Importancia de la salud bucodental en el deporte

El cuidado de la salud bucodental es fundamental para el bienestar de las personas. Pero además influye en el rendimiento deportivo. Descúbrelo aquí.
Importancia de la salud bucodental en el deporte
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 04 diciembre, 2021

La salud bucodental y el deporte tienen una estrecha relación en ambos sentidos. Por un lado, los problemas orales pueden afectar el rendimiento deportivo. En contrasentido, las prácticas y los ejercicios intensos pueden ocasionar daños en la boca.

Pero este vínculo no necesariamente es negativo o causante de lesiones. Pues el hecho de practicar deportes es un hábito asociado a estilos de vida saludables que benefician de manera integral a la persona. Además, el cuidado de la salud bucodental puede aprovecharse para mejorar el rendimiento deportivo.

Sigue leyendo y entérate más sobre la importancia de prestar atención al cuidado de la salud bucodental en el deporte.

Cómo la salud bucodental influye en el deporte

Como ya adelantamos, la salud bucodental y el deporte están en una constante relación entre sí. Realizar una actividad física requiere esfuerzos y procesos fisiológicos en los que interviene todo el cuerpo; incluso la cavidad bucal.

Es así que tener problemas en la boca puede influir de manera negativa en la realización de ciertas prácticas. Cualquier proceso inflamatorio o infeccioso, por ejemplo, aumenta el riesgo de sufrir lesiones musculares.

Los procesos inflamatorios y las infecciones en la boca pueden extenderse más allá de la cavidad oral, afectando otras partes del cuerpo. Las toxinas que viajan por el torrente sanguíneo aumentan el riesgo de sufrir patologías cardiovasculares, infecciones orgánicas y también afecciones en ligamentos, músculos y articulaciones.

El rendimiento físico disminuye en los casos de deportistas de alta competición que presentan inflamaciones crónicas, como la que provoca la periodontitis. Problemas bucales que causan dolor o dificultan la alimentación también repercuten de manera negativa en el desempeño del atleta.

Si la persona tiene problemas para masticar, su poder energético será menor. Al presentar dolor en la boca, toda la actividad estará condicionada, limitada o incluso suspendida por las molestias.

Los problemas oclusales y en la articulación temporomandibular podrían alterar el equilibrio y ocasionar contracturas o dolor en cuello y espalda. Por el contrario, cuando la mandíbula está relajada, se logra un mayor aporte de oxígeno y menos liberación de ácido láctico y de las hormonas relacionadas con el estrés, aumentando así la resistencia del atleta.

Enfermedad de la boca causa cansancio.
La fatiga deportiva puede tener su origen en procesos inflamatorios crónicos de la boca.

Por lo tanto, es correcto decir que tener problemas de salud bucodental repercute de manera negativa en el rendimiento deportivo.

Cómo el deporte influye en la salud bucodental

La práctica frecuente y de manera intensa de ciertos deportes puede favorecer el desarrollo de varias patologías orales. Otras veces, son los hábitos alrededor de la actividad deportiva los que promueven la aparición de las enfermedades bucales.

Realizar deportes de manera intensa y frecuente implica ciertas costumbres y prácticas que pueden resultar nocivas para la salud bucodental:

  • Nutrición: las dietas ricas en carbohidratos favorecen la proliferación de las bacterias que producen las caries. Los efectos proinflamatorios de estos alimentos podrían aumentar el riesgo de gingivitis y enfermedad periodontal.
  • Bebidas energéticas y geles isotónicos: las bebidas que se utilizan para la hidratación y la recuperación de nutrientes y electrolitos contienen altas concentraciones de carbohidratos. Si además son ácidas o carbonatadas, favorecen la erosión dental.
  • Deshidratación: la pérdida de agua corporal aumenta la sequedad bucal y la pérdida del efecto protector de la saliva.
  • Respiración bucal: respirar con la boca durante la práctica deportiva puede provocar sequedad bucal y xerostomía. La falta de saliva favorece el desarrollo de muchas patologías orales.
  • Estrés: los altos niveles de estrés a los que puede estar sometido un deportista, sobre todos los de élite o que compiten, favorecen el desarrollo de bruxismo, apretamiento, desgaste dental y lesiones en la articulación temporomandibular. La sensibilidad, las caries y el dolor asociados a estas patologías aumentan el malestar del atleta.
  • Sobreentrenamiento: los atletas que entrenan durante mucho tiempo o con demasiada intensidad sufren una disminución del flujo y del pH salival. Esto aumenta el riesgo de sufrir caries y erosiones en los dientes.
  • Trastornos alimentarios: debido a los controles exhaustivos de peso de algunas disciplinas se pueden desarrollar trastornos alimentarios que predisponen a sufrir caries y erosiones dentales.


Problemas bucodentales asociados a la práctica de deportes

La realización de ciertos deportes, el entrenamiento y los demás factores que se desarrollan alrededor de la práctica hacen que ciertas patologías sean más frecuentes entre los atletas. A continuación, mencionamos los problemas de salud bucodental más comunes asociados al deporte.

Caries

Las caries son una de las patologías asociadas al deporte más frecuentes. La dieta rica en carbohidratos y azúcares habitual entre los atletas y la disminución de saliva por la deshidratación o la respiración bucal predisponen al desarrollo de la enfermedad.

El estrés asociado a las competencias también favorece la sequedad bucal que conlleva la aparición de las caries. El descuido de la higiene dental favorece la proliferación bacteriana y por ende la desmineralización de los tejidos duros de los dientes.

Muchas de las situaciones orales que predisponen a las caries y se producen durante la práctica deportiva no pueden evitarse. Es así que la prevención con hábitos rigurosos de higiene bucodental ayuda a disminuir el riesgo de sufrir esta enfermedad.

Erosión dental

Se trata de la pérdida progresiva e irreversible de los tejidos duros de las piezas dentarias como consecuencia de la acción de ácidos presentes en la boca. A diferencia de las caries, aquí no son las bacterias quienes producen el agente químico que genera la desmineralización.

La acidez de las bebidas isotónicas y energéticas y los trastornos alimentarios que ocasionan reflujos o vómitos, pueden ser los causantes de la alta prevalencia de erosión dental en los deportistas. Aparte del desgaste dental, la sensibilidad es una de las principales manifestaciones de esta afección.

Gingivitis y enfermedad periodontal

La deshidratación, la respiración bucal y el estrés disminuyen el flujo salival y con esto la función protectora de la saliva. Si a esto le sumamos una deficiente higiene oral, la placa bacteriana se irá acumulando y calcificando, dando origen a depósitos de sarro sobre dientes y encías.

La acumulación de bacterias y sarro ocasiona la inflamación del tejido gingival que rodea a las piezas dentarias. Es así que las encías se hinchan, se vuelven de un color rojo intenso, sangran con facilidad y duelen.

Si la gingivitis no se trata, evoluciona a una inflamación e infección más profunda conocida como enfermedad periodontal. Aquí se ven afectados los tejidos que sostienen al diente, se pierde hueso, las piezas dentarias se mueven e incluso se pueden llegar a perder.

Como ya mencionamos, este estado de inflamación persistente y la infección de los tejidos orales puede ocasionar lesiones musculares crónicas, contracturas o fatiga. Esta patología requiere tratamiento odontológico para recuperar la salud bucodental y a la vez mejorar el rendimiento físico.

Bruxismo

La práctica de ciertos deportes ocasiona altos niveles de estrés y tensión en el atleta, sobre todo si se enfrenta a competiciones de manera continua. Este nerviosismo constante puede generar un apretamiento excesivo de los maxilares o el mayor contacto de las piezas dentarias entre sí.

El rechinamiento y las fuerzas exageradas terminan desgastando los elementos dentarios y generando sensibilidad. Además, afectan la articulación temporomandibular y provocan dolor y contracturas en los músculos masticatorios, de la cabeza y el cuello.

Bruxismo en un deportista.
El bruxismo en el deporte puede provenir del sometimiento a altos niveles de estrés por culpa de las competencias.

Traumatismos dentales

La práctica de algunos deportes aumenta el riesgo de sufrir golpes en la boca y con ello, traumatismos en los tejidos blandos y las piezas dentarias. En disciplinas como el rugby, el futbol, el baloncesto o el boxeo, las fracturas, las luxaciones o incluso la pérdida total de las piezas dentarias es bastante habitual.

En los casos de traumatismos dentales, acudir con urgencia al odontólogo mejora el pronóstico de la situación.



Consejos para cuidar la salud bucodental al practicar deportes

A la hora de hacer deportes, poner en práctica ciertos hábitos de cuidado bucal ayudará a evitar la aparición de problemas. Esto, además de mantener la sonrisa sana, mejorará el rendimiento físico del atleta.

A continuación mencionamos algunos consejos para cuidar la salud bucodental al practicar deportes:

  • Cuidar la dieta: si bien para algunos deportistas es necesario llevar una dieta rica en carbohidratos, moderar su consumo tanto como sea posible controlará la proliferación bacteriana. Disminuir el consumo de azúcares y elegir los geles y bebidas energéticas con el menor contenido cariogénico, evitando abusar, puede hacer una diferencia.
  • Beber abundante agua: una adecuada hidratación durante la realización del ejercicio ayuda a prevenir la sequedad bucal.
  • Cepillado dental: realizar un cepillado dental exhaustivo que llegue a todas las caras de todos los dientes, encías y lengua. Se debe realizar por lo menos 3 veces al día con un cepillo de cerdas suaves.
  • Usar hilo dental: la limpieza de la zona entre dientes debe realizarse al menos una vez al día con hilo dental o usando irrigadores o cepillos interproximales.
  • Utilizar flúor: complementar la higiene dental usando pastas de dientes con flúor y enjuagues bucales que contengan el mineral ayuda a evitar las caries y la erosión dental.
  • Visitar al dentista con frecuencia: realizar chequeos odontológicos periódicos ayuda a detectar cualquier problema y tratarlo de forma oportuna. Las limpiezas regulares y las topicaciones con flúor son fundamentales para prevenir las afecciones más comunes.
  • Usar protectores bucales: colocarse estos dispositivos durante la práctica de deportes de riesgo ayuda a proteger los dientes de traumatismos. El uso de placas de relajación para tratar el apretamiento y el bruxismo originados por el estrés también es recomendable.

Hábitos saludables para cuidar la salud bucodental en el deporte

Cuidar la salud bucodental y practicar deportes son dos hábitos saludables que mejoran la calidad de vida de las personas. Ocuparse del cuidado del cuerpo de manera responsable aportará múltiples beneficios.

Es por eso que la práctica de deportes debe realizarse con los cuidados adecuados para no poner en riesgo al organismo. El ejercicio bien realizado mejora la calidad de vida, aumenta la autoestima y ayuda a ocuparse de la propia salud.

De esta manera, prestar atención a la salud bucodental es un modo de ser responsable con la práctica deportiva. Pues una sonrisa sana mejorará el rendimiento físico, además de otorgar bienestar.

Te podría interesar...
Importancia del cuidado dental
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Importancia del cuidado dental

El cuidado dental otorga muchos beneficios a la salud de la persona. Entérate por qué y cómo debes ocuparte de la salud de la boca.



  • Núñez Castro, E. G. (2014). Los beneficios de la salud bucal para la prevención de las lesiones deportivas en los jugadores de Club Deportivo Técnico Universitario del cantón Ambato provincia del Tungurahua (Bachelor's thesis).
  • GALAN, M. A. (2015). Relación entre el rendimiento deportivo de alto desempeño y el estado de salud bucal de los deportistas del Instituto Departamental de deportes del Magdalena (Doctoral dissertation, Universidad del Magdalena).
  • Julià Sánchez, S. (2014). Interacciones entre la salud bucodental y el rendimiento deportivo anaeróbico.
  • Mendoza Montalvo, J. J. (2011). La práctica deportiva y las lesiones dentomaxilares en deportitas niños y adolescentes.
  • Bennett Prado, R. E. (2019). Fisicoculturismo, sus repercusiones en el sistema Estomatognático (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Cedeño Ávila, M. E. (2013). Investigación sobre el esfuerzo realizado durante la preparación física y su influencia en las alteraciones oclusales en los deportistas que acuden a la Federación Deportiva de Manabí.
  • LA VOZ, D. S. (2010). ACTIVIDAD DEPORTIVA, SALUD BUCODENTAL Y PERIODONTAL. PIONEROS EN INVESTIGACIÓN SOBRE MICROBIOLOGÍA ORAL81(8), 12.
  • de la Parte Serna, A. C. (2018). Análisis del estado de salud bucodental en deportistas de élite y alto rendimiento en la comunidad autónoma de aragón (Doctoral dissertation, Universidad de Zaragoza).
  • Flores Alarcón, G. (2017). Impacto de la salud bucal en la práctica deportiva competitiva: revisión de la literatura. Int. j. med. surg. sci.(Print), 1186-1190.
  • Echevarría, D. S., & Barrera, A. D. M. M. (2016). LA SALUD BUCAL COMO COMPONENTE EDUCATIVO EN EL DEPORTE. UNA REVISIÓN A SUS ASPECTOS MÁS RELEVANTES. Roca. Revista científico-educacional de la provincia Granma12(4), 111-117.