Cómo hacer tomates secos caseros

18 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
Si eres amante de los tomates secos te contamos que puedes hacerlos en casa con facilidad. Además, con esta técnica lograrás un sabor único y podrás conservar estos frutos más tiempo.

Los tomates secos son una opción deliciosa para acompañar carnes, ensaladas o salsas. Aunque los puedes conseguir ya hechos en dietéticas o supermercados, también se pueden preparar en casa con facilidad.

Además, si usas tomates de tu propia huerta lograrás un sabor especial. Por ello, si te gusta consumirlos, en este artículo te contamos qué pasos tienes que seguir para hacerlos.

Los tomates secos en la cocina mediterránea

En general, los tomates secos son populares en las cocinas mediterráneas, sobre todo en la región de Puglia (Italia). Es habitual ver los tejados de las casas repletos de tomates secándose al sol.

La exposición al aire seco y caliente hace que estos frutos disminuyan su volumen y que se realce el sabor. Además, gracias a este proceso se los puede conservar durante periodos de tiempos prolongados, más allá de la época de cosecha.

En este sentido, hay regiones en el mundo en las que las condiciones de temperatura y humedad son óptimas para producir frutas y verduras deshidratadas. El tomate seco es uno de los alimentos que mayor aceptación está teniendo en el mercado nacional e internacional, tal y como señalan varios documentos.

Además, según un artículo publicado en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), este fruto es fuente de licopeno, un pigmento vegetal que tiene propiedades antioxidantes, por lo que ayuda a prevenir enfermedades crónicas y degenerativas. En el caso del tomate deshidratado, dicha sustancia tiene mayor biodisponibilidad, lo que significa que el organismo puede asimilarlo mejor.

Tomates sobre tabla.
El contenido en licopeno de los tomates es de alta biodisponibilidad, por lo que se asimila bien en el cuerpo.

Descubre: Tomates confitados: receta paso a paso

¿Cómo hacer tomates secos en casa?

Tradicionalmente, los tomates se secaban en el sol y luego se los combinaba con aceite de oliva y hierbas aromáticas. En la actualidad también se los puede hacer de esta manera o utilizando un horno para acelerar el proceso. Asimismo, se mantiene la costumbre de acompañarlos con aceite, hierbas u otros condimentos.

Ten en cuenta que para obtener 1 kilo de tomates secos se necesitan entre 13 a 20 kilos de tomate fresco. Resulta más económico seleccionar y descartar aquellos que estén en mal estado en la etapa de lavado que hacerlo luego del procesado.

Ingredientes

  • 10 tomates maduros.
  • 1 diente de ajo.
  • 5 hojas de albahaca fresca.
  • Pimienta a gusto.
  • 1 pizca de sal.
  • Aceite de oliva: cantidad necesaria.

Procedimiento

  • En primer lugar, lava los frutos para eliminar los restos de tierra. Para ello utiliza agua potable y recuerda descartar aquellos que estén en mal estado.
  • Luego sécalos con un paño limpio y córtalos en mitades longitudinales de forma manual o automática. No es necesario que retires la piel, el pedúnculo ni las semillas. Intenta que todos tengan el mismo espesor para que el secado sea parejo. Incluso, también puedes usar tomates cherry enteros o en mitades.
  • El paso siguiente es sumergirlos entre 30 a 60 segundos en agua hirviendo. Este proceso se conoce como escaldado o blanqueado y sirve para detener la degradación enzimática de vegetales y frutas.
  • Coloca los tomates en bandejas, en una sola capa sin amontonarlos, la cara convexa hacia arriba. Espolvorea sobre ellos la pimienta y la sal. El producto obtenido tenderá a oscurecerse cuando agregues estos ingredientes.
  • A continuación, se procede al deshidratado que, como mencionamos, puede hacerse al sol o en hornos.
  • En el primer caso, tienes que asegurarte de que por lo menos en los primeros 4 días no haya lluvias para evitar el desarrollo de hongos. Este paso demora 1 semana y para hacerlo del modo correcto debes guardarlos por las noches para que no absorban humedad. Puedes cubrirlos con un mantel para que no se ensucien.
  • Si decides secarlos en el horno, hazlo a 66 grados. Según estudios, a esta temperatura evitarás que se oxiden y oscurezcan de más. Este proceso demora entre 6 a 8 horas y debes darlos vuelta de vez en cuando durante este tiempo. Si bien el método es más rápido, la conservación de los tomates durará menos que de la forma tradicional.
  • Una vez que tengas los tomates desecados, introdúcelos en un recipiente esterilizado y añádele el diente de ajo picado, las hojas de albahaca y cúbrelos con aceite de oliva. La idea es que no quede aire para evitar el desarrollo de microorganismos.
  • Espera 10 días para que tomen sabor y luego ya puedes consumirlos. Almacénalos en un ambiente oscuro libre de insectos (por ejemplo en la heladera). Si los conservas en un sitio adecuado duran hasta 20 días.

Lee también: Cómo proteger las conservas caseras para evitar el botulismo

¿En qué recetas puedes usarlos?

Como mencionamos, puedes usarlos en diferentes recetas. Te proponemos 3 de ellas en las que podrás disfrutas su exquisito sabor.

1. Para lograr una ensalada crocante

Si reemplazas los tomates frescos por los secos lograrás una ensalada con más sabor. Prueba combinar:

  • 3 tomates secos.
  • 4 hojas de rúcula.
  • 50 gramos de ricota.
  • 1 tira de ciboulette.
  • Vinagre de manzana a gusto.

2. Para agregar a las pizzas y sus salsas

En este caso puedes usarlos para hacer la salsa o para agregarlos encima de la pizza ya cocida. Si decides la primer opción, te sugerimos que los combines con tomates frescos:

  • 1 tomate fresco sin piel rallado.
  • 3 tomates secos.
  • 1 cebolla chica.
  • 1/4 de morrón.
  • Sal a gusto.

Pica los ingredientes, saltea la cebolla junto con el morrón y cuando estén cocidos agrega los tomates y la sal a gusto. También puedes usar esta receta para acompañar pastas.

Tomates secos al horno.
Una forma de concretar el secado es a través del horno, para acelerar el proceso.

3. Con pan tostado

Una opción rápida es comerlos junto con pan tostado. Si quieres, puedes agregar queso fresco, un huevo a la plancha y vegetales verdes para que sea una comida completa.

Prueba hacer tomates secos en casa

Como verás, puedes hacer tomates secos en casa para conservar tus frutos por más tiempo o si solo disfrutas de comerlos. No olvides que para esta receta tienes la opción rápida, que es la que incluye el horno, o la tradicional en la que necesitas tiempo y días soleados. Tú eliges el método que te resulte más conveniente.

No dejes de agregarlos a las comidas, ya sean pastas, arroces, pizzas o ensaladas. Notarás que aporta otro sabor, color, textura y que gracias a este ingrediente logras versiones diferentes en tus recetas habituales.

  • Mujica, M. F. (2011). Elaboración de tomate seco en la provincia de San Juan, Argentina. EEA San Juan, INTA.
  • Monsalve, J., & Machado, M. (2007). Evaluación de dos métodos de deshidratación del tomate (Lycopersicom esculentum mill) variedad manzano. Multiciencias7(3), 256-265.
  • Manual deshidratación de tomate (Solanum licopersicum). Tecnología de Costa Rica. 2018
  • Ronceros, B. A., Leiva, J. I., Burgos, E. D. C., & Pardo, L. D. C. (2008). Efecto de la Temperatura y Tiempo de Almacenamiento sobre la Calidad del Tomate Deshidratado. Informacion tecnológica19(5), 3-10.
  • Tomate deshidratado o desecado. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Disponible en: https://inta.gob.ar/sites/default/files/script-tmp-tomate_deshidratado_hoja_de_divulgacin.pdf