo en general.
  • Genética: predispone a las personas a acumular más grasa visceral, incluso en quienes no presentan sobrepeso.


Riesgos de acumular grasa visceral

La grasa visceral se acumula cerca de los órganos vitales, hasta en el corazón, lo que puede afectar su funcionamiento. En tal sentido, está relacionada con un mayor riesgo infarto y de aterosclerosis.

También su exceso predispone al desarrollo de diabetes, ya que según las investigaciones, puede aumentar la resistencia a la insulina. Además, se asocia con lo siguiente:

  • Colesterol alto.
  • Hipertensión arterial.
  • Insuficiencia hepática.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Alteraciones gastrointestinales.
  • Aumento de las posibilidades de sufrir cáncer de mama o colorrectal.

¿Cómo combatir la grasa visceral?

Adoptar hábitos de vida más saludables no solo puede ayudar a combatir a la grasa visceral, sino incluso impedir que se acumule. Conozcamos los mejores consejos.

Cambio en el estilo de vida para combatir la grasa visceral.
Los cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para darle combate a la grasa visceral y evitar sus consecuencias.

Dieta

Un cambio en la dieta debe apuntar en dos direcciones. En primer lugar, reducir el consumo de grasas y azúcares simples. A tales fines, se recomienda sustituir por harinas integrales y pescado o pollo antes que carnes rojas.

En segundo lugar, se debe aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra. Esto incluye muchos vegetales y frutas frescas.

Ejercicio

Es necesario incorporar una rutina de actividad física diaria. Se recomiendan al menos 150 minutos a la semana con ejercicios aeróbicos moderados (caminata, correr, bicicleta, natación) y de fuerza (con pesas).

Manejar el estrés

El cortisol es una hormona que suele aumentar en situaciones de estrés, lo que contribuye a su vez con la acumulación de la grasa visceral. Por lo tanto, es conveniente hacer prácticas como la meditación, la relajación y el yoga.

¿Cuándo acudir al médico?

La grasa visceral no puede verse. Sin embargo, hay indicadores que nos hacen sospechar de un exceso acumulado. Así que si eres una persona con una circunferencia abdominal por encima de los 95 centímetros (hombre) o de los 80 (mujer), es necesario acudir al médico.

El profesional de la salud realizará los chequeos y ordenará los exámenes correspondientes, incluyendo glucemia, colesterol y otros. Además, recomendará los cambios necesarios en cuanto al estilo de vida, así como el tratamiento a seguir.

Es importante señalar que la grasa visceral, a diferencia de la subcutánea, no puede ser retirada mediante procedimientos (liposucción), ya que se encuentra más profunda en el abdomen. Esto significa que los cambios que debemos hacer por la salud corren por nuestra cuenta.

Te podría interesar...
Grasa visceral y grasa periférica: aprende a combatirlas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Grasa visceral y grasa periférica: aprende a combatirlas

¿Conoces las diferencias entre la grasa visceral y grasa periférica? ¿Cuál es más peligrosa? ¿Cómo podemos combatirlas? ¡Te lo enseñamos!



  • Chielle E, Feltez A, Rossi E. Influence of obesity on the serum concentration of retinol-binding protein 4 (RBP4) in young adults J Bras Patol Med Lab. 2017; 53(2): 81-86.
  • Heeren J, Scheja L. Brown adipose tissue and lipid metabolism. Curr Opin Lipidol. 2018; 29(3): 180-185.
  • Janochova K, Haluzika M, Buzga M. Visceral fat and insulin resistance – what we know? Biomed Pap Med Fac Univ Palacky Olomouc. 2019: 163(1): 19-27.
  • Soca P. Obesity and risk facts. Rev. Med. Electrón. 2011; 33(6): 817-818.
  • Zoico E, Rubele S, De Caro A, et al. Brown and Beige Adipose Tissue and Aging. Front Endocrinol. 2019; 20(10): 368. doi: 10.3389/fendo.2019.00368.