Hipotimia: causas y tratamientos

Uno de los rasgos principales de la hipotimia es la incapacidad para experimentar alegría. Si no se trata a tiempo, puede derivar en una distimia o depresión.
Hipotimia: causas y tratamientos
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati el 09 septiembre, 2021.

Última actualización: 09 septiembre, 2021

Todas las emociones, tantos las placenteras como las displacenteras, tienen una función adaptativa. La tristeza es una de ellas, por lo que es normal y necesario experimentarla ante determinadas situaciones. No obstante, esta emoción puede convertirse en una hipotimia.

La hipotimia es una alteración del estado de ánimo en la que la respuesta emocional está disminuida y es inadecuada. Además, no es una categoría diagnóstica diferenciada, sino que suele ser un síntoma presente en muchas enfermedades.

Características de la hipotimia

La hipotimia se diferencia de la tristeza normal en tanto que la persona es incapaz de ser feliz; incluso si ocurre algo que le debería provocar una intensa alegría. Además, cumple los siguientes criterios:

  • La persona suele perder el interés por algo que antes le producía satisfacción y alegría.
  • Manifiesta un lenguaje inexpresivo y lentitud en sus movimientos corporales.
  • Se evidencia una expresión emocional inadecuada a la situación real.
  • Suele ir acompañada de pesimismo, aborrecimiento, incomodidad o timidez.
  • Tiende a ser un síntoma de la depresión y la distimia.
Tristeza es una emoción e hipotimia un síntoma.
La tristeza es necesaria para la adaptación. Pero su forma patológica es la hipotimia.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas de la hipotimia pueden ser muy diversas, por lo que el especialista deberá evaluar el caso particular y determinar cuáles son los mecanismos que están provocando la alteración. No obstante, suele ser exógena, o sea, provocada por un condicionante exterior a la persona.

La Asociación Americana de Psicología asocia a la hipotimia con el episodio depresivo mayor, pues la cataloga como uno de sus síntomas. En estos casos, las causas se hallan en los modelos explicativos de la depresión:

  • En primer lugar tenemos las causas biológicas. Por un lado, se han establecido explicaciones genéticas y problemas endocrinos que explican la aparición de la sintomatología depresiva. Mientras que también se encuentra la hipótesis monoaminérgica, que apunta a un déficit de noradrenalina, serotonina o dopamina.
  • Explicaciones conductuales: la ausencia de reforzamientos positivos en el ambiente.
  • Modelos cognitivos: entre ellos destaca la teoría de la indefensión aprendida o la teoría cognitiva de Beck para la depresión.


Diferencias entre hipotimia y distimia

La hipotimia suele ser un síntoma, no una categoría diagnóstica o trastorno, como es el caso de la distimia. Esta última se encuentra dentro de los trastornos del estado de ánimo y se caracteriza porque la persona presenta melancolía.

Pero clínicamente no cumple con los criterios de la depresión. Dicho esto, la distimia se podría considerar como una depresión leve, aunque constante en el tiempo.

Por su parte, para que sea diagnosticada una distimia, el estado de ánimo triste debe mantenerse al menos durante dos años. En su lugar, la hipotimia se relaciona más con el abatimiento y su duración suele ser menor.

Diferencia entre hipotimia y depresión

La depresión es otro trastorno del estado del ánimo. Los sentimientos de tristeza, pérdida, irritabilidad, apatía o frustración interfieren con la vida diaria durante 2 semanas o más.

En ocasiones, la hipotimia puede confundirse con la depresión. Por eso hay que tener claro que se trata de un síntoma. Dicho esto, una de las principales diferencias está en su intensidad.

En la depresión, los síntomas de tristeza son mucho más intensos y se generalizan para la mayoría de las situaciones que vive el paciente. En otras palabras, se experimenta una profunda tristeza. Mientras que la hipotimia se caracteriza por la ausencia de felicidad.

La otra diferencia, al igual que ocurre con la distimia, es la duración. Como hemos dicho, la hipotimia suele ser un síntoma breve, de corta permanencia, mientras que la depresión es más perdurable.



Tratamientos disponibles para la hipotimia

En caso de experimentar algunos de los signos de la hipotimia, lo primero que se debe hacer es acudir a un especialista en salud mental para confirmar el diagnóstico. Si estos no son debidamente tratados, los sentimientos de infelicidad y abatimiento pueden evolucionar.

Como dijimos, la hipotimia suele ser exógena. Esto significa que los profesionales suelen identificar una causa o factor externo causante. En estos casos, se aborda la fuente de preocupación y angustia de la persona.

Asimismo, las intervenciones van orientadas a lo siguiente:

  • Que la persona continúe con sus actividades diarias.
  • Fomentar el contacto social, dado que el aislamiento puede empeorar el estado de ánimo.
  • Propiciar la ejecución de ejercicio físico, dado que el deporte ayuda a elevar el estado anímico.
  • Practicar actividades que contribuyan a desconectar y distraerse.

En este punto, es pertinente recalcar la importancia del abordaje terapéutico en la hipotimia. Las acciones anteriormente mencionadas poco ayudarán si no están acompañadas por la terapia psicológica.

Terapia para la hipotimia.
Es importante el apoyo profesional para atravesar la hipotimia y evitar que evolucione a estados depresivos.

No la subestimes

La tristeza no patológica es una respuesta emocional adaptativa que ayuda a afrontar las pérdidas y reflexionar en su problemática. Además, atenúa el nivel de activación general para reducir el ritmo de los procesos cognitivos. Así se puede examinar más a fondo la situación.

No obstante, esta emoción puede volverse patológica y causar un profundo malestar. Cuando adquiere la forma de hipotimia, distimia o depresión, es importante acudir con un profesional y buscar las herramientas adecuadas para su superación.

Te podría interesar...
¿Qué es la depresión paralizante?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué es la depresión paralizante?

La depresión paralizante se refiere a un estado depresivo intenso, en el que se presentan dificultades para iniciar cualquier actividad.