¿Por qué es importante que los niños jueguen?

Más allá de ser una actividad de ocio, el juego es un recurso eficaz para el proceso de desarrollo y aprendizaje de los niños. Te contamos cuáles son sus beneficios.
¿Por qué es importante que los niños jueguen?

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 21 Junio, 2018

Última actualización: 16 Noviembre, 2020

El juego es una de las actividades imprescindibles en la infancia. Aunque se relaciona con el entretenimiento y la diversión, su función va más allá de esto. Así pues, ¿por qué es importante que los niños jueguen? Todos los padres deben saber la respuesta.

Si bien en algunos años se llegó a pesar que el juego era “una pérdida de tiempo”, posteriormente pasó a ser uno de los recursos más efectivos para el proceso de desarrollo y aprendizaje. De hecho, debido a esto, jugar se convirtió en uno de los derechos fundamentales del niño.

En la actualidad se aconseja la estimulación a través del juego desde los primeros meses de vida, tal y como evidencia este estudio publicado en la Revista Ciencia y Tecnología. Además, se proponen algunos juguetes como herramienta para fortalecer las habilidades motrices, cognitivas y emocionales. ¿Aporta más beneficios?

Entendiendo que no todo el mundo conoce cómo el juego impacta en la vida de los pequeños, hoy queremos compartir varios motivos para incentivarlo y por qué debería ser un recurso educativo para todos. ¡No te lo pierdas!

Importancia de que los niños jueguen

Es importante que los niños jueguen desde que son pequeños, ya que a través de estas actividades mejoran habilidades que son determinantes para su formación. Si bien es esencial recurrir a otros recursos de aprendizaje, el juego puede ayudar en múltiples aspectos.

De hecho, es una forma saludable y efectiva de fomentar hábitos saludables como el ejercicio, sobre todo ahora que hay tanto riesgo de obesidad infantil. Además, favorece la capacidad lingüística y social, lo cual resulta clave en su etapa escolar, como muestra este trabajo llevado a cabo por profesionales del Instituto de Enseñanza Superior Nº 1 “Alicia Moreau de Justo”. Veamos a continuación otros beneficios destacados.

Mejora el comportamiento

Niños portándose mal.

Uno de los errores que cometen los padres es privar a los niños del juego por considerar que es “ocio”. Aunque a veces los castigos son necesarios, permitirles jugar tiene efectos positivos sobre sus comportamientos. A través de estas actividades aprenden, de manera lúdica, a respetar las reglas y centrar su atención cuando es necesario, como señala este artículo publicado en la Revista Electrónica de Psicología Iztacala.

Potencia el aprendizaje

La actividad física y el desarrollo cognitivo que se produce en el juego beneficia y potencia el aprendizaje de los niños, tal y como señala este estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Alicante.

Incitar a los menores a participar en juegos en los que se involucra el movimiento y la resolución de problemas hace que la adquisición de su conocimiento sea mucho más profunda.

Fortalece la creatividad

Es importante que los niños jueguen para que desarrollen de forma óptima su imaginación y creatividad. Dado que algunos juegos les permiten imaginar que son personajes fantásticos o recrear escenarios con elementos cotidianos, supone un excelente recurso para consolidar estas habilidades.

Sirve como herramienta de socialización

Los juegos ayudan a que el niño se adapte con más facilidad en su entorno, mejorando sus relaciones sociales. De hecho, es una de las herramientas más efectivas para que los pequeños aprendan lo importante que es compartir con otras personas y hacer trabajos en equipo.

Niño en la guardería.

Mejora el desarrollo físico corporal

El sedentarismo infantil es uno de los principales responsables del sobrepeso y obesidad. Por eso, desde hace muchos años se recomienda el juego como aliado para el desarrollo físico corporal. Al motivar actividades lúdicas que impliquen correr, saltar, bailar, etc., el niño se ejercita y adquiere fuerza muscular y coordinación.

Aumenta la capacidad lingüística

Para un óptimo desarrollo de las habilidades lingüísticas de los niños hay muchos recursos disponibles. Entre estos, el juego se destaca como uno de los favoritos. No solo permite que los pequeños se diviertan, sino que ejercita sus habilidades comunicativas y facilita la adquisición del vocabulario, com ya hemos mencionado anteriormente.

¿Por qué hay que dejar que los niños jueguen para su educación?

Más allá de los beneficios mencionados, es importante que los más pequeños jueguen y se mantengan activos en todas sus etapas de desarrollo. Aunque muchos padres lo ignoran, este tipo de actividades constituye un excelente aliado para el aprendizaje significativo.

Juguetes reciclados para niños.

Lo mejor de todo es que motiva a los chicos a descubrir y explorar, lo que facilita el entendimiento del entorno que los rodea. Además, aprenden a concentrase mejor y les enseña a tomar “pequeños riesgos” y decisiones.

La importancia de que los niños jueguen

En definitiva, no hay que ignorar que también fortalece y facilita la relación familiar. Por eso, a nivel general, se recomienda que los padres se involucren de manera directa, al menos de forma ocasional, en alguno de los juegos de sus pequeños.

¿Conocías estos beneficios del juego? Ahora que sabes por qué es importante que los niños jueguen, no dudes en motivarlos para que lo practiquen en todas sus modalidades.

Te podría interesar...
Claves para educar niños responsables y felices
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Claves para educar niños responsables y felices

Sabemos que educar no es fácil, pero todos deseamos que nuestros niños sean lo más felices posible y que aprendan a ser responsables. ¿Cómo conseguirlo?